NICKY JAM MUES­TRA EL LA­DO OS­CU­RO DE SU VI­DA EN NET­FLIX

El can­tan­te ha­bló so­bre es­ta pro­duc­ción, en la que re­vi­ve los mo­men­tos más du­ros pe­ro tam­bién más glo­rio­sos de su ca­rre­ra y su vi­da per­so­nal. La se­rie, que pro­me­te una do­sis de mú­si­ca y cru­de­za, se es­tre­na el 30 de no­viem­bre

Publimetro Cali - - PORTADA - LAU­RA LÓ­PEZ

Nick Ri­ve­ra Ca­mi­ne­ro es, a sus 37 años, uno de los re­gue­to­ne­ros más in­flu­yen­tes del mo­men­to. Na­ció en Bos­ton (EE. UU.), de ma­dre puer­to­rri­que­ña y pa­dre do­mi­ni­cano, y su fa­mi­lia de­ci­dió ir­se a vi­vir a Puer­to Ri­co cuan­do él te­nía 10 años. Des­de esa edad co­men­zó a ra­pear y a tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a sus pa­dres.

Fue des­cu­bier­to mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo em­pa­ca­dor en un su­per­mer­ca­do, y lle­gó a gra­bar un dis­co cuan­do ape­nas te­nía 11 años. Gra­cias a que ya era bi­lin­güe, pu­do tra­ba­jar co­mo te­lo­ne­ro en al­gu­nos con­cier­tos, don­de em­pe­zó a ha­cer­se co­no­ci­do en su ado­les­cen­cia.

En los años 90 co­no­ció a Daddy Yan­kee, con quien for­mó el dúo Los Can­gris. Su­mer­gi­do en la vi­da noc­tur­na, vino una dé­ca­da en la que Nicky Jam ca­yó en la adic­ción a las dro­gas y el al­cohol, y con sus adic­cio­nes vino un tiem­po de fra­ca­so mu­si­cal en el que sus há­bi­tos au­to­des­truc­ti­vos lo ale­ja­ron del au­tor de la mun­dial­men­te fa­mo­sa Ga­so­li­na.

Con su his­to­ria a cues­tas, el re­gue­to­ne­ro sa­be que abrir el baúl de los re­cuer­dos an­te un pú­bli­co es una apues­ta ries­go­sa. Sin em­bar­go, in­sis­te en que es al­go que les de­be a sus fa­ná­ti­cos y a quie­nes pue­dan es­tar atra­ve­san­do por mo­men­tos du­ros, co­mo los que él vi­vió en esa épo­ca. Nicky Jam es­pe­ra que El ga­na­dor sea, más que una se­rie, un tes­ti­mo­nio de vi­da.

“Siem­pre ha es­ta­do en mi men­te la idea de ha­cer­les lle­gar la his­to­ria de mi vi­da”, di­ce el can­tan­te con tono de­ci­di­do. “Hay mu­chos ba­ches en mi ca­rre­ra, mu­cho tiem­po que la gen­te no sa­be dón­de fue o qué es­ta­ba ha­cien­do. Tam­po­co sa­ben de dón­de ven­go yo, có­mo me crié y el por­qué de mu­chas co­sas. Yo ven­go de un pa­sa­do muy os­cu­ro, un pa­sa­do di­fí­cil”, agre­ga.

Con es­ta in­tro­duc­ción, el can­tan­te de éxi­tos ur­ba­nos co­mo El aman­te y Tra­ve­su­ras ha­bla sin ta­pu­jos so­bre có­mo sus pro­ble­mas de adic­ción co­men­za­ron en ca­sa: “Mi ma­má, dro­ga­dic­ta. Mi pa­pá, dro­ga­dic­to. Yo es­tu­ve mu­cho tiem­po en las dro­gas, gra­cias a Dios to­dos sa­li­mos de ese hue­co, pe­ro quie­ro que la gen­te se­pa có­mo fue el pro­ce­so. No fue fá­cil, por­que ob­via­men­te te­nía que ha­blar­le a mi pa­pá y de­cir­le que iba a con­tar la his­to­ria, y que en­tre más grá­fi­ca sea, mu­cho me­jor”.

Co­mo era de es­pe­rar­se, y aun­que la ma­dre del can­tan­te no se opu­so, fue su pa­dre quien no vio con bue­nos ojos que sus vi­das per­so­na­les fue­ran ex­pues­tas. Nicky Jam re­cuer­da ese mo­men­to de diá­lo­go y ase­gu­ra que le di­jo a su pa­dre que es­te era un pa­so ne­ce­sa­rio en sus vi­das. “Yo ne­ce­si­to con­tar la his­to­ria pa­ra que sea al­go que ya sal­ga de mí”, y lo con­ven­ció de que él de­bía es­tar or­gu­llo­so de ha­ber sa­li­do de las dro­gas.

“El éxi­to mío no fue fá­cil, fue un cre­ci­mien­to muy agre­si­vo, en­ton­ces si­guen esas gue­rras in­ter­nas. Pe­ro yo creo que la his­to­ria se en­fo­ca un po­co más en mos­trar las co­sas que tu­ve que su­frir pa­ra lle­gar al éxi­to”, di­ce Nicky.

