RE­TOS DI­GI­TA­LES de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial

Com­pren­der la di­men­sión de las opor­tu­ni­da­des de las nue­vas tec­no­lo­gías y ali­men­tar el op­ti­mis­mo, la par­ti­ci­pa­ción y la trans­for­ma­ción di­gi­tal, for­man par­te de los desafíos que Co­lom­bia de­be en­fren­tar pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Portafolio - - TEMA CENTRAL -

Una vie­ja le­yen­da Che­ro­kee cuen­ta que un abue­lo con­fie­sa a su nie­to que en el in­te­rior de su co­ra­zón se da una ba­ta­lla en­tre dos lo­bos: uno es la os­cu­ri­dad y la desa­zón, el otro es la luz y la es­pe­ran­za. De la mis­ma ma­ne­ra, nues­tra so­cie­dad ex­pe­ri­men­ta un fe­roz en­fren­ta­mien­to in­terno en­tre el te­mor a los efec­tos dis­rup­ti­vos en el or­den po­lí­ti­co por par­te de las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, y las enor­mes opor­tu­ni­da­des de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca de la de­no­mi­na­da cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial.

Inequi­dad y des­in­for­ma­ción

Es un he­cho de­mos­tra­do que pro­ce­sos de cre­ci­mien­to ace­le­ra­do de la eco­no­mía, im­pul­sa­dos por trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pro­fun­das vie­nen acom­pa­ña­dos de au­men­tos ini­cia­les de la inequi­dad eco­nó­mi­ca de las so­cie­da­des, y que una vez ajus­ta­dos los me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción, las opor­tu­ni­da­des y la ca­li­dad de vi­da se equi­li­bran de nue­vo en una si­tua­ción me­jor a la ini­cial. Na­tu­ral­men­te, es­to no su­ce­de de un día pa­ra otro y, con fre­cuen­cia, la inequi­dad de cor­to pla­zo ac­ti­va con­flic­tos po­lí­ti­cos que tie­nen el po­ten­cial de re­tra­sar y has­ta des­ca­rri­lar la cons­truc­ción de ese me­jor equi­li­brio.

Ejem­plos de pro­ce­sos exi­to­sos de tran­si­ción se ob­ser­van des­de la In­gla­te­rra del Si­glo XIX, los Es­ta­dos Uni­dos del Si­glo XX, la Ale­ma­nia y el Ja­pón de la pos Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y has­ta la Chi­na pos­te­rior a Mao. En to­dos ellos ob­ser­va­mos adop­cio­nes tem­pra­nas de nue­vas tec­no­lo­gías, re­cons­truc­cio­nes de­ci­di­das y en­tu­sias­mo por la mo­der­ni­za­ción. No obs­tan­te, las ten­sio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas ex­pe­ri­men­ta­das por es­tos paí­ses se es­ta­bi­li­za­ron de ma­ne­ra exi­to­sa, gra­cias a una com­bi­na­ción de co­mu­ni­ca­ción trans­pa­ren­te so­bre los pro­pó­si­tos y la crea­ción de me­ca­nis­mos efec­ti­vos de re­dis­tri­bu­ción e in­clu­sión den­tro de un pe­rio­do de tiem­po ra­zo­na­ble.

Por otro la­do, la Unión So­vié­ti­ca de la Pe­res­troi­ka y la Cam­bo­dia de los Kre­mer Ro­jos, son ejem­plos de fra­ca­so en la mo­der­ni­za­ción que han ter­mi­na­do en el des­mem­bra­mien­to de un im­pe­rio, el co­lap­so eco­nó­mi­co y has­ta en ge­no­ci­dio. Acá las ra­zo­nes de ca­da fra­ca­so son más par­ti­cu­la­res, sin em­bar­go, las fa­llas de co­mu­ni­ca­ción con y la in­clu­sión de ac­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos im­por­tan­tes fue­ron una cons­tan­te evi­den­te que com­par­ten.

