Un me­jor fu­tu­ro TIC CON RE­GU­LA­CIÓN UNIFICADA

Pa­ra ha­cer efec­ti­va la re­vo­lu­ción di­gi­tal en el país, es pre­ci­so mo­der­ni­zar el mar­co re­gu­la­to­rio ac­tual y to­tal de las TIC. De­be ir ha­cia un es­ce­na­rio di­ná­mi­co, efi­cien­te y pro­gre­sis­ta, que in­cen­ti­ve la in­ver­sión y la im­ple­men­ta­ción de ser­vi­cios con cer­ti

Portafolio - - TEMA CENTRAL - Jo­sé Car­los Gar­cía Pe­rio­dis­ta y analista de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

La con­ver­gen­cia es el con­cep­to que me­jor de­fi­ne la re­vo­lu­ción de lo di­gi­tal que hoy nos arro­lla. Gra­cias a la in­fluen­cia de in­ter­net, he­mos vis­to có­mo las fron­te­ras de to­do se han ve­ni­do de­rrum­ban­do: ex­pe­rien­cias, mo­de­los de ne­go­cio, cul­tu­ras, re­des y ser­vi­cios, e in­dus­trias en­te­ras flu­yen en­tre sí con me­nos di­vi­sio­nes.

Co­mo par­te del desa­rro­llo li­bre y vi­go­ro­so que re­quie­re es­ta eco­no­mía di­gi­tal, se ha­ce in­he­ren­te com­pren­der de ma­ne­ra úni­ca, des­de lo le­gis­la­ti­vo y lo re­gu­la­to­rio, es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción que la hu­ma­ni­dad es­tá asu­mien­do.

Así lo es­tá ha­cien­do el pla­ne­ta. Europa aca­ba de dar un pa­so enor­me ha­cia la re­gu­la­ción unificada de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, una la­bor ti­tá­ni­ca y na­da sen­ci­lla de jun­tar los pa­re­ce­res y que­re­res de

va­rias na­cio­nes que, de ma­ne­ra con­jun­ta, en­ten­die­ron que as­pec­tos co­mo in­cen­ti­var la in­ver­sión en re­des y ser­vi­cios, con re­glas de jue­go úni­cas con­ti­nen­ta­les, son el ca­mino co­rrec­to pa­ra be­ne­fi­ciar sus eco­no­mías par­ti­cu­la­res.

Com­pren­der que ha­cer pa­ri­ta­ria la reali­dad di­gi­tal con la re­gu­la­ción no es sen­ci­llo pa­ra una na­ción. ¿Có­mo en­ten­der, des­de la óp­ti­ca pú­bli­ca es­ta­tal, que hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre fe­nó­me­nos ex­tra­or­di­na­rios co­mo Net­flix, Airbnb o Dee­zer, y el desa­rro­llo de la in­fra­es­truc­tu­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes di­gi­ta­les?, ¿o que tan so­lo in­cen­ti­van­do el des­plie­gue de in­fra­es­truc­tu­ra de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes lo­gra­re­mos im­pul­sar de ver­dad la edu­ca­ción, la sa­lud y el em­pleo, por men­cio­nar al­gu­nos sec­to­res crí­ti­cos pa­ra nues­tra so­cie­dad?

Co­lom­bia quie­re ir en ese ca­mino. Tra­di­cio­nal­men­te ha con­tan­do con en­ti­da­des re­gu­la­to­rias de ca­li­dad téc­ni­ca y hu­ma­na, en­fo­ca­das en el ciu­da­dano, ana­lí­ti­cas e in­ves­ti­ga­ti­vas. Eso de­be man­te­ner­se. No obs­tan­te, es ur­gen­te uni­fi­car esos es­fuer­zos y co­no­ci­mien­tos re­gu­la­to­rios con las TIC, no so­lo por la evi­den­te ga­nan­cia: ali­via­nar los pro­ce­sos y las dobles ta­reas, sino pa­ra eli­mi­nar los po­si­bles cru­ces de po­de­res e in­tere­ses que hoy ve­mos.

Se tra­ta de mo­der­ni­zar el mar­co re­gu­la­to­rio ac­tual y to­tal de las TIC, lle­ván­do­lo a un es­ce­na­rio di­ná­mi­co, efi­cien­te y pro­gre­sis­ta, que in­cen­ti­ve la in­ver­sión y la im­ple­men­ta­ción de ser­vi­cios; que di­na­mi­ce es­ta in­dus­tria y, por tan­to, a la eco­no­mía en ge­ne­ral, con cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca.

Una vi­sión úni­ca

Jun­tar la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Co­mu­ni­ca­cio­nes con la ANTV, co­mo lo pro­po­ne el pro­yec­to de ley de mo­der­ni­za­ción de las TIC que el Mi­nis­te­rio del ra­mo le pre­sen­tó al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, ofre­ce va­rios as­pec­tos pa­ra ana­li­zar.

