EL SE­ÑOR del arroz

Al ce­le­brar los pri­me­ros 50 años de ha­ber crea­do una de las más im­por­tan­tes em­pre­sas arro­ce­ras del país, Aní­bal Roa Vi­lla­mil le apues­ta a la trans­for­ma­ción di­gi­tal, pe­ro pi­de al Es­ta­do una me­jor in­fra­es­truc­tu­ra de rie­go pa­ra el cam­po.

Portafolio - - A FONDO -

Mus­ta­fá, un atrac­ti­vo, pe­ro des­co­ra­zo­na­do je­que, que des­de 1986 se ha co­la­do en la co­ci­na de mi­llo­nes de amas de ca­sa co­lom­bia­nas, vi­ve to­da­vía muer­to de la en­vi­dia por­que Roa tie­ne más mu­je­res que él. Ata­via­do con su ku­fiy­ya (el pa­ñue­lo de cua­dros que los ára­bes usan en la ca­be­za), aún sue­le sa­lir en te­le­vi­sión pa­ra sol­tar aque­lla ex­cla­ma­ción que hi­zo fa­mo­so su desa­so­sie­go pa­ra con el se­ñor de los arro­ces: “¡Brrrr…!”. Pe­ro Aní­bal Roa Vi­lla­mil no so­lo lo com­pren­de, sino que ade­más lo apre­cia y lo de­fien­de. “Mus­ta­fá lla­ma la aten­ción de to­do el mun­do y nin­guno de los usua­rios y dis­tri­bui­do­res de nues­tro arroz per­mi­te que se aca­be”, ex­pli­ca.

Y tie­nen ra­zón. Mus­ta­fá es el pro­ta­go­nis­ta de la cu­ña pu­bli­ci­ta­ria que ayu­dó a dar a co­no­cer a la mar­ca Arroz Roa, uno de los pro­duc­tos es­tre­lla de la em­pre­sa Mo­li­nos Roa, fun­da­da el 17 de oc­tu­bre de 1968 ba­jo el nom­bre de Ra­fael V. Roa V. Her­ma­nos, y cons­ti­tui­da por Ra­fael, Ra­món Her­nan­do y Aní­bal Roa Vi­lla­mil, en Nei­va, Hui­la.

La fir­ma na­ció ca­si una dé­ca­da des­pués de que la fa­mi­lia arri­ba­ra a esa ca­pi­tal de­trás de ne­go­cios de com­pra de ca­fé y arroz. En dos años lo­gra­ron cons­truir su pri­mer mo­lino en el ki­ló­me­tro tres de la ca­rre­te­ra Nei­va-cam­poa­le­gre, con una ca­paci­dad de tri­lla de 35 bul­tos por ho­ra. “Em­pe­za­mos muy jó­ve­nes –re­cuer­da hoy el ac­tual pre­si­den­te de la com­pa­ñía– y dejamos el ca­fé pa­ra de­di­car­nos de lleno al ce­real”. A fi­na­les de 1968 em­pe­za­ría la cons­truc­ción de las ins­ta­la­cio­nes don­de hoy fun­cio­na Mo­li­nos Roa.

La in­no­va­ción los ha­ría cre­cer aún más en es­te sec­tor. En 1974 em­pe­za­ron a ven­der arroz em­pa­que­ta­do en va­rias pre­sen­ta­cio­nes, y pa­ra tal fin ad­qui­rie­ron cuatro má­qui­nas em­pa­que­ta­do­ras sen­ci­llas que se car­ga­ban ma­nual­men­te. Pa­ra es­te mo­men­to, el pre­cio y pre­sen­ta­ción de las pri­meras ven­tas se hi­zo en arro­bas, a 95 pe­sos, ca­da una , y po­co des­pués se lan­zó la bol­sa de 5 ki­los, a 40 pe­sos la uni­dad.

La em­pre­sa siem­pre le ha apos­ta­do a es­tar a la van­guar­dia en tec­no­lo­gía. En 1992, por ejem­plo, ad­qui­rió má­qui­nas de se­lec­ción elec­tró­ni­ca pa­ra me­jo­rar la pre­sen­ta­ción del ce­real, lo mis­mo que pu­li­do­res y ‘des­cas­ca­ra­do­res’ que me­jo­ra­ron el ren­di­mien­to del grano en­te­ro. Lo an­te­rior cons­ti­tu­yó co­mo lí­der a Mo­li­nos Roa S.A. en el mer­ca­do y el ma­ne­jo de la in­dus­tria mo­li­ne­ra. Hoy, su pre­si­den­te, en en­tre­vis­ta con Re­vis­ta Por­ta­fo­lio, con­fir­ma la re­ce­ta de su éxi­to. “Hay que es­tar siem­pre al día con la tec­no­lo­gía”, se­ña­la.

