‘El co­co’ del que to­dos ha­blan, pe­ro na­die co­no­ce

Pa­ra la ar­tis­ta es fun­da­men­tal ha­blar de uno de los mo­vi­mien­tos so­cia­les con más fuer­za en los úl­ti­mos años y ver có­mo ha avan­za­do en La­ti­noa­mé­ri­ca

Publimetro Cali - - EDITORAINVITADA - LUZ LANCHEROS |EFE

“La so­cie­dad te­me y cri­ti­ca a las mu­je­res fuer­tes y a quie­nes tie­nen una opi­nión, a las mu­je­res que al­zan la voz” “Cuan­do ha­blas de fe­mi­nis­mo, aún mu­cha gen­te sien­te que ser fe­mi­nis­ta es­tá mal” Mon Laferte

Ser mu­jer, to­dos los días, es un ac­to de fe. Uno en el que hay que en­fren­tar­se a crí­ti­cas por res­pi­rar, por ser gor­da o fla­ca, por te­ner el pe­lo lar­go o cor­to, por ves­tir de fal­da o pan­ta­lón, por ma­qui­llar­se o no, por ha­blar o no, in­clu­so por ca­mi­nar en la ca­lle. O no. Y en La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de el ma­chis­mo es­tá tan in­terio­ri­za­do, es­ta pre­mi­sa va más allá de la re­vic­ti­mi­za­ción: si bien a los hom­bres los han ma­ta­do por gue­rras y por vio­len­cia a tra­vés de la his­to­ria, no los han ma­ta­do por ser hom­bres. A las mu­je­res sí y se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal), tan so­lo el año pa­sa­do ma­ta­ron a 2554 mu­je­res en 16 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Ca­da día se re­gis­tran 12 fe­mi­ni­ci­dios y ni ha­blar de te­mas que tie­nen que ver con la vio­len­cia con­tra las mu­je­res: des­de el aco­so se­xual, pa­san­do por los em­ba­ra­zos no desea­dos y has­ta las muer­tes por el abor­to ile­gal, la lu­cha por la igual­dad es al­go que aún no ha co­men­za­do, a pe­sar de que, en apa­rien­cia, en lu­ga­res co­mo las re­des so­cia­les ya se ha­ya co­men­za­do a cam­biar la vi­sión so­bre el gé­ne­ro y el fe­mi­nis­mo.

Pe­ro es­to tam­bién es­tá en ma­nos de los fa­mo­sos. Una de las po­cas ar­tis­tas en La­ti­noa­mé­ri­ca que se han pues­to la ca­mi­se­ta so­bre el fe­mi­nis­mo es Mon Laferte, quien no so­lo des­de su mú­si­ca ha con­tri­bui­do a que mi­les de mu­je­res lu­chen por sus de­re­chos a ser igua­les. Por eso no ha te­mi­do en­fren­tar co­men­ta­rios ma­chis­tas des­de el co­mien­zo de su ca­rre­ra y tam­bién los es­te­reo­ti­pos co­si­fi­can­tes en los que las mu­je­res son su­je­tos pa­si­vos de su se­xua­li­dad y su ima­gen. Co­mo di­ce ella, se te­me que una mu­jer ten­ga voz, los hom­bres –al peor es­ti­lo de la pe­lí­cu­la de Ma­rilyn Mon­roe– las pre­fie­ren ca­lla­di­tas, lin­das y bai­lan­do. Pe­ro ella –a quien han cri­ti­ca­do has­ta por ma­qui­llar­se, to­do un clá­si­co– va más allá. De­sea­ría que mu­chos su­pie­ran que el fe­mi­nis­mo no es el mons­truo ba­jo de la ca­ma que mu­chos creen.

“Sien­to que no hay in­for­ma­ción su­fi­cien­te aún. Cuan­do ha­blas de fe­mi­nis­mo, la gen­te sien­te que ser fe­mi­nis­ta es­tá mal, que el fe­mi­nis­mo es la otra ca­ra del ma­chis­mo. Eso cree la gen­te”, ex­pli­có la can­tan­te a PUBLIMETRO, en su pa­pel de edi­to­ra in­vi­ta­da. “Hay que de­jar cla­ro que el fe­mi­nis­mo no es co­mo el ma­chis­mo. El fe­mi­nis­mo bus­ca igual­dad de con­di­cio­nes. El ma­chis­mo quie­re una su­pe­rio­ri­dad an­te la mu­jer y así ha si­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. En­ton­ces, hay que en­ten­der es­to. Sien­to que en La­ti­noa­mé­ri­ca la gen­te aún no es­tá in­for­ma­da. Por eso se in­ven­tan to­do es­te ti­po de co­sas, que la fe­mi­na­zi y eso. Fal­ta mu­cha in­for­ma­ción. El fe­mi­nis­mo no odia a los hom­bres, so­lo quie­re igual­dad”, en­fa­ti­za.

Por los de­re­chos fun­da­men­ta­les

La can­tau­to­ra, co­mo mu­chas de sus con­gé­ne­res, tie­ne que su­frir agre­sio­nes a dia­rio por sim­ple­men­te atre­ver­se a opi­nar, a lu­char y a al­zar la voz. ‘Fe­mi­na­zi’, más otros mi­les de epí­te­tos que les han di­cho a las mu­je­res des­de que han que­ri­do lu­char por sus de­re­chos, son al­go que ella no des­co­no­ce. Pe­ro no le im­por­ta. En su pro­ce­so ha en­con­tra­do pla­ta­for­mas pa­ra ac­ti­vis­mo y per­so­nas ins­pi­ra­do­ras: “Fran­cis­ca Va­len­zue­la es una ar­tis­ta chi­le­na que me ins­pi­ra y en su or­ga­ni­za­ción in­vi­ta a mu­je­res tras la mú­si­ca, a lo que es la in­dus­tria. Quie­ro lle­var­lo a Mé­xi­co pa­ra ha­cer­lo más ma­si­vo”. Y es­to tam­bién quie­re lle­var­lo a cau­sas tan con­tro­ver­ti­das y po­lé­mi­cas co­mo el abor­to le­gal: “Con una ami­ga de Mé­xi­co es­ta­mos, jun­to con las ONG ha­blan­do de abor­to, que so­lo es le­gal en la ca­pi­tal, pe­ro no en el res­to del país. Hay mu­chas chi­cas que no pue­den via­jar y ya sa­be­mos qué pa­sa cuan­do no se le­ga­li­za”.

Y te­me que, an­te el au­ge del fas­cis­mo en La­ti­noa­mé­ri­ca y en el res­to del mun­do, es­te de­re­cho se vea opa­ca­do: “Es­ta­mos crean­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.