Co­lom­bia es­tá cer­ca de sa­lir del sub­de­sa­rro­llo: Carlos Slim

El em­pre­sa­rio Carlos Slim ha­bló en ex­clu­si­va con Por­ta­fo­lio y el ca­nal Red + de sus pla­nes en el país, de su vi­sión de la eco­no­mía re­gio­nal y del uso de la tec­no­lo­gía pa­ra el pro­gre­so.

Portafolio - - PORTADA - Ri­car­do Ávi­la Di­rec­tor de Por­ta­fo­lio Juan Lo­zano Di­rec­tor del Ca­nal Red+ y Red + No­ti­cias

El mag­na­te me­xi­cano, due­ño de Amé­ri­ca Mó­vil, ha­bló en ex­clu­si­va con Por­ta­fo­lio y el ca­nal Red +. Elo­gió el pro­gre­so de la eco­no­mía co­lom­bia­na y de sus em­pre­sa­rios, e in­di­có que si el Go­bierno man­tie­ne la es­tra­te­gia de me­jo­rar la conectividad, su or­ga­ni­za­ción re­to­ma­rá el rit­mo de in­ver­sión.

el hom­bre más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca y el sép­ti­mo del mun­do, se­gún la lis­ta For­bes, vi­si­tó Co­lom­bia en el mar­co de la XXIV reunión ple­na­ria de la Fun­da­ción Círcu­lo de Mon­te­vi­deo y pu­do con­ver­sar con Por­ta­fo­lio y con el di­rec­tor del Ca­nal Red + y de Red + No­ti­cias so­bre sus pers­pec­ti­vas en el país y en la re­gión y so­bre sus pla­nes de se­guir di­ver­si­fi­can­do sus in­ver­sio­nes. La en­tre­vis­ta tam­bién se trans­mi­ti­rá es­ta no­che en el pro­gra­ma ‘Al pun­to con Juan Lo­zano’, en di­cho ca­nal.

Us­ted in­sis­te en que hay que lu­char con­tra la po­bre­za...

De­be­ría ha­ber un es­fuer­zo in­ter­na­cio­nal por com­ba­tir la, a tra­vés de la edu­ca­ción y el em­pleo, que es uno de los ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes de es­tas nue­vas so­cie­da­des. An­tes era un pro­ble­ma éti­co y de jus­ti­cia so­cial, aho­ra es una ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca.

Di­jo tam­bién que una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta nue­va ci­vi­li­za­ción es la bús­que­da del bie­nes­tar de to­dos...

Se sus­ten­ta en el bie­nes­tar de to­dos, se ne­ce­si­ta te­ner más per­so­nas edu­ca­das y pre­pa­ra­das. El es­fuer­zo fí­si­co ya es se­cun­da­rio, ya es­tá sus­ti­tui­do por las ma­qui­na­rias, los equi­pos, la ro­bó­ti­ca, et­cé­te­ra. An­tes la per­so­na era par­te de la má­qui­na, co­mo se ve en la pe­lí­cu­la Tiem­pos Mo­der­nos de Char­les Cha­plin. Allí, el em­plea­do y la di­vi­sión del tra­ba­jo eran par­te de la má­qui­na, y de la lí­nea de pro­duc­ción. Aho­ra son más bien co­mo pas­to­res de las compu­tado­ras, su­per­vi­san­do va­rios mo­ni­to­res a la vez, mien­tras que la pro­duc­ción se ejecuta de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. Y eso que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ape­nas es­tá em­pe­zan­do.

Us­ted le hi­zo una in­vi­ta­ción muy en­tu­sias­ta al tra­ba­jo des­de tem­prano pa­ra que los jó­ve­nes fue­ran al­can­zan­do sus ho­ri­zon­tes...