Re­den­ción y nue­vos co­mien­zos en Co­lom­bia

“Co­lom­bia fue per­fec­ta pa­ra ese nue­vo Nicky Jam”, ase­gu­ra el can­tan­te, quien lle­gó en 2010 con ga­nas de em­pe­zar de nue­vo, tal vez sin sa­ber que se que­da­ría a vi­vir en Me­de­llín. “Yo es­ta­ba jo­di­do, pe­ro es­ta se­gun­da opor­tu­ni­dad que Dios me dio la co­gí, to­do lo que apren­dí en es­te país lo usé y fue lo me­jor por­que trans­mi­tí una nue­va ener­gía”, ase­ve­ra, se­ña­lan­do que en es­tas tie­rras apren­dió que po­día ser un ar­tis­ta ur­bano y ale­jar­se de la es­té­ti­ca del lu­jo y lo ma­te­rial pa­ra en­fo­car­se en ha­cer mú­si­ca. “Aca­bo de com­prar un Maz­da 6. En mi país un Maz­da 6 nun­ca ha­bría sa­li­do en las re­des so­cia­les, la cul­tu­ra de acá me en­se­ñó al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te”.

To­do lo que el can­tan­te vi­vió le ayu­dó a re­pen­sar su le­ga­do, y hoy en día quie­re hon­rar a sus an­ces­tros, yen­do más allá de los hits y los pre­mios mu­si­ca­les. “Quie­ro que me re­cuer­den co­mo un hu­mano que tra­tó de ha­cer lo co­rrec­to. Me en­can­ta ayu­dar a la gen­te y ver su son­ri­sa, eso me da fe­li­ci­dad. Mi abue­lo (Ela­dio Ri­ve­ra) era mi ído­lo, él ayu­dó a to­dos en el ba­rrio. Yo quie­ro ser co­mo él, pe­ro mi ba­rrio es el mun­do, quie­ro lo­grar­lo, pe­ro aún me fal­ta mu­cho”.

Al mi­rar ha­cia atrás, el can­tan­te ase­gu­ra que no cam­bia­ría na­da de su tor­men­to­so pa­sa­do, por más arre­pen­ti­mien­to que hu­bie­se sen­ti­do, “to­do eso me hi­zo lo que soy hoy”, co­men­ta en tono se­rio, has­ta que ad­mi­te en­tre ri­sas que so­lo se cam­bia­ría “el ta­tua­je, el búho que ten­go en el cue­llo, ¡por­que eso fue una lo­que­ra!”. Aun así,

“Quie­ro que me re­cuer­den co­mo un hu­mano que tra­tó de ha­cer lo co­rrec­to” Nicky Jam

ad­mi­te que “la nos­tal­gia no pa­ra” al mo­men­to de re­vi­vir sus días en lu­ga­res don­de tam­bién tie­ne re­cuer­dos de lu­chas y ale­grías.

Del mi­cró­fono a las cá­ma­ras

En es­ta se­rie, Nicky Jam se mi­de en el cam­po de la ac­tua­ción. Los es­ce­na­rios y el show bu­si­ness no le son aje­nos, por lo cual di­jo ha­ber­se sen­ti­do bien du­ran­te las gra­ba­cio­nes, don­de apa­re­ce en sus ver­sio­nes de ni­ño, jo­ven y adul­to, in­ter­pre­tán­do­se a sí mis­mo en es­ta úl­ti­ma. “Creo que siem­pre he te­ni­do ca­ris­ma.

Can­to des­de los ocho años y cuan­do ha­cía vi­deos siem­pre ha­bía un pe­da­ci­to de ac­tua­ción.

So­bre la se­rie, en la que el elen­co se com­ple­ta con ac­to­res co­mo Die­go

Ca­da­vid y Ana

Lu­cía Do­mín­guez, en­tre otros, afir­ma:

“Fue co­mo ha­cer 13 pe­lí­cu­las, fue du­ro y si di­cen que no sé ac­tuar, es por­que son en­vi­dio­sos (ri­sas).

En la gra­ba­ción llo­ré mu­chas ve­ces”, cuen­ta.

Las men­tes de­trás de la his­to­ria

El ti­mo­nel de la se­rie pro­du­ci­da por Net­flix es el di­rec­tor do­mi­ni­cano de vi­deos mu­si­ca­les Jessy Te­rre­ro. “Nin­gún di­rec­tor iba a po­der en­ten­der el mun­do la­tino me­jor que Jessy Te­rre­ro. Él fue el de la idea de ha­cer la se­rie y se co­nec­tó con Net­flix”, re­la­ta el can­tan­te, quien agre­ga que el es­cri­tor del guion fue un puer­to­rri­que­ño (Ari Ma­niel Cruz), mo­vi­da cla­ve pa­ra adop­tar la jer­ga del can­tan­te. Te­ner un

buen equi­po fue cru­cial pa­ra la rea­li­za­ción de la se­rie, di­ce Nicky, quien es­tá con­ven­ci­do de que su his­to­ria es­tá en bue­nas ma­nos y no se ve­rá co­mo una ca­ri­ca­tu­ra de su vi­da. “Mu­chas ve­ces han in­ten­ta­do ha­cer la his­to­ria de ar­tis­tas de re­gue­tón, pe­ro no en­tien­den la esen­cia. En­ton­ces se ve co­mo una pa­ro­dia de lo que se­ría un re­gue­to­ne­ro. Yo soy un di­rec­tor frus­tra­do, en­ton­ces di­je que la úni­ca ma­ne­ra de es­tar era si po­día es­tar in­vo­lu­cra­do. Yo creo que la gen­te va a dis­fru­tar mu­cho la se­rie por­que es­toy se­gu­ro de que van a ver al­go que nun­ca han vis­to en su vi­da”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.