Pau­la Nie­to, una em­ba­ja­do­ra de Co­lom­bia en las pa­sa­re­las de Nue­va York

Miercoles - - Chica Miércoles - Tex­to: Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­laMu­ri­lloP Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les @Or­lan­do.Ama­dor.18 Vi­deo: Al­fre­do Ari­za Asis­ten­te de fo­to­gra­fía: Santy So­lano Ma­qui­lla­je y pei­na­do: @Ma­keu­pP­ra­da Sty­ling: @Jus­sef­fMo­ra­les Ves­tua­rio y bol­sos: @co­ral­quee­n_ @men­ta

La ba­rran­qui­lle­ra Pau­la Ca­ro­li­na Nie­to Ro­jas es una fiel se­gui­do­ra de que “los sue­ños sí se cumplen”. A sus 21 años es­tá ra­di­ca­da en la ciu­dad de Nue­va York. La ca­pi­tal de la mo­da mun­dial la re­ci­bió ha­ce un año y 8 me­ses pa­ra ha­cer reali­dad su prin­ci­pal ob­je­ti­vo: con­quis­tar con su se­llo per­so­nal la in­dus­tria in­ter­na­cio­nal del mo­de­la­je y la mo­da.

Sus pro­mi­nen­tes 1.81 me­tros de es­ta­tu­ra, cuer­po es­bel­to y ros­tro con rasgos la­ti­nos se han con­ver­ti­do en so­lo una par­te de su en­can­to. Por sus ve­nas co­rre san­gre ba­rran­qui­lle­ra. No so­lo na­ció y cre­ció en la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se, tam­bién fue su ciu­dad na­tal la que le per­mi­tió ex­pe­ri­men­tar e in­cur­sio­nar en el mo­de­la­je con ape­nas 16 años.

Su pri­mer cas­ting fue pa­ra Pla­ta­for­ma K, fe­ria de mo­da lo­cal de la ciu­dad. Allí tu­vo su pri­mer con­tac­to con las pa­sa­re­las, siem­pre des­ta­cán­do­se por ser “una de las más al­tas a pe­sar de ser tan jo­ven”.

En el 2015 co­se­chó su pri­mer triun­fo. Par­ti­ci­pó en un con­cur­so del IMTA (Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Mo­da y Ta­len­to) en Nue­va York, cer­ta­men de ta­len­to en el que con­cur­san can­tan­tes, ac­to­res y mo­de­los de dis­tin­tas par­tes del mun­do. En­tre más de tres mil mo­de­los, Pau­la lo­gró el pri­mer pues­to, con­vir­tién­do­se tam­bién en una de las mo­de­los más so­li­ci­ta­das y que­ri­das por es­te even­to. Des­de es­te momento, su ca­rre­ra la­bo­ral “se dis­pa­ró”.

Re­gre­só a Co­lom­bia pa­ra ad­qui­rir más ex­pe­rien­cia y cum­plir con los requisitos per­ti­nen­tes pa­ra lo­grar una vi­sa de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos. Tras más de 50 apa­ri­cio­nes en re­vis­tas na­cio­na­les y su par­ti­ci­pa­ción en las fe­rias de mo­da más im­por­tan­tes del país, re­gre­só a Nue­va York “en bus­ca de más re­tos”.

Aun­que con­fie­sa que no ha si­do “una ta­rea fá­cil”, hoy día ha mo­de­la­do en fo­to­gra­fías pa­ra ca­sas

de mo­da co­mo Cha­nel, Louis Vuit­ton, Johan­na Or­tiz y Sil­via Tche­ras­si, me­dian­te la pla­ta­for­ma de e-com­mer­ce Mo­da Ope­ran­di. Ha par­ti­ci­pa­do en dos oca­sio­nes en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York y ha pro­ta­go­ni­za­do cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias pa­ra la mar­ca de ma­qui­lla­je Bob­bi Brown.

Pe­se a ha­ber cum­pli­do “gran­des sue­ños” en la Gran Man­za­na, Pau­la va por más. A con­ti­nua­ción, es­ta ba­rran­qui­lle­ra com­par­te as­pec­tos de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, los re­tos a los que se ha en­fren­ta­do y su cam­bio de vi­da en Es­ta­dos Uni­dos.

P ¿Re­cuer­da có­mo fue su pri­mer acer­ca­mien­to con el mo­de­la­je?

R Es­ta­ba en el úl­ti­mo año del co­le­gio cuan­do me vin­cu­lé a la agen­cia Next Mo­del Inc by Ra­fael Ná­je­ra en Ba­rran­qui­lla. Ahí fue don­de apren­dí a ca­mi­nar y a po­sar. Al igual que yo, mis pa­pás tam­bién que­rían ver con sus ojos que era es­to del mo­de­la­je. Cuan­do ya es­ta­ba pró­xi­ma a gra­duar­me y to­dos mis com­pa­ñe­ros es­ta­ban bus­can­do qué ca­rre­ra es­tu­diar, yo su­pe que de­bía to­mar una de­ci­sión. Te­nía que de­ci­dir si le da­ba el momento al mo­de­la­je o no. Al fi­nal, me arries­gué y le apos­té to­do a mi ca­rre­ra co­mo mo­de­lo. Lo con­ver­sé con mis pa­pás y, aun­que ellos que­rían que yo en­tra­ra a la uni­ver­si­dad, re­ci­bí su apo­yo. Siem­pre su­pe que po­día con­tar con ellos. Ese mis­mo año me fui de va­ca­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos, es­tan­do allí una tía em­pe­zó a mo­ti­var­me y a de­cir­me que me pre­sen­ta­ra en la agen­cia de John Ca­sa­blan­cas en Con­nec­ti­cut. Allá me di­je­ron que te­nía mu­cho por­te y que po­dría te­ner un fu­tu­ro en Nue­va York.

El mo­de­la­je es una ca­rre­ra muy lin­da y es­pe­cial

P ¿Sien­te que su vi­da cam­bió lue­go de su pa­so por el cer­ta­men del IMTA? R

Creo que fue un lo­gro gran­dio­so y una bo­ni­ta ex­pe­rien­cia. Con­fie­so que cuan­do lle­gué al con­cur­so y vi el ta­len­to de los par­ti­ci­pan­tes sen­tí mu­cho mie­do. No pen­sé que fue­ra a en­trar en el cer­ta­men y mu­cho me­nos que me fue­ra a no­tar. Fue to­do una sor­pre­sa y re­cuer­do que es­ta­ba muy ner­vio­sa. Sin em­bar­go, ha­ber­lo ga­na­do fue lo que me dio la fuer­za pa­ra mu­dar­me a Es­ta­dos Uni­dos.

P ¿Có­mo des­cri­be es­te úl­ti­mo año en el que es­tu­vo ra­di­ca­da en Nue­va York? R

Ha­ber­me mu­da­do fue un pa­so muy gran­de. En Es­ta­dos Uni­dos sien­to que las opor­tu­ni­da­des es­tán muy cer­ca de ti. He he­cho mu­chos ami­gos y he co­no­ci­do a per­so­nas muy ta­len­to­sas del me­dio. Ade­más de ha­ber tra­ba­ja­do con Mo­da Ope­ran­di, pu­de des­fi­lar en las pa­sa­re­las de Naer­si­ling y Fl­ying So­lo en la más re­cien­te edi­ción de la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York. Es­te año es­ta­ré en la nue­va tem­po­ra­da del reality Pro­ject Run­way, co­mo una de las mo­de­los par­ti­ci­pan­tes. El pro­gra­ma se estrena en abril, fue una ex­pe­rien­cia gran­dio­sa en la que tam­bién hu­bo mu­cha pre­sión, pues co­mo mo­de­lo eres la en­car­ga­da de dar­le vi­da a los atuen­dos crea­dos por los dis­tin­tos di­se­ña­do­res.

P ¿Con­si­de­ra que exis­ten mu­chas di­fe­ren­cias en­tre la in­dus­tria del mo­de­la­je co­lom­biano y el es­ta­dou­ni­den­se? R

Yo sien­to que ha­ber­me mu­da­do a Bo­go­tá, an­tes de ra­di­car­me en Nue­va York, fue una bue­na de­ci­sión por­que me pre­pa­ró pa­ra vi­vir la vi­da agi­ta­da de la Gran Man­za­na. Pe­ro si hay al­gu­nas di­fe­ren­cias. En Es­ta­dos Uni­dos los tra­ba­jos son de­ma­sia­do pun­tua­les, siem­pre tie­nes que es­tar lis­ta pa­ra un cas­ting, por­que es un tra­ba­jo de tiempo com­ple­to y en cual­quier momento te pue­den lla­mar, sin im­por­tar que sea do­min­go o fes­ti­vo. La pre­sión es gran­de. En cuan­to al tra­to con los di­se­ña­do­res, con­si­de­ro que acá en Co­lom­bia to­da­vía hay res­pe­to por el mo­de­lo, mien­tras que allá, si no les gus­ta algo, son más di­rec­tos. Uno tie­ne que tra­ba­jar mu­cho la par­te de la au­to­es­ti­ma por­que mo­de­lar tie­ne que ver con tu apa­rien­cia. La cla­ve es­tá en no to­mar las co­sas per­so­na­les por­que pue­des caer en de­pre­sión. Hay que sa­ber con­tro­lar­lo.

