Pre­cau­cio­nes pa­ra va­ca­cio­nar ba­jo el sol

Miercoles - - Belleza - Fotos Shutterstock Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do

es­de ya em­pe­zó a co­rrer el ca­len­da­rio 2019 y con él lle­gó la épo­ca de va­ca­cio­nes. Du­ran­te es­ta tem­po­ra­da hay quie­nes op­tan por re­la­jar­se a la ori­lla del mar o por dis­fru­tar al pie de una pis­ci­na, dos ac­ti­vi­da­des que in­vi­tan a deses­tre­sar­se, pe­ro tam­bién exi­gen que us­ted se ex­pon­ga al sol, así que con el fin de que lo ha­ga con tran­qui­li­dad, y de pa­so re­ci­ba un po­co de vi­ta­mi­na D, le com­par­ti­mos al­gu­nos con­se­jos que de­be te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar los da­ños que oca­sio­nan los ra­yos ul­tra­vio­le­ta.

La der­ma­tó­lo­ga Xi­me­na Pi­ni­lla ma­ni­fies­ta que el sol, ade­más de ser el en­car­ga­do de dar­nos luz y ca­lor pa­ra so­bre­vi­vir en la tie­rra, en la piel in­ci­de de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria por­que nos ayu­da a sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D. Es­ta se en­car­ga de be­ne­fi­ciar la sa­lud de los hue­sos y ayu­da a que va­rias fun­cio­nes del cuer­po se reali­cen de for­ma co­rrec­ta.

Clau­dia Buel­vas, der­ma­tó­lo­ga, coin­ci­de con lo an­tes men­cio­na­do y di­ce que, adi­cio­nal­men­te, el sol nos per­mi­te otor­gar­le a la tez un co­lor bronceado agra­da­ble, “pe­ro el pro­ble­ma es­tá cuan­do abu­sa­mos de él”.

Por otro la­do, Pi­ni­lla se­ña­la que “en el tró­pi­co se ha des­cri­to la ne­ce­si­dad de ex­po­ner­se al sol du­ran­te 15 mi­nu­tos (pue­de ser en el área de los bra­zos) pa­ra lo­grar la sín­te­sis de los re­que­ri­mien­tos dia­rios de vi­ta­mi­na D. No re­ci­bir sol po­dría des­en­ca­de­nar pro­ble­mas en el sis­te­ma óseo o en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias e in­mu­nes de la piel y otros ór­ga­nos”.

Aho­ra bien, no es fal­so que los ex­ce­sos son no­ci­vos, por lo tan­to, re­sul­ta vi­tal evi­tar la ex­po­si­ción al sol en ho­ra­rios pro­lon­ga­dos, so­bre to­do en­tre las 10:00 a.m., a 4:00 p.m., pues es el tiem­po en el

que la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta es ma­yor, y es pro­pen­sa a ge­ne­rar cán­cer de piel, man­chas y en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la epi­der­mis. Pi­ni­lla en­fa­ti­za en que pa­ra evi­tar lo an­te­rior, una de las pri­me­ras re­co­men­da­cio­nes es siem­pre usar pro­tec­ción so­lar.

“Es­tar ex­pues­tos al sol por tiem­po pro­lon­ga­do y en ho­ras de ma­yor ra­di­ca­ción sin blo­quea­dor so­lar ha­ce que los ra­yos UVB ge­ne­ren al­te­ra­cio­nes en el ADN de las cé­lu­las, lo que con­lle­va a pa­de­cer cán­cer de piel. Por otro la­do, los ra­yos UVA pro­du­cen ra­di­ca­les li­bres de oxí­geno que tam­bién abo­nan el te­rreno pa­ra que se pro­duz­ca cán­cer de piel, se oca­sio­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y se pre­sen­ten arru­gas y man­chas”.

Pi­ni­lla se­ña­la que exis­ten fo­to­pro­tec­to­res que ayu­dan a neu­tra­li­zar la ra­dia­ción UVA y UVB y otros de am­plio es­pec­tro que ade­más de blo­quear los ra­yos ul­tra­vio­le­tas, con­tra­rres­tan la luz vi­si­ble e in­fra­rro­ja. Ca­be acla­rar que to­do fo­to­pro­tec­tor cuen­ta con las si­glas SPF, que ha­ce re­fe­ren­cia al ín­di­ce o fac­tor de pro­tec­ción y siem­pre es­tá acom­pa­ña­do de un nú­me­ro.

