En el nom­bre del pa­dre, del hi­jo y del

Net­flix es­tre­na hoy otra de sus ‘jo­yas de la co­ro­na’ con un elen­co va­ria­do, una his­to­ria os­cu­ra y una mez­cla del folclor me­xi­cano con lo so­bre­na­tu­ral

Publimetro Cali - - CULTURA - PA­ME­LA LÓPEZ

“Al­go que tie­ne ‘Dia­ble­ro’, y que va a co­nec­tar con to­do el mun­do, es que to­dos los paí­ses tie­nen su folclor, su sig­ni­fi­ca­do de la muer­te” Ho­ra­cio Gar­cía Ro­jas, ac­tor

Con una bo­te­lla en la mano, una cha­que­ta ro­ja y en su mus­cle car, El­vis In­fan­te re­co­rre una Ciu­dad de Mé­xi­co po­sa­po­ca­lí­pi­ti­ca. ¿Pa­ra qué la bo­te­lla? Es su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo y el lu­gar, no muy se­cre­to de por sí, pa­ra es­con­der a los de­mo­nios que va cap­tu­ran­do.

El­vis In­fan­te, in­ter­pre­ta­do por Ho­ra­cio Gar­cía Ro­jas, es el dia­ble­ro, el pro­ta­go­nis­ta de la nue­va se­rie de Net­flix, que se es­tre­na hoy y que tam­bién cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de Ch­ris­top­her Von Uc­ker­mann, quien se pu­so la so­ta­na del pa­dre Ra­mi­ro Ven­tu­ra.

PU­BLI­ME­TRO ha­bló con ellos en un en­cuen­tro que tu­vie­ron con los me­dios en la ca­pi­tal me­xi­ca­na. El te­ma de con­ver­sa­ción fue más allá de su par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción –que mar­ca un pun­to de par­ti­da pa­ra ex­plo­rar aún más el gé­ne­ro de terror en Latinoamérica– pues pa­ra ambos sig­ni­fi­ca no so­lo un gran pa­so en su ca­rre­ra, sino una apues­ta por el ta­len­to me­xi­cano ale­ja­do de ‘ca­ras per­fec­tas’.

Dia­ble­ro es­tá ba­sa­da en el li­bro El dia­blo me obli­gó de Fran­cis­co G. Hag­hen­beck y mos­tra­rá el la­do más kitsch de Mé­xi­co, pe­ro mez­cla­do con la muer­te en un mun­do di­vi­di­do en­tre bue­nos y ma­los, que ha­bi­tan una ciu­dad an­tes aban­do­na­da por los án­ge­les.

“Di­ga­mos que son unos ca­za­de­mo­nios nor­ma­les (ri­sas), pe­ro al­go que tie­ne Dia­ble­ro, y que va a co­nec­tar con to­do el mun­do, es que to­dos los paí­ses tie­nen su folclor, su sig­ni­fi­ca­do de la muer­te. Y cuan­do se re­tra­ta ese folclor siem­pre es en for­ma de ca­ri­ca­tu­ra, pe­ro es­ta vez vamos a mos­trar ese rea­lis­mo mágico”, di­jo Gar­cía Ro­jas.

Es­ta se­rie se ale­ja de mos­trar a la Ciu­dad de Mé­xi­co per­fec­ta “por­que Dia­ble­ro es un pro­yec­to muy me­xi­cano, de raíz. Lo que ve­mos siem­pre es que mues­tran Po­lan­co y esas áreas de Mé­xi­co que ya co­no­ce­mos o pre­ten­de­mos co­no­cer. En es­ta se­rie nos re­mi­ti­mos a Tepito, al cen­tro, a lu­ga­res en don­de tu­vi­mos pro­tec­ción a la hora de gra­bar. Y es­ta cues­tión del folclor es, de cier­to mo­do, te­ner­le res­pe­to a la muer­te... muy a la me­xi­ca­na”, ase­gu­ró Ch­ris­top­her Von Uc­ker­mann en me­dio de la con­ver­sa­ción.

“Se vie­ne lo me­ro bueno”

Muy a la me­xi­ca­na se tra­du­ce en que el ta­len­to, de los pies a la ca­be­za de Dia­ble­ro, es lo­cal. Gar­cía, quien anda por es­tos días ce­le­bran­do a Yalitza Aparicio, pro­ta­go­nis­ta de Ro­ma, ase­gu­ró que se sien­te muy con­ten­to “por­que ele­gir un elen­co que re­pre­sen­ta Mé­xi­co, es va­lio­so. Yo soy mo­reno y eso es in­creí­ble. Vamos más allá del cli­ché”.

Lo mis­mo ce­le­bró Uc­ker­mann, quien tie­ne en sus hom­bros un personaje po­co con­ven­cio­nal (aun­que no lo crea). El pa­dre Ra­mi­ro Ven­tu­ra no so­lo lu­cha­rá con el há­bi­to, sino con sus pro­pios de­mo­nios y eso lo con­vier­te en el me­jor com­pa­ñe­ro de El­vis In­fan­te: “So­mos un elen­co va­ria­do, que es muy gra­to, por­que no nos tie­nen es­tig­ma­ti­za­dos en una so­la co­sa. Ade­más, la apues­ta de Net­flix es muy bue­na por­que es terror, cien­cia fic­ción y co­me­dia en su bue­na me­di­da”, di­jo.

El de­mo­nio ha­bi­ta en to­dos

“En es­te mun­do hay dos ti­pos de fuer­za: una bue­na y una ma­la”, y así no más, El­vis In­fan­te quiere con­ven­cer a los dia­ble­ros de su cau­sa. Cla­ro, mien­tras lu­cha con cuan­to de­mo­nio se le atra­vie­sa y los lle­va a un cir­cui­to de lu­cha clan­des­ti­na… pe­ro eso me­jor se lo de­ja­mos a la se­rie y nos evi­ta­mos los spoi­lers.

“En Dia­ble­ro hay una gran bús­que­da, no es so­lo de ca­za­de­mo­nios, sino una bús­que­da de per­so­nas ama­das que no se sa­be si exis­ten o no. Y ese es el parteaguas pa­ra me­ter­se más pro­fun­do en el uni­ver­so de los án­ge­les caí­dos. Dia­ble­ro no tie­ne mie­do a em­ba­rrar­se de la cul­tu­ra que es­tá he­cha. Dia­ble­ro es al­guien que es­tá afue­ra, que tie­ne un tra­ba­jo nor­mal y se de­di­ca a ca­zar de­mo­nios. Es un ti­po nor­mal (ri­sas)”, ase­gu­ró Gar­cía Ro­jas.

El­vis y el pa­dre Ra­mi­ro es­ta­rán acom­pa­ña­dos, a lo lar­go de los ocho ca­pí­tu­los de la pri­me­ra tem­po­ra­da, por per­so­na­jes sa­li­dos del mis­mí­si­mo in­fierno y por Gis­se­lle Ku­ri, quien se me­tió en la piel de Nancy: el per­fec­to re­ci­pien­te pa­ra atra­par de­mo­nios, ade­más de la bo­te­lla del dia­ble­ro.

Ho­ra­cio Gar­cía Ro­jas (iz­quier­da) y Ch­ris­top­her Uc­ker­mann (de­re­cha) pro­ta­go­ni­zan DIA­BLE­RO.|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.