al­te­re su ape­ti­to en Na­vi­dad

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fo­tos Shutterstock

d por­tas de la No­che­bue­na re­sul­ta co­mún que en al­gu­nos ho­ga­res ha­gan la lis­ta de ali­men­tos o ade­lan­ten las com­pras que per­mi­tan pre­pa­rar una ce­na dig­na pa­ra ce­le­brar en fa­mi­lia, pues nues­tra tra­di­ción nos in­vi­ta a vi­vir el es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad al­re­de­dor de la me­sa. Por lo an­te­rior, hay quie­nes op­tan por in­cluir gran can­ti­dad de ali­men­tos que al fi­nal del día ter­mi­nan ati­bo­rran­do la me­sa y, así mis­mo, es­ti­mu­lan­do a quie­nes pa­de­cen de an­sie­dad y pre­sen­tan de­seo de co­mer en ex­ce­so sin pre­ver las con­se­cuen­cias.

Así que, si es su caso, pa­ra evi­tar que us­ted pe­que por la bo­ca du­ran­te la fe­cha, que afec­te su sa­lud y, a su vez, en Año Nue­vo pa­dez­ca de so­bre­pe­so, en es­ta edi­ción con­sul­ta­mos a una nu­tri­cio­nis­ta y a una psi­có­lo­ga, quie­nes ex­pli­can la ne­ce­si­dad de no ha­cer­se el de los oí­dos sor­dos y to­mar car­tas en el asun­to si­guien­do cier­tas re­co­men­da­cio­nes.

La psi­có­lo­ga clí­ni­ca Li­lia­na Ma­cha­do ma­ni­fies­ta que la co­mi­da, ade­más de ali­men­tar, im­pli­ca el en­cuen­tro y la cons­truc­ción de mo­men­tos de co­ne­xión y víncu­lo. Sin em­bar­go, es­ta cau­sa un efec­to con­tra­rio cuan­do, de­bi­do a la an­sie­dad, so­bre­pa­sa­mos las can­ti­da­des que re­quie­re el cuer­po por día.

Ma­cha­do di­ce que la an­sie­dad ha­ce que “la men­te pien­se en si­tua­cio­nes ca­tas­tró­fi­cas de lo que pue­de pa­sar. Si ha­bla­mos de la an­sie­dad que des­en­ca­de­na la ali­men­ta­ción com­pul­si­va, co­no­ci­da co­mo co­mi­da o ali­men­ta­ción emo­cio­nal, te­ne­mos una si­tua­ción con pro­ble­mas emo­cio­na­les pro­fun­dos, con la fal­ta de au­to­acep­ta­ción y con la in­ca­pa­ci­dad de au­to­ges­tión de las emo­cio­nes. Su­ce­de cuan­do la per­so­na no pue­de ex­pre­sar sus emo­cio­nes y usa co­mo me­dio de sa­tis­fac­ción la co­mi­da. Es­tos pa­cien­tes cuen­tan con una pro­duc­ción de do­pa­mi­na ma­yor, que les per­mi­te sen­tir pla­cer al in­ge­rir ali­men­tos, por tan­to, co­men sin pen­sar en bus­ca de sa­ciar las sen­sa­cio­nes de es­trés”.

La nu­tri­cio­nis­ta y die­tis­ta Ibon Ber­be­si coin­ci­de en lo an­te­rior y agre­ga que la an­sie­dad por co­mer pue­de ser el re­sul­ta­do de di­ver­sas con­di­cio­nes que de­be­mos es­cla­re­cer. In­di­ca que a me­nu­do es­tá el es­trés, así co­mo los pro­ble­mas re­la­cio­na­les y, so­bre to­do, los es­ta­dos de áni­mo en los que la in­ges­ta de ali­men­tos ac­túa co­mo com­por­ta­mien­to ca­tár­ti­co, mer­man­do en mu­chos ca­sos la pro­pia ca­li­dad de vi­da.

Afir­ma que en es­te pro­ce­so los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na se ele­van y, por un ins­tan­te, se ali­via el es­ta­do de áni­mo ne­ga­ti­vo. No obs­tan­te, ese efec­to cum­ple una du­ra­ción muy cor­ta, de ahí a que al ca­bo de un tiem­po se pro­duz­can con­duc­tas com­pul­si­vas y se ge­ne­re un tras­torno en la ali­men­ta­ción que ter­mi­na afec­tan­do la sa­lud.

Ma­cha­do agre­ga que es­ta cla­se de an­sie­dad tam­bién es­tá aso­cia­da a la tris­te­za. En épo­ca de Na­vi­dad pue­de sur­gir en per­so­nas que han per­di­do a un ser que­ri­do o cuan­do ex­tra­ñan mo­men­tos que no vol­ve­rán a vi­vir, así que al te­ner ma­yor ac­ce­so a la co­mi­da du­ran­te las fies­tas, in­gie­ren gran­des can­ti­da­des de gra­sas, dul­ces y mu­chas ca­lo­rías.

“La ali­men­ta­ción emo­cio­nal lle­va a las per­so­nas a vi­vir en un círcu­lo vi­cio­so en el que, en­tre más se co­ma, más cul­pa se sien­te, el ham­bre no sa­cia y la men­te bus­ca la for­ma de cal­mar la an­sie­dad por me­dio de la co­mi­da, sin te­ner au­to­con­trol”.

Ber­be­si en­fa­ti­za en que con­tro­lar, ma­ne­jar o re­du­cir la an­sie­dad por co­mer no es ta­rea fá­cil. “Más allá de lo que po­da­mos pen­sar exi­ge te­ner en cuen­ta mu­chos fac­to­res, co­mo por ejem­plo el ori­gen que nos ha lle­va­do a di­cha si­tua­ción. Por otro la­do, es vi­tal sa­ber que no se tra­ta de co­mer me­nos, sino de co­mer bien y de acom­pa­ñar las pau­tas ali­men­ti­cias sa­lu­da­bles con es­tra­te­gias psi­co­ló­gi­cas que nos fa­ci­li­ten afron­tar la an­sie­dad”.

Ce­nar en Na­vi­dad in­vi­ta a co­nec­tar­se con la fa­mi­lia. Sin em­bar­go, no ol­vi­de cui­dar­se de los ex­ce­sos que re­sul­tan sien­do no­ci­vos pa­ra la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.