Miércoles

INDHIRA SERRANO, UNA MUJER QUE SE REAFIRMA Y FLORECE EN SUS RAÍCES

- Shirly Domínguez Pérez @shirlydomi­nguez Fotos de Noé Herrera (@noeherrera_photograph­er) Maquillaje de Veronica Avilan (@vero_avilan)

La atlanticen­se recuerda con nostalgia su primer paso por Revista Miércoles, en la que realizó sus primeras fotos editoriale­s e inició una carrera de éxitos en el modelaje y la actuación.

La actriz y conferenci­sta está enfocada en alzar la voz por aquellos que han sufrido algún tipo de discrimina­ción o hacen

parte de una comunidad vulnerable con su proyecto ‘Reconstruy­endo imaginario­s’. También cuenta que extraña sentarse en una mecedora afuera de su casa en Malambo (Atlántico)

además de su proceso de aceptación y crecimient­o profesiona­l.

Indhira Serrano es seguridad, talento, belleza y sin duda alguna caribe. La actriz que nació en Soledad (Atlántico) y que creció entre Barranquil­la y Malambo se ha destacado en la industria del entretenim­iento por su exitosa carrera de actriz en Colombia y de modelaje en Venezuela.

La costeña además es madre y emprendedo­ra del sector gastronómi­co junto a su madre, Carmen Redondo, con la microempre­sa de postres ‘Miranda’, nombre que le puso en homenaje a su hija. Actualment­e, cuenta, está enfocada en sus conferenci­as de ‘Reconstruy­endo imaginario­s’, con las que busca darle una guía a poblacione­s vulnerable­s, sin dejar de lado su carrera como actriz.

La artista que actualment­e se encuentra radicada en Bogotá extraña la gastronomí­a del Caribe o poder “sentarse en la puerta” de su casa “en una mecedora”.

Indhira Serrano es una Mujer Miércoles que ama regresar a sus raíces como ahora lo hace con EL HERALDO, el primer medio de comunicaci­ón que le abrió las puertas. “Esta es una portada y una entrevista muy especial para mí porque vuelvo a mi tierra y al lugar donde comenzó todo”.

M Antes de iniciar su carrera como actriz fue modelo y sus primeras fotos fueron para Revista Miércoles, ¿qué siente en este retorno?

I.S. Es muy lindo. Es como ver las cosas desde otra perspectiv­a, la primera vez que yo hice Miércoles era una adolescent­e con muchos sueños y recuerdo que hice las fotos en una estación de bomberos, todo era nuevo, no sabía cómo posar y fue un descubrimi­ento con el cual pude hacer una carrera linda de modelaje. Esto es como cerrar el círculo de un proceso muy bonito.

M ¿Cómo pasó del modelaje a la actuación?

I.S. A mí me descubrió un coreógrafo barranquil­lero que se llamó César Maloof cuando yo estudiaba en la Universida­d Autónoma del Caribe a los 16 años. Me dijo en la cafetería—tú puedes ser modelo— Desde entonces empecé a participar en varios desfiles con diseñadore­s y luego pude conocer a Édgar Pérez quien me presentó a mi mánager que también descubrió a la actriz Maritza Rodríguez. Con ella participam­os en un concurso internacio­nal representa­ndo a Barranquil­la, no ganamos pero nos abrió muchas puertas. Luego me fui a Chile, participé en otro concurso y gané, me regresé a Bogotá y sentí que no había muchas oportunida­des para alguien con mi perfil y decidí irme a Caracas donde estaba mi mamá y mi novio. Allá hice una carrera preciosa. Después me propusiero­n hacer un casting para una película sin saber de actuación, gané el papel y luego dije que quería actuar con responsabi­lidad y decidí estudiar allá mismo actuación.

M ¿Por qué decide regresar a Colombia?

I.S. Doy el salto a Colombia porque me llamó mi antigua agencia de modelaje y me dijeron —nos hemos enterado de cómo te va en Venezuela como modelo, queremos que vuelvas a tu país—en ese momento yo estaba muy bien posicionad­a, era como una de las modelos principale­s. Ya tenía un estilo, había logrado que mi cabello se volviera tendencia en Caracas y mi respuesta para Mauricio Sabogal fue: “Yo me devuelvo a Colombia a modelar si tú me ayudas a entrar a la televisión”. Así regresé. Hice varias cosas y haciendo mi última campaña para Fedco me llaman a un casting para la Costeña y el

cachaco, ahí empezó toda mi carrera actoral en Colombia y aquí estoy.

M Indhira Serrano ha sido catalogada como una mujer polifacéti­ca y llena de muchos éxitos en la industria del entretenim­iento, pero ¿cómo decidió convertirs­e en conferenci­sta?

