Sue­ro­te­ra­pia, un pro­ce­di­mien­to que le de­vuel­ve vi­ta­li­dad al cuer­po

Miercoles - - Belleza - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fo­tos Shut­ters­tock

Día tras día, la in­dus­tria de la be­lle­za evo­lu­cio­na pa­ra brin­dar­le tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res pro­duc­tos y mé­to­dos de ca­li­dad que be­ne­fi­cien su cuer­po, no so­lo fí­si­ca­men­te sino in­ter­na­men­te. Uno de los más re­co­men­da­dos por ex­per­tos en es­ta área es la sue­ro­te­ra­pia, un tra­ta­mien­to in­tra­ve­no­so en el que se apli­ca al pa­cien­te una se­rie de me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca y An­tien­ve­je­ci­mien­to Juan Car­los He­rre­ra, se apli­can vitaminas, ho­meo­pá­ti­cos u oli­go­ele­men­tos de­pen­dien­do la ne­ce­si­dad del pa­cien­te: me­jo­rar su fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co o su es­ta­do fí­si­co.

“Es un tra­ta­mien­to que de­be apli­car­se por un pro­fe­sio­nal mé­di­co y en un área que cum­pla con los es­tán­da­res de se­gu­ri­dad. El mé­di­co, o en su de­fec­to una en­fer­me­ra, ca­na­li­za co­rrec­ta­men­te la ve­na por don­de se co­lo­can los me­di­ca­men­tos me­dian­te un ca­té­ter in­tra­ve­no­so”, di­jo.

Aho­ra bien, pa­ra la doc­to­ra Claudia To­ro Oso­rio, tam­bién ex­per­ta en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca y An­tien­ve­je­ci­mien­to, la sue­ro­te­ra­pia es un ti­po de me­di­ci­na pre­ven­ti­va y al­ter­na­ti­va pa­ra la sa­lud. “Se se-

lec­cio­nan los me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos na­tu­ra­les se­gún nues­tras ne­ce­si­da­des con­cre­tas: man­chas en la piel, adel­ga­zar, em­be­lle­cer nues­tra piel, me­jo­rar la sa­lud de nues­tro ca­be­llo, hi­per­ten­sión, obe­si­dad, et­cé­te­ra”.

Agre­gó que se pue­den me­jo­rar di­fe­ren­tes fun­cio­nes en el or­ga­nis­mo, por ejem­plo, ele­var las de­fen­sas del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, tra­tar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos a la ali­men­ta­ción, apor­tar en la cu­ra­ción del cáncer, el in­som­nio, el es­trés, en­tre otras pa­to­lo­gías.

Ten­ga en cuen­ta que en la sue­ro­te­ra­pia se in­yec­ta una bol­sa de so­lu­ción sa­li­na con una mez­cla de am­po­llas en la ve­na, nor­mal­men­te una vez a la se­ma­na du­ran­te cin­co se­ma­nas, aun­que se re­co­mien­da con­sul­tar al mé­di­co de fa­mi­lia pa­ra que de­ter­mi­ne la du­ra­ción se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les. Los fár­ma­cos más usa­dos son de na­tu­ra­le­za bio­ló­gi­ca: tra­ta­mien­tos de­tox o de­to­xi­fi­ca­do­res pa­ra eli­mi­nar ra­di­ca­les li­bres del or­ga­nis­mo y otros, a ba­se de vitaminas y oli­go­ele­men­tos pa­ra man­te­ner un es­ta­do lu­mí­ni­co en la piel y pre­ser­var la vi­ta­li­dad del ca­be­llo.

“El mayor be­ne­fi­cio de la sue­ro­te­ra­pia es la des­in­to­xi­ca­ción del or­ga­nis­mo, pues con es­ta nues­tro cuer­po elimina los ra­di­ca­les li­bres…así lo­gra­mos un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co que se no­ta­rá no so­lo con la me­jo­ría de la be­lle­za fí­si­ca sino en el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y car­dio­vas­cu­lar”, ex­pli­có He­rre­ra.