Yo creo que la edu­ca­ción es fun­da­men­tal a to­dos los ni­ve­les y que aque­llas per­so­nas que no tie­nen in­te­rés o vo­ca­ción de ha­cer una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, o de ha­cer es­tu­dios de pos­gra­dos, de­ben te­ner mu­chas puer­tas abier­tas de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el em­pleo. De­be ha­ber una es­pe­cie de ca­rre­ras sub­pro­fe­sio­na­les. Por ejem­plo, que no ten­gan que ser mé­di­cos sino que pue­dan ser téc­ni­cos en sa­lud o al­gu­na ac­ti­vi­dad in­ter­me­dia. La me­jor for­ma de ca­pa­ci­tar­se es a tra­vés de com­bi­nar el co­no­ci­mien­to teó­ri­co bá­si­co con la ex­pe­rien­cia del tra­ba­jo.

Se ha da­do un gi­ro en la po­lí­ti­ca de al­gu­nos paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na, ¿có­mo es­tá ob­ser­van­do es­tos vien­tos de po­pu­lis­mo, co­mo lo des­cri­ben al­gu­nos ana­lis­tas?

To­dos los ca­li­fi­ca­ti­vos y eti­que­tas son un po­co sim­plis­tas, por cual­quie­ra que sea la si­tua­ción. Yo creo que mien­tras que es­tos lí­de­res sean ele­gi­dos por la po­bla­ción, lo veo bien. Lo que sí es­que­las per­so­nas es­tán in­quie­tas por di­ver­sos mo­ti­vos y se han ma­ni­fes­ta­do en una di­rec­ción o en otra. Pe­ro son los elec­to­res los que to­man la de­ci­sión, esa es la de­mo­cra­cia.

¿Pe­ro no le preo­cu­pa que el elec­to­ra­do se vea atraí­do por ‘can­tos de si­re­na’ que ase­gu­ran so­lu­cio­nes a pro­ble­mas que lle­van dé­ca­das?

No es­toy muy con­ven­ci­do de eso. Yo pien­so que los que van a vo­tar, mu­chos de ellos tie­nen más ex­pe­rien­cia que los teó­ri­cos por­que co­no­cen si ha ha­bi­do co­rrup­ción, si cum­plen sus pro­pues­tas o si es­tas son via­bles. Por otro la­do, yo creo en la di­vi­sión de po­de­res, por su­pues­to. Hay le­yes que li­mi­tan las po­si­bi­li­da­des de al­gu­nas to­mas de de­ci­sio­nes ex­tre­mas. Ade­más, hay mu­chos asun­tos, pro­gra­mas y pro­ble­mas co­rrec­tos, que no son ni de iz­quier­da ni de de­re­cha, sino que son uni­ver­sa­les. Y con las eco­no­mías ca­da vez más abier­tas, una ma­yor in­ter­ac­ción e in­ter­de­pen­den­cia en­tre los paí­ses, eso tam­bién re­pre­sen­ta un lí­mi­te en la to­ma de de­ci­sio­nes. No ca­be du­da de que nues­tros paí­ses re­quie­ren in­ver­sio­nes que ge­ne­ran ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, y em­pleo. No hay nin­gu­na du­da de ello.

Con com­pa­ñías en va­rios paí­ses, ¿no le in­quie­ta que las re­glas de jue­go en los lu­ga­res en los que ope­ra, se de­te­rio­ren? ¿No le qui­ta el sue­ño co­sas co­mo la gue­rra co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na?

Es­ta­dos Uni­dos si­gue im­por­tan­do gran­des can­ti­da­des de Chi­na y Chi­na se si­gue fi­nan­cian­do gran­des mon­tos de las ex­por­ta­cio­nes. No veo que ha­ya un pro­ble­ma co­mer­cial. Hay es una preo­cu­pa­ción de Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne al­gún sen­ti­do por­que tie­ne dé­fi­cit co­mer­cial con va­rios paí­ses, por­que es­tá im­por­tan­do bie­nes a cam­bio de ac­ti­vos. Se­gu­ra­men­te es­ta­rá bus­can­do me­jo­rar esa si­tua­ción de tan al­ta di­men­sión y que se ha vuel­to cró­ni­ca.

Apro­pó­si­to de las in­ver­sio­nes, ¿có­mo se avi­zo­ra el fu­tu­ro de in­ver­sio­nes de su gru­po

Cuan­do hay re­gu­la­cio­nes inade­cua­das, las in­ver­sio­nes se fre­nan; y con Amé­ri­ca Mó­vil eso ha ocu­rri­do, cuan­do un país es­ta­ble­ce re­glas o fre­nos”.

en Amé­ri­ca La­ti­na y en Co­lom­bia?

Cuan­do los re­gu­la­do­res pro­mue­ven, por ejem­plo, el desa­rro­llo de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, pues eso im­pli­ca ma­yor in­ver­sión de los par­ti­ci­pan­tes, y ma­yor com­pe­ten­cia. Pe­ro cuan­do hay re­gu­la­cio­nes inade­cua­das, las in­ver­sio­nes se fre­nan. Y con Amé­ri­ca Mó­vil, eso ha ocu­rri­do en al­gu­nos ca­sos, cuan­do al­gún país es­ta­ble­ce re­glas o fre­nos. Por ejem­plo, cuan­do no hay es­pec­tro dis­po­ni­ble, no lo pro­mue­ven o lo bus­can ven­der de­ma­sia­do ca­ro y sa­can del mer­ca­do al­gu­nas con­di­cio­nes, las in­ver­sio­nes ba­jan.

El pre­si­den­te Du­que pre­ten­de ha­cer una apues­ta muy fuer­te por la conectividad y por me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra las in­ver­sio­nes en es­te sec­tor, ¿tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con el Pre­si­den­te?

No, pe­ro lo es­cu­ché. Me lla­mó mu­cho la aten­ción, me im­pre­sio­nó de ma­ne­ra muy po­si­ti­va el co­no­ci­mien­to que tie­ne de la tec­no­lo­gía, de lo que es­tá pa­san­do en el mun­do y en es­te cam­bio de épo­ca. Fue muy gra­to y muy am­plio en su ex­po­si­ción. Es muy cla­ro en su ob­je­ti­vo de bus­car conectividad de to­da la po­bla­ción. Y pa­ra eso, tie­ne que im­pul­sar­se de to­dos los que par­ti­ci­pa­mos en es­ta ac­ti­vi­dad. Te­ne­mos ya va­rios años en la ITU, que es la Unión de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes In­ter­na­cio­nal, y se for­mó una co­mi­sión pa­ra la pro­mo­ción de la ban­da an­cha. Lo pri­me­ro que se hi­zo fue con­cien­ti­zar a los go­bier­nos de la im­por­tan­cia que tie­ne la ban­da an­cha. Y eso se ha lo­gra­do con cre­ces, pe­ro si­guen ha­bien­do li­mi­ta­cio­nes en al­gu­nos paí­ses en el es­pec­tro, en la re­gu­la­ción, et­cé­te­ra. Eso sí, he­mos en­con­tra­do di­fe­ren­cias en­tre unos y otros. Y, evi­den­te­men­te, en don­de hay esas li­mi­ta­cio­nes, la in­ver­sión es me­nor. De he­cho, las in­ver­sio­nes que he­mos he­cho en Co­lom­bia han si­do muy im­por­tan­tes du­ran­te mu­chos años, por unos 18 o ca­si 20 años. Y en los úl­ti­mos dos, las dis­mi­nui­mos, pre­ci­sa­men­te por esas re­gu­la­cio­nes que des­es­ti­mu­lan.

¿Tie­nen la ex­pec­ta­ti­va que esa re­gu­la­ción me­jo­re pa­ra re­to­mar el rit­mo?

