P&R

Publimetro Barranquilla - - MUNDO - MATT DA­VIS

¿De qué se tra­ta su in­ves­ti­ga­ción?

La idea ori­gi­nal pa­ra el es­tu­dio pro­vino de mi co­le­ga bra­si­le­ño Mau­ro Ga­let­ti, un emi­nen­te eco­lo­gis­ta, quien me pre­gun­tó si se­ría po­si­ble cal­cu­lar si per­di­mos más his­to­ria evo­lu­ti­va du­ran­te las ex­tin­cio­nes de la Edad de Hie­lo o si per­de­re­mos más en el pró­xi­mos 100 años por ex­tin­ción de es­pe­cies en pe­li­gro de des­apa­re­cer. Me di cuen­ta de que era po­si­ble, so­lo que lle­va­ría mu­cho tiem­po re­sol­ver­lo.

Pri­me­ro, ne­ce­si­tá­ba­mos re­unir una gran ba­se de da­tos so­bre to­dos los ma­mí­fe­ros que ha­bían vi­vi­do des­de el fi­nal de la Edad de Hie­lo y des­cu­brir có­mo se re­la­cio­na­ban en­tre sí, una ta­rea que lle­vó me­ses. Com­bi­na­mos es­tos ár­bo­les evo­lu­ti­vos con las ta­sas de ex­tin­ción de fon­do del re­gis­tro fó­sil y las ta­sas de ex­tin­ción es­ti­ma­das de la Lis­ta Ro­ja de Es­pe­cies Ame­na­za­das de la Uicn y las ana­li­za­mos a tra­vés de una com­ple­ja si­mu­la­ción compu­tacio­nal de evo­lu­ción. Los cálcu­los no fue­ron fá­ci­les; tar­da­ron me­ses en eje­cu­tar compu­tado­ras po­ten­tes sin pa­rar pa­ra ter­mi­nar las si­mu­la­cio­nes.

¿Cuá­les son los re­sul­ta­dos más sor­pren­den­tes?

La se­ve­ri­dad de las ex­tin­cio­nes fue lo que más nos sor­pren­dió. Sa­bía­mos que al­gu­nos me­ga­fau­na ex­tin­tos (ma­mí­fe­ros gran­des) es­ta­ban ais­la­dos en el ár­bol de la vi­da, pe­ro no es­pe­rá­ba­mos que, en pro­me­dio, es­tu­vie­ran un 61% más ais­la­dos evo­lu­ti­va­men­te que los ma­mí­fe­ros so­bre­vi­vien­tes. La sex­ta ex­tin­ción en ma­sa po­ten­cial en la que es­ta­mos en­tran­do aho­ra fue ca­si un gol­pe per­fec­to de uno a dos. Con la ex­tin­ción de tan­tos me­ga­fau­na, per­di­mos nues­tros ani­ma­les más gran­des y al­gu­nas de las ra­mas más lar­gas en el ár­bol de la vi­da. Es­te ti­po de pa­trón no es co­mún en las ex­tin­cio­nes que co­no­ce­mos del re­gis­tro fó­sil, por lo que es­ta­mos en­tran­do en un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do.

¿Qué tan útil es su in­ves­ti­ga­ción?

Nues­tros re­sul­ta­dos son bá­si­ca­men­te una se­ñal de ad­ver­ten­cia de que de­be­mos ha­cer mu­cho más por la con­ser­va­ción. Es­pe­ra­mos que los cien­tí­fi­cos uti­li­cen el soft­wa­re que desa­rro­lla­mos pa­ra ayu­dar a prio­ri­zar las es­pe­cies que es­tán en una ex­tre­mi­dad, es de­cir, que es­tán muy evo­lu­ti­va­men­te ais­la­das y en pe­li­gro de ex­tin­ción glo­bal.

Mu­chos con­ser­va­cio­nis­tas es­tán usan­do nues­tros re­sul­ta­dos co­mo una prue­ba so­bria de que ne­ce­si­ta­mos ha­cer más y de­be­mos ha­cer­lo aho­ra. Al­gu­nas per­so­nas es­tán preo­cu­pa­das por prio­ri­zar las es­pe­cies en función de cuán evo­lu­ti­va­men­te ais­la­das y en pe­li­gro de ex­tin­ción es­tán por­que pien­san que to­das las es­pe­cies tie­nen va­lor. Es­ta­mos de acuer­do en que to­das las es­pe­cies tie­nen va­lor, pe­ro cuan­do tie­nes fon­dos y tiem­po li­mi­ta­dos, tie­ne sen­ti­do prio­ri­zar las es­pe­cies en ries­go que son las úl­ti­mas de su ti­po so­bre otras es­pe­cies más co­mu­nes que no es­tán en pe­li­gro. To­das las vi­das hu­ma­nas tie­nen va­lor, pe­ro si se ave­ci­na­ra un gran hu­ra­cán lo que que­rrías es eva­cuar a las fa­mi­lias que ha­bi­tan en don­de las inun­da­cio­nes se­rían las peo­res.

¿Qué si­gue?

Las pre­dic­cio­nes glo­ba­les pa­ra es­te es­tu­dio son bas­tan­te som­brías: una vez que he­mos per­di­do una es­pe­cie, la he­mos per­di­do pa­ra siem­pre. Pe­ro si mi­ras en una es­ca­la más lo­cal, mu­chas es­pe­cies no se ex­tin­guen, los hu­ma­nos las han re­du­ci­do.

Ya es­ta­mos vien­do cuán­ta bio­di­ver­si­dad se pue­de res­tau­rar al per­mi­tir que las es­pe­cies re­gre­sen a sus ran­gos na­ti­vos. Re­sul­ta que es mu­cha y esa es una bue­na no­ti­cia por una vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.