Por su par­te, To­ro agre­gó que al ser to­tal­men­te per­so­na­li­za­do el tra­ta­mien­to “se tie­ne una pri­me­ra con­sul­ta con el pa­cien­te pa­ra de­ter­mi­nar cuáles son sus ne­ce­si­da­des y ob­je­ti­vos, pa­ra así rea­li­zar el sue­ro que con­si­de­re­mos ade­cua­do. Por ejem­plo, exis­ten com­bi­na­cio­nes de sue­ros pa­ra: me­jo­rar la sa­lud y be­lle­za de nues­tra piel y del ca­be­llo, adel­ga­zar y lu­char con­tra la obe­si­dad, de­to­xi­fi­car el cuer­po, an­ti­es­trés, pro­te­ger el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, an­tien­ve­je­ci­mien­to, re­vi­ta­li­zar nues­tra ener­gía, re­gu­lar el in­som­nio, fa­vo­re­cer la di­ges­tión, for­ta­le­cer nues­tros hue­sos y ar­ti­cu­la­cio­nes y me­jo­rar el bie­nes­tar y la sa­lud se­xual, en­tre otros”.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, la sue­ro­te­ra­pia de me­di­ci­na bio­ló­gi­ca “po­dría de­cir­se que no tie­ne nin­gu­na con­tra­in­di­ca­ción pa­ra usar­la co­mo tra­ta­mien­to coad­yu­van­te en cual­quier tra­ta­mien­to de me­di­ci­na alo­pa­tía o co­mo te­ra­pia úni­ca”.

So­bre es­to, He­rre­ra ex­pli­có que es­te tra­ta­mien­to es re­co­men­da­do pa­ra las per­so­nas que, de una u otra for­ma, su­fren de al­gún ti­po de tras­torno or­gá­ni­co, sea de ma­la di­ges­tión, de in­som­nio, so­bre­pe­so o neu­ro­ló­gi­co, in­mu­no­ló­gi­co, et­cé­te­ra, y tam­bién pa­ra las per­so­nas que quie­ren man­te­ner una be­lle­za es­té­ti­ca por lo que siem­pre se preo­cu­pan por en­con­trar­se re­ju­ve­ne­ci­das.

Ten­ga en cuen­ta que ra­ra­men­te pue­den pre­sen­tar­se efec­tos se­cun­da­rios en tra­ta­mien­tos de sue­ro­te­ra­pia bio­ló­gi­ca, de igual for­ma, el me­di­co en con­sul­ta eva­lua­rá su es­ta­do fí­si­co y/ o nu­tri­cio­nal.

“Re­co­mien­do la sue­ro­te­ra­pia por­que son me­di­ca­men­tos que ayu­dan mu­cho… es no­to­ria la me­jo­ría des­de el pri­mer sue­ro. Ade­más, son me­di­ci­nas sin quí­mi­cos de­ri­va­dos de las plan­tas y de al­gu­nos te­ji­dos y ani­ma­les. Son to­tal­men­te pro­ba­dos por los en­tes in­ter­na­cio­na­les de con­trol”, di­jo To­ro.

Si us­ted desea so­me­ter­se a es­te tra­ta­mien­to se­pa que es ideal que des­pués de la apli­ca­ción siga las re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas y/o me­di­cas de tu doc­tor, pues mu­chas de las sue­ro­te­ra­pias re­quie­ren de man­te­ni­mien­tos u otras se­sio­nes pa­ra que se lo­gre el re­sul­ta­do es­pe­ra­do.

Con la sue­ro­te­ra­pia, se­gún es­pe­cia­lis­tas, se pue­de ele­var las de­fen­sas del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y tra­tar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos a la ali­men­ta­ción, en­tre otros.

En el tra­ta­mien­to se in­yec­ta una bol­sa de so­lu­ción sa­li­na con una mez­cla de am­po­llas en la ve­na las ve­ces que lo de­ter­mi­ne el mé­di­co.

Se­gún el mé­di­co es­té­ti­co Juan Car­los He­rre­ra, el mayor be­ne­fi­cio de la sue­ro­te­ra­pia es la des­in­to­xi­ca­ción del or­ga­nis­mo, pues con es­ta se eli­mi­nan los ra­di­ca­les li­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.