En pri­mer lu­gar, el de in­de­pen­den­cia. La es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca de ese nue­vo en­te y su mo­de­lo de fi­nan­cia­ción unificada per­mi­te pre­ver una iden­ti­dad pro­pia, in­de­pen­dien­te, que se con­cen­tre en

Es ur­gen­te uni­fi­car es­fuer­zos y co­no­ci­mien­tos re­gu­la­to­rios con las TIC, no so­lo por la evi­den­te ga­nan­cia: ali­via­nar los pro­ce­sos y las dobles ta­reas, sino pa­ra eli­mi­nar los po­si­bles cru­ces de po­de­res e in­tere­ses que hoy ve­mos.

la ges­tión de los des­ti­nos de las co­mu­ni­ca­cio­nes di­gi­ta­les, en el desa­rro­llo de los con­te­ni­dos de TV y ra­dio, así co­mo el de pla­ta­for­mas mul­ti­me­dia, con unas mis­mas re­glas de jue­go que pro­mo­cio­nen una in­dus­tria sa­na y cre­cien­te en be­ne­fi­cio de la ciu­da­da­nía.

La in­de­pen­den­cia del re­gu­la­dor es fun­da­men­tal en cual­quier in­dus­tria. So­lo así su eje­cu­ción tác­ti­ca res­pon­de­rá a la equi­dad, a pen­sar siem­pre en ar­mo­ni­zar el be­ne­fi­cio y la pro­tec­ción del ciu­da­dano, sin mi­nar ne­ce­sa­ria­men­te el desa­rro­llo de la in­dus­tria.

Es­te es, pre­ci­sa­men­te, el se­gun­do as­pec­to de be­ne­fi­cio que po­de­mos des­ta­car: la cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca, una de las ta­reas que, no so­lo en las TIC, de­be op­ti­mi­zar el Es­ta­do.

Na­da peor pa­ra la sa­lu­bri­dad de una in­dus­tria que ser pre­sa de de­ci­sio­nes cruzadas, am­bi­guas, de des­co­ne­xio­nes re­gu­la­to­rias en­tre dis­tin­tos en­tes.

Jun­tos, más po­de­ro­sos

La reali­dad di­gi­tal es unificada: el desa­rro­llo y el con­su­mo de con­te­ni­dos es mul­ti­me­dia. Su mar­co re­gu­la­to­rio de­be ser tam­bién uni­fi­ca­do, pa­ra ga­ran­ti­zar no so­lo re­glas de jue­go cla­ras en la cons­truc­ción, ad­ju­di­ca­ción y uso de pla­ta­for­mas, re­des y ser­vi­cios, sino pa­ra la pro­mo­ción y el desa­rro­llo de con­te­ni­dos, que son el alma de es­ta re­vo­lu­ción di­gi­tal. Por tan­to, es cru­cial en­ten­der que la es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca del re­gu­la­dor tam­bién de­be ser con­ver­gen­te, en sus com­pe­ten­cias hu­ma­nas y téc­ni­cas.

Ne­ce­si­ta­mos que, en­tre los co­mi­sio­na­dos de es­te nue­vo re­gu­la­dor, que se­rán cin­co con pe­rio­dos de cuatro años, ha­ya ca­pa­ci­da­des y com­pe­ten­cias téc­ni­cas de las TIC, así co­mo la sen­si­bi­li­dad so­cial y crea­ti­va que re­quie­re vi­gi­lar y pro­mo­cio­nar el con­te­ni­do.

Por eso ha si­do cla­ve la in­je­ren­cia pro­duc­ti­va de ca­na­les pú­bli­cos y pri­va­dos en es­te mar­co le­gis­la­ti­vo de mo­der­ni­za­ción, pa­ra ga­ran­ti­zar que es­te as­pec­to vi­tal cuen­te con las di­rec­tri­ces fun­da­men­ta­les.

Fi­nal­men­te, es­tá el de la ca­li­dad. Y es­tá úl­ti­ma de­be ser en­ten­di­da co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca in­he­ren­te al co­rrec­to desa­rro­llo del sec­tor TIC, que tras­pa­se lue­go al ciu­da­dano y al em­pre­sa­rio en for­ma de ser­vi­cios uni­fi­ca­dos, po­ten­tes, efi­cien­tes y ase­qui­bles.

Co­lom­bia pue­de jac­tar­se con­tar con una bue­na re­la­ción cos­to/be­ne­fi­cio en ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­cio­nes di­gi­ta­les. Com­pa­ra­ti­va­men­te con paí­ses de la re­gión, un co­lom­biano ac­ce­de a ca­pa­ci­da­des de co­nec­ti­vi­dad fi­ja y mó­vil, así co­mo a cos­tos atrac­ti­vos, ca­da vez más a la ba­ja gra­cias a la com­pe­ten­cia.

Po­de­mos lo­grar una me­jor re­la­ción aún con un sec­tor más or­de­na­do, me­nos re­gu­la­do y, por tan­to, só­li­do y más com­pe­ti­ti­vo, que in­vier­ta en re­des y ser­vi­cios pa­ra lo­grar las pre­fe­ren­cias de su mer­ca­do objetivo, el cual, al fi­nal de la his­to­ria, es el me­jor re­gu­la­dor de to­dos.

Na­da peor pa­ra la sa­lu­bri­dad de una in­dus­tria que ser pre­sa de de­ci­sio­nes cruzadas, am­bi­guas, de des­co­ne­xio­nes re­gu­la­to­rias en­tre dis­tin­tos en­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.