Sus­pen­so en los ma­res de orien­te

Pe­se a que el en­cuen­tro que se plan­teó en­tre los lí­de­res de Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Nor­te arran­có dan­do tum­bos, tam­bién mos­tró no so­lo la po­si­bi­li­dad de una ci­ta, sino que pa­ra los asiá­ti­cos sí es po­si­ble renunciar a las ar­mas nu­clea­res.

Portafolio - - ANÁLISIS -

Si bien, la distensión en me­dio de la que se plan­teó un en­cuen­tro en­tre los lí­de­res de Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Nor­te arran­có dan­do tum­bos, tam­bién mos­tró no so­lo la po­si­bi­li­dad de una ci­ta, sino que pa­ra los asiá­ti­cos sí es po­si­ble renunciar a las ar­mas nu­clea­res.

A pe­sar de la des­truc­ción de unas ins­ta­la­cio­nes de prue­bas nu­clea­res de Co­rea del Nor­te el 24 de ma­yo, ese mis­mo día Do­nald Trump di­jo que can­ce­la­ba la reunión de Sin­ga­pur que se había pre­vis­to pa­ra el 12 de ju­nio. Pu­die­ron más, en esa de­ci­sión, las pa­la­bras del ré­gi­men de Kim de una se­ma­na an­tes en con­tra de unas ma­nio­bras con­jun­tas de los es­ta­dou­pues ni­den­ses con los sur­co­rea­nos, que el he­cho de des­truir sus ins­ta­la­cio­nes. Una se­ma­na des­pués vi­nie­ron nue­vas apro­xi­ma­cio­nes, y si ese ‘ti­re y aflo­je’ ter­mi­na sien­do par­te de un ri­tual nor­mal de ne­go­cia­ción –en el que las par­tes se en­du­re­cen y lue­go vuel­ven a la me­sa– so­lo lo di­rá el tiem­po.

En­tre tan­to, que­da en el ho­ri­zon­te el he­cho de que Co­rea del Nor­te ha ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de renunciar a las ar­mas ató­mi­cas, tras lo cual hay un tras­fon­do económico que se­gu­ra­men­te Es­ta­dos Uni­dos apro­ve­cha­rá pa­ra ne­go­ciar con ba­se en las ur­gen­cias de su con­tra­par­te.

La eco­no­mía de Co­rea del Nor­te ve­nía cre­cien­do tras co­no­cer cier­tas ven­ta­jas de al­go pa­re­ci­do a la aper­tu­ra co­mer­cial y la li­be­ra­li­za­ción, pe­ro aho­ra esos avan­ces en­ca­ran obs­tácu­los.

Con la caí­da de la ‘cor­ti­na de hie­rro’, el blo­que co­mu­nis­ta se di­sol­vió y los paí­ses que no ex­pe­ri­men­ta­ron cam­bios de ré­gi­men, co­mo Cu­ba o Co­rea del Nor­te, per­die­ron las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas ven­ta­jo­sas con las que in­ter­ac­tua­ban con es­te. En par­ti­cu­lar, pa­ra Co­rea del Nor­te so­bre­vino una ham­bru­na en la que ha­brían muer­to tres mi­llo­nes de per­so­nas. To­das las afir­ma­cio­nes so­bre ese lu­gar del mun­do ter­mi­nan sien­do en con­di­cio­nal, la ver­dad o la transparencia no son su me­jor virtud.

En la ac­tua­li­dad, en es­te em­po­bre­ci­do país la pro­duc­ción por ha­bi­tan­te es 22 ve­ces más pe­que­ña que la de Co­rea del Sur. La de Co­lom­bia, pa­ra po­ner otro ejem­plo, la su­pera cua­tro ve­ces.

Po­si­ble­men­te, la du­ra ex­pe­rien­cia de la ham­bru­na lle­vó a for­ta­le­cer las ini­cia­ti­vas de al­gún gra­do de li­be­ra­li­za­ción de la eco­no­mía, y tu­vo un im­pul­so adi­cio­nal con la su­ce­sión en el 2011, cuan­do, tras mo­rir Kim Jong-il, asu­mió el po­der su hi­jo Kim Jong-un. En esa suer­te de mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal co­mu­nis­ta, ¿qué pen­sa­ría Marx?

Con el nue­vo ‘so­be­rano’ se ini­cia­ron, efec­ti­va­men­te, cam­bios que

Es­ta­dos Uni­dos afir­mó es­tar dis­pues­to a tra­ba­jar, jun­to a Co­rea del Sur, pa­ra im­pul­sar “la pros­pe­ri­dad en Co­rea del Nor­te, si efec­ti­va­men­te ese país des­mon­ta su poderío nu­clear.

lle­va­ron a más to­le­ran­cia a pe­que­ños em­pren­di­mien­tos pri­va­dos y a co­mer­cio de ali­men­tos y otros bie­nes que lle­gan de Chi­na. Du­ran­te su man­da­to se ha per­ci­bi­do cier­to crecimiento económico y se es­ti­ma que pa­ra el 2016 los in­gre­sos reales de Co­rea del Nor­te es­ta­ban en­tre 1,5 y 4,5 por cien­to por en­ci­ma que 20 años atrás. Así mis­mo, en ese año se pre­sen­tó el ma­yor rit­mo de crecimiento económico des­de 1999, cu­ya ci­fra fue de 3,9 por cien­to.

