CUSCO, LA PERLA DE LOS AN­DES QUE TO­DOS DE­BE­MOS VI­SI­TAR

Qué ver en la má­gi­ca ciudad don­de ade­más co­mer rico es un pla­cer sa­gra­do

Publimetro Cali - - PORTADA - MONICA GAR­ZÓN monica.gar­[email protected]­bli­me­tro.co

Más allá de Ma­chu Pic­chu y los fre­cuen­tes pa­ra­jes que to­do tu­ris­ta tie­ne en la agen­da para sus va­ca­cio­nes, Pe­rú es un país con ma­gia y es­pec­ta­cu­la­res des­ti­nos para to­dos los gus­tos via­je­ros. Cusco, en par­ti­cu­lar, es una ciudad de los An­des pe­rua­nos que fue la ca­pi­tal del Im­pe­rio In­ca y es co­no­ci­da por sus res­tos ar­queo­ló­gi­cos y la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial es­pa­ño­la, un lu­gar ideal para apren­der, des­can­sar y dis­fru­tar al tiem­po.

Si en realidad desea co­no­cer, no hay al­go me­jor que ca­mi­nar sus ca­lles, ca­da una tie­ne una his­to­ria dis­tin­ta, no so­lo por los si­glos de exis­ten­cia y ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les, hay lu­ga­res de en­sue­ño que lo pue­den cau­ti­var co­mo la Pla­za de Ar­mas, si­tua­da en pleno cen­tro his­tó­ri­co de la ciudad. En la an­ti­güe­dad, es­te es­pa­cio fue un pan­ta­nal y es­ta­ba di­vi­di­do en dos sec­to­res por un ria­chue­lo. Para me­jo­rar­lo, los in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos in­cas rea­li­za­ron la­bo­res de dre­na­je del agua y lo­do, cu­brie­ron la su­per­fi­cie con pie­dras, tie­rra y are­na blan­ca traí­da des­de la costa.

Por su be­lle­za y su mís­ti­ca, es­ta pla­za prin­ci­pal es uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de la ciudad, su vi­si­ta es im­pres­cin­di­ble, ade­más la ro­dean la Ca­te­dral del Cusco, la Ca­pi­lla de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, la Ca­pi­lla del Triun­fo y la Igle­sia de la Com­pa­ñía de Je­sús. Hoy en día to­da­vía se con­ser­van los prin­ci­pa­les edi­fi­cios, tien­das y mer­ca­dos ar­te­sa­na­les, dis­co­te­cas y has­ta ca­de­nas de co­mi­da rá­pi­da.

Pe­ro no so­lo eso, la ama­bi­li­dad de la gen­te y la di­ver­si­dad de sa­bo­res, pa­no­ra­mas y zo­nas ar­queo­ló­gi­cas ha­rán de ca­da día de via­je una ex­pe­rien­cia úni­ca. Es uno de esos lu­ga­res con mis­ti­cis­mo, his­to­ria y cultura, con una iden­ti­dad muy par­ti­cu­lar gracias al mes­ti­za­je y he­ren­cia de gran­des fi­gu­ras his­tó­ri­cas; tie­rra de con­tras­tes y ma­gia que hip­no­ti­za con su fa­bu­lo­sa his­to­ria lle­na de co­lo­res y ale­gría, para aque­llos que amen los si­tios ar­queo­ló­gi­cos y las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas. Es una ciudad que lo en­vol­ve­rá.

Dur­mien­do en un en­torno mo­nu­men­tal

Y para que la ex­pe­rien­cia sea com­ple­ta, hos­pe­dar­se en un an­ti­guo con­ven­to pue­de ser ex­tra­or­di­na­rio, aun­que no es una mo­da­li­dad de va­ca­cio­nes muy co­no­ci­da ni que sue­la uti­li­zar­se mu­cho, es al­go que se ha de te­ner en cuen­ta. Y es que alo­jar­se en un an­ti­guo con­ven­to es to­do un pla­cer para los sen­ti­dos. Así es el JW Ma­rriott El Con­ven­to Cusco, el que fue­ra el an­ti­guo con­ven­to co­lo­nial de San Agus­tín del si­glo XVI, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral por el Go­bierno pe­ruano, un lu­gar que atra­pa por su be­lle­za e his­to­ria.

Quie­nes es­co­gen es­te alo­ja­mien­to no ne­ce­sa­ria­men­te van bus­can­do tu­ris­mo re­li­gio­so, sino más bien un es­pa­cio dón­de es­tar más re­la­ja­dos y sin es­trés. Es­te ho­tel es co­no­ci­do por sus co­mo­di­da­des mo­der­nas y di­se­ño an­dino tra­di­cio­nal. Las ha­bi­ta­cio­nes son de lu­jo, cuen­tan con lo más in­dis­pen­sa­ble, per­mi­tien­do que el vi­si­tan­te pue­da dis­fru­tar de una tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta, lu­jo­sa ro­pa de ca­ma, ele­gan­tes ba­ños de már­mol, ti­na y vis­ta a un pa­tio co­lo­nial.

