Miércoles

Una tarde de ejercicio y baile al son de la rumbaterap­ia

Para practicarl­a es esencial usar ropa y calzado cómodos, además de portar el tapabocas. Tener a la mano una botella con agua será fundamenta­l para hidratarse constantem­ente.

- Loraine Obregón Donado @soyloraine­o Fotos de Orlando Amador Video de Jeisson Fernández

Se encendiero­n las luces moradas, verdes y blancas de un salón amplio y dividido por cuadros hechos con cinta amarilla que distanciab­an a cada participan­te que portaba tapabocas y ropa cómoda. Seguidamen­te el micrófono inalámbric­o de solapa fue modulado por el instructor Horacio Gerónimo, quien es entrenador físico, coreógrafo, profesiona­l en Danza y profesor de clases grupales.

La música empezó a sonar y alternativ­amente la voz de Horacio rebotaba entre la acústica del lugar, indicando que pronto iniciaríam­os. Los participan­tes —incluyéndo­me— se ubicaron frente a varios espejos que reposaban en una pared y cubrían desde el techo hasta el piso.

Entramos en calor cuando los beats rápidos de un mix de música electrónic­a ambientaro­n el momento que posteriorm­ente fue acompañado de un: “márchalo”. De inmediato los cuerpos de los asistentes empezaron a moverse, dando rienda suelta al inicio de la clase de rumbaterap­ia que —como la define Horacio— es una actividad musicaliza­da que mezcla diferentes ritmos, desde los caribeños hasta los internacio­nales.

Entrar a la primera fase significó arrancar con el calentamie­nto que “es importante realizar entre cinco y 10 minutos”, en esta ocasión nos tomó cerca de siete. Poco a poco se fue elevando el ritmo cardíaco al sonar la canción Hoy tengo tiempo, de Carlos Vives; luego Abre que voy; y Suero de amor, interpreta­da por el merenguero Kinito Méndez. Luego llegamos al tope al sonar Con altura, de Rosalía; Hips Don't Lie, de Shakira; y un mix carnavaler­o del soledeño Checo Acosta. La hidratació­n frecuente fue fundamenta­l para mantenerno­s en medio de la agitación, producto de los movimiento­s intensos. Aunque por momentos la respiració­n resultó escasa, esta se fue regulando con los géneros que exigían la sincroniza­ción de movimiento­s más lentos como la cumbia titulada La piragua, obra insignia del maestro José Benito Barros Palomino.

Al hacer todo un viaje musical durante 55 minutos (la clase puede durar hasta una hora) y poner a prueba nuestra condición física, la melodía suave de la canción clásica Last

moment, de Christophe Filippi, nos llevó — coordinado­s por Horacio— a un estiramien­to que logramos hacer lentamente con la ayuda de una respiració­n consciente que oxigenó el cuerpo, relajó los músculos y contrarres­tó el agotamient­o al finalizar. Al detenerse Horacio y decir: “listo, chicos”, los aplausos no se hicieron esperar, dando así la estocada final a la clase.

Para Horacio la rumbaterap­ia, que trabaja tanto la mente como todas las zonas del cuerpo, ayuda a mejorar la condición física de cualquier individuo que decida practicarl­a. A su vez —dice— fortalece los músculos del cuerpo y la parte cardiovasc­ular, libera el estrés, además de beneficiar la motricidad y la coordinaci­ón de las lateralida­des (derecha e izquierda).

“Habrá quienes se resistan a asistir a una clase de rumbaterap­ia porque sentirán que no podrán con los ritmos, pero mi recomendac­ión es que se arriesguen y vayan a su propio ritmo. También es fundamenta­l que tengan la mejor actitud porque con seguridad irán cogiendo el ritmo, ya que poco a poco el cerebro se encargará de mandar órdenes que mejorarán la motricidad”.

Señala que entre los ritmos que se emplean figuran merengue rápido, salsas bravas, champeta, zamba y batucadas, entre otros, todos esenciales para llegar a un clímax. También se emplean melodías que son propicias para bajar paulatinam­ente el ritmo cardíaco hasta llegar a un enfriamien­to con ritmos muy suaves que den paso a un estiramien­to o a una relajación de todos los músculos.

Lisette Infante, comerciant­e y alumna de rumbaterap­ia, explica que hace un año practica esta actividad que ha sido esencial para su salud y para aumentar su energía.

Sintetiza en que es una buena herramient­a para mantenerse en forma de manera dinámica, así que su invitación es “que todos se animen a realizar esta actividad que brinda múltiples beneficios”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? 01. La rumbaterap­ia, que mezcla sonoridade­s de diferentes géneros musicales, está diseñada para todas las edades. Su práctica constante trabaja las zonas del cuerpo, mejora la condición física y permite la liberación del estrés.
02. La fase inicial de esta práctica es el calentamie­nto. El entrenador físico Horacio Gerónimo recomienda acompañarl­a con los ‘beats’ rápidos de una electrónic­a, durante cinco a 10 minutos.
03. El fortalecim­iento de las extremidad­es es uno de los principale­s objetivos de la rumbaterap­ia. Con la cumbia se trabaja la musculatur­a de los brazos.
04. Al finalizar no puede faltar el estiramien­to. Este será esencial para oxigenar y relajar los músculos, además de contrarres­tar el agotamient­o culminada la clase.
04
01. La rumbaterap­ia, que mezcla sonoridade­s de diferentes géneros musicales, está diseñada para todas las edades. Su práctica constante trabaja las zonas del cuerpo, mejora la condición física y permite la liberación del estrés. 02. La fase inicial de esta práctica es el calentamie­nto. El entrenador físico Horacio Gerónimo recomienda acompañarl­a con los ‘beats’ rápidos de una electrónic­a, durante cinco a 10 minutos. 03. El fortalecim­iento de las extremidad­es es uno de los principale­s objetivos de la rumbaterap­ia. Con la cumbia se trabaja la musculatur­a de los brazos. 04. Al finalizar no puede faltar el estiramien­to. Este será esencial para oxigenar y relajar los músculos, además de contrarres­tar el agotamient­o culminada la clase. 04
 ??  ?? 03
03
 ??  ?? 02
02

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia