LA OTRA CO­LOM­BIA LLE­GA A NET­FLIX CON DIS­TRI­TO SAL­VA­JE

Hoy es­tre­na la nue­va se­rie de Net­flix, crea­da por Cristian Con­ti y di­ri­gi­da por Ja­vier Fuen­te­sleón y Car­los Moreno

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - LAU­RA LÓ­PEZ lau­ra.lo­pez@pu­bli­me­tro.co

Con el pro­ce­so de paz, Co­lom­bia bus­ca pa­sar una pá­gi­na de re­la­tos de gue­rra, de los cua­les mu­chos han mu­ta­do a lo que su­ce­de cuan­do un co­lom­biano de­ja los fu­si­les pa­ra en­fren­tar­se a un des­per­tar del que to­do el país es par­tí­ci­pe. Uno de es­tos re­la­tos, gra­ba­do en Co­lom­bia con un cas­ting lleno de ca­ras fa­mi­lia­res, com­po­ne es­ta nue­va pro­duc­ción que lle­ga a la pla­ta­for­ma de strea­ming.

Dis­tri­to sal­va­je cuen­ta la his­to­ria de Jhon Jei­ver (Juan Pa­blo Ra­ba), un ex­gue­rri­lle­ro que se des­mo­vi­li­za pa­ra re­cu­pe­rar su vi­da co­mo ci­vil, pe­ro muy pron­to se en­cuen­tra con que, tal vez, la sel­va ci­ta­di­na pue­de ser peor que la sel­va real. Da­nie­la (Cris­ti­na Uma­ña) es una fis­cal que ha­rá has­ta lo im­po­si­ble por hun­dir a la cla­se po­lí­ti­ca co­rrup­ta, y pa­ra ello ne­ce­si­ta­rá la ayu­da de Jhon, quien co­no­ce a la gue­rri­lla co­mo la pal­ma de su mano.

El crea­dor de Dis­tri­to sal­va­je, Cristian Con­ti, ha­bló so­bre el gé­ne­ro en el que se po­dría en­mar­car la se­rie, pe­ro le­jos de en­ca­si­llar­la, men­cio­na lo que la ha­ce úni­ca: “La se­rie ex­plo­ra esa tra­di­ción del th­ri­ller de in­fil­tra­dos, per­so­na­jes pues­tos en si­tua­cio­nes en las que tie­nen que te­ner una dua­li­dad de per­so­na­li­dad, lo que cau­sa es­tra­gos en el per­so­na­je. Es­tá el mun­do per­so­nal, y el de la mi­sión. La se­rie fun­cio­na en esa fre­cuen­cia. Lo par­ti­cu­lar del per­so­na­je de Juan Pa­blo Ra­ba es que es al­guien que tie­ne una his­to­ria que no se pue­de con­tar en nin­gún otro país por las cir­cuns­tan­cias del con­flic­to, la his­to­ria de un hom­bre que ha vi­vi­do 25 años en la sel­va. Ese cho­que en­tre esos dos mun­dos es su­per­mar­ca­do. El tras­fon­do del con­flic­to nos per­mi­tía acen­tuar ese tras­fon­do del in­fil­tra­do”.

Las ca­ras del ‘Dis­tri­to’

“Yo di­ría que una ca­rac­te­rís­ti­ca de Jhon Jei­ver es que es un ser hu­mano que se tie­ne que adap­tar a las cir­cuns­tan­cias que lo ro­dean”, co­men­tó Juan Pa­blo Ra­ba so­bre su per­so­na­je. “Par­ti­cu­lar­men­te pa­ra él, es mu­cho más trau­má­ti­co por­que es una per­so­na que real­men­te nun­ca ha po­di­do de­ci­dir so­bre su pro­pia vi­da. Se lo lle­va­ron a los cua­tro años y fue al­ta­men­te en­tre­na­do. Lue­go de­ci­de ir­se por­que su co­man­dan­te, que tam­bién es su me­jor ami­go, de­ci­de no ad­he­rir­se al pro­ce­so de paz, y él se es­ca­pa por­que ya tu­vo su­fi­cien­te. Cuan­do sa­le es in­me­dia­ta­men­te re­clu­ta­do por el Go­bierno. Es un pri­sio­ne­ro cons­tan­te, y ha­ce­mos esa ana­lo­gía tan ché­ve­re con un lu­gar que nos pa­re­ce pe­li­gro­so y tan des­co­no­ci­do co­mo la jun­gla, con es­ta jun­gla (la ciu­dad), que real­men­te ter­mi­na sien­do mu­cho más pe­li­gro­sa”. Pa­ra es­te pa­pel, Ra­ba no so­lo se pre­pa­ró fí­si­ca­men­te. Tam­bién lo hi­zo a ni­vel men­tal y emo­cio­nal pa­ra in­ten­tar com­pren­der lo que pa­sa por la ca­be­za de al­guien pa­ra quien la ciu­dad y la ci­vi­li­za­ción mis­ma son aje­nas.

De he­cho, Ra­ba se en­tre­vis­tó con des­mo­vi­li­za­dos de ver­dad, y ase­gu­ra que es­to le dio otra mi­ra­da pa­ra in­ter­pre­tar a Jhon Jei­ver: “La per­so­na con la que yo me en­tre­vis­té me hi­zo abrir un po­qui­to el es­pec­tro que te­nía. No­so­tros, ca­si to­dos, he­mos re­ci­bi­do to­da la vi­da so­lo una par­te de la his­to­ria. Es­ta

per­so­na que se des­mo­vi­li­zó tu­vo co­mo mo­ti­va­ción pa­ra in­gre­sar a la gue­rri­lla que, cuan­do to­da­vía no se les lla­ma­ban fal­sos po­si­ti­vos, ha­ce 20 y pi­co de años, el Ejér­ci­to lle­gó a un en­fren­ta­mien­to en su ve­re­da, el pue­blo don­de él vi­vía. Y co­mo de ese en­fren­ta­mien­to no sa­lió nin­gu­na ba­ja de la gue­rri­lla, el Ejér­ci­to en su mo­men­to de­ci­dió ma­tar a una se­rie de ni­ños y ado­les­cen­tes allí, don­de es­ta­ba su pri­mo y sus ami­gos. Los ma­tó y los vis­tió de gue­rri­lla. Eso lo mo­ti­vó a unir­se a la gue­rri­lla cuan­do te­nía 13 años. He­mos ha­bla­do con mu­chos re­in­ser­ta­dos y to­dos tie­nen su pro­pia ver­sión, en­ton­ces, co­mo ar­tis­tas so­lo va­mos a con­tar es­ta his­to­ria y de­jar que el es­pec­ta­dor de­ci­da cuál es su opi­nión so­bre ca­da per­so­na, con sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res, en es­ta ciu­dad que es Bo­go­tá”, di­ce.

Cris­ti­na Uma­ña, por su par­te, re­gre­sa con to­da la car­ga que sue­le dar­les a sus per­so­na­jes, que tie­nen el co­mún de­no­mi­na­dor de un ca­rác­ter fir­me. “La fis­cal es la que es­tá de­trás de to­do es­te gru­po de po­lí­ti­cos co­rrup­tos, que es­tán en­mas­ca­ra­dos en nues­tra so­cie­dad”, di­ce, ex­pli­can­do las mo­ti­va­cio­nes de Da­nie­la: “Ella es­tá em­pe­ña­da en atra­par­los. Ella de­ci­de sal­tar cier­tas re­glas y lle­var­se a Jhon Jei­ver pa­ra po­der ca­zar a es­te gru­po de po­lí­ti­cos. Sien­to que es muy in­tere­san­te de los per­so­na­jes de la se­rie, no hay blan­cos y ne­gros sino que hay más gri­ses. To­dos tie­nen una mo­ral, y van tan­tean­do has­ta qué pun­to van cru­zan­do los pun­tos de esa mo­ral. Eso le su­ce­de a es­ta fis­cal, es una mu­jer que siem­pre es­tá lu­chan­do por esa de­sigual­dad pa­ra dar­le ca­li­dad de vi­da a una can­ti­dad de gen­te que no la tie­ne. Pe­ro, en esa lu­cha, em­pie­za a ju­gar el mis­mo jue­go y a cru­zar lí­neas pe­li­gro­sas pa­ra ella y mu­chos más”.

Co­mo mu­chos re­cor­da­rán, Uma­ña hi­zo par­te de Nar­cos, don­de se en­con­tra­ba en el ban­do con­tra­rio, in­ter­pre­tan­do a la nar­co­tra­fi­can­te Judy Mon­ca­da. En con­tras­te con la fis­cal de Dis­tri­to sal­va­je, hi­zo es­ta re­fle­xión: “Son mu­je­res que es­tán tra­tan­do de so­bre­vi­vir, ca­da una des­de su la­do, una con más mo­ral y más éti­ca que la otra. Con di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des la una de la otra, tam­bién Da­nie­la es una mu­jer que vie­ne del cam­po y que se hi­zo so­la, y que to­ma una de­ci­sión co­rrec­ta pa­ra ella. Ella pier­de a un ser que­ri­do por cuen­ta de una mi­na y eso es al­go que le mar­ca mu­cho la vi­da, y se em­pe­ña en aca­bar con esos sis­te­mas que crean de­sigual­dad en el país. Las dos vie­nen de aba­jo, pe­ro to­man ca­mi­nos di­fe­ren­tes con con­se­cuen­cias com­ple­jas, co­mo le pa­só a Judy Mon­ca­da al me­ter­se en el nar­co­trá­fi­co. Da­nie­la es una mu­jer que de­ci­de ayu­dar a su pue­blo y de­fen­der­lo des­de la po­lí­ti­ca, aun­que se da cuen­ta de que ju­gar lim­pio 100% es ca­si im­po­si­ble”.

Por úl­ti­mo, Cris­ti­na Uma­ña com­par­tió una pe­que­ña in­vi­ta­ción pa­ra que los es­pec­ta­do­res vean la se­rie des­de sus im­pre­sio­nes per­so­na­les. “Por mi par­te, dis­fru­té mu­chí­si­mo la se­rie y có­mo es­tá es­cri­ta, es un th­ri­ller de ac­ción, y de sus­pen­so po­lí­ti­co, ade­más de ser muy ac­tual, so­bre to­do por el te­ma de la co­rrup­ción”.

“Es al­guien que tie­ne una his­to­ria que no se pue­de con­tar en nin­gún otro país, la his­to­ria de un hom­bre que ha vi­vi­do 25 años en la sel­va” Cristian Con­ti ha­blan­do so­bre el pa­pel de Jhon Jei­ver (Juan Pa­blo Ra­ba)

|CORTESÍA

|CORTESÍA

Juan Pa­blo Ra­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.