¿TLC o no TLC?

Ala­ba­dos por unos y cri­ti­ca­dos por otros, los tra­ta­dos de libre co­mer­cio en­cien­den la pó­le­mi­ca so­bre si son la ver­da­de­ra cau­sa del po­bre desem­pe­ño co­mer­cial de Co­lom­bia, o si el pro­ble­ma es­tá en el re­za­go pro­duc­ti­vo y la es­ca­sez de la ofer­ta ex­por­ta­ble de

Portafolio - - ÍNDICE - Mau­ri­cio Rei­na In­ves­ti­ga­dor Aso­cia­do de Fe­de­sa­rro­llo

D¿De mo­do que aho­ra los tra­ta­dos de libre co­mer­cio (TLC) son los ma­los del pa­seo? Si la eco­no­mía cre­ce me­nos, no es por­que se ha­ya aca­ba­do la bo­nan­za mi­ne­roe­ner­gé­ti­ca, sino por los TLC. Si la in­dus­tria no avan­za, no es por in­efi­cien­cias sec­to­ria­les, sino por los TLC. Si el cre­ci­mien­to potencial de la na­ción cae, no es por pro­ble­mas de pro­duc­ti­vi­dad acu­mu­la­dos du­ran­te años, sino por los TLC. Aho­ra que hay un nue­vo go­bierno: ¿qué pa­sa­rá con los acuer­dos?

Ca­da vez que al­guien di­ce que hay que re­vi­sar un tra­ta­do, ar­gu­men­ta que la ba­lan­za co­mer­cial de Co­lom­bia con el país so­cio es de­fi­ci­ta­ria. Por más per­sua­si­va que pa­rez­ca esa po­si­ción, se tra­ta de un ra­zo­na­mien­to mer­can­ti­lis­ta ya su­pe­ra­do por la his­to­ria. Ha­blo del mer­can­ti­lis­mo co­mo es­cue­la de pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co, aque­lla que tu­vo su au­ge ha­ce más de dos si­glos, cuan­do se pen­sa­ba que la ra­zón de ser del co­mer­cio era ven­der mu­cho y com­prar po­co pa­ra acu­mu­lar oro. Esas ideas fue­ron su­pe­ra­das por los eco­no­mis­tas clá­si­cos, quie­nes de­mos­tra­ron que los be­ne­fi­cios del co­mer­cio pa­ra un país no ra­di­can en ven­der mu­cho y com­prar po­co, sino en ven­der lo que se pro­du­ce abun­dan­te­men­te pa­ra ad­qui­rir aque­llo de lo que se ca­re­ce. Esa no es una con­si­de­ra­ción me­nor pa­ra un te­rri­to­rio co­mo Co­lom­bia, que no tie­ne pro­duc­ción com­pe­ti­ti­va de

bie­nes de ca­pi­tal así co­mo de mu­chas ma­te­rias pri­mas, y que, por el con­tra­rio, re­quie­re de su im­por­ta­ción pa­ra men­guar su re­za­go com­pe­ti­ti­vo.

Aun­que la teo­ría eco­nó­mi­ca mo­der­na se ha cons­trui­do so­bre esas ba­ses, aquí se si­gue ar­gu­yen­do que si una re­la­ción co­mer­cial es de­fi­ci­ta­ria hay que re­vi­sar­la. Esa vi­sión no so­lo es con­cep­tual­men­te anacró­ni­ca, sino em­pí­ri­ca­men­te en­ga­ño­sa. Es cier­to que la ba­lan­za co­mer­cial con los so­cios con los que he­mos sus­cri­to los prin­ci­pa­les acuer­dos de la pre­sen­te dé­ca­da (Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea) re­gis­tra un sal­do de­fi­ci­ta­rio, pe­ro lo mis­mo su­ce­de con la ma­yo­ría de los paí­ses con los que no hay tra­ta­dos.

El ac­tual dé­fi­cit co­mer­cial de Co­lom­bia tie­ne que ver con dos cir­cuns­tan­cias que se in­cu­ba­ron du­ran­te más de 10 años. La pri­me­ra es la bo­nan­za

mi­ne­roe­ner­gé­ti­ca, que se vi­vió has­ta el año 2014 e hi­zo que la ofer­ta ex­por­ta­ble co­lom­bia­na se con­cen­tra­ra en pe­tró­leo y sus de­ri­va­dos. A mo­do de ejem­plo, la par­ti­ci­pa­ción de los en­víos de com­bus­ti­bles a Es­ta­dos Uni­dos, en las ven­tas to­ta­les a ese país, pa­só de 52 por cien­to en el 2002 a 72 por cien­to en el 2013, de mo­do que cuan­do el pre­cio del cru­do ca­yó, se desató el dé­fi­cit.

