Los mi­gran­tes son ciu­da­da­nos que ha­cen que el mun­do sea me­jor

Publimetro Cali - - EDITORAINVITADA -

Mon Laferte

En un mun­do con­vul­sio­na­do por los con­flic­tos, las olas mi­gra­to­rias se han he­cho ne­ce­sa­rias y pan de ca­da día en de­ce­nas de paí­ses. El nú­me­ro de quie­nes sa­len de sus ho­ga­res y arries­gan sus vi­das in­ten­tan­do lle­gar a la Unión Eu­ro­pea ha cre­ci­do en los úl­ti­mos cin­co años. Se­gún ci­fras de la Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos (Ac­nur), cer­ca de 362.000 re­fu­gia­dos y mi­gran­tes cru­za­ron el mar Me­di­te­rrá­neo en 2016. De ellos, 181.400 lle­ga­ron a Ita­lia y 173.450 a Gre­cia. En la pri­me­ra mi­tad de 2017, más de 105.000 re­fu­gia­dos y mi­gran­tes in­gre­sa­ron a Eu­ro­pa.

Pe­ro lo que era un fe­nó­meno le­jano pa­ra Amé­ri­ca, en po­co tiem­po se vol­vió al­go co­ti­diano. Mé­xi­co, por ejem­plo, afron­ta una ola de in­mi­gran­tes hon­du­re­ños, que de­bie­ron sa­lir de su país por la si­tua­ción po­lí­ti­ca.

En Su­ra­mé­ri­ca, el pro­ble­ma mi­gra­to­rio tam­bién se vol­vió pan de ca­da día. Con la vio­len­cia de Co­lom­bia en los años no­ven­ta, cau­sa­da por el nar­co­trá­fi­co y la gue­rra, va­rias ge­ne­ra­cio­nes de co­lom­bia­nos bus­ca­ron un me­jor ama­ne­cer en paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la. Pe­ro hoy, los pa­pe­les se han in­ter­cam­bia­do y son los ve­ne­zo­la­nos quie­nes ca­mi­nan por el con­ti­nen­te, es­ca­pan­do de su si­tua­ción y bus­can­do un fu­tu­ro me­jor.

Se­gún ci­fras de la Ac­nur, a Co­lom­bia han lle­ga­do más de me­dio mi­llón de ve­ne­zo­la­nos, pe­ro pa­ra agos­to de es­te año, se­gún el di­rec­tor ge­ne­ral de Mi­gra­ción Co­lom­bia, Christian Krü­ger Sar­mien­to, cer­ca de un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos se en­cuen­tran re­si­dien­do en el país. En Pe­rú, el se­gun­do país con ma­yor nú­me­ro de re­si­den­tes ve­ne­zo­la­nos, ya fue­ron su­pe­ra­dos los 414.000 re­gis­tros.

Aun­que pa­ra al­gu­nos la mi­gra­ción sea vis­ta co­mo un fe­nó­meno con ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ga­ti­vas, pa­ra ar­tis­tas co­mo Mon Laferte, que tam­bién es mi­gran­te, de es­te fe­nó­meno so­lo pue­den na­cer co­sas bue­nas: “To­dos los paí­ses son ma­ra­vi­llo­sos. Yo soy mi­gran­te. Soy ciu­da­da­na del mun­do”, se­ña­la la ar­tis­ta chi­le­na, que ha he­cho su ca­rre­ra en Mé­xi­co.

Laferte cuen­ta có­mo lle­gó al país ‘ma­ni­to’ con ga­nas de tra­ba­jar: “Quie­ro en­viar un men­sa­je pa­ra los que fo­men­tan la xe­no­fo­bia. Me he en­con­tra­do con eso en Chi­le y en otros paí­ses y la reali­dad es que los mi­gran­tes son muy tra­ba­ja­do­res y quie­ren sa­lir ade­lan­te”.

Ós­car Cas­ti­llo, un ve­ne­zo­lano de 25 años que pa­só por Pe­rú, Ecua­dor, Bra­sil y se que­dó en Co­lom­bia, cuen­ta có­mo lle­gó a tra­ba­jar co­mo me­se­ro y bar­ten­der y có­mo em­pe­zó a abrir­se es­pa­cio en la mú­si­ca, en Me­de­llín, don­de se ra­di­có: “Lle­gar a un país des­co­no­ci­do, en don­de las no­ti­cias to­dos los días son que el ex­tran­je­ro hi­zo es­to o aque­llo, es muy di­fí­cil. Mi pri­mo y yo lle­ga­mos en si­tua­ción irre­gu­lar y te­ner ese ró­tu­lo de ‘ile­gal’ es com­pli­ca­do, pe­ro nos abrie­ron las puer­tas pa­ra sa­lir de una si­tua­ción di­fí­cil y man­dar di­ne­ro a mi fa­mi­lia en Ca­ra­cas”, se­ña­la el jo­ven per­cu­sio­nis­ta de la ban­da Kum­ba­yá La­tin Sound.