Des­pués de esa his­to­ria de 50 años, cuan­do mi­ra pa­ra atrás, ¿qué ve?

Em­pie­zo a re­cor­dar la his­to­ria, con mis her­ma­nos Ra­fael y Her­nan­do, y

veo có­mo em­pe­za­mos muy jó­ve­nes con el ne­go­cio del ca­fé y la pa­ne­la. Y có­mo des­cu­bri­mos que en el Hui­la la pro­duc­ción de ca­fé era su­pe­rior, por lo que nos fui­mos pa­ra Nei­va, en 1958. Allá dejamos el ca­fé y nos con­cen­tra­mos en el arroz.

¿Có­mo ha­cían los tres her­ma­nos pa­ra no ‘cru­zar­se los ca­bles’?

Nun­ca tu­vi­mos in­con­ve­nien­tes. Ca­da uno sa­bía sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, y ade­más éra­mos muy uni­dos.

Cuan­do pien­sa en el país de aque­lla épo­ca, ¿có­mo ana­li­za esa evo­lu­ción?

No exis­tía la in­dus­tria arro­ce­ra de hoy y, en la Co­lom­bia de esa épo­ca, si bien pa­re­cía ha­ber me­nos pro­ble­mas, la si­tua­ción no era tan fá­cil. Un hi­jo mío es­tu­vo 79 días se­cues­tra­do, tiem­po que pa­ra mí fue co­mo de 79 años. Me­nos mal que miem­bros del Gau­la lo­gra­ron res­ca­tar­lo, pe­ro eso le cam­bia a uno la vi­da: nun­ca se ol­vi­da.

¿Có­mo ana­li­za lo que pa­sa con el pro­ce­so de paz?

Va­lía la pe­na in­ten­tar­lo, aun­que por aho­ra no le veo arre­glo. La gue­rri­lla es­tá to­da­vía en los cam­pos y si­gue se­cues­tran­do y ex­tor­sio­nan­do.

¿Por qué la si­tua­ción no me­jo­ra?

Bueno, exis­te la es­pe­ran­za de que es­te go­bierno sea un po­co más fuer­te con la gue­rri­lla y sí me­jo­re.

“Me gus­ta­ría que hu­bie­ra más desa­rro­llo en el cam­po que in­clu­ya más in­fra­es­truc­tu­ra de rie­go, con mi­ras a que el país sea au­to­su­fi­cien­te en arroz y una po­ten­cia agrí­co­la”.

En los in­for­mes que us­ted re­ci­be del Hui­la, un de­par­ta­men­to que fue tan gol­pea­do por la violencia, ¿las co­sas es­tán me­jor, peor o igual?

Igual. Si­gue la ex­tor­sión, se­gún me cuen­tan los agri­cul­to­res.

En me­dio de esa si­tua­ción, ¿có­mo ha­ce, en­ton­ces, una em­pre­sa pa­ra apos­tar­le al cre­ci­mien­to y no per­der el fo­co?

Hay que aco­plar­se y seguir ade­lan­te. No­so­tros ge­ne­ra­mos 1.800 em­pleos di­rec­tos y más de 8.000 in­di­rec­tos, y to­ca apos­tar­le al desa­rro­llo de Co­lom­bia.

¿Hu­bo épo­cas de cri­sis en esos 50 años de his­to­ria em­pre­sa­rial?

No, la ver­dad no. O bueno, una vez nos pu­sie­ron una bom­ba que des­tru­yó ma­qui­na­ria en el mo­lino de Cam­poa­le­gre, eso nos afec­tó.

¿Cuál es el se­cre­to del éxi­to de Mo­li­nos Roa pa­ra con­ver­tir­se en una

de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de Co­lom­bia?

El arroz es un pro­duc­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad y nos es­for­za­mos por brin­dar lo me­jor de él. Pe­ro, ade­más, fui­mos los pri­me­ros en sacar el pro­duc­to em­pa­que­ta­do, por ejem­plo. La ca­li­dad, el cum­pli­mien­to y la se­rie­dad en los ne­go­cios han si­do la cla­ve.

¿Cree us­ted en en­deu­dar­se co­mo es­tra­te­gia pa­ra triun­far en los ne­go­cios?

Siem­pre he creí­do en el apo­yo de los ban­cos y no le veo nin­gún in­con­ve­nien­te. Nun­ca nos han ne­ga­do un prés­ta­mo.

Sien­do una em­pre­sa de ori­gen fa­mi­liar, ¿có­mo ma­ne­jan ese te­ma tan com­pli­ca­do en el cam­po de los ne­go­cios?

