Ca­ro­li­na Ra­mí­rez:

“Las mu­je­res es­ta­mos de­mos­trán­do­le a la so­cie­dad que po­de­mos con cual­quier re­to”

Miercoles - - Chica M Ércoles -

a vi­da se ha en­car­ga­do de de­mos­trar­le a Ca­ro­li­na Ra­mí­rez Ja­ra­mi­llo que la for­ta­le­za y la re­si­lien­cia son dos de sus prin­ci­pa­les vir­tu­des. Na­ció en Bo­go­tá, ha­ce 30 años. Des­de muy jo­ven de­ci­dió que lo su­yo eran las Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, ca­rre­ra que es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad San­to To­más. Pe­ro es­ta no ha si­do su úni­ca fa­ce­ta. Tam­bién in­cur­sio­nó en la in­dus­tria del mo­de­la­je y en el mun­do de los rei­na­dos, lo­gran­do con­quis­tar tí­tu­los co­mo el de Se­ño­ra Co­lom­bia.

Ca­ro­li­na es, sin du­da, más que un be­llo ros­tro y una ar­mo­nio­sa fi­gu­ra. Ase­gu­ra que en el trans­cur­so de su vi­da se ha en­fren­ta­do con gran­des ale­grías, pe­ro tam­bién con al­gu­nos obs­tácu­los. Cuan­do cum­plió 15 años, su vi­da dio un gi­ro de 180°. Se ca­só con un ofi­cial del Ejér­ci­to Na­cio­nal, con quien de­ci­dió que com­par­ti­ría su pro­yec­to de vi­da. A los 16 tu­vo a su hi­jo y unos años más tar­de se en­fren­tó a una de los mo­men­tos más di­fí­ci­les en su vi­da: la muer­te de su es­po­so. No obs­tan­te, es­ta bo­go­ta­na siem­pre ha te­ni­do en men­te que “sí se pue­de sa­lir ade­lan­te” a pe­sar de una pér­di­da y aho­ra bus­ca co­mu­ni­car es­te men­sa­je a mu­je­res que se en­cuen­tren atra­ve­san­do por si­tua­cio­nes si­mi­la­res.

A con­ti­nua­ción, es­ta em­pre­sa­ria y mo­de­lo nos cuen­ta a tra­vés de al­gu­nas fra­ses as­pec­tos de su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

«To­da­vía re­cuer­do có­mo co­men­cé en el mo­de­la­je. To­do em­pe­zó cuan­do acom­pa­ñé a una ami­ga a par­ti­ci­par en el rei­na­do del Río y el Sol en La Do­ra­da, Cal­das. Cuan­do lle­ga­mos, el or­ga­ni­za­dor del even­to me di­jo que una can­di­da­ta no ha­bía po­di­do asis­tir y me pro­pu­so ocu­par su pues­to y re­pre­sen­tar al de­par­ta­men­to de Bo­ya­cá por­que no po­día ha­ber un cam­po va­cío. Yo nun­ca ha­bía pi­sa­do una pa­sa­re­la, pe­ro pen­sé que lo peor que me po­día pa­sar es que me fue­ra mal. No tu­ve una par­ti­ci­pa­ción re­le­van­te pe­ro des­de ese mo­men­to em­pe­cé a re­ci­bir pro­pues­tas de mo­de­la­je».

«Des­de pe­que­ña siem­pre fui muy in­tro­ver­ti­da. Pe­ro so­cia­li­zar con las per­so­nas y ha­cer ami­gos si es al­go que se me fa­ci­li­ta. Mi fa­mi­lia y ami­gos siem­pre me di­cen que ad­mi­ran mi ca­pa­ci­dad de so­cia­li­zar por­que he si­do me­dia­do­ra de buenos pro­pó­si­tos. Me gus­ta aten­der a la gen­te, ser an­fi­trio­na. Es por eso que de­ci­dí es­tu­diar Re­la­cio­nes Pú­bli­cas».

«Mi hi­jo es el mo­tor de mi vi­da. Le agra­dez­co a Dios ha­ber­lo pro­gra­ma­do tan jo­ven mi vi­da. De no ser así creo que no ten­dría tan cla­ro mi pro­pó­si­to. Él es mi po­lo a tie­rra. Cuan­do me ca­sé lo hi­ce con la con­vic­ción de que mi es­po­so se­ría el hom­bre de mi vi­da, sa­bía­mos que queríamos un hi­jo a esa edad y así su­ce­dió to­do. No ha si­do fá­cil por­que he si­do ma­dre ca­be­za de ho­gar, tras en­viu­dar, ha­ce sie­te años. Pe­ro hoy te­ne­mos una re­la­ción cer­ca­na».

«Cuan­do en­viu­dé pen­sé que se me ha­bía aca­ba­do la vi­da. En ese en­ton­ces era ama de ca­sa, no ejer­cía mi pro­fe­sión. Te­nía mi vi­da or­ga­ni­za­da, en­ton­ces cuan­do al­go vie­ne y cam­bia to­dos tus pla­nes es de­ma­sia­do fuer­te. Pe­ro eso me sir­vió pa­ra em­po­de­rar­me y sa­car ade­lan­te a mi hi­jo. Me re­pe­tía cons­tan­te­men­te que yo sí po­día, que no ne­ce­si­ta­ba a un hom­bre a mi la­do pa­ra cum­plir mis me­tas y sue­ños».

«Hoy día las mu­je­res te­ne­mos un rol muy im­por­tan­te en la so­cie­dad, es­ta­mos de­mos­tran­do que po­de­mos con cual­quier re­to. No so­mos el se­xo dé­bil, pien­so que to­do es cues­tión de te­ner me­tas cla­ras en la vi­da y de apo­yar al res­to de per­so­nas. Uno de mis pro­yec­tos es po­der ayu­dar a mu­je­res que, co­mo yo, han te­ni­do que en­fren­tar pér­di­das de fa­mi­lia­res en el en­torno mi­li­tar».

«En mis pro­pó­si­tos de es­te nue­vo año es­tá in­cur­sio­nar en la pre­sen­ta­ción de pro­gra­mas de te­le­vi­sión a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Tam­bién es­ta­ré sa­can­do al mer­ca­do mi pro­pia mar­ca de len­ce­ría y es­pe­ro con­ti­nuar uni­da a mi fa­mi­lia».

Tex­to: Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­laMu­ri­lloP Fotos: Fa­bián Me­di­na @fa­bian­me­di­na_p­ho­to Pro­duc­ción: Wi­lliam Mu­ñoz Agra­de­ci­mien­tos: LMC Mo­dels

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.