Des­truc­ción crea­ti­va

Hoy por hoy, la ma­yo­ría de las eco­no­mías en­fren­tan de ma­ne­ra si­mul­tá­nea y sin ma­yo­res fuentes de ex­pe­rien­cia pa­ra apo­yar­se en la to­ma de de­ci­sio­nes, pro­ce­sos ace­le­ra­dos de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca a par­tir de la adop­ción, ca­si siem­pre des­or­de­na­da, de tec­no­lo­gías de al­to im­pac­to dis­rup­ti­vo. Des­de la sim­ple in­ter­co­nec­ti­vi­dad del in­ter­net has­ta las com­ple­ji­da­des del aná­li­sis de big da­ta, pa­san­do por las va­ria­das apli­ca­cio­nes de la reali­dad au­men­ta­da y la im­pre­sión 3D. Es­tas y do­ce­nas de tec­no­lo­gías adi­cio­na­les se com­bi­nan de una for­ma u otra en una pa­la­bra que cau­sa enor­me te­mor e in­cer­ti­dum­bre: AU­TO­MA­TI­ZA­CIÓN. La au­to­ma­ti­za­ción in­ci­ta to­do ti­po de pen­sa­mien­tos, que se han ‘ma­te­ria­li­za­do’ en pe­lí­cu­las co­mo iro­bot, Ter­mi­na­tor y 2001 Odi­sea del Es­pa­cio, por men­cio­nar al­gu­nas. En el mun­do real, su expresión más preo­cu­pan­te es la inevi­ta­ble ‘des­truc­ción crea­ti­va’ de em­pleos que en el cor­to pla­zo crea ten­sio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas. Pa­ra Co­lom­bia, un país que du­ran­te dé­ca­das ha en­fren­ta­do di­fí­ci­les re­tos de se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad, es­tas ten­sio­nes sig­ni­fi­can un re­to ma­yor que pa­ra otras so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Es por es­to por lo que, si que­re­mos su­pe­rar con éxi­to los desafíos de con­so­li­dar­nos co­mo una so­cie­dad di­gi­tal, de­be­mos ha­cer es­fuer­zos es­pe­cia­les de co­mu­ni­ca­ción e in­clu­sión, que per­mi­tan a to­dos di­vi­sar un fu­tu­ro me­jor pa­ra to­dos.

Ha­cia una so­cie­dad di­gi­tal

No se tra­ta sim­ple­men­te de que to­dos ten­ga­mos un dis­po­si­ti­vo mó­vil in­te­li­gen­te pa­ra en­viar­nos men­sa­jes y coor­di­nar­nos con más efi­cien­cia. No. Se tra­ta de ade­lan­tar tres trans­for­ma­cio­nes di­gi­ta­les si­mul­tá­neas que de­man­dan ajus­tes pro­fun­dos en nues­tra for­ma de ha­cer las co­sas. Pri­me­ro, la trans­for­ma­ción di­gi­tal del Es­ta­do, de ma­ne­ra que des­de los trá­mi­tes más sim­ples has­ta los de ma­yor com­ple­ji­dad se re­de­fi­nan con ba­se en cri­te­rios di­gi­ta­les. Es­to im­pli­ca des­de el fin de las fi­las y las fo­to­co­pias au­ten­ti­ca­das, has­ta la trans­fe­ren­cia a cos­tos in­sig­ni­fi­can­tes de sub­si­dios a los más ne­ce­si­ta­dos, de ma­ne­ra que más, mu­cho más del re­cur­so pú­bli­co va a los be­ne­fi­cia­rios y muy po­co se que­da en los in­ter­me­dia­rios.

La se­gun­da es la trans­for­ma­ción di­gi­tal de la eco­no­mía, pa­ra que en el país no so­lo se me­jo­ren los ín­di­ces de com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad que tan­to nos ocu­pan a los eco­no­mis­tas, sino que a la vez se den las con­di­cio­nes ne­ce­sa- rias pa­ra el desa­rro­llo de nue­vas in­dus­trias, fuentes de opor­tu­ni­da­des pa­ra nues­tros jó­ve­nes, que ya no en­cuen­tran em­pleos en los sec­to­res tra­di­cio­na­les.

La ter­ce­ra es la trans­for­ma­ción di­gi­tal de la men­ta­li­dad, pa­ra que en­ten­da­mos que, al in­te­rior de ca­da uno de no­so­tros, en es­pe­cial nues­tros ni­ños, hay un enor­me va­lor en­ce­rra­do en for­ma de ta­len­to sin apro­ve­char. De es­to de­pen­de que nos per­mi­ta­mos des­cu­brir y desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des que ne­ce­si­ta­mos co­mo so­cie­dad pa­ra na­ve­gar con éxi­to la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial y cons­truir un país más in­clu­yen­te, con opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos.

Y el nie­to pre­gun­tó a su abue­lo: ¿cuál lo­bo crees que va­ya a ga­nar? El abue­lo, son­rien­do, le con­tes­ta: el que tú ali­men­tes. Nues­tro re­to es com­pren­der la di­men­sión de las opor­tu­ni­da­des de las nue­vas tec­no­lo­gías y ali­men­tar el op­ti­mis­mo, la par­ti­ci­pa­ción y la trans­for­ma­ción, sin de­jar­nos lle­var por el pe­si­mis­mo de los re­tos que de­be­mos su­pe­rar.

Si que­re­mos su­pe­rar con éxi­to los desafíos de con­so­li­dar­nos co­mo una so­cie­dad di­gi­tal, de­be­mos ha­cer es­fuer­zos es­pe­cia­les de co­mu­ni­ca­ción e in­clu­sión, que per­mi­tan a to­dos di­vi­sar un fu­tu­ro me­jor pa­ra to­dos.

Fe­li­pe Bui­tra­go Di­rec­tor de Go­bierno y Áreas Es­tra­té­gi­cas de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca - Crea­dor del Tic­tac de la CCIT.

De­be­mos en­ten­der que al in­te­rior de ca­da uno de no­so­tros, en es­pe­cial nues­tros ni­ños, hay un enor­me va­lor en­ce­rra­do en for­ma de ta­len­to sin apro­ve­char.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.