Co­noz­ca las pro­pie­da­des del me­lón pa­ra el cuer­po hu­mano

Miercoles - - Salud Y Bienestar -

Con­su­mir fru­tas a dia­rio, se­gún los ex­per­tos en sa­lud, le apor­ta un sin­nú­me­ro de vitaminas al cuer­po que a la lar­ga re­sul­tan vi­ta­les pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to.

Aho­ra, in­ge­rir al­gu­na que a la fe­cha es­té en co­se­cha nos per­mi­ti­rá go­zar de una fru­ta li­bre de quí­mi­cos pa­ra su con­ser­va­ción. Adi­cio­nal a lo an­te­rior, su tiempo de ca­du­ci­dad se­rá el más na­tu­ral posible y ten­drá un mayor con­te­ni­do de nu­trien­tes.

Pa­ra es­ta épo­ca del año, uno de los fru­tos que en­con­tra­rá por do­quier, por­que pre­ci­sa­men­te es­tá en tem­po­ra­da, es el me­lón, el cual, co­mo ma­ni­fies­ta la nu­tri­cio­nis­ta Dia­na De la Ossa, es dul­ce y re­fres­can­te pa­ra el pa­la­dar.

Ade­más de su agra­da­ble sa­bor, agre­ga que cuen­ta con pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes que nos ayu­dan a pre­ve­nir el cáncer y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, gra­cia sa­que es ri­co en vitaminas A,Cy E. “Tam­bién es diu­ré­ti­co, pues un 90% de su com­po­si­ción es agua. Así mis­mo, es ri­co en po­ta­sio, mi­ne­ral esen­cial pa­ra la re­gu­la­ción de agua den­tro y fue­ra de nues­tras cé­lu­las, en­tre otros mi­ne­ra­les im­por­tan­tes co­mo el cal­cio, mag­ne­sio y el fós­fo­ro”.

A su vez, Ibon Ber­be­si, nu­tri­cio­nis­ta y die­tis­ta, ex­pre­sa que el agua que con­tie­ne es ri­ca en elec­tro­li­tos, por lo que es ideal pa­ra que el cuer­po se re­cu­pe­re de un du­ro en­tre­na­mien­to (si us­ted es aman­te del ac­ti­vi­dad fí­si­ca). “Su con­te­ni­do en car­bohi­dra­tos y pro­teí­nas, ade­más, per­mi­te que la re­cu­pe­ra­ción del cuer­po sea com­ple­ta”.

Del aOs­sa en­fa­ti­za en que por su al­to con­te­ni­do de agua es ba­jo en ca­lo­rías( por ca­da 100 g nos apor­ta 34 kcal) y por con­tar con 1 g de fi­bra be­ne­fi­cia el trán­si­to in­tes­ti­nal.

Por otro la­do, Ber­be­si se­ña­la que es una fru­ta glo­bo­sa, re­don­da o alar­ga­da, de 20 a 30 cm de lar­go y has­ta 2 kg de pe­so, cu­ya cor­te­za sur­ca­da o re­ti­cu­la­da pue­de ser de co­lor ama­ri­llo claro, ver­de o con com­bi­na­cio­nes de am­bos, se­gún la va­rie­dad. La pulpa es aro­má­ti­ca y ju­go­sa, y pue­de ser blanca, blanca ver­do­sa, ama­ri­lla o anaran­ja­da.

Aun­que en el mer­ca­do exis­ten dis­tin­tos ti­pos de me­lo­nes que cuen­tan con pro­pie­da­des pa­re­ci­das, ex­pli­ca que “una de las po­cas di­fe­ren­cias re­le­van­tes es que los me­lo­nes na­ran­jas apor­tan más be­ta­ca­ro­teno que los ver­des. El be­ta­ca­ro­teno se trans­for­ma en vi­ta­mi­na A con­for­me lo ne­ce­si­te el or­ga­nis­mo, y cumple con su ac­ción an­ti­oxi­dan­te”.