Des­afor­tu­na­da­men­te, mi her­mano ma­yor mu­rió en un ac­ci­den­te en 1985 y el otro fa­lle­ció en el 2011. Les com­pré los de­re­chos a los he­re­de­ros y nun­ca ha ha­bi­do in­con­ve­nien­tes.

Us­ted vi­ve fue­ra de Co­lom­bia, pe­ro es­tá siem­pre en­ci­ma del ne­go­cio…

No pue­do ale­jar­me de la or­ga­ni­za­ción de es­ta em­pre­sa. Es­toy afue­ra 15 o 20 días de ca­da mes, pe­ro nun­ca la de­jo: no pue­do, es un asun­to per­so­nal.

¿A qué se de­be que Co­lom­bia no sea au­to­su­fi­cien­te en ma­te­ria de arroz?

Al país le fal­ta un sis­te­ma efi­caz de irri­ga­ción y ca­re­ce de zo­nas en dón­de cul­ti­var el grano. Su­fre tam­bién pro­ble­mas de se­mi­llas. El dé­fi­cit que tie­ne Co­lom­bia la obli­ga a im­por­tar cer­ca de 350.000 to­ne­la­das al año.

¿Eso es fuen­te de ten­sio­nes en el sec­tor?

No las sien­to. El pro­duc­tor sa­be que el país es de­fi­ci­ta­rio y por eso no afec­ta a los agri­cul­to­res.

A raíz del TLC con Es­ta­dos Uni­dos, tar­de o tem­prano ha­brá una aper­tu­ra en el mer­ca­do. ¿Eso le in­quie­ta?

No de­ja de preo­cu­par­nos un po­co, pe­ro si se man­tie­nen los precios, no hay pro­ble­ma. Lo que les to­ca a los agri­cul­to­res aquí es ser más efi­cien­tes.

¿Y ellos es­tán ha­cien­do la ta­rea?

Muy po­qui­to, pe­ro tie­nen que ha­cer­la bien. De­ben apli­car más tec­no­lo­gía, por ejem­plo, pa­ra que ha­ya más pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea.

¿Por qué Roa quie­re cons­ti­tuir­se más co­mo una em­pre­sa de ali­men­tos que de so­lo arroz?

Ade­más del arroz, exis­ten pro­duc­tos co­mo el ca­fé y el atún que se en­cuen­tran den­tro de la ca­de­na de ali­men­tos que in­tere­san a nues­tros clien­tes. El atún lo im­por­ta­mos de ter­ce­ros y, pa­ra el ca­so del grano, te­ne­mos una tri­lla­do­ra y una tos­ta­do­ra que nos rea­li­zan el pro­ce­so.

¿Có­mo ve la em­pre­sa en 10 años?

Uno bus­ca ir desa­rro­llán­do­se, de acuer­do con las ne­ce­si­da­des. Por ejem­plo, aca­ba­mos de ad­qui­rir un nue­vo mo­lino en Po­re, ade­lan­te de Yo­pal, Ca­sa­na­re, por­que la zo­na lo ame­ri­ta­ba. La idea es, re­pi­to, desa­rro­llar­se se­gún las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y don­de el agri­cul­tor lo pre­ci­se.

¿Se le ha pa­sa­do por la ca­be­za al­gún ti­po de in­ter­na­cio­na­li­za­ción?

Por aho­ra no. Con lo que es­ta­mos ha­cien­do en es­te mo­men­to en el país es­ta­mos cum­plien­do la ta­rea.

¿Re­cuer­da que la em­pre­sa ha­ya co­me­ti­do erro­res que le hu­bie­ran ser­vi­do pa­ra al­go?

No. Por for­tu­na, no.

¿Lee us­ted mu­chos nú­me­ros, ci­fras y es­ta­dís­ti­cas so­bre el ne­go­cio, o pre­fie­re ha­blar di­rec­ta­men­te con sus co­la­bo­ra­do­res?

Hay que ha­cer am­bas co­sas.

¿Es us­ted un je­fe bra­vo?

No. Nun­ca me ha gus­ta­do pe­lear. Los co­la­bo­ra­do­res son quie­nes ayu­dan a sacar ade­lan­te una em­pre­sa.

Ani­bal RoaVi­lla­mil, pre­si­den­te de Mo­li­nos Roa, em­pre­sa arro­ce­ra que aca­ba de cum­plir 50 años de fun­da­ción.

“Al país le fal­ta un sis­te­ma efi­caz de irri­ga­ción y ca­re­ce de zo­nas en dón­de cul­ti­var el grano. Su­fre tam­bién pro­ble­mas de se­mi­llas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.