De la co­ca al pal­mi­to: un ne­go­cio pa­ra el Pu­tu­ma­yo

Es­ta es la his­to­ria de Éd­gar Mon­tea­le­gre, quien se con­vir­tió en un em­pre­sa­rio del cam­po y por el ca­mino ha lo­gra­do re­em­pla­zar 3000 hec­tá­reas de co­ca por cul­ti­vos de pal­mi­to

Publimetro Barranquilla - - CAMBIO SOCIAL - MA­RÍA PAU­LA SUÁ­REZ NAVAS

“La sa­tis­fac­ción más gran­de es sa­ber que hay gen­te que de­pen­de de ti. Cuan­do es­tás en la ta­rea no te das cuen­ta de la can­ti­dad de gen­te que es­tás im­pac­tan­do” Éd­gar Mon­tea­le­gre

Éd­gar Mon­tea­le­gre es oriun­do de Puer­to Asís, Pu­tu­ma­yo, y nun­ca se ima­gi­nó que lo­gra­ría for­jar con sus pro­pias ma­nos una gran em­pre­sa, sin em­bar­go, siem­pre lo so­ñó. Sus pa­dres eran cam­pe­si­nos hu­mil­des que tra­ba­ja­ban con ce­dro y bal­sean­do ma­de­ra, y vi­vían en un ran­cho en me­dio de la sel­va del Pu­tu­ma­yo.

“Vi­vía­mos en una po­bre­za ab­so­lu­ta. Allá nacieron dos her­ma­nos en una cho­za. Al­re­de­dor de nues­tra ca­sa ha­bía ti­gri­llos, dan­tas, ta­pi­res, era co­mo te­ner un co­rral, pe­ro de ani­ma­les sal­va­jes. Gra­cias a eso po­día­mos co­mer car­ne. In­clu­so co­mía­mos ar­ma­di­llos”, cuen­ta Éd­gar.

Sa­lir al pue­blo a ven­der la ma­de­ra era una odi­sea por­que no ha­bía ca­mi­nos, y tam­po­co ha­bía mu­cha gen­te que com­pra­ra. En vis­ta de ello, el pa­pá de Éd­gar co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar con la tie­rra. “Él que­ría ha­cer un pue­blo en me­dio de la sel­va. Em­pe­za­mos a sem­brar ca­fé, ca­cao y sa­cá­ba­mos el pro­duc­to al pue­blo por unos ca­mi­nos muy com­pli­ca­dos. Al fi­nal no ha­bía quien lo com­pra­ra y ha­bía que bo­tar­lo”, cuen­ta Éd­gar.

Así vi­vió to­da su in­fan­cia, has­ta los años 80, cuan­do se em­pe­zó a ha­blar de la co­ca. “Con eso en­con­tra­mos una so­lu­ción. Apren­di­mos a ela­bo­rar­la. Hi­ci­mos un rue­di­to muy pe­que­ño y pen­sá­ba­mos que eso nos iba a ha­cer ri­cos. Eso nos dio pa­ra em­pe­zar a cons­truir una ca­sa. Y es que la co­ca sí te­nía co­mer­cio, que es la di­fe­ren­cia en­tre los cul­ti­vos de agri­cul­tu­ra. Con la co­ca ha­bía un com­pra­dor fi­jo y te pa­ga­ban de con­ta­do. Ade­más, pa­ra sa­car­la no ne­ce­si­tan ca­rre­te­ras. El pro­duc­to se trans­for­ma y se pue­de sa­car fá­cil­men­te en­tre los bol­si­llos, por eso es que es tan di­fí­cil com­pe­tir con­tra ella”, agre­ga.

A pe­sar de que la ela­bo­ra­ción de es­te pro­duc­to les hi­zo me­jo­rar un po­co su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, a la ma­dre de Éd­gar no le gus­ta­ba la idea de que sus hi­jos se de­di­ca­ran a eso, y por eso ape­nas pu­do lo sa­có a es­tu­diar el ba­chi­lle­ra­to en Puer­to Asís, don­de vi­vía en una ca­sa cam­pe­si­na que ella con­si­guió, y dos años an­tes de que ter­mi­na­ra sus es­tu­dios lo man­dó a Bo­go­tá.

“Yo me edu­qué gra­cias a Ra­dio Su­ta­ten­za y de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. Así es­tu­dié to­da mi pri­ma­ria”, cuen­ta Éd­gar. De he­cho, pa­ra en­trar al co­le­gio, en el pue­blo un sa­cer­do­te le con­si­guió un cer­ti­fi­ca­do de quin­to de pri­ma­ria.