Ar­gu­men­ta que el con­su­mo de es­te de­be ser fres­co y da a co­no­cer que es una ex­ce­len­te op­ción de pos­tre.

Y pe­se a ser em­plea­do pa­ra ela­bo­rar di­ver­sos pla­tos co­mo en­sa­la­das, ape­ri­ti­vos, mer­me­la­das, pu­rés, cre­mas, yo­gu­res, gra­ni­za­dos y sor­be­tes, aña­de que se di­gie­re me­jor si se co­me so­lo. Ten­ga en cuen­ta que no con­vie­ne de­gus­tar­lo muy frío o be­bien­do gran­des can­ti­da­des de agua, ya que po­dría cum­plir una fun­ción de la­xan­te.

De la Ossa acon­se­ja con­su­mir­lo fres­co y re­cién cor­ta­do, es­to con el pro­pó­si­to de que al lle­var­lo a la bo­ca, apro­ve­che­mos al má­xi­mo sus nu­trien­tes, en es­pe­cial las vitaminas an­ti­oxi­dan­tes que con­tie­ne.

Ber­be­si tam­bién re­sal­ta que es diu­ré­ti­co y el me­jor alia­do pa­ra ini­ciar una die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca, pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma ner­vio­so y mus­cu­lar, pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to, fa­vo­re­cer la for­ma­ción de gló­bu­los ro­jos, re­for­zar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co en la for­ma­ción de an­ti­cuer­pos.

“Si par­ti­mos 100 gra­mos de es­ta fru­ta, la por­ción apor­ta­rá di­fe­ren­tes nu­trien­tes co­mo: 14.8 g de car­bohi­dra­tos, 0.5 g de gra­sa, 1.5 g de pro­teí­na, 5.706 mg de vi­ta­mi­na A, 546.94 mg de po­ta­sio y 74.7 mg de vi­ta­mi­na C”.

Pun­tua­li­za en que su al­to con­te­ni­do en co­lá­geno apor­ta otra se­rie de bon­da­des en la piel que no so­la­men­te tie­nen que ver con el en­ve­je­ci­mien­to, sino que se con­fi­gu­ra co­mo esen­cial pa­ra la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das y pa­ra la piel da­ña­da a cau­sa de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas.

Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fo­tos Shut­ters­tock

In­cluir el me­lón en nues­tra die­ta ali­men­ti­cia nos apor­ta, se­gún nu­tri­cio­nis­tas, vitaminas A, C y E.

PREVIENE EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO. Los me­lo­nes tie­nen al­to con­te­ni­do en co­lá­geno, una sus­tan­cia que ayu­da a re­ge­ne­rar la piel y los te­ji­dos, por tan­to, nos man­tie­ne más jó­ve­nes. Pa­ra Ber­be­si, “el co­lá­geno es una pro­teí­na con múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud y el me­lón, ade­más de su ri­co sa­bor, nos per­mi­te evi­tar el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

Es vi­tal que no con­ten­ga man­chas, cor­tes o gol­pes en la cás­ca­ra. Tam­bién es im­por­tan­te que ten­ga un olor dul­ce, así po­dre­mos de­ter­mi­nar su madurez. “Si tie­ne que es­co­ger en­tre va­rios, llé­ve­se el más pe­sa­do y el de cás­ca­ra grue­sa, por­que ge­ne­ral­men­te tie­nen me­jor sa­bor”. ¿CÓ­MO ELE­GIR UN BUEN ME­LÓN?

CON­TRA­RRES­TA EL CÁNCER.Se­gún la ex­per­ta en nu­tri­ción, Ibon Ber­be­si es­te ali­men­to tie­ne un al­to con­te­ni­do en ca­ro­te­noi­des, pigmento na­tu­ral que es­tá pre­sen­te en mu­chas fru­tas. “Di­ver­sos es­tu­dios su­gie­ren que es­te com­pues­to ayu­da a pre­ve­nir al­gu­nos tu­mo­res ma­lig­nos, co­mo el cáncer de pul­món o de pe­cho”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.