Eso no es to­do, pue­de dis­fru­tar de ac­ti­vi­da­des para al­ter­nar con su pa­seo por la ciudad. Cla­ses de yo­ga per­so­na­li­za­das, la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar a Pan­chi­ta, la al­pa­ca be­bé del ho­tel, y ex­cur­sio­nes guia­das en las zo­nas ale­da­ñas. Ade­más, si lle­ga can­sa­do de las ar­duas ca­mi­na­tas dia­rias, pue­de op­tar por la pis­ci­na con azu­le­jos, el en­can­to de un spa que ofre­ce más de 10 ti­pos de ma­sa­jes, tur­co o ja­cuz­zi, cual­quie­ra que sea de su pre­fe­ren­cia.

To­dos los días hay un re­co­rri­do con un mon­je que le mostrará un área don­de se ex­hi­ben las rui­nas en­con­tra­das du­ran­te la ex­ca­va­ción de la cons­truc­ción del ho­tel, evi­den­cia de la rica cultura prehis­pá­ni­ca, co­lo­nial, re­pu­bli­ca­na y con­tem­po­rá­nea que po­see.

Des­cu­brien­do sus pun­tos his­tó­ri­cos

Cusco cuen­ta con in­nu­me­ra­bles atrac­ti­vos, si­tios de in­te­rés que con­ser­van su be­lle­za y tran­qui­li­dad, lo que, sin du­da, im­pre­sio­na a to­dos los vi­si­tan­tes.

Por ser una ciudad de tra­di­cio­nes, cultura e his­to­ria, son va­rios lu­ga­res los que no pue­de de­jar de co­no­cer. El Tem­plo del Sol, tam­bién co­no­ci­do co­mo Qo­ri­kan­cha es el tem­plo más gran­de del Im­pe­rio in­ca. El tem­plo que fue cons­trui­do en ho­nor al sol, es­tá he­cho con el uso de pie­dras im­pre­sio­nan­tes y en­ca­ja­das per­fec­ta­men­te, una téc­ni­ca que mues­tra la con­ser­va­ción del edi­fi­cio a tra­vés de los si­glos. La cons­truc­ción re­fi­na­da, lu­jo­sa y lle­na de ob­je­tos de oro me­re­ce una vi­si­ta guia­da en don­de pue­de vi­si­tar el mu­seo del si­tio, el cual es muy in­tere­san­te para apren­der la his­to­ria y las cos­tum­bres de es­te mi­le­na­rio pue­blo.

La es­ta­tua del Cris­to Blan­co es, sin du­da, una de las ma­yo­res atrac­cio­nes de la ciudad tan­to para lo­ca­les co­mo ex­tran­je­ros, quie­nes no de­jan pa­sar la opor­tu­ni­dad de to­mar­se fo­tos a los pies de es­ta es­truc­tu­ra, ubi­ca­da a cin­co ki­ló­me­tros de la ciudad, un lu­gar ideal para dis­fru­tar la pues­ta de sol.

Y el en­can­to de las al­pa­cas y lla­mas lo pue­de vi­vir en el Par­que Ar­queo­ló­gi­co de Sac­say­hua­man, ubi­ca­do a tres ki­ló­me­tros al nor­te de Cusco. So­bre la par­te al­ta de una mon­ta­ña, abar­ca apro­xi­ma­da­men­te 3000 hec­tá­reas, en las que exis­te una rica fau­na y flo­ra an­di­na, des­ta­can­do la pre­sen­cia de los ani­ma­les de la re­gión.

Las Sa­li­ne­ras de Ma­ras ca­da vez to­man más fuer­za, in­mer­sas en la im­pre­sio­nan­te be­lle­za an­di­na del Va­lle Sa­gra­do, los cer­ca de 3000 po­zos ofre­cen una nue­va mi­ra­da al sor­pren­den­te in­ge­nio y des­tre­za in­cai­ca. Los es­tan­ques de sal pa­re­cen in­crus­ta­dos

en una ca­pa de nie­ve que cu­bre la la­de­ra de la mon­ta­ña. Sin du­da es una vis­ta im­pre­sio­nan­te. Ca­da una po­see di­ver­sos to­nos de blan­co o ma­rrón y pro­vee a Pe­rú su sal ro­sa, que ha si­do re­co­men­da­da por ex­per­tos co­mo una op­ción sa­lu­da­ble para aro­ma­ti­zar co­mi­das, de­bi­do a sus pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas.

Por úl­ti­mo, el Cen­tro Ar­te­sa­nal (que es el ma­yor mer­ca­do en la ciudad) ofre­ce gran va­rie­dad de ar­tícu­los ela­bo­ra­dos a ba­se de piel de al­pa­ca, ta­les co­mo al­fom­bras, sa­cos, abri­gos, go­rros y cha­li­nas. Para lle­gar has­ta allí pue­de ca­mi­nar des­de la Pla­za de Ar­mas por to­da la ave­ni­da El Sol, al fi­nal se en­cuen­tra el mer­ca­do en un edi­fi­cio de co­lor ro­jo bri­llan­te.

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.