I.S. Muy poca gente sabe que soy normalista. Yo me gradué de la Normal Superior de Fátima en Sabanagran­de (Atlántico) pero nunca pensé en ejercer la enseñanza porque sentía que el mundo era mucho más grande, pero la enseñanza siempre me ha perseguido o yo he perseguido la enseñanza y desde que modelaba me llamaban a dictar talleres de modelaje. Así empecé a darme cuenta que había algo más que brindarle a los chicos porque no todo el mundo que sueña con ser modelo puede serlo porque hay unas imágenes de lo que es el estereotip­o de la belleza, ahí empecé a desarrolla­r unos talleres para que esos chicos se llevaran una autoestima más reforzada. Ya en el 2015 empecé a pensar que ese era mi siguiente paso porque me apasionaba hablar y contar experienci­as con la gente y creé ‘Reconstruy­endo imaginario­s’.

M ¿Qué encuentran los jóvenes en Reconstruy­endo imaginario­s?

I.S. Son talleres, conferenci­as, conversato­rios que tienen como objetivo ser un provocador para generar en las personas reflexione­s acerca de esos patrones negativos de pensamient­os que tenemos desde niños, que nosotros creemos que son normales o correctos y no lo son. Muchos de esos patrones están relacionad­os directamen­te con la discrimina­ción, entonces entra todo el tema de la violencia a la mujer, los afros, la comunidad Lgbti, los migrantes, entre otros, y son procesos que la gente no combate porque cree que son normales. Eso fue un poco de lo que yo también viví cuando tuve que entender que mi aspecto físico es una bendición y no un defecto.

M ¿Cómo ha sido la aceptación al manejar temas tan fuertes como la inclusión y la discrimina­ción?

I.S. Yo manejo algo que se llama redes sociales positivas, trato de defender los derechos de las minorías y de que la gente entre en conciencia sin atacar. A veces me doy cuenta que cuando la gente defiende ciertas posiciones lo hace desde el ataque a los otros, yo lo hago desde la idea de que mucho de nosotros hemos cometido actos

de racismo, xenofobia, homofobia y no porque lo seamos sino por desconocim­iento. Mi trabajo es de conciencia, de reflexión y de ayudar a las personas a entender que no por su condición son un monstruo. Así que les enseño a encontrars­e y ha sido una bendición. No tengo discursos de odio en las redes por eso hay más alegría, amor, agradecimi­ento y empatía.

M ¿Por qué tocar estos temas?

I.S. Creo que Latinoamér­ica es un espacio muy avergonzad­o de sí mismo, nos enseñaron a sentirnos orgullosos solo de una parte de nuestras etnias, de nuestra parte europea, por eso todo el mundo habla del bisabuelo francés o español pero nadie se acuerda de su abuela indígena o wayuu. Yo siento que Barranquil­la y la Costa en general todavía tienen mucho trabajo que hacer en cuanto al autorrecon­ocimiento, cuando nos reconocemo­s en todas nuestras dimensione­s hay más posibilida­d de éxito porque tenemos mucho más para crecer y lograr cosas.

M ¿Cómo une la actuación con su roll de conferenci­sta?

I.S. A veces quisiera que el día tuviera 48 horas (risas). He aprendido a decir que no a muchas cosas, he aprendido que uno no tiene que ser perfecto en todo. Yo soy mamá, soy esposa tengo un emprendimi­ento de postres con mi mamá y he aprendido qué es lo importante y qué no. Y directamen­te de la actuación he conseguido muchas herramient­as que incluyo en las conferenci­as, por ejemplo la empatía, la posibilida­d de ponerte en los zapatos del otro, eso sale de muchos personajes que me obligan a investigar diferentes lugares y realidades. Así amplío mi burbuja de lo que está bien y lo que no. Creo que todo se complement­a muy bien.

M ¿Qué se viene para su carrera profesiona­l?

I.S. Aunque el año pasado fue muy duro por la pandemia hay muchos proyectos.

Yo no paro y mi carrera como actriz no se ha acabado. Hay produccion­es para una plataforma digital y para Caracol, entre otras. Las inquietude­s siguen y no solamente para crear proyectos para la televisión o el cine sino para producir yo también mis propios proyectos.

 ??  ??
 ??  ?? NO TENGO DISCURSOS
DE ODIO EN LAS REDES POR ESO HAY MÁS ALEGRÍA, AMOR Y EMPATÍA.
NO TENGO DISCURSOS DE ODIO EN LAS REDES POR ESO HAY MÁS ALEGRÍA, AMOR Y EMPATÍA.
 ??  ??
 ??  ?? 01. Indhira Serrano creció en Malambo (Atlántico) y luego se trasladó a Bogotá.
02. La actriz ha construido una carrera profesiona­l al lado de su esposo quien es su fotógrafo y maneja sus redes sociales.
01. Indhira Serrano creció en Malambo (Atlántico) y luego se trasladó a Bogotá. 02. La actriz ha construido una carrera profesiona­l al lado de su esposo quien es su fotógrafo y maneja sus redes sociales.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia