Per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad: 64% no tie­ne in­gre­sos

Así lo in­di­can los cálcu­los na­cio­na­les. Se es­ti­ma que la ta­sa de des­em­pleo de es­ta po­bla­ción es del 85%.

Portafolio - - NEGOCIOS -

con es­ta­dís­ti­ca del Re­gis­tro de Lo­ca­li­za­ción y Ca­rac­te­ri­za­ción de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (RLCPD), el 64% de es­ta po­bla­ción no tie­nen nin­gún ti­po de in­gre­so, lo que sig­ni­fi­ca que po­drían ha­ber al­re­de­dor de 2,6 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos de­pen­dien­do eco­nó­mi­ca­men­te de al­guien más pa­ra sub­sis­tir. Se­gún cálcu­los de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en un país co­mo el nues­tro apro­xi­ma­da­men­te el 10% de las per­so­nas es­ta­ría vi­vien­do al­gu­na con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad, lo que sig­ni­fi­ca que se­gún el úl­ti­mo re­por­te del cen­so, da­do por el Da­ne, es­te seg­men­to po­bla­cio­nal po­dría es­tar com­pues­to por al­re­de­dor de 4,2 mi­llo­nes de in­di­vi­duos. Di­cha pro­yec­ción de­mos­tra­ría un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el nú­me­ro re­fe­ren­te a es­te seg­men­to po­bla­cio­nal, da­do que en el cen­so del 2005 se ha­bla­ba de que el 6,3% de los co­lom­bia­nos te­nían una con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad, que en ese mo­men­to al­can­zó la ci­fra de 2,6 mi­llo­nes. La prin­ci­pal cau­sa que ex­pli­ca­ría la fal­ta de in­gre­sos es el des­em­pleo, pues el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo es­ti­ma que la ta­sa de de­socu­pa­ción re­gis­tra­da pa­ra es­ta co­mu­ni­dad es del 85%, a pe­sar de que –se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT)– el 80% de di­chas per­so­nas se en­cuen­tran en edad pro­duc­ti­va. Su­ma­do a es­to, el RLCPD re­ve­la que de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que tra­ba­jan, el 80% lo ha­ce sin te­ner un con­tra­to la­bo­ral, lo que se tra­du­ce en in­for­ma­li­dad, ra­zón por la cual, en la ma­yo­ría de los ca­sos es­tas per­so­nas no go­zan de se­gu­ri­dad so­cial, ni co­ti­zan pa­ra pen­sión. Pe­ro el pro­ble­ma no ter­mi­na ahí, se­gún el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), cuan­do una per­so­na tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad, su fa­mi­lia tien­de a em­po­bre­cer­se en un 30%. La ex­pli­ca­ción con­sis­te en que dos per­so­nas del nú­cleo fa­mi­liar de­jan de tra­ba­jar, una por­que es ex­clui­da del mer­ca­do la­bo­ral, y la otra por­que, en mu­chos ca­sos, de­ci­de aban­do­nar su em­pleo pa­ra cui­dar a su pa­rien­te. Es­te se­gun­do ac­tor la ma­yo­ría de las ve­ces es una mu­jer. Da­niel Gó­mez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Ci­rec, en­ti­dad es­pe­cia­li­za­da en aten­der a es­ta po­bla­ción des­de 1976, ex­pli­ca que con­tra­rio a lo que se cree, la dis­ca­pa­ci­dad no es un diag­nós­ti­co mé­di­co que in­ha­bi­li­ta a las per­so­nas. “Hay que en­ten­der que la dis­ca­pa­ci­dad no es una en­fer­me­dad, por­que de he­cho una per­so­na con cán­cer no es con­si­de­ra­da dis­ca­pa­ci­ta­da. Sino que la dis­ca­pa­ci­dad son las ba­rre­ras in­ha­bi­li­tan­tes a las que se en­fren­tan es­tas per­so­nas que tie­nen una con­di­ción de sa­lud”, in­di­có Gó­mez. Es­tas ba­rre­ras, se­gún Gó­mez, son las que les im­pi­den llevar una vi­da igual a la de una per­so­na sin dis­ca­pa­ci­dad y las ha­ce en­trar en un ci­clo de em­po­bre­ci­mien­to. “Al te­ner una dis­ca­pa­ci­dad se pier­de la opor­tu­ni­dad de em­pleo y así, la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar re­cur­sos. Lue­go, al­guien más de la fa­mi­lia de­ja de tra­ba­jar y eso ge­ne­ra una si­tua­ción eco­nó­mi­ca muy com­pli­ca­da por­que no se les brin­dan opor­tu­ni­da­des”, agre­gó el di­rec­ti­vo. Otros in­di­ca­do­res del RLCPD, se­ña­lan que el 21% de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad re­ci­ben me­nos de $500.000 al mes y que el 42% re­gis­tra co­mo úl­ti­mo ni­vel edu­ca­ti­vo la bá­si­ca pri­ma­ria. Ca­be des­ta­car que, a pe­sar de que el ori­gen de la dis­ca­pa­ci­dad es­tá re­la­cio­na­da en ma­yor me­di­da (28%) por en­fer­me­da­des de ti­po car­dio­vas­cu­lar o hi­per­ten­si­vo, el se­gun­do lu­gar lo tie­nen los ac­ci­den­tes, seg­men­to que es­tá com­pues­to en un 29% por los de trán­si­to, en un 27% por los la­bo­ra­les y en otro 27% por los su­ce­di­dos en el ho­gar.

Se­gún el BID, cuan­do una per­so­na tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad, su fa­mi­lia tien­de a em­po­bre­cer­se en un 30%”.

EL TIEM­PO

La dis­ca­pa­ci­dad es­tá más re­la­cio­na­da con el en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.