CA­TA­LI­NA ARISTIZÁBAL LLE­VA SU ES­TI­LO DE VI­DA A LA RO­PA

De­ci­dió asu­mir un nue­vo re­to en su vi­da pro­fe­sio­nal

Publimetro Cali - - PORTADA - MONICA GARZÓN

A sus 40 años, Ca­ta­li­na Aristizábal si­gue cau­ti­van­do con sus há­bi­tos sa­lu­da­bles. La mo­de­lo y pre­sen­ta­do­ra, des­de ha­ce unos años, to­mó la de­ci­sión de cam­biar su es­ti­lo de vi­da y a tra­vés de sus re­des so­cia­les ha mos­tra­do có­mo cui­da su cuer­po.

Es una per­so­na se­gu­ra de la im­por­tan­cia de crear con­cien­cia en torno a es­te te­ma y, tras com­par­tir­lo con co­no­ci­dos, fue ga­nan­do se­gui­do­res que le con­sul­ta­ban so­bre be­lle­za, ali­men­ta­ción, ejer­ci­cio y has­ta te­mas de sa­lud. Ade­más del co­no­ci­mien­to que he­re­dó de su ma­dre, Ya­mi­le Hu­mar, de for­ma em­pí­ri­ca em­pe­zó a in­ves­ti­gar so­bre es­tos te­mas y a con­sul­tar con mé­di­cos y nu­tri­cio­nis­tas, en­tre otros, has­ta con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te pa­ra quie­nes la veían co­mo ejem­plo a se­guir.

Ade­más, otro de los te­mas en los que más pro­fun­di­za es el ejer­ci­cio y la pa­sión ha­cia las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, fun­cio­na­les y sa­lu­da­bles, que se con­vir­tie­ron en al­gu­nas de las cua­li­da­des que la lle­va­ron a lan­zar­se co­mo di­se­ña­do­ra de ro­pa, fiel a sus creen­cias y pro­pio es­ti­lo de vi­da. Bron­zi­ni Ac­ti­ve by Ca­ta­li­na Aristizábal es la nue­va co­lec­ción de­por­ti­va del ne­go­cio tex­til del Gru­po Éxi­to. Las pie­zas, di­se­ña­das pa­ra ser pren­das más có­mo­das y fun­cio­na­les, es­tán en­fo­ca­das en tres lí­neas: Ac­ti­ve, Re­lax y Ve­rano, pa­ra di­fe­ren­tes oca­sio­nes de uso den­tro del mun­do de­por­ti­vo.

En en­tre­vis­ta con NUE­VA MU­JER nos con­tó so­bre su fa­mi­lia, es­ta nue­va fa­ce­ta en su vi­da y có­mo fue su tran­si­ción ha­cia un mun­do sa­lu­da­ble.

¿Có­mo fue el pro­ce­so pa­ra con­ver­tir­se en di­se­ña­do­ra?

Fui yo quien to­mó la ini­cia­ti­va, los con­ven­cí y los enamo­ré. Es­tá­ba­mos ha­cien­do una cam­pa­ña de pi­ja­mas pa­ra Ac­ti­ve de la cual soy ima­gen y ahí se me pa­só la idea de ha­cer una pro­pues­ta que es­tu­vie­ra ali­nea­da pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, les lla­mó la aten­ción y en­ton­ces co­men­cé a tra­ba­jar en to­do lo que eso sig­ni­fi­ca­ría.

En­vié mis pro­pues­tas, se tra­ba­jó en equi­po y aho­ra ya se ve ma­te­ria­li­za­do el re­sul­ta­do. Quie­ro re­sal­tar que en es­ta co­lec­ción se ve­rá re­fle­ja­do no so­lo lo que soy, sino los va­lo­res que quie­ro ins­pi­rar en las mu­je­res que quie­ren ver­se y sen­tir­se bien en su día a día, lle­van­do una vi­da sa­lu­da­ble y con bue­nos há­bi­tos, que no tie­nen ex­cu­sas y es por eso que bus­can siem­pre man­te­ner­se ac­ti­vas.

¿Có­mo com­bi­nó su es­ti­lo de vi­da con las pren­das que di­se­ñó?

Pa­ra na­die es un se­cre­to que lle­vo una vi­da sa­lu­da­ble des­de ha­ce mu­cho tiem­po, es­ta­ba bus­can­do co­sas que se aco­mo­da­ran a mi es­ti­lo de vi­da y no en­con­tra­ba, así que con es­ta co­lec­ción sien­to que pu­de re­fle­jar ca­da mo­men­to en una mu­jer con una vi­da ac­ti­va: en­tre­nar en el gim­na­sio, al­ta com­pe­ten­cia, has­ta una par­te más tran­qui­la, co­mo te­ner pren­das pa­ra ha­cer yo­ga.

Há­ble­nos so­bre los ves­ti­dos de ba­ño.

Cuan­do pu­bli­co fo­tos en ves­ti­do de ba­ño, mis se­gui­do­ras siem­pre me pre­gun­tan, así que por qué no lan­zar­me con una lí­nea tam­bién.

Los ves­ti­dos de ba­ño han si­do un hit, re­fle­jan mi es­ti­lo y van de la mano de lle­var una vi­da sa­lu­da­ble. Uno de­be que­rer­se co­mo es, así que po­der lu­cir un bi­ki­ni con mu­cho or­gu­llo y se­gu­ri­dad en nues­tra per­so­na­li­dad y nues­tro cuer­po es lo que más me lle­na.

¿En qué mo­men­to de­ci­dió lle­var un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble?

La ver­dad, des­de mi se­gun­do em­ba­ra­zo. El cuer­po de una mu­jer que da a luz cam­bia y ca­da día era más cons­cien­te de que el cuer­po que te­nía cuan­do arran­qué a mis 15 años no era pa­ra to­da la vi­da. En el fon­do sa­bía que ese pen­sa­mien­to era una ex­cu­sa y que si me lo pro­po­nía, lo­gra­ría un cam­bio.

Co­men­cé a ejer­ci­tar­me cer­ca de cua­tro ve­ces por se­ma­na en el gim­na­sio, mien­tras cum­plía otras ru­ti­nas co­mo ju­gar te­nis, mon­tar bi­ci­cle­ta y ha­cer yo­ga. Tras apren­der so­bre co­ci­na sa­lu­da­ble, hi­ce mi li­bro de re­ce­tas y re­co­men­da­cio­nes pa­ra una die­ta más sa­na, re­du­cien­do el con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das, azú­ca­res y sa­les, y au­men­ta­do la can­ti­dad de fru­tas, ver­du­ras y fi­bra de una ma­ne­ra ama­ble y pla­cen­te­ra.

¿Qué ca­na­les sue­le usar pa­ra co­mu­ni­car su men­sa­je de vi­da sa­na?

En los úl­ti­mos años me he de­di­ca­do a la di­vul­ga­ción de es­te es­ti­lo de vi­da, pa­ra ser­vir co­mo ejem­plo. Me en­can­ta com­par­tir des­de mis re­des so­cia­les y mis li­bros, ade­más de mi es­pa­cio en te­le­vi­sión en Es­ta­dos Uni­dos, de­di­ca­do a los con­se­jos. Po­de­mos te­ner el con­trol de nues­tra sa­lud y nues­tra vi­da si nos ali­men­ta­mos bien, si ha­ce­mos ejer­ci­cio y nos vol­ve­mos a co­nec­tar con no­so­tros mis­mos a tra­vés de la me­di­ta­ción.

¿Cuál cree que es el error en el que caen las per­so­nas cuan­do es­tán ha­cien­do una tran­si­ción a una vi­da sa­lu­da­ble?

El se­den­ta­ris­mo, de­fi­ni­ti­va­men­te ga­na la pe­re­za, al co­mien­zo to­do cues­ta, pe­ro hay que po­ner ac­ti­tud. Tam­bién con­si­de­ro que uno se de­ja con­su­mir por el tra­ba­jo y se ol­vi­da de re­ga­lar­se una ho­ra al día pa­ra cui­dar de sí mis­mo.

Un con­se­jo pa­ra ali­men­tar­se de for­ma sa­lu­da­ble.

Co­mer hue­vos y po­llo de cam­po. Usar so­lo acei­te de co­co, de agua­ca­te u oli­va pa­ra pre­pa­rar las co­mi­das, re­em­pla­zar el arroz blan­co por el arroz in­te­gral. Y otros, co­mo cam­biar el azú­car por pa­ne­la o miel de aga­ve or­gá­ni­ca. Cam­biar los ju­gos de ca­ja por agua o ju­gos he­chos en ca­sa.

¿Qué cree que es lo me­jor que pue­den ha­cer los pa­dres pa­ra que sus hi­jos ten­gan bue­nos há­bi­tos?

El com­pro­mi­so de­be ve­nir de los pa­dres mis­mos, ellos no les pue­den exi­gir a sus hi­jos que co­man bien si ellos no co­men bien, así co­mo tam­po­co les pue­den exi­gir que ha­gan ejer­ci­cio si son se­den­ta­rios. Lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es rea­li­zar esos cam­bios den­tro de la fa­mi­lia.

“Po­de­mos te­ner el con­trol de nues­tra sa­lud y nues­tra vi­da si nos ali­men­ta­mos bien, si ha­ce­mos ejer­ci­cio y nos vol­ve­mos a co­nec­tar con no­so­tros mis­mos a tra­vés de la me­di­ta­ción”

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.