Pe­ro ¿de dón­de sa­len esos da­tos, cuan­do ren­dir cuen­tas no es la prio­ri­dad de una dic­ta­du­ra? Des­de 1990, en Co­rea del Sur, el Ban­co de Co­rea (el ban­co emi­sor) man­tie­ne unos cálcu­los fun­da­men­ta­dos en da­tos que le son su­mi­nis­tra­dos por el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia o por el Mi­nis­te­rio de Uni­fi­ca­ción, o que es­tán en los re­gis­tros de las adua­nas de los paí­ses que ha­cen ne­go­cios con Co­rea del Nor­te.

De he­cho, esas cuen­tas mues­tran que el programa nu­clear le da un im­por­tan­te im­pul­so al crecimiento de la pro­duc­ción. De la mis­ma ma­ne­ra, pa­ra el 2016 se cal­cu­la­ron cre­ci­mien­tos en sec­to­res co­mo la in­dus­tria (4,8 por cien­to) y la elec­tri­ci­dad, el gas y el agua (22,3 por cien­to). El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal se ex­pan­dió 4,7 por cien­to, en un ám­bi­to en el que el 90 por cien­to co­rres­pon­de al in­ter­cam­bio con Chi­na.

No obstante, así co­mo el programa nu­clear le da­ba im­pul­so al país, hu­bo un mo­men­to en que se con­vir­tió en un fac­tor en con­tra. Si bien en el 2016 se lle­gó a un crecimiento ré­cord, es­te se ex­pli­ca, en par­te, por la caí­da de la pro­duc­ción en el 2015. El crecimiento de­jó de ser cons­tan­te des­de el 2014, cuan­do pa­só a ser va­ci­lan­te. Esos so­bre­sal­tos se re­la­cio­nan con las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que se co­men­za­ron a apli­car con­tra Co­rea del Nor­te, apro­ba­das en el seno de las Na­cio­nes Uni­das, co­mo res­pues­ta a sus prue­bas ar­ma­men­tis­tas.

Es­tas pe­na­li­da­des em­pe­za­ron a im­pac­tar el avan­ce económico. Chi­na, por ejem­plo, en cum­pli­mien­to de las dis­po­si­cio­nes de la ONU, sus­pen­dió las com­pras de car­bón a un país en don­de la mi­ne­ría es, pre­ci­sa­men­te, un sec­tor cla­ve –con un crecimiento de 8,2 por cien­to en el 2016– que po­see ya­ci­mien­tos im­por­tan­tes de car­bón y plo­mo. Ade­más, se ce­rró el com­ple­jo in­dus­trial de Kae­song, en el que par­ti­ci­pa­ban las dos Co­reas y que era una fuen­te de di­vi­sas im­por­tan­te pa­ra Co­rea del Nor­te.

En uno de los in­for­mes del Ban­co Cen­tral de Co­rea se co­men­ta que, si con­ti­núan las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, se li­mi­ta­rá aún más la po­si­bi­li­dad de crecimiento económico. En con­se­cuen­cia, el desa­rro­llo po­dría te­ner me­nos obs­tácu­los si el país pre­sen­ta com­pro­mi­sos creí­bles de echar atrás sus pla­nes ar­ma­men­tis­tas. Se po­drían

Du­ran­te el man­da­to de Kim Jonh-un se ha per­ci­bi­do cier­to crecimiento económico, y se es­ti­ma que pa­ra el 2016 los in­gre­sos reales de Co­rea del Nor­te es­ta­ban en­tre 1,5 y 4,5 por cien­to.

res­ta­ble­cer ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en con­jun­to con Co­rea del Sur y re­cu­pe­rar lo ce­di­do en ma­te­ria de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

De he­cho, el pa­sa­do 11 ma­yo, lue­go de que se men­cio­na­ra, por pri­me­ra vez, un en­cuen­tro de Trump con Kim Jong-un, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, Mi­ke Pom­peo, afir­mó que su país es­ta­ba dis­pues­to a tra­ba­jar jun­to a Co­rea del Sur pa­ra im­pul­sar “la pros­pe­ri­dad en Co­rea del Nor­te” si efec­ti­va­men­te ese país des­mon­ta su poderío nu­clear.

Al re­fe­rir­se a un nue­vo li­bre­to económico, Kim se­ña­ló que la nue­va lí­nea es­tra­té­gi­ca del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res se­rá “la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca so­cia­lis­ta”. Por aho­ra, los orácu­los que se es­pe­cia­li­zan en des­ci­frar la po­lí­ti­ca del enig­má­ti­co ré­gi­men creen que po­si­ble­men­te se re­fie­re a un mo­de­lo que si­ga los ejem­plos de Chi­na o Viet­nam, los cua­les man­tie­nen una dic­ta­du­ra que ad­mi­nis­tra una eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta. Pa­ra que es­te ca­mino se cris­ta­li­ce, fal­ta ver si se lo­gra res­ta­ble­cer el diá­lo­go en el que se de­be­rá ne­go­ciar los tér­mi­nos de una des­nu­clea­ri­za­ción a cam­bio del res­pal­do económico.

Si el ‘ti­re y aflo­je’ en­tre Trump y Kim ter­mi­na sien­do par­te de un ri­tual nor­mal de ne­go­cia­ción –en el que las par­tes se en­du­re­cen y lue­go vuel­ven a la me­sa– so­lo lo di­rá el tiem­po.

La eco­no­mía de Co­rea del Nor­te ve­nía cre­cien­do tras co­no­cer cier­tas ven­ta­jas de al­go pa­re­ci­do a la aper­tu­ra co­mer­cial y la li­be­ra­li­za­ción, pe­ro aho­ra esos avan­ces en­ca­ran obs­tácu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.