Publimetro Colombia

LAS MU­JE­RES QUE LU­CHAN POR EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO DE SUS DE­RE­CHOS

La Es­cue­la de For­ma­ción de Mu­je­res les en­se­ña a de­fen­der el en­fo­que de gé­ne­ro en el pro­ce­so de paz

- NATALIA MAR­TÍ­NEZ natalia.martinez@pu­bli­me­tro.co Sexism · Gender Equality · Society · Human Rights · Politics · Discrimination · Alisson

Una ver­da­de­ra gue­rra tu­vie­ron que li­brar las mu­je­res pa­ra la in­clu­sión de sus de­re­chos en el acuer­do de paz con las Farc, y po­der re­ci­bir una re­pa­ra­ción in­te­gral como agen­tes vic­ti­mi­za­dos.

Ellas, an­sio­sas por ser es­cu­cha­das, se or­ga