Ma­ra­to­nean­do: ¿es po­si­ble lle­gar a ser adic­to a Netflix?

Con el pri­mer ca­so do­cu­men­ta­do de adic­ción gra­ve a pla­ta­for­mas de strea­ming, nos pre­gun­ta­mos si ver se­ries com­pul­si­va­men­te es sano

Publimetro Cali - - PLUS - LUZ LANCHEROS

Mu­chos lo ha­ce­mos: sa­li­mos del tra­ba­jo y lue­go de un día lar­go –o una se­ma­na–, nos acuar­te­la­mos con nues­tras mas­co­tas, nues­tros ami­gos o pa­re­ja y una piz­za pa­ra ver una tem­po­ra­da tras otra o en des­or­den (lo que se co­no­ce co­mo bin­ge-wat­ching, en in­glés). Con tan­tí­si­mas op­cio­nes, en cual­quier pla­ta­for­ma es po­si­ble per­der­se bus­can­do qué ver o en­gan­char­se a una se­rie du­ran­te ho­ras, días o se­ma­nas. Es­to es tan nor­mal que los me­mes y las ca­ri­ca­tu­ras al res­pec­to pu­lu­lan en la web. Pe­ro es­to trae otras reali­da­des de las que po­co se ha­bla.

En In­dia, se do­cu­men­tó el pri­mer ca­so de adic­ción a Netflix. Un jo­ven de 26 años se in­ter­nó en un cen­tro de adic­cio­nes al per­der su tra­ba­jo, ais­lar­se y rehu­sar­se a te­ner otra gra­ti­fi­ca­ción que no fue­ra ver se­ries por in­ter­net. Aun­que pa­rez­ca al­go úni­co, no lo es tan­to: se­gún la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da por la em­pre­sa de strea­ming, el jo­ven in­dio no es un ca­so ais­la­do. Una per­so­na vio el año pa­sa­do la pri­me­ra par­te de Pi­ra­tas del Ca­ri­be to­dos los días del año. Otra vio 357 días Bee Mo­vie, y los usua­rios que pa­re­cie­ran no te­ner há­bi­tos tan ‘no­to­rios’ ven por lo me­nos 60 pe­lí­cu­las al año y usan el con­te­ni­do más de 140 mi­llo­nes de ho­ras por día. Y ni ha­blar del bin­ge-wat­ching: 59% de los usua­rios de es­ta pla­ta­for­ma to­man un des­can­so lue­go de ver una se­rie y du­ran­te ese tiem­po, 61% ven una pe­lí­cu­la. Y en una en­cues­ta he­cha con 37.000 usua­rios en 2016, 44 es­pia­ron a otros ha­cien­do bin­ge-wat­ching, mien­tras lo ha­cían… en pú­bli­co.

“La gen­te cree que ha­cer es­to es nor­mal. Es nor­mal qui­zás pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro con­du­cir, es­tar en una ci­ta, en el tra­ba­jo, to­do eso re­quie­re con­cen­tra­ción y es­tar pre­sen­te. Al mis­mo tiem­po, es­ta­mos ha­blan­do de una ge­ne­ra­ción de per­so­nas que tie­ne te­le­vi­so­res en sus re­lo­jes, en sus ga­fas, en sus ca­rros. Hay aho­ra mu­cha ac­ce­si­bi­li­dad a la tecnología y mu­cha más in­dul­gen­cia con es­to”, ex­pli­ca a PUBLIMETRO el psi­có­lo­go clí­ni­co Law­ren­ce Ru­bin, de las uni­ver­si­da­des St. Tho­mas y Mas­sa­chu­setts-boston. Y es que al ser Netflix el nue­vo re­fu­gio an­te la ru­ti­na, se ha con­ver­ti­do, se­gún el ex­per­to, en otra for­ma de gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea en la que es muy fá­cil per­der­se.

Pla­cer en un clic

“Cuan­do usa­mos el tér­mino ‘adic­ción’, mu­cha gen­te ha­lla muy di­fí­cil es­ca­par de es­tar co­nec­ta­do a Netflix, por­que pue­des con­su­mir una tem­po­ra­da en­te­ra sin te­ner que es­pe­rar. Es gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea y no tie­nes que es­pe­rar na­da, no tie­nes que ni si­quie­ra de­jar la ca­sa. Es­to es­ti­mu­la par­tes del ce­re­bro que otras co­sas co­mo el jue­go, el se­xo y la be­bi­da tam­bién es­ti­mu­lan. Hay si­mi­li­tu­des de com­por­ta­mien­to en­tre los adic­tos a es­to y los que ven te­le­vi­sión de es­ta ma­ne­ra”, en­fa­ti­za. “Es una adic­ción le­gi­ti­ma­da y cuan­do pien­sas en ella, pien­sas en gen­te que quie­re gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea, que no quie­ren es­pe­rar y que no tie­nen qui­zás otras ac­ti­vi­da­des o in­tere­ses o re­la­cio­nes y su adic­ción to­ma ese lu­gar. No di­go que Netflix u otras pla­ta­for­mas de strea­ming sean adic­ti­vas, pe­ro al­gu­nos de sus efec­tos tie­nen si­mi­li­tu­des com­por­ta­men­ta­les con otro ti­po de adic­cio­nes”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Y tal co­mo los vi­deo­jue­gos o el in­ter­net mis­mo (y ca­sos de jó­ve­nes ais­la­dos de es­tas maneras), es­tas pla­ta­for­mas y su uso irres­pon­sa­ble pue­den aca­rrear los mis­mos sín­to­mas de ais­la­mien­to y des-

co­ne­xión que el jo­ven in­dio ex­pe­ri­men­tó. Pe­ro en eso in­flu­ye el con­tex­to emo­cio­nal y so­cial del in­di­vi­duo, por­que al fin y al ca­bo, ¿qué es lo nor­mal? Pa­ra al­gu­nos, ver una se­rie en una no­che es al­go te­rro­rí­fi­co, pe­ro pa­ra otros es­pe­rar sim­ple­men­te es un las­tre. Y es al­go que de­be re­vi­sar­se se­gún el his­to­rial in­di­vi­dual.

“No hay una for­ma nor­mal de ha­cer las co­sas. Lo que es nor­mal pa­ra una ge­ne­ra­ción no lo es pa­ra la otra. Per­so­nal­men­te creo que es muy fá­cil per­der­se en la te­le­vi­sión, te cues­ta te­ner re­la­cio­nes, tra­ba­jo y re­crea­ción. Netflix lo ha­ce muy fá­cil en ese as­pec­to. Pe­ro hay gen­te que se pier­de más que otra en es­te as­pec­to”, con­clu­ye Law­ren­ce Ru­bin. Así que, ¿cuán­to es de­ma­sia­do? ¿Es­ta­mos dan­do a las pla­ta­for­mas nues­tra vi­da o ha­cen par­te de ella?

“Mu­cha gen­te ha­lla muy di­fí­cil es­ca­par de es­tar co­nec­ta­do a Netflix, por­que pue­den con­su­mir una tem­po­ra­da en­te­ra y no hay que es­pe­rar. Es gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea y no hay que es­pe­rar na­da, no hay que ni si­quie­ra de­jar la ca­sa. Es­to es­ti­mu­la par­tes del ce­re­bro que otras co­sas co­mo el jue­go, el se­xo y la be­bi­da tam­bién es­ti­mu­lan” Law­ren­ce Ru­bin, psi­có­lo­go clí­ni­co de las uni­ver­si­da­des St. Tho­mas y Mas­sa­chu­setts-boston

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.