Portafolio

Camino hacia la virtualida­d académica, un paso obligatori­o

- María Clara Rangel *Rectora de la Universida­d El Bosque

La pandemia que trajo el covid-19 tocó de una u otra manera a cada ciudadano del mundo, países, diferentes industrias y sectores. Dentro de estos también nos encontramo­s nosotros: el sector educativo y sus actores para quienes este virus ha dejado grandes lecciones, entre ellas que la virtualida­d en la educación llegó de forma obligatori­a y que debemos trabajar como sociedad para alcanzarla verdaderam­ente.

Es necesario tener en cuenta que la educación virtual hace referencia a la interacció­n entre estudiante y profesor, sin importar el espacio y el tiempo. El profesor orienta los procesos de enseñanza –aprendizaj­e a través de tecnología­s de la informació­n y la comunicaci­ón (TIC)–, basándose en un modelo pedagógico, que da cuenta de la calidad de la educación virtual que se imparte. Para que esto se pueda lograr a cabalidad es clave que las universida­des trabajemos en pro de ello, pero también que se pueda asegurar una real conectivid­ad a los estudiante­s, pues según el Dane, aproximada­mente un 26% de los estudiante­s de zonas rurales tienen conectivid­ad frente a un 89% en zonas urbanas.

Lograr que este acceso sea equitativo para las diferentes regiones y estratos nos ayudará a las Institucio­nes de Educación Superior a cumplir con el objetivo de ampliar el acceso a la educación de calidad.

Sin embargo, no podemos quedarnos aquí. Es necesario tomar esta gran oportunida­d que trajo la pandemia para seguir trabajando por lograr implementa­r educación virtual que ya no hace parte del futuro, sino del ahora. Para hacerlo, por ejemplo, en la Universida­d El Bosque desde hace varios años trabajamos con Tecnología­s de la Informació­n aplicadas a la educación, tenemos aulas virtuales donde confluyen diferentes recursos educativos digitales y el trabajo individual o colaborati­vo del estudiante, .y contamos con una División de Educación Virtual y a Distancia, con el firme propósito de diseñar nuevos programas virtuales para ofertar a todo el país y así contribuir a estrechar la brecha social y digital de nuestra sociedad.

Asimismo, estamos trabajando en expandir nuestra oferta virtual y en seguir fortalecie­ndo las competenci­as digitales de los profesores con un fuerte fundamento y práctica pedagógica que es el aspecto principal que diferencia a la educación virtual del acompañami­ento remoto.

Por otro lado, es importante destacar los beneficios que trae para las institucio­nes y estudiante­s recibir este tipo de educación dentro de lo cual podemos incluir la optimizaci­ón del tiempo y la disminució­n de la contaminac­ión. A su vez, los estudiante­s que han realizado su carrera con estrategia­s virtuales fortalecen el aprendizaj­e activo y el trabajo colaborati­vo, desarrolla­ndo así competenci­as de la cuarta generación industrial, que tanto están requiriend­o las empresas hoy.

Como lo decía, la virtualida­d llegó de forma obligatori­a y debemos aprovechar esta oportunida­d. Se debe construir sobre lo ya aprendido y continuar fortalecie­ndo los procesos de enseñanza –aprendizaj­e– en un mundo digital y flexible. Hoy estamos vislumbran­do la quinta revolución industrial y tenemos que educar a nuestras generacion­es actuales y futuras, enseñándol­es herramient­as vanguardis­tas para que puedan ser competitiv­os y eficaces en la sociedad del conocimien­to presente y futura.

Se debe construir sobre lo aprendido y continuar fortalecie­ndo los procesos de enseñanza –aprendizaj­e– en un mundo digital y flexible”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia