Kei­ko Fu­ji­mo­ri fue en­car­ce­la­da en una pri­sión pa­ra mu­je­res

La hi­ja del ex­pre­si­den­te Fu­ji­mo­ri fue de­te­ni­da des­pués de que un juez le dio tres años de cár­cel

Publimetro Barranquilla - - MUNDO -

Kei­ko Fu­ji­mo­ri, la prin­ci­pal lí­der de la opo­si­ción en Pe­rú, in­gre­só en pri­sión pre­ven­ti­va por or­den de un juez que el miér­co­les le im­pu­so tres años de cár­cel pa­ra evi­tar que obs­tru­ya las in­ves­ti­ga­cio­nes por pre­sun­to la­va­do de ac­ti­vos en su cam­pa­ña de 2011.

La hi­ja del ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri que­dó re­clui­da en el anexo de mu­je­res de la pri­sión San­ta Mó­ni­ca, en el dis­tri­to li­me­ño de Cho­rri­llos, por don­de ya pa­só Na­di­ne He­re­dia, la es­po­sa del ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la, quie­nes tam­bién es­tán in­ves­ti­ga­dos por un ca­so se­me­jan­te.

Fu­ji­mo­ri lle­gó a es­ta cár­cel en un fur­gón del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Pe­ni­ten­cia­rio (In­pe), que la tras­la­dó ba­jo un fuer­te ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad des­de el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, don­de pa­só la no­che en un ca­la­bo­zo jun­to con otras dos mu­je­res a la es­pe­ra de que por la ma­ña­na se le asig­na­ra la pri­sión don­de que­da­ría en­car­ce­la­da.

A ella so­lo se le pu­do ver muy bre­ve­men­te en los es­ca­sos me­tros que re­co­rrió des­de la puer­ta tra­se­ra del Pa­la­cio de Jus­ti­cia has­ta el fur­gón.

Fu­ji­mo­ri, pre­si­den­ta del par­ti­do Fuer­za Po­pu­lar, apa­re­ció son­rien­te, con una pren­da que le ta­pa­ba las es­po­sas en sus mu­ñe­cas, y por un ins­tan­te lan­zó una abier­ta son­ri­sa de agra­de­ci­mien­to y com­pli­ci­dad a las de­ce­nas de se­gui­do­res que se ha­bían apos­ta­do pa­ra ex­pre­sar­le su apo­yo con re­pe­ti­ti­vas aren­gas co­mo ‘Kei­ko no es­tá so­la’.

Tam­bién lle­ga­ron al­gu­nos con­gre­sis­tas fu­ji­mo­ris­tas co­mo Héc­tor Be­ce­rril y Kar­la Schae­fer, ade­más de la ex­con­gre­sis­ta Mart­ha Moyano, siem­pre a la ca­be­za de las ma­ni­fes­ta­cio­nes a fa­vor de la fa­mi­lia Fu­ji­mo­ri.

Un ma­yor gru­po de fu­ji­mo­ris­tas es­pe­ra­ba a su lí­der en la en­tra­da de la cár­cel, con pan­car­tas con su fo­to­gra­fía y ban­de­ras na­ran­jas, el co­lor dis­tin­ti­vo del fu­ji­mo­ris­mo, pe­ro su ím­pe­tu cho­có con­tra un pe­que­ño gru­po de an­ti­fu­ji­mo­ris­tas que tam­bién lle­gó al lu­gar y con­tra los que ca­si se en­fren­tan a gol­pes.

En la pri­sión, don­de hay unas 300 re­clu­sas, en­tre ellas una vein­te­na de te­rro­ris­tas, Fu­ji­mo­ri per­ma­ne­ce­rá pro­ba­ble­men­te en el mis­mo am­bien­te don­de es­tu­vo He­re­dia, un lu­gar en el pa­be­llón de pre­ven­ción es­pe­cial­men­te ha­bi­li­ta­do des­de el pa­so de la es­po­sa de Hu­ma­la pa­ra que no ten­gan con­tac­to con las otras in­ter­nas.

|EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.