Si uno de los pla­nes de go­bierno de al­ta je­rar­quía es dar­le conectividad a la po­bla­ción, sin du­da que ha­bría un in­cre­men­to de la in­ver­sión, y no so­lo nues­tra, tam­bién de nues­tros com­pe­ti­do­res. In­clu­so, más in­ver­sio­nes pa­ra po­der im­pul­sar, no so­la­men­te la red, que es co­mo se pue­de co­nec­tar to­dos, sino tam­bién otros ser­vi­cios co­mo los sa­te­li­ta­les y los ce­lu­la­res. Por­que no so­lo se mon­ta la red y que­da la conectividad. Pa­ra es­tar co­nec­ta­dos pe­ro se ne­ce­si­tan apa­ra­tos in­te­li­gen­tes que ac­ce­dan a in­ter­net, que es lo im­por­tan­te en la conectividad.

Si uno de los pla­nes de go­bierno de al­ta je­rar­quía es dar­le conectividad a la po­bla­ción, sin du­da que ha­bría un in­cre­men­to de la in­ver­sión”.

Des­de ahí, se pue­de dis­fru­tar de al­gu­nas ven­ta­jas, que in­clu­yen la par­te de la edu­ca­ción ma­si­va y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en ese sen­ti­do, las cua­les se dan a tra­vés de la tec­no­lo­gía. Al­guien pue­de es­tar en la Sie­rra de Chihuahua, en Mé­xi­co, y te­ner un ce­lu­lar con ac­ce­so a in­ter­net y des­de ahí, pue­de to­mar­los cur­sos que se dan en Har­vard, o en MIT o en Stan­ford y sin cos­to. Por­que to­dos los pro­gra­mas que te­ne­mos de la pla­ta­for­ma Apren­de, los te­ne­mos gra­tis, in­clu­yen­do el uso de la conectividad. Tam­bién es muy im­por­tan­te ade­más, que el go­bierno mis­mo em­pie­ce a im­pul­sar el uso de la red pa­ra sus ser­vi­cios, co­mo el pa­go de un im­pues­to, pa­ra la sa­lud, la edu­ca­ción y pa­ra los ser­vi­cios pú­bli­cos.

Da la im­pre­sión de que us­ted ha am­plia­do el aba­ni­co de in­ver­sio­nes en los úl­ti­mos años. Por ejem­plo, el ca­so del sec­tor pe­tro­le­ro. ¿Có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia al abrir ese por­ta­fo­lio?

El gru­po siem­pre ha es­ta­do en mu­chas ac­ti­vi­da­des des­de que em­pe­za­mos en 1965, cuan­do es­ta­ba In­ver­so­ra Bur­sá­til, co­mo en la cons­truc­ción, una em­bo­te­lla­do­ra de re­fres­cos que te­nía­mos ese año. En la cri­sis de deu­da ex­ter­na del 1982, cuan­do se des­com­pu­sie­ron mu­cho las co­sas, hu­bo opor­tu­ni­dad de ha­cer más que in­ver­sio­nes, ad­qui­si­cio­nes, por­que in­ver­sio­nes es una co­sa, pe­ro ya po­der en­trar en una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, ad­qui­rien­do el con­trol de una em­pre­sa es di­fe­ren­te. Y, por su­pues­to, en fun­ción de que en Mé­xi­co se es­tá abrien­do una re­for­ma ener­gé­ti­ca, igual que en otros paí­ses, es­ta­mos ini­cian­do en es­te cam­po. Te­ne­mos in­ver­sio­nes en al­gu­nos ga­so­duc­tos, in­clu­so, he­mos he­cho in­ver­sio­nes aquí en Co­lom­bia tam­bién. Aquí el pro­ble­ma que he­mos te­ni­do es, co­mo es­tá­ba­mos en zo­nas muy ale­ja­das, el trans­por­te en­ca­re­ce mu­cho el pro­duc­to, en los cam­pos en los que hu­bo éxi­to. En al­gún otro po­zo de ex­plo­ra­ción no he­mos en­con­tra­do pe­tró­leo. Y en ge­ne­ral, hay que in­ver­tir pa­ra ex­plo­rar, pa­ra des­pués ope­rar y cre­cer. En Mé­xi­co ga­na­mos tam­bién dos cam­pos, es­ta­mos es­pe­ran­do que nos au­to­ri­cen pa­ra in­ver­tir y de, al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­mos ini­cian­do Car­so Ener­gía.