“Por ejem­plo, un SPF de 50 quie­re de­cir que 1/50 de la ra­dia­ción lle­ga­rá a la piel, en por­cen­ta­jes se di­ría así: un fo­to­pro­tec­tor con SPF de 15 blo­quea el 93.3% de los ra­yos, uno de SPF 30 blo­quea el 96,7% y el de 50 el 98.3%... la di­fe­ren­cia en­tre un SPF de 50 o más

de 50 es mí­ni­ma. La di­fe­ren­cia que hay en pro­tec­ción en­tre un SPF 15 y uno de 30 sí es sig­ni­fi­ca­ti­va, por tan­to, la re­co­men­da­ción es que se uti­li­ce un pro­tec­tor so­lar con SPF mí­ni­mo de 30”.

Buel­vas tam­bién res­ca­ta que exis­ten cáp­su­las ora­les “que cuen­tan con com­po­nen­tes na­tu­ra­les, que ac­túan fa­vo­re­cien­do la pro­duc­ción de me­la­ni­na y blo­quean­do los ra­di­ca­les li­bres. Es­tas son idea­les pa­ra las per­so­nas que ne­ce­si­tan una pro­tec­ción ex­tra ba­jo el sol”.

Así que si desea acos­tar­se en una silla aso­lea­do­ra con la fi­na­li­dad de bron­cear­se, o zam­bu­llir­se en el mar o en la pis­ci­na, ten­ga pre­sen­te los con­se­jos des­cri­tos a con­ti­nua­ción.

El sol nos apor­ta vi­ta­mi­na D, pe­ro es vi­tal to­mar pre­cau­cio­nes an­te es­te

EL HERALDO Al es­tar ex­pues­tos al sol, der­ma­tó­lo­gos acon­se­jan em­plear en cual­quier ho­ra­rio blo­quea­dor so­lar.

Pro­tec­tor so­lar.De­be te­ner pro­tec­ción UVB y UVA, ser re­sis­ten­te al agua y de­be cu­brir la luz vi­si­ble e in­fra­rro­ja. Es ne­ce­sa­rio re­pe­tir la apli­ca­ción ca­da tres ho­ras, pues es el tiem­po má­xi­mo que per­ma­ne­ce el efec­to en la piel. Si dis­fru­ta de la pla­ya o pis­ci­na, apli­que ca­da dos ho­ras o des­pués de sa­lir del agua.

Agua.La der­ma­tó­lo­ga Xi­me­na Pi­ni­lla re­cal­ca que es vi­tal in­ge­rir agua con fre­cuen­cia du­ran­te el día pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción en la piel. La ex­per­ta en el cui­da­do de la piel, Clau­dia Buel­vas, agre­ga que el agua es el lí­qui­do en­car­ga­do de man­te­ner la piel hi­dra­ta­da, so­bre to­do cuan­do hay ex­po­si­ción so­lar.

Se­pa que.Buel­vas acla­ra que aun­que use­mos blo­quea­dor exis­te el os­cu­re­ci­mien­to in­me­dia­to del pig­men­to, que ocu­rre co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa de la piel an­te la ra­dia­ción so­lar. “Cuan­do nos ex­po­ne­mos al sol au­men­ta la pro­duc­ción de me­la­ni­na co­mo de­fen­sa y es el bronceado que ob­te­ne­mos. Es­te se pier­de a las 24 ho­ras”.

Use ro­pa con pro­tec­ción UV, som­bre­ro ala an­cha o som­bri­lla. Los ho­ra­rios idea­les pa­ra to­mar el sol son: an­tes de 10:00 am y des­pués de 4:00 p.m., pues la ra­dia­ción UV es me­nor en es­te tiem­po. No es­tá de más op­tar por una fo­to­pro­tec­cion oral, pa­ra ele­gir­lo con­sul­te el der­ma­tó­lo­go. Ro­pa y ac­ce­so­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.