Ten­den­cia a la po­la­ri­za­ción, reali­dad cre­cien­te

Portafolio - - OPINIÓN - Ra­fael Herz* *Vi­ce­pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de la ACP rherz@acp.com.co

La po­la­ri­za­ción es la nue­va ten­den­cia en el mun­do, y pa­re­ce ser que quie­nes más lo­gran mar­car di­fe­ren­cias, son los que se im­po­nen en las con­tien­das po­lí­ti­cas. El ca­so más em­ble­má­ti­co lo re­pre­sen­tó el ac­tual pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, quien lo­gró la vic­to­ria, po­la­ri­zan­do al país con su po­si­ción en con­tra de los in­mi­gran­tes, sus de­cla­ra­cio­nes ra­cis­tas, y has­ta con su arro­gan­te pos­tu­ra fren­te al tra­to irres­pe­tuo­so a las mu­je­res. Trump ha se­gui­do go­ber­nan­do co­mo en cam­pa­ña. El más re­cien­te ejem­plo ha si­do la in­sis­ten­cia en nom­brar al juez Brett Ka­va­naugh en la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. A pe­sar del re­cha­zo por las su­pues­tas vio­la­cio­nes a mu­je­res en su ju­ven­tud, es­te re­pre­sen­tan­te de po­si­cio­nes po­la­ri­zan­tes fren­te al abor­to y los de­re­chos re­li­gio­sos, se con­ver­ti­rá en ma­gis­tra­do de la al­ta cor­te. En nues­tra re­gión, las elec­cio­nes en Bra­sil se de­ci­di­rán en­tre un can­di­da­to con po­si­cio­nes ex­tre­mas de de­re­cha, y otro con unas po­si­cio­nes de iz­quier­da. El cen­tro no es­ta­rá re­pre­sen­ta­do. Bol­so­na­ro, el as­pi­ran­te que ob­tu­vo más vo­tos en pri­me­ra vuel­ta, es abier­ta­men­te ho­mó­fo­bo, xe­nó­fo­bo, ha he­cho de­cla­ra­cio­nes de­ni­gran­tes so­bre las mu­je­res, y pien­sa otor­gar ar­mas a los bra­si­le­ños “de bien” pa­ra su pro­tec­ción. Had­dad, el an­te­rior al­cal­de São Paulo, quie­re re­gre­sar al mo­de­lo Lu­la/rou­seff que lle­vó a la cri­sis fis­cal, al pro­pen­der por una ex­pan­sión del gas­to pú­bli­co sin pre­ce­den­tes. El ejem­plo de Bra­sil es una mues­tra de que los ex­tre­mos son la for­ma en la que los po­lí­ti­cos bus­can hoy el apo­yo elec­to­ral. En vez de la bús­que­da por acuer­dos en lo bá­si­co, se se­ña­lan las di­fe­ren­cias, y se de­ja, adre­de, el ‘cen­tro po­lí­ti­co’ por fue­ra de la dis­cu­sión. A es­te se su­ma, que el mie­do es la ba­se so­bre la cuál se cons­tru­ye el dis­cur­so elec­to­ral. Bien sea el mie­do ra­cial o al cri­men, por un la­do, o el mie­do ba­sa­do en cul­par a los ‘ri­cos’ de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, por el otro. Igual que en Bra­sil, fue la po­la­ri­za­ción la que mar­có la con­tien­da

Es ho­ra de que los con­sen­sos vuel­van a rei­nar, aun­que las con­tien­das elec­to­ra­les sean más abu­rri­das”.

elec­to­ral en Mé­xi­co, y tam­bién, en gran par­te, en nues­tro país. A es­tos ejem­plos, se su­man los ré­gi­me­nes ba­sa­dos en po­la­ri­za­cio­nes asis­ten­cia­lis­tas co­mo Ve­ne­zue­la o el an­te­rior go­bierno de Ar­gen­ti­na (la épo­ca kirch­ne­ris­ta), cu­yos pro­gra­mas de go­bierno es­tán, y es­tu­vie­ron, mar­ca­dos por los sub­si­dios y el gas­to pú­bli­co. Es­ta nue­va ten­den­cia ha­cia la po­la­ri­za­ción re­cha­za la an­te­rior eta­pa mar­ca­da por bus­car al vo­to del cen­tro, y cons­truir so­bre si­mi­li­tu­des, en vez de en­fa­ti­zar mar­ca­das di­fe­ren­cias. Atrás han que­da­do las cam­pa­ñas y los pro­gra­mas ba­sa­dos en con­fian­za eco­nó­mi­ca y se­rie­dad fis­cal, así co­mo bús­que­da de re­duc­ción de la inequi­dad a tra­vés de pro­gra­mas es­ta­ta­les en sa­lud y edu­ca­ción. Hoy, se bus­ca el vo­to bien sea con can­di­da­tos co­mo Bol­so­na­ro, cu­yas ex­pre­sio­nes es­tán mar­ca­das por el re­cha­zo a las mi­no­rías, la di­fu­sión del mie­do por el cri­men y un pro­gra­ma eco­nó­mi­co cu­ya úni­ca cla­ri­dad es­tá en la de­fen­sa a ul­tran­za por la pro­pie­dad pri­va­da. O, pro­gra­mas de go­bierno cu­ya ba­se es­tá en di­fe­ren­ciar a ‘po­bres de ri­cos’, lla­mar a la lu­cha de cla­ses y ba­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co en sub­si­dios que, tar­de o tem­prano, re­dun­da­rán en una cri­sis fis­cal, co­mo en Ve­ne­zue­la o Ar­gen­ti­na. Es ho­ra de que los con­sen­sos vuel­van a rei­nar, aun­que las con­tien­das elec­to­ra­les sean más abu­rri­das. Pa­re­cie­ra más opor­tuno res­ca­tar de nue­vo los va­lo­res de res­pe­to y to­le­ran­cia y el desa­rro­llo sos­te­ni­ble con pro­gra­mas de equidad so­cial, aus­te­ri­dad fis­cal y mo­ne­ta­ria, así co­mo la eco­no­mía de mer­ca­do. Oja­lá vuel­van a rei­nar los con­sen­sos en ese sen­ti­do, y las fi­gu­ras ex­tre­mis­tas de la­do y la­do tien­dan a des­apa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.