JU­GAN­DO CON LOS DIO­SES BA­JO LAS NU­BES DE MACHU PICCHU

Le con­ta­mos so­bre la es­plén­di­da ciu­dad in­ca ubi­ca­da en­tre los abrup­tos ma­ci­zos an­di­nos al sur de Pe­rú

Publimetro Cali - - PORTADA - MO­NI­CA GARZÓN mo­ni­ca.gar­[email protected]­bli­me­tro.co

Pe­rú es un des­tino ape­te­ci­do por mu­chos pues in­vi­ta a so­ñar y ade­más des­pier­ta la cu­rio­si­dad del via­je­ro. Es­te país es ri­co cul­tu­ral­men­te, geo­grá­fi­ca­men­te y re­co­no­ci­do por su al­ta co­ci­na, tam­bién cons­ti­tu­ye un lu­gar ca­paz de en­can­tar a un buen nú­me­ro de via­je­ros por su his­to­ria. Y si de es­te úl­ti­mo te­ma se ha­bla, la pri­me­ra re­fe­ren­cia que lle­ga a la men­te es Machu Picchu, ¿quién no ha so­ña­do al­gu­na vez con vi­si­tar las hue­llas de la ci­vi­li­za­ción in­ca des­apa­re­ci­da? Por eso una es­tan­cia en es­te país se­rá la oca­sión per­fec­ta pa­ra vi­si­tar es­ta ciu­dad ex­cep­cio­nal y car­ga­da de his­to­ria.

La ciu­dad in­ca de Machu Picchu es uno de los des­ti­nos más im­por­tan­tes en Amé­ri­ca del Sur y has­ta del mun­do en­te­ro. Quie­nes via­jan a es­te lu­gar sue­len te­ner al­tas ex­pec­ta­ti­vas y te­men ser de­frau­da­dos por la va­ria­ción del cli­ma en al­gu­nas épo­cas del año; sin em­bar­go, a me­di­da que la re­co­rren, se dan cuen­ta de que va­lie­ron la pe­na to­tal­men­te los ki­ló­me­tros de tra­yec­to pa­ra lle­gar has­ta es­ta ciu­da­de­la de pie­dra del si­glo XV que so­lo es­con­de ma­gia.

La ciu­da­de­la de Machu Picchu es una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do que tie­ne mu­cho por de­cir so­bre su pa­sa­do, por eso, la me­jor ma­ne­ra de co­no­cer la his­to­ria de un si­tio es re­co­rrien­do sus sen­de­ros; pa­ra es­te ca­so hay di­fe­ren­tes ru­tas que con­du­cen has­ta allí y ca­da una lle­va al vi­si­tan­te por di­fe­ren­tes lu­ga­res y ex­pe­rien­cias.

Pa­ra quie­nes no han te­ni­do la for­tu­na de es­tar en di­cho san­tua­rio, de­ben sa­ber que es­te má­gi­co lu­gar fue des­cu­bier­to el 24 de ju­lio de 1911, por el ex­plo­ra­dor nor­te­ame­ri­cano Hi­ram Bing­ham quien lo­ca­li­zó las rui­nas de Machu Picchu, bus­can­do la ciu­dad sa­gra­da de Vil­ca­bam­ba, úl­ti­ma ca­pi­tal del Im­pe­rio in­ca, en me­dio de su bús­que­da es­cu­chó de la exis­ten­cia de es­tas rui­nas y se en­con­tró con una ciu­dad per­di­da cu­bier­ta de ve­ge­ta­ción y que no pre­sen­ta­ba sig­nos de ha­ber si­do pi­sa­da por los con­quis­ta­do­res.

En me­dio de la his­to­ria los guías de la zo­na le con­ta­rán có­mo fun­cio­na­ba la ciu­dad, sus te­rra­zas agrí­co­las y los des­apa­re­ci­dos te­chos de pa­ja de sus ca­sas, de los que so­lo un par han si­do res­tau­ra­dos pa­ra que us­ted pue­da ima­gi­nar­se có­mo lu­cían las vi­vien­das en las que ha­bi­ta­ban los lo­ca­les.

Des­pués de una ca­mi­na­ta de al­re­de­dor de dos ho­ras, la re­com­pen­sa a su es­fuer­zo se­rá la clá­si­ca pos­tal de Machu Picchu fren­te a sus ojos. Una ex­pe­rien­cia sen­ci­lla­men­te im­per­di­ble.

So­bre su so­na­do en­can­to, es de re­sal­tar que la ciu­dad en­te­ra fue cons­trui­da en torno a la ar­mo­nía con la Pa­cha­ma­ma (dei­fi­ca­ción in­ca de la Ma­dre Na­tu­ra­le­za), y esa ener­gía que des­pren­de es ca­si tan­gi­ble. Es más, hay lu­ga­res pun­tua­les en la ciu­dad en las que los se­gui­do­res de dis­tin­tas re­li­gio­nes han de­tec­ta­do pun­tos ener­gé­ti­cos de gran fuer­za. Allí no so­lo go­za­rá vien­do las mon­ta­ñas sa­gra­das des­de la ciu­da­de­la sino tam­bién po­drá con­tem­plar la ma­jes­tuo­sa si­lue­ta de que en­vuel­ve el lu­gar, in­clu­yen­do la ci­ma de la mon­ta­ña Huay­na Picchu.

Es tan­ta la ener­gía que ema­na de la tie­rra, que in­clu­so se ha­bla de un vór­ti­ce ener­gía, que so­lo po­dría ser com­pa­ra­da con la ener­gía en lu­ga­res co­mo el Tí­bet u otros lu­ga­res si­mi­la­res al­re­de­dor del mun­do.

La jo­ya maes­tra de los in­cas, quie­nes for­ja­ron una de las cul­tu­ras más enig­má­ti­cas que exis­ten en el mun­do, no so­lo so­bre­sa­le por su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca la­bra­da cui­da­do­sa­men­te en pie­dra, sino tam­bién por su in­creí­ble be­lle­za na­tu­ral. Su ubi­ca­ción la ha­ce aún más in­creí­ble, ya que el pro­pio via­je pa­ra lle­gar has­ta allí es to­da una aven­tu­ra.

Có­mo lle­gar

A Machu Picchu se pue­de lle­gar de di­ver­sas for­mas: por una ca­mi­na­ta de cua­tro días, por los sen­de­ros del ca­mino in­ca que ade­más es con­si­de­ra­da una de las me­jo­res ca­mi­na­tas del mun­do. Tam­bién pue­de lle­gar en tren; es­te re­co­rri­do, en­tre otras co­sas, se en­cuen­tra co­mo una de las ru­tas cor­tas en tren más in­creí­bles del mun­do, sin em­bar­go, es de re­sal­tar que el via­je en tren es la op­ción más sen­ci­lla, la más rá­pi­da, pe­ro tam­bién la de más cos­to. Las com­pa­ñías fe­rro­via­rias que allí ope­ran fun­cio­nan con ru­tas des­de Cus­co o pa­ra quie­nes ha­cen la mi­tad del re­co­rri­do en bus, la otra es­ta­ción que­da ubi­ca­da en Ollan­tay­tam­bo.

Al lle­gar has­ta el pue­blo de Aguas Ca­lien­tes que es el fi­nal del re­co­rri­do en tren, tam­bién hay dos op­cio­nes pa­ra su­bir la mon­ta­ña que le per­mi­ten en­trar a Machu Picchu: pue­de op­tar por un bus que tie­ne un cos­to de 48 dó­la­res (ida y re­gre­so) o su­bir ca­mi­nan­do por cer­ca de dos ho­ras.

Una vez arri­ba de­be can­ce­lar el ti­que­te de in­gre­so que os­ci­la los cer­ca de 20 dó­la­res apro­xi­ma­da­men­te.

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.