CA­RO­LI­NA SÁN­CHEZ: UNA VOZ A PRUE­BA DE BA­LAS

Ca­ro­li­na tra­ba­ja en el Cau­ca por los de­re­chos de los ni­ños y las mu­je­res cam­pe­si­nas que han con­for­ma­do guar­dias po­pu­la­res pa­ra defender los te­rri­to­rios. Es­ta es la última en­tre­ga del es­pe­cial Vo­ces a prue­ba de ba­las

Publimetro Cali - - PORTADA - NATALIA MAR­TÍ­NEZ

En el Cau­ca, los mo­vi­mien­tos cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas co­bra­ron re­le­van­cia des­de ha­ce unos 15 años. En pleno con­flic­to en­tre ‘pa­ras’, Farc, y Ejér­ci­to, los cau­ca­nos de­ci­die­ron dar un pa­so en la crea­ción de sus guar­dias ci­vi­les pa­ra pro­te­ger los te­rri­to­rios. En es­te con­tex­to, mu­chos fue­ron los lí­de­res que se pu­sie­ron en la mi­ra de los ac­to­res del con­flic­to ar­ma­do, pe­ro el mo­vi­mien­to si­guió y ha cre­ci­do a ni­vel es­tra­té­gi­co.

El Cau­ca es una tie­rra polifacética. Las mix­tu­ras en las iden­ti­da­des culturales cam­pe­si­nas, in­dí­ge­nas y re­la­ti­va­men­te blan­cas han mar­ca­do desa­rro­llos culturales y so­cia­les que han si­do muy im­por­tan­tes pa­ra la re­gión y que, de una u otra ma­ne­ra, han per­mea­do la paz con vio­len­cias fí­si­cas y sim­bó­li­cas.

De lo an­te­rior es muy cons­cien­te Ca­ro­li­na Sán­chez de 29 años, lí­der so­cial y de­fen­so­ra de de­re­chos hu­ma­nos de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra el desa­rro­llo ur­bano y cam­pe­sino (Or­deur­ca), a don­de lle­gó ha­ce sie­te años pa­ra ini­ciar su vi­da en es­te ca­mino.

“Yo sien­to que uno lle­va eso en las ve­nas. Yo fui per­so­ne­ra en mi co­le­gio y re­pre­sen­tan­te es­tu­dian­til. Di­ga­mos que cuan­do salí y no tu­ve opor­tu­ni­dad de es­tu­diar en al­gu­na uni­ver­si­dad, de­ci­dí en­trar a la or­ga­ni­za­ción y em­pe­zar a tra­ba­jar por los más jó­ve­nes”, cuen­ta la hoy es­tu­dian­te de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad del Cau­ca.

Ca­ro­li­na ini­ció el tra­ba­jo con los más jó­ve­nes. Su la­bor fue la de apa­lan­car­los pa­ra que em­pe­za­ran a co­no­cer los te­rri­to­rios y así pu­die­ran en­ten­der que te­nían que de­fen­der­los con jus­ta cau­sa y ra­zón.

Tra­ba­ja con ni­ños por­que di­ce que des­de pe­que­ños es que se pier­de el in­te­rés por las cau­sas co­mu­nes y por la de­fen­sa de los te­rri­to­rios. Así, qui­so re­co­no­cer el río co­mo re­le­van­te y en eso se ha en­fo­ca­do.

“Lo más im­por­tan­te de lo que ha­ce­mos son las ac­cio­nes con las guar­dias cam­pe­si­nas y po­pu­la­res que de­fien­den los te­rri­to­rios. De­ci­di­mos que se­ría­mos no­so­tros los que es­ta­ría­mos pen­dien­tes de lo que pa­sa­ba en el Cau­ca, en los mu­ni­ci­pios y se­ría­mos los vee­do­res. No nos gus­ta la vio­len­cia, so­mos 100% pa­ci­fis­tas y en es­ta me­di­da he­mos en­con­tra­do un es­tig­ma y una gue­rra”, cuen­ta la mujer que vi­ve en Po­pa­yán.

So­bre ame­na­zas a su vi­da, di­ce que lo que más le preo­cu­pa es que no es so­lo ella, sino las per­so­nas de su co­mu­ni­dad las que es­tán sien­do víc­ti­mas del aco­so de los po­de­ro­sos a los que no les con­vie­ne ce­rrar la bre­cha de la de­sigual­dad.