La se­gun­da cau­sa es la en­fer­me­dad ho­lan­de­sa, que se de­ri­vó de esa bo­nan­za. Con una ta­sa de cam­bio en al­re­de­dor de 2.000 pe­sos du­ran­te más de una dé­ca­da, los des­pa­chos no mi­ne­roe­ner­gé­ti­cos fue­ron per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad y des­apa­re­cien­do len­ta­men­te, tan­to que aho­ra, cuan­do es­ta se ha recuperado, po­cos han so­bre­vi­vi­do. Hay que re­cor­dar que, en­tre las prin­ci­pa­les eco­no­mías de Amé­ri­ca La­ti­na, Co­lom­bia tie­ne la ofer­ta ex­por­ta­ble más con­cen­tra­da en pro­duc­tos básicos, so­lo su­pe­ra­da por Ecuador y Venezuela.

Bus­car los mo­ti­vos del re­tra­so co­mer­cial del país en los TLC equi­va­le a sos­la­yar se­rios pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­nos. Un ca­so elo­cuen­te es su in­men­so re­za­go ex­por­ta­dor: se­gún el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, Co­lom­bia ocu­pa el lu­gar 124, de 137, en ex­por­ta­cio­nes por ha­bi­tan­te, y si al­guien cree que se ha de­di­ca­do a im­por­tar, con­vie­ne re­cor­dar que es­tá en el 125,

Bus­car las cau­sas del re­tra­so co­mer­cial co­lom­biano en los tra­ta­dos de libre co­mer­cio equi­va­le a sos­la­yar se­rios pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad del país.

en­tre 137 na­cio­nes, en im­por­ta­cio­nes por ha­bi­tan­te.

Con un país tan ais­la­do, cual­quier intento por for­ta­le­cer los víncu­los co­mer­cia­les con el mun­do ge­ne­ra re­sis­ten­cia. Sin em­bar­go, si se re­vi­san los efec­tos es­pe­cí­fi­cos de los prin­ci­pa­les tra­ta­dos, se en­cuen­tran da­tos in­tere­san­tes.

En un en­torno de­sola­dor, en el que ca­si no hay empresas des­pa­cha­do­ras ni di­ver­si­fi­ca­ción de las ven­tas ex­ter­nas, la vi­gen­cia de los tra­ta­dos au­men­tó, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el nú­me­ro de fir­mas ex­por­ta­do­ras co­lom­bia­nas y el de pro­duc­tos en­via­dos al ex­tran­je­ro. Por ejem­plo, en el ca­so del TLC con Es­ta­dos Uni­dos, es­tas han au­men­ta­do 23 por cien­to des­de que es­tá vi­gen­te el acuer­do, mien­tras que la can­ti­dad de pro­duc­tos cre­ció 13 por cien­to.

La cau­sa ver­da­de­ra del po­bre desem­pe­ño co­mer­cial de Co­lom­bia no son los TLC, es su re­za­go pro­duc­ti­vo y la po­bre­za de su ofer­ta ex­por­ta­ble. Los acuer­dos van en el sen­ti­do co­rrec­to, en la me­di­da en que con­tri­bu­yen a for­ta­le­cer y di­ver­si­fi­car di­cha ofer­ta. Pa­ra po­ten­ciar esos be­ne­fi­cios se re­quie­re de una po­lí­ti­ca de­li­be­ra­da que ele­ve la pro­duc­ti­vi­dad del ca­pi­tal y el tra­ba­jo, así co­mo es­tra­te­gias de en­ca­de­na­mien­tos y atrac­ción de la in­ver­sión, pa­ra apro­ve­char las po­si­bi­li­da­des de los nue­vos es­que­mas co­mer­cia­les, co­mo la Alian­za del Pa­cí­fi­co.

En es­te con­tex­to, re­vi­sar los TLC que ya tie­ne Co­lom­bia re­dun­da­ría en ha­cer cre­cer las ren­tas de al­gu­nos sec­to­res, a cos­ta del bie­nes­tar de los con­su­mi­do­res, mien­tras que se apla­zan, una vez más, las so­lu­cio­nes a los ver­da­de­ros pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad del país.

Los acuer­dos van en el sen­ti­do co­rrec­to, en la me­di­da en que con­tri­bu­yen a for­ta­le­cer y di­ver­si­fi­car di­cha ofer­ta.

Un ca­so elo­cuen­te es el in­men­so re­za­go ex­por­ta­dor: se­gún el FMI, Co­lom­bia ocu­pa el lu­gar 124, de 137, en ex­por­ta­cio­nes por ha­bi­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.