P ¿Có­mo per­ci­be el pa­no­ra­ma ac­tual del mo­de­la­je en el país? R

Me po­ne muy fe­liz ver có­mo mis ami­gas mo­de­los de acá de Ba­rran­qui­lla se han ido su­peran­do

po­co a po­co y la ma­ne­ra có­mo es­tán al­can­zan­do una pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Es muy in­tere­san­te y me en­can­ta ver­las to­mar ese pa­so. El ta­len­to co­lom­biano se re­sal­ta mu­cho en el ex­te­rior. Siem­pre nos re­la­cio­nan con ale­gría y Car­na­val.

P ¿Qué re­pre­sen­ta la mo­da en su vi­da? R

La mo­da tie­ne mu­cho sig­ni­fi­ca­do des­de mi pun­to de vis­ta co­mo mo­de­lo. Cuan­do un di­se­ña­dor le po­ne un ves­ti­do a una mo­de­lo, tie­ne mu­cha fe. An­he­lan ver­lo de una ma­ne­ra ma­jes­tuo­sa en la pa­sa­re­la y eso pa­ra mí trans­mi­te lo que es la mo­da: co­mu­ni­car el men­sa­je de los di­se­ña­do­res y mos­trar­lo de la ma­ne­ra có­mo ellos quie­ren.

P

¿Có­mo te pre­pa­ras pa­ra es­tar en for­ma an­tes de ca­da cas­ting?

R

Cuan­do lle­gué a Nue­va York el es­trés me ata­có muy fuer­te. Se me em­pe­zó a bro­tar la ca­ra, pe­ro apren­dí a ma­ne­jar­lo con cla­ses de yo­ga. Me sir­vió mu­cho. El gim­na­sio tam­bién me re­la­ja, tra­to de ir tres ve­ces a la se­ma­na. En cuan­to a la ali­men­ta­ción, me gus­ta dar­me mis gus­tos. No me li­mi­to en la co­mi­da, ade­más que soy de contextura del­ga­da.

P ¿Qué dis­fru­ta ha­cer en su tiempo li­bre? R

Ca­da vez que ten­go un es­pa­cio en­tre los cas­tings, las pa­sa­re­las y las fo­tos me gus­ta sa­lir a co­mer con mi no­vio, ir a ci­ne y co­no­cer nuevos lu­ga­res. Nue­va York te ofre­ce la opor­tu­ni­dad de co­no­cer nue­vas ex­pe­rien­cias. Ca­mi­nar por Man­hat­tan tam­bién es una de las ac­ti­vi­da­des que más me gus­tan.

P ¿Qué es lo que más ex­tra­ñas de Ba­rran­qui­lla y el Ca­ri­be co­lom­biano? R

Sin du­da, el ca­lor hu­mano. Por lo ge­ne­ral, allá la gen­te sue­le ser muy fría. Ex­tra­ño tam­bién a mi fa­mi­lia y a mis ami­gos.

P ¿Quié­nes han si­do su prin­ci­pal fuen­te de apo­yo? R

In­dis­cu­ti­ble­men­te mis pa­pás, son quie­nes han es­ta­do con­mi­go des­de el prin­ci­pio. Tam­bién Sa­vant Mo­dels, la agen­cia que me re­pre­sen­ta en Ba­rran­qui­lla que se ha con­ver­ti­do co­mo en mi ca­sa. En Bo­go­tá, la agen­cia Gru­po 4 y en Es­ta­dos Uni­dos, Red Mo­del Ma­na­ge­ment y John Ca­sa­blan­cas Agency.

P Un men­sa­je a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del mo­de­la­je... R

Apo­yo mu­cho a las ni­ñas que quie­ran apos­tar­le al mo­de­la­je. Es una ca­rre­ra muy lin­da con gran­des opor­tu­ni­da­des, tu sien­tes que siem­pre hay algo más por ver. Les re­co­mien­do que no se de­jen ven­cer an­te cual­quier co­men­ta­rio. Que tra­ba­jen en su au­to­es­ti­ma y en el amor pro­pio. El bull­ying siem­pre va a es­tar, hay que afron­tar­lo.

EL HE­RAL­DO

EL HE­RAL­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.