¿POR QUÉ AL CA­FÉ EN CO­LOM­BIA LE DE­CI­MOS TIN­TO?

El pro­duc­to in­sig­nia del país re­fle­ja nues­tro pro­ble­ma de iden­ti­dad: ne­ce­si­ta­mos que triun­fa­ra afue­ra pa­ra va­lo­rar­lo aden­tro

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - ALE­JAN­DRO PINO CA­LAD

En Co­lom­bia no te­ne­mos el me­jor ca­fé del mun­do, sino los me­jo­res ca­fés de to­do el pla­ne­ta, pues en nues­tro te­rri­to­rio hay per­fec­ta­men­te 20 paí­ses ca­fe­te­ros di­fe­ren­tes, y, aún así, el con­su­mo ma­si­vo es de ca­fés me­dio­cres im­por­ta­dos de Viet­nam o Ecua­dor que nos ofre­cen co­mo ‘pro­duc­to 100% co­lom­biano’ al ser tos­ta­dos acá, o del ri­pio del po­de­ro­so ca­fé que ex­por­ta­mos. Y ojo, el ri­pio de nues­tro ca­fé es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior a lo que nos ven­den en bol­si­tas con ban­de­ras y or­gu­llo na­cio­nal.

Sí, aun­que us­ted no lo crea, la ma­yo­ría del ca­fé que ven­den en las tien­das en Co­lom­bia, el que se uti­li­za en la ca­sa, en to­das de gre­cas de ofi­ci­na, el que su ma­má aún cue­la con una te­la gas­ta­da y man­cha­da, pue­de que no sea co­lom­biano y eso re­fle­ja a la per­fec­ción el pro­ble­ma de au­to­es­ti­ma na­cio­nal: ha­ce más de 50 años, en pleno boom de ex­por­ta­ción de ca­fé y cuan­do la eco­no­mía na­cio­nal de­pen­día en un 90% de es­te pro­duc­to, la lla­ma­da ‘ley de pa­si­lla y ri­pio’ de­ter­mi­nó que el me­jor ca­fé que se co­se­cha­ba en Co­lom­bia de­bía ir a la ex­por­ta­ción y que el mer­ca­do lo­cal se abas­te­ce­ría de eso: pa­si­lla y ri­pio, el so­bran­te del que con­quis­ta­ba el mun­do con la ca­ra de Juan Val­dez y su mu­la.

Mien­tras el mun­do se enamo­ra­ba de nues­tro ca­fé por su sa­bor y aro­ma, no­so­tros nos acos­tum­bra­mos a to­mar un ca­fé ne­gro, fuer­te y muy, pe­ro muy ca­lien­te, ya que la tem­pe­ra­tu­ra ocul­ta los de­fec­tos del grano y la tues­ta. Por eso cuan­do lle­gó la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, cam­bia­ron las le­yes y se vi­vió un boom ca­fe­te­ro en to­do el mun­do, nos des­cu­bri­mos to­man­do cual­quier co­sa mien­tras afue­ra do­mi­na­ban de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen, que no­so­tros ig­no­rá­ba­mos. Cla­ro, la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros (FNC) ha si­do en bue­na me­di­da res­pon­sa­ble de co­rre­gir nues­tra ig­no­ran­cia con la apa­ri­ción de las tien­das Juan Val­dez, en las que mu­chos, por pri­me­ra vez, des­cu­bri­mos las no­ta­bles y ma­ra­vi­llo­sas di­fe­ren­cias en­tre un ca­fé de Na­ri­ño, uno del Hui­la y uno de Quin­dío, pe­ro la ex­plo­sión de los pe­que­ños ca­fés y de los pe­que­ños pro­duc­to­res es la que en úl­ti­mas por fin hoy nos es­tá acer­can­do real­men­te al pla­cer del ca­fé co­lom­biano.

“Hoy se to­ma me­jor es­pres­so en Bo­go­tá que en Mi­lán, pe­ro ne­ce­si­ta­mos que no sea so­lo en los ca­fés: que en los ho­ga­res va­lo­re­mos que te­ne­mos el me­jor ca­fé del mun­do y que ese tin­ti­co pue­de ser mu­chí­si­mo más que eso”, di­ce con­ven­ci­do Luis Fer­nan­do Vé­lez, ge­ren­te ge­ne­ral del ca­fé Amor Per­fec­to y uno de los aban­de­ra­dos en es­ta lu­cha pa­ra que dis­fru­te­mos nues­tro ca­fé

Ha­ble­mos de arri­bis­mo

Iró­ni­ca­men­te, no se tra­ta so­lo de ho­ga­res y del chip di­fí­cil de cam­biar de ser­vir cual­quier pa­si­lla y ri­pio.

En es­ta ola gas­tro­nó­mi­ca que se ha to­ma­do al país, to­dos los res­tau­ran­tes han he­cho cre­cer sus car­tas de vi­nos, pe­ro son po­cos los que ofre­cen nues­tros ca­fés es­pe­cia­les.

“En un país que se pre­cia de te­ner el me­jor ca­fé del mun­do, es inex­cu­sa­ble que la ma­yor preo­cu­pa­ción de mu­chos de es­tos ne­go­cios sean so­la­men­te sus ca­vas de vi­nos im­por­ta­dos, sus ba­rras de des­ti­la­dos de lu­jo y sus ca­jas de té”, es­cri­bió en mar­zo de es­te año el crí­ti­co de be­bi­das Hu­go Sa­bo­gal en su co­lum­na del dia­rio El Es­pec­ta­dor.

Y es que el pro­ble­ma es, una vez más, de au­to­es­ti­ma y arri­bis­mo: nues­tros ca­fés tu­vie­ron que ser elo­gia­dos afue­ra, con­vir­tién­do­se en ob­je­tos de cul­to, de los cua­les el con­su­mi­dor va­lo­ra la de­no­mi­na­ción de ori­gen (“¡ca­fé de la Sie­rra Ne­va­da!”, di­ría so­bre­ex­ci­ta­do un hips­ter bel­ga), pa­ra que en Co­lom­bia em­pe­zá­ra­mos a dar­les un pe­so es­pe­cí­fi­co. Lo iró­ni­co es que en esa ofer­ta ca­da vez más am­plia de ca­fés co­lom­bia­nos, es­tán pri­man­do los que nos ofre­cen las mar­cas ex­tran­je­ras; los que sí son de ori­gen co­lom­biano, son tos­ta­dos y em­pa­ca­dos al otro la­do del mun­do, ya sea en bol­sas, la­tas o cáp­su­las.

¿No se­ría me­jor y más fá­cil es­ti­mu­lar el con­su­mo del ca­fé tos­ta­do en ori­gen? 20 mil ki­ló­me­tros de re­co­rri­do al­go le de­ben ha­cer a la ca­li­dad...

In­clu­so, ya que es­ta­mos vi­vien­do un re­na­cer de la cul­tu­ra ca­fe­te­ra, ¿no se­ría el cul­ti­vo de ca­fé una so­lu­ción es­ta­tal pa­ra re­cu­pe­rar te­rri­to­rios en tiem­pos de pos­con­flic­to? Pe­ro cla­ro, cam­bian­do la idea ins­tau­ra­da con la ‘ley de pa­si­llas y ri­pios’: no so­lo se tra­ta de ven­der afue­ra, sino de ha­cer cre­cer el mer­ca­do lo­cal con ca­li­dad y, so­bre to­do, con mu­cho amor pro­pio.

|FOTOLIA

Nos pre­cia­mos de te­ner el me­jor ca­fé del mun­do pe­ro no lo dis­fru­ta­mos, ¿por qué?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.