So­bre esas ac­ti­vi­da­des di­ver­si­fi­ca­das, hay una en Co­lom­bia que fue la inau­gu­ra­ción de Pla­za Cla­ro, si­guien­do el mo­de­lo de Pla­za Car­so en Mé­xi­co, ¿vie­nen más de es­te es­ti­lo?

To­da­vía no aca­ba­mos la Pla­za Car­so, son cua­tro edi­fi­cios. Se hi­zo el es­ta­cio­na­mien­to, el cen­tro co­mer­cial y uno de ofi­ci­nas, y es­tán en pro­ce­so los otros dos. La es­truc­tu­ra es pa­ra con­ti­nuar­la y ya se es­tá cons­tru­yen­do. El ne­go­cio de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de ‘ca­rrier’ en el que com­pe­ti­mos con al­gu­nas otras em­pre­sas, que tie­ne Ve­ri­zon, Vo­da­fo­ne, Te­le­fó­ni­ca, et­cé­te­ra, es uno de esos cam­pos, el cual es el más com­pe­ti­do y más re­gu­la­do, y que re­quie­re de mu­cha in­ver­sión. Sin em­bar­go, hay mu­chas co­sas que se suben so­bre esa red. Es co­mo el sis­te­ma ner­vio­so de la nue­va ci­vi­li­za­ción. Pe­ro ahí se suben em­pre­sas que dan ser­vi­cios de vi­deo, o co­mo los que ofre­cen Fa­ce­book, Goo­gle, Youtu­be, Ama­zon y no­so­tros es­ta­mos desa­rro­llan­do al­gu­nas de esas ac­ti­vi­da­des. En­ton­ces, a tra­vés de es­ta red, hay otro ti­po de ac­ti­vi­da­des que pro­ba­ble­men­te van más en esa di­rec­ción, en las que con­ti­nua­re­mos en el tiem­po.

¿Qué per­cep­ción tie­ne de Co­lom­bia?

Siem­pre he te­ni­do una per­cep­ción ex­ce­len­te de Co­lom­bia des­de que em­pe­za­mos. Los em­pre­sa­rios son bue­nos y el ca­pi­tal humano es ex­ce­len­te. Vis­lum­bro un fu­tu­ro muy ha­la­ga­dor y po­si­ti­vo. Pe­ro no es muy ex­pli­ca­ble por qué es tan ba­jo el in­gre­so per cá­pi­ta; son 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y de buen ni­vel edu­ca­ti­vo. Yo creo que el po­ten­cial de Co­lom­bia es muy al­to y que de­be­ría pron­to de es­tar cre­cien­do en ni­ve­les su­pe­rio­res, que aho­ra son me­no­res al 3%. Yo creo que nues­tros paí­ses, en ge­ne­ral, de­be­rían cre­cer mu­cho más. Y que cuan­do lle­ga­mos a cier­to ni­vel (in­gre­so per cá­pi­ta) de US$8.000 o US$10.000, o a ve­ces US$6.700. Pe­ro en los ni­ve­les más o me­nos que tie­ne Co­lom­bia, y de los que otros paí­ses es­tán un po­co arri­ba, co­mo Chile, se es­tá a pun­to de rom­per la fuer­za de atrac­ción del sub­de­sa­rro­llo o las vías del desa­rro­llo. Es de­cir que el ac­ce­so al cre­ci­mien­to, cuan­do se rom­pe esa ba­rre­ra del in­gre­so per cá­pi­ta, se em­pie­za a ac­ce­der a ni­ve­les más al­tos. Ese es el ejem­plo de Es­pa­ña, cuan­do es­ta­ba en US$4.500 y aho­ra es­tá en US$15.000 y ya se rom­pió esa ve­lo­ci­dad de fuer­za gra­vi­ta­cio­nal. Es una ve­lo­ci­dad de es­ca­pe al desa­rro­llo. Y mu­chos paí­ses lo hi­cie­ron tam­bién en Eu­ro­pa y en Asia. Y eso es lo que te­ne­mos que ha­cer en Amé­ri­ca La­ti­na, yo creo que Co­lom­bia es­tá en gran po­si­ción pa­ra ha­cer­lo.