Re­cuer­da cómo el tra­ba­jo de las guar­dias cam­pe­si­nas les tra­jo pro­ble­mas a ella y sus com­pa­ñe­ros, cuan­do hom­bres del Ejér­ci­to se ca­mu­fla­ron e in­gre­sa­ron a una fin­ca a es­piar las ac­cio­nes de los guar­dias cam­pe­si­nos.

“El Ejér­ci­to nos in­ti­mi­dó más de una vez y to­do por ha­cer el tra­ba­jo que el Es­ta­do no ha­ce. No­so­tros no so­mos una gue­rri­lla. Siem­pre se es­tig­ma­ti­za al de­fen­sor de de­re­chos hu­ma­nos y la reali­dad es que so­lo le per­te­ne­ce­mos a nues­tro te­rri­to­rio”, se­ña­la.

Ase­gu­ra que las vo­ces de los lí­de­res so­cia­les son tan im­por­tan­tes co­mo las de cual­quier lí­der po­lí­ti­co. “No­so­tros tra­ba­ja­mos pa­ra defender los de­re­chos de to­dos. Tra­ba­ja­mos pa­ra que el río sea fuen­te eco­ló­gi­ca, pa­ra que la tie­rra se cui­de y se pro­te­ja, pa­ra que los ni­ños crez­can en te­rri­to­rios sa­lu­da­bles y por la rein­vin­di­ca­ción cam­pe­si­na. No es mi voz, es la de mu­chos... ¡Es la voz de to­dos los colombianos!”.

Or­deur­ca ha lu­cha­do pa­ra evi­tar la mi­li­ta­ri­za­ción de los te­rri­to­rios, en­ten­dien­do que los cer­can y el con­flic­to se vuel­ve la­ten­te en una zo­na que ha lu­cha­do con­tra los cul­ti­vos ilí­ci­tos y que ha buscado con­ver­tir­se en un te­rri­to­rio de paz, pe­ro la ame­na­za es­tá vi­va.

El pa­sa­do lu­nes se co­no­ció el pan­fle­to de las Águi­las Ne­gras, en el que los lí­de­res de las guar­dias po­pu­la­res es­tán ame­na­za­dos y les han pues­to pre­cio a sus ca­be­zas.

“Nos preo­cu­pa que siem­pre es­ta­mos al bor­de del ries­go, pe­ro hay que cre­cer y creer en nues­tro tra­ba­jo. Yo si­go en es­ta la­bor por­que so­mos el legado de los lí­de­res a los que ca­lla­ron con las ba­las, de los que ma­ta­ron y que ya no pue­den ha­blar ni res­pon­der, o se­guir en sus lu­chas”, se­ña­la la mujer.

Es­tu­dia De­re­cho por­que sien­te que tie­ne que tec­ni­fi­car­se en la de­fen­sa de los de­re­chos de su co­mu­ni­dad y asu­mir los com­pro­mi­sos de que las mu­je­res lo­gren ini­ciar li­de­raz­gos im­por­tan­tes, eva­dien­do el ma­chis­mo y la dis­cri­mi­na­ción.

“Es­te es­pe­cial me pa­re­ce muy im­por­tan­te por­que les mues­tra a los colombianos quié­nes so­mos y que es­ta­mos muy le­jos de ser enemi­gos del Es­ta­do o de la gen­te, pues so­mos ami­gos de los de­re­chos, de la co­mu­ni­dad, de los re­cur­sos na­tu­ra­les y de esa inusual for­ma de de­fen­der­nos y defender la vi­da”, di­ce Ca­ro­li­na so­bre Vo­ces a prue­ba de ba­las, el es­pe­cial con el que PU­BLI­ME­TRO, la ONG So­mos De­fen­so­res y más de 11 or­ga­ni­za­cio­nes de­ci­die­ron vi­si­bi­li­zar a los lí­de­res colombianos que es­tán ame­na­za­dos, pues que no quie­ren que su legado mue­ra.

Ca­ro­li­na di­ce que quiere ver a los ni­ños del Cau­ca em­po­de­ra­dos de los pro­ce­sos so­cia­les y de sus te­rri­to­rios y vien­do a lí­de­res co­mo los que par­ti­ci­pa­ron en es­te es­pe­cial de 11 en­tre­gas, di­fun­dien­do sus lu­chas y co­no­ci­mien­tos pa­ra que su legado no se que­de en los te­rri­to­rios y sea co­no­ci­do por to­dos.

Ca­ro­li­na y nues­tros 10 lí­de­res tie­nen vo­ces a prue­ba de ba­las.

“Hay que al­zar la voz por los que ma­ta­ron y ya no pue­den se­guir lu­chan­do” Ca­ro­li­na Sán­chez

|CORTESÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SAN­CHO PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.