Opi­nión – Andrés Op­pen­hei­mer.

El ‘es­cán­da­lo de los cua­der­nos’ en Ar­gen­ti­na y la con­de­na –no re­la­cio­na­da– del ex­vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou por car­gos de co­rrup­ción en el go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, son he­chos his­tó­ri­cos en es­te país.

Portafolio - - ÍNDICE -

Lo que es­tá ocu­rrien­do ac­tual­men­te en en es­te país, es la ma­yor vic­to­ria con­tra la co­rrup­ción en la his­to­ria re­cien­te. Pe­ro pa­ra po­der re­du­cir de for­ma per­ma­nen­te el fla­ge­lo de los so­bor­nos, Ar­gen­ti­na y otros Es­ta­dos de la re­gión ten­drían que to­mar ac­cio­nes mu­cho más drás­ti­cas, co­mo em­pe­zar a eli­mi­nar el di­ne­ro en efec­ti­vo.

Sin du­da, el ‘es­cán­da­lo de los cua­der­nos’ que sa­cu­dió a Ar­gen­ti­na es­ta se­ma­na y la con­de­na –no re­la­cio­na­da– del ex­vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou a ca­si seis años de pri­sión por car­gos de co­rrup­ción du­ran­te el go­bierno de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner son he­chos his­tó­ri­cos. En Ar­gen­ti­na, po­cas per­so­nas po­de­ro­sas ha­bían ido a la cár­cel.

Al igual que el re­cien­te es­cán­da­lo de Ode­brecht en Bra­sil, el de los ‘cua­der­nos’ en Ar­gen­ti­na es gi­gan­tes­co. Co­men­zó ha­ce me­ses, cuan­do el dia­rio

La Na­ción ob­tu­vo co­pias de ocho cua­der­nos es­cri­tos por el cho­fer de un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción que se ocu­pa­ba de las re­la­cio­nes con va­rias empresas du­ran­te los go­bier­nos de Kirch­ner.

El con­duc­tor ha­bía ano­ta­do me­ticu­losa­men­te los de­ta­lles de las ac­ti­vi­da­des dia­rias de su je­fe, in­clui­dos nu­me­ro­sos via­jes pa­ra re­co­ger bol­sas lle­nas de efec­ti­vo de com­pa­ñías que ob­te­nían con­tra­tos gu­ber­na­men­ta­les. En­tre el 2005 y el 2015, las bol­sas de di­ne­ro que el cho­fer trans­por­tó y re­gis­tró en sus cua­der­nos su­ma­ron en­tre 60 y 160 mi­llo­nes de dó­la­res.

El con­duc­tor, Os­car Cen­teno, no so­lo ano­ta­ba los nom­bres de las com­pa­ñías que pa­ga­ban los so­bor­nos y los eje­cu­ti­vos que los en­tre­ga­ban en per­so­na, sino tam­bién de­ta­lla­ba adón­de lle­va­ba el di­ne­ro. Se­gún sus no­tas, hi­zo al me­nos 70 en­tre­gas de bol­sas con de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res al apar­ta­men­to del fa­lle­ci­do pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner y su es­po­sa, la pre­si­den­ta.

La Na­ción no pu­bli­có de in­me­dia­to el con­te­ni­do de es­tos cua­der­nos, sino que los en­tre­gó a un juez pa­ra co­rro­bo­rar los he­chos y per­mi­tir que los tri­bu­na­les in­ves­ti­guen el ca­so. Aho­ra, to­do ha sa­li­do a la luz, y hay más de una do­ce­na de detenidos.

Al me­nos cua­tro de los eje­cu­ti­vos arres­ta­dos ya han ad­mi­ti­do ha­ber he­cho los pa­gos, y un juez pi­dió que la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez sea pri­va­da de su in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria co­mo se­na­do­ra pa­ra que se pue­da alla­nar su do­mi­ci­lio. Y a me­di­da que los tes­ti­gos pro­te­gi­dos co­mien­zan a tes­ti­fi­car, se es­pe­ran más de­ten­cio­nes.

Aun­que era vox po­pu­li que los Kirch­ner eran co­rrup­tos, es­ta es la pri­me­ra vez que la co­rrup­ción de sus go­bier­nos es­tá do­cu­men­ta­da y ex­pues­ta con tan­tos de­ta­lles. Mu­chos ar­gen­ti­nos es­pe­ran que es­te sea un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria del país, y que la to­le­ran­cia con la co­rrup­ción ha­ya lle­ga­do a su lí­mi­te en el país. Pe­ro pa­ra que es­ta vic­to­ria sea per­ma­nen­te, Ar­gen­ti­na y otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­be­rían adop­tar las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra eli­mi­nar gra­dual­men­te el efec­ti­vo, co­mo lo ha­cen los paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa.

En Sue­cia, los bi­lle­tes y las mo­ne­das re­pre­sen­tan so­lo el 2 por cien­to de to­das las tran­sac­cio­nes mo­ne­ta­rias, pues ca­da vez más per­so­nas usan las tar­je­tas dé­bi­to, las trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas y sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res pa­ra rea­li­zar pa­gos. Hay tan po­co efec­ti­vo en Sue­cia, que los men­di­gos usan sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res pa­ra re­ci­bir li­mos­nas. La ma­yo­ría de su­cur­sa­les ban­ca­rias en Sue­cia ya no acep­tan de­pó­si­tos en efec­ti­vo, por­que son can­ti­da­des de­ma­sia­do pe­que­ñas pa­ra jus­ti­fi­car el cos­to de guar­dias o ser­vi­cios de se­gu­ri­dad. Al­go pa­re­ci­do pa­sa en Ho­lan­da y Di­na­mar­ca. La Aso­cia­ción de Ban­que­ros Da­ne­ses di­ce que los robos ban­ca­rios han caí­do ver­ti­gi­no­sa­men­te en los úl­ti­mos cin­co años: los ban­cos ya tie­nen tan po­co efec­ti­vo, que los la­dro­nes temen ir­se con las ma­nos va­cías.

Es cier­to que la tran­si­ción a una so­cie­dad sin efec­ti­vo es mu­cho más di­fí­cil en La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de exis­te una enor­me eco­no­mía sub­te­rrá­nea. Sin em­bar­go, los go­bier­nos de la re­gión de­be­rían to­mar me­di­das co­mo pro­mo­ver trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas y pa­gos te­le­fó­ni­cos, y prohi­bir ca­da vez más tran­sac­cio­nes en efec­ti­vo. Sin di­ne­ro en efec­ti­vo, le hu­bie­ra si­do mu­cho más di­fí­cil a los Kirch­ner re­ci­bir sus bol­sos lle­nos de di­ne­ro de so­bor­nos de las gran­des empresas. Por su­pues­to, no es la úni­ca so­lu­ción, pe­ro re­du­cir el efec­ti­vo se­ría un gran pa­so pa­ra ga­nar la gue­rra con­tra la co­rrup­ción.

Andrés Op­pen­hei­mer Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.