¿A qué le atri­bu­ye que es­te­mos en eso que co­no­ce co­mo la tram­pa del in­gre­so me­dio, en la cual es­ta­mos cre­cien­do es­te año al 1,5% en Amé­ri­ca La­ti­na y, se­gún el FMI, Co­lom­bia a 2,8%? Pe­ro son ci­fras bas­tan­tes ba­jas, e in­clu­so, la evo­lu­ción de Mé­xi­co ha si­do re­la­ti­va­men­te mo­des­ta en las úl­ti­mas dé­ca­das y pa­re­cie­ra que no da­mos ese sal­to...

En el ca­so de Mé­xi­co, he­mos des­apro­ve­cha­do va­rias opor­tu­ni­da­des, y yo creo que en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Hay la ten­ta­ción del gas­to co­rrien­te, hay ley de efi­ca­cia, la fal­ta de vi­sión de lar­go y me­diano pla­zo, y la pre­sión elec­to­ral. En el ca­so de Mé­xi­co, cre­ci­mos sos­te­ni­da­men­te al 6,2% du­ran­te 50 años. Y a par­tir de 1982, he­mos cre­ci­do es­ca­sa­men­te al 1,9%, es ri­dícu­lo. Lo que pa­só en aque­lla oca­sión fue que Mé­xi­co de­jó de ser ru­ral, y de au­to con­su­mo y se em­pe­zó a vol­ver ur­bano e in­dus­trial, y agrí­co­la. Y ese es el mis­mo pro­ce­so que ha vi­vi­do Chi­na; el pa­so de la ciu­dad agrí­co­la a la in­dus­trial y eso se ha he­cho en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Aun­que en al­gu­nos paí­ses no se ha he­cho el cam­bio, pues to­da­vía se tie­nen po­bla­cio­nes ru­ral es de 60 o 70% y to­da­vía fal­ta dar ese pa­so. Por otro la­do, en Mé­xi­co, del 2000 en ade­lan­te tu­vi­mos pre­cio del pe­tró­leo muy fa­vo­ra­ble, que se fue al gas­to co­rrien­te por erro­res de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, des­pués de de­jar muy al azar el desa­rro­llo. La ver­dad es que ha ha­bi­do opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to que se han des­apro­ve­cha­do.

¿Se con­si­de­ra un op­ti­mis­ta o un pe­si­mis­ta?

Soy rea­lis­ta y ten­go pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos. Yo creo que el que vi­ve con pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y cree en el pe­si­mis­mo, va a dar a la me­dio­cri­dad. El op­ti­mis­mo, si se ve co­mo ener­gía, co­mo una cues­tión po­si­ti­va de ha­cer y de apren­der y de ser, en­ton­ces se­ría op­ti­mis­ta. Y ha­blan­do de lo que co­men­ta­ba de la nue­va ci­vi­li­za­ción, creo que uno de los prin­ci­pios que te­ne­mos es que el op­ti­mis­mo fir­me y pa­cien­te, rin­de sus fru­tos. Yo creo que es ver una reali­dad pro­duc­to de en­ten­der un po­co más lo que es­tá pa­san­do.

Siem­pre he te­ni­do una per­cep­ción ex­ce­len­te de Co­lom­bia des­de que em­pe­za­mos. Vis­lum­bro un fu­tu­ro muy ha­la­ga­dor y po­si­ti­vo”.

AFP

El em­pre­sa­rio in­ter­vino en la Ple­na­ria de la Fun­da­ción Círcu­lo de Mon­te­vi­deo, rea­li­za­da en Bo­go­tá.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.