Y así re­cuer­da sus ini­cios Mon­se­rrat: “Lle­gué a Mé­xi­co y no so­lo fui pa­ra ser ar­tis­ta, can­tar, com­po­ner y ha­cer me­jo­res can­cio­nes. Sino que ha­bía un de­seo en mí. Que­ría com­prar­le una ca­sa a mi

ma­dre, por­que cuan­do era pe­que­ñi­ta, vi­vía­mos en un lu­gar un po­co pre­ca­rio. Cuan­do lle­gué a Mé­xi­co tra­ba­jé mu­cho. To­ca­ba en ba­res de jue­ves a do­min­go. El lu­nes ma­dru­ga­ba a to­car puer­tas”.

Se­gún Ac­nur, la si­tua­ción de los mi­gran­tes o re­fu­gia­dos en La­ti­noa­mé­ri­ca ha si­do com­pli­ca­da, por­que es di­fí­cil lu­char con­tra las fron­te­ras es­pa­cia­les por to­do el fo­rá­neo y que crean xe­no­fo­bia eso no de­be­ría ser así. To­dos y arrai­gan el na­cio­na­lis­mo, so­mos her­ma­nos, yo ven­go a que pue­de lle­var a ac­cio­nes cons­truir una me­jor Co­lom­bia vio­len­tas co­mo las que con mi mú­si­ca”, se­ña­la se han pre­sen­ta­do en Ós­car.

Mé­xi­co, Chi­le, Ecua­dor Por su la­do, pa­ra Mon y Co­lom­bia. Laferte, “en Vi­ña del Mar, Da­tos de la Co­mi­sión la ciu­dad en la que na­cí, las Na­cio­nal de los De­re­chos in­fluen­cias de ar­tis­tas ar­gen­ti­nos Hu­ma­nos (Cndh) fue­ron bas­tan­tes. de Mé­xi­co y de or­ga­ni­za­cio­nes Gra­cias a la mú­si­ca de otras ci­vi­les de­fen­so­ras par­tes del mun­do, he cre­ci­do de los de­re­chos de co­mo ar­tis­ta. Si por mí los mi­gran­tes fue­ra, eli­mi­na­ría las fron­te­ras re­ve­lan que y de­ja­ría una sola La­ti­noa­mé­ri­ca. en el país Quie­ro ver có­mo va se co­me­ten a cre­cer Chi­le con to­da es­ta on­da de mi­gra­cio­nes y có­mo has­ta esas mez­clas nos van a en­ri­que­cer cua­tro cul­tu­ral­men­te”. Pa­ra Cas­ti­llo, “una La­ti­noa­mé­ri­ca ve­ces uni­da y va­lo­ran­do a más sus mi­gran­tes en­ri­que­ce­rá agre­sio­nes la mú­si­ca, los sa­bo­res de los pla­tos, las he­ren­cias cul­tu­ra­les, a mi­gran­tes los re­la­tos his­tó­ri­cos y nos ha­rá me­jo­res per­so­nas. que en La gen­te mi­gra por­que hay Es­ta­dos es­pe­ran­za de en­con­trar una Uni­dos. En lo fa­mi­lia con otro acento”, se­ña­la que va co­rri­do del Cas­ti­llo. año, se han re­gis­tra­do Pa­ra fi­na­li­zar, la can­tau­to­ra más de 30.000 de­nun­cias chi­le­na nos de­ja un por agre­sio­nes a men­sa­je: “Re­ci­ban a los mi­gran­tes mi­gran­tes. con una son­ri­sa, con “Nun­ca lle­gué a un abra­zo. Hay que re­ci­bir­los sen­tir en car­ne pro­pia con ca­ri­ño. No tie­nes tu la agre­sión, pe­ro sí fa­mi­lia, y re­ci­bir una son­ri­sa lo vi y lo veo con mis en la ca­lle te cam­bia el día. com­pa­trio­tas (ve­ne­zo­la­nos). Si pue­den apo­yar al mi­gran­te, Sien­to que há­gan­lo. To­dos so­mos se ha ge­ne­ra­do un her­ma­nos y los mi­gran­tes cli­ma de ani­mad­ver­sión ha­cen gran­des a los paí­ses”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.