A Bo­go­tá lle­gó a la ca­sa de una ami­ga de su ma­má, que lo re­ci­bió por­que era buen es­tu­dian­te. Se em­pe­zó a re­bus­car la vi­da, ter­mi­nó el co­le­gio y en­tró a es­tu­diar Con­ta­bi­li­dad y Fi­nan­zas en el Se­na. En po­co tiem­po es­ta­ría es­tu­dian­do Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano de Bo­go­tá, lo cual ha si­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra la crea­ción de Cor­po­cam­po, su gran em­pren­di­mien­to de pal­mi­to y azaí.

Es­tos dos pro­duc­tos son el co­ra­zón y fru­to de una pal­me­ra que so­lo se da de ma­ne­ra sil­ves­tre en la llu­vio­sa sel­va ama­zó­ni­ca y en al­gu­nos lu­ga­res del Pa­cí­fi­co, y ha si­do el pro­duc­to con el cual el Go­bierno y di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han que­ri­do pro­mo­ver la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos en es­ta zo­na del país, des­de los años 90.

“En 1998 arran­có un pa­ro co­ca­le­ro en Pu­tu­ma­yo. Mi ma­má fue la lí­der cam­pe­si­na de ese pa­ro. De ahí sa­lió la pro­pues­ta de plan­tar pal­mi­tos pa­ra re­em­pla­zar los cul­ti­vos ilí­ci­tos en Pu­tu­ma­yo”, cuen­ta Éd­gar, quien pa­ra en­ton­ces ya ha­bía te­ni­do su pri­mer em­pleo en una em­pre­sa en Bo­go­tá y ha­bía re­nun­cia­do por­que te­nía la idea de em­pren­der. “Mi fa­mi­lia sem­bró sie­te hec­tá­reas y lue­go la lu­cha era que el pro­duc­to se co­mer­cia­li­za­ra en Bo­go­tá. Pe­ro de eso me vol­ví un aban­de­ra­do”, cuen­ta Éd­gar.

Y lo lo­gró. Bus­can­do so­cios en to­das par­tes, em­pe­zó a abrir mer­ca­do en Bo­go­tá y lue­go co­men­zó a ex­por­tar. Con­ven­ció a un fran­cés de que su tra­ba­jo era bueno y has­ta lo­gró que le pres­ta­ra di­ne­ro pa­ra co­men­zar su ne­go­cio a gran es­ca­la. El he­cho de que el pro­duc­to fue­ra or­gá­ni­co y be­ne­fi­cia­ra a tan­tas co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas lo de­jó en­can­ta­do.

Hoy Cor­po­cam­po tra­ba­ja con 1200 fa­mi­lias del Pa­cí­fi­co y Pu­tu­ma­yo. Tie­ne plan­tas en Gua­pi (Cau­ca), Tu­ma­co, Pu­tu­ma­yo y Bue­na­ven­tu­ra y mue­ve has­ta 240 to­ne­la­das de azaí al mes, su nue­vo pro­duc­to aban­de­ra­do. Ade­más, por el ca­mino ha lo­gra­do que mu­chos cam­pe­si­nos de­jen el cul­ti­vo de co­ca pa­ra de­di­car­se a ex­plo­tar el pal­mi­to (cer­ca de 3000 hec­tá­reas), lo que lo ha he­cho me­re­ce­dor del Pre­mio Em­pren­der Paz en 2018 y el Bu­si­ness For Pea­ce, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, que le fue da­do en Sue­cia, don­de se en­tre­ga tam­bién el Pre­mio No­bel de Paz, lo cual lo lle­na de or­gu­llo.

“El Pre­mio Em­pren­der Paz ha si­do muy im­por­tan­te por­que re­sal­ta nues­tro tra­ba­jo y las ini­cia­ti­vas que son muy im­por­tan­tes por­que son ejem­plo de có­mo se ha­ce país y nos da la vi­si­bi­li­dad que que­re­mos pa­ra que la gen­te sea más cons­cien­te de pen­sar de dón­de vie­nen los pro­duc­tos que con­su­me. De­trás de es­te pro­duc­to hay una gran his­to­ria, por­que hay mu­cha gen­te y tra­ba­ja­mos en si­tios muy di­fí­ci­les, don­de na­die quie­re ve­nir a in­ver­tir”, di­ce Éd­gar.

“La sa­tis­fac­ción más gran­de es sa­ber que hay gen­te que de­pen­de de ti. Cuan­do es­tás en la ta­rea no te das cuen­ta de la can­ti­dad de gen­te que es­tás im­pac­tan­do, pe­ro cuan­do mi­ras ha­cia atrás y ves que hay 200 mu­je­res ca­be­za de fa­mi­lia, con 10 o 12 hi­jos, cu­ya úni­ca op­ción fue tra­ba­jar, pa­ra ti es muy re­con­for­tan­te. A ve­ces uno se can­sa, pe­ro es­to vuel­ve a dar ener­gías pa­ra sa­lir ade­lan­te”, con­clu­ye Éd­gar.

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.