El caos sin fin que vi­ve la zo­na del Ca­ta­tum­bo

Los en­fren­ta­mien­tos en­tre to­do ti­po de ac­to­res vio­len­tos, del Eln al Epl, pa­san­do por los car­te­les me­xi­ca­nos, han con­ver­ti­do a es­ta re­gión de Nor­te de San­tan­der en un in­fierno sin dios ni ley. ¿Por qué es­te te­rri­to­rio ol­vi­da­do por el Es­ta­do co­lom­biano es

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - NA­TA­LIA MAR­TÍ­NEZ ES­PE­RAN­ZA ARIAS na­ta­lia.mar­ti­nez@pu­bli­me­tro.co es­pe­ran­za.arias@pu­bli­me­tro.co

El pe­rio­do com­pren­di­do en­tre enero y ju­nio de es­te año es con­si­de­ra­do co­mo el tercero más violento des­de 2010 en la re­gión del Ca­ta­tum­bo.

Los pro­ble­mas de or­den pú­bli­co, el en­fren­ta­mien­to en­tre ac­to­res de gue­rra co­mo el Eln y el Epl, los pa­ra­mi­li­ta­res y el Es­ta­do les han cos­ta­do a va­rios mu­ni­ci­pios de Nor­te de San­tan­der una oleada de vio­len­cia que se ha ido con­su­man­do en ac­tos vic­ti­mi­zan­tes y vio­la­cio­nes al De­re­cho In­ter­na­cio­nal Hu­ma­ni­ta­rio.

Pe­se a una apa­ren­te cal­ma que se vi­vió en años an­te­rio­res con la re­duc­ción mí­ni­ma de los he­chos vio­len­tos, aho­ra una nue­va ame­na­za apa­re­ce pa­ra la re­gión con el anun­cio del go­bierno de Iván Du­que de am­pliar el pie de fuer­za en la zo­na, aun­que en el go­bierno an­te­rior ya se ha­bía he­cho. En la ac­tua­li­dad, el Ca­ta­tum­bo tie­ne 16.000 efec­ti­vos del Ejér­ci­to y la Po­li­cía.

En­tre los ha­bi­tan­tes del Ca­ta­tum­bo hay zo­zo­bra por­que han en­con­tra­do una re­la­ción di­rec­ta en­tre el in­cre­men­to de la Fuer­za Pú­bli­ca y nue­vas olea­das de vio­len­cia.

“En una zo­na con 12.000 mi­li­ta­res y 4000 po­li­cías, que cui­dan 48 pa­sos y tro­chas fron­te­ri­zas, se han reac­ti­va­do los trá­fi­cos ile­ga­les, en es­pe­cial el de per­so­nas ha­cia el in­te­rior de Co­lom­bia y el sur del con­ti­nen­te; 49 lí­de­res so­cia­les fue­ron ame­na­za­dos, 10 ase­si­na­dos y cin­co secuestrados; se re­gis­tra­ron 350 ca­sos de des­apa­ri­ción for­za­da, 70 de es­tos en la fron­te­ra; 29 ci­vi­les han si­do secuestrados, tres en los úl­ti­mos 11 días. To­do ese pie de fuer­za y se­gu­ri­dad y no hay in­for­ma­ción de quién es­tá co­me­tien­do los de­li­tos y el 99% de las de­nun­cias no tie­nen una so­la respuesta”, ex­pli­có Wil­fre­do Ca­ñi­za­les, di­rec­tor de la Fun­da­ción Pro­gre­sar.

La po­si­ción del go­bierno de Du­que es cla­ra: más Ejér­ci­to y Po­li­cía pa­ra fre­nar el cre­ci­mien­to des­bor­da­do de gru­pos gue­rri­lle­ros y Gru­pos Ar­ma­dos Or­ga­ni­za­dos (Gao), que se for­ta­le­cie­ron con el aban­dono de las Farc de los te­rri­to­rios y que se dispu­tan las ri­que­zas de una zo­na im­pe­ne­tra­ble pa­ra quien no co­no­ce y ri­ca pa­ra sur­tir efec­tos de con­trol mi­li­tar y po­der pa­ra es­ca­bu­llir­se en­tre las fron­te­ras.

En­ton­ces, ¿por qué a ma­yor pie de fuer­za, ma­yor vio­len­cia?

‘Ca­ta­tum­bo: la gue­rra sin tre­gua’, el in­for­me que ela­bo­ró el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Edu­ca­ción Po­pu­lar (Ci­nep), da cuen­ta del Ca­ta­tum­bo co­mo una de las zo­nas con ma­yo­res pro­ble­mas de vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos en lo que va co­rri­do del año. La ci­fra de Nor­te de San­tan­der asus­ta, por­que tal y co­mo lo men­cio­na Ca­ñi­za­les, el Es­ta­do no tie­ne en aban­dono a la re­gión del oc­ci­den­te del país. Por el con­tra­rio, la tie­ne muy vi­gi­la­da.

Y así lo de­mues­tra la ba­se de da­tos del Ci­nep, que in­di­ca que, con­tra­rio a lo que ocu­rre en el res­to del país, en el Ca­ta­tum­bo hay más nú­me­ro de víc­ti­mas que he­chos vic­ti­mi­zan­tes, lo que se tra­du­ce en ac­cio­nes vio­len­tas que no ge­ne­ran víc­ti­mas, co­mo blo­queo de vías, ope­ra­ti­vos mi­li­ta­res, en­tre otros. Por eso se con­clu­ye que, de­bi­do a la pre­sen­cia his­tó­ri­ca de gru­pos in­sur­gen­tes, la mi­li­ta­ri­za­ción del te­rri­to­rio so­lo in­cre­men­ta la vio­len­cia.

Yé­si­ca Gue­rre­ro, miem­bro del Co­mi­té de in­te­gra­ción so­cial del Ca­ta­tum­bo (Cis­ca), ase­gu­ró que la pe­ti­ción de la so­cie­dad ci­vil es cla­ra: fin ne­go­cia­do del con­flic­to.

“Que­re­mos ha­cer un lla­ma­do a las in­sur­gen­cias que es­tán en en­fren­ta­mien­tos. Al Es­ta­do se le exige que con­tem­ple otras sa­li­das y no la mi­li­ta­ri­za­ción. La exi­gen­cia es que la sa­li­da al con­flic­to sea dia­lo­ga­da y no mi­li­ta­ri­za­da, que trae zo­zo­bra y no es una es­tra­te­gia ava­la­da por la po­bla­ción ci­vil”, afir­mó Gue­rre­ro.

“To­do ese pie de fuer­za y se­gu­ri­dad y no hay in­for­ma­ción de quién es­tá co­me­tien­do los de­li­tos y el 99% de las de­nun­cias no tie­ne una so­la respuesta” Wil­fre­do Ca­ñi­za­les, di­rec­tor de la Fun­da­ción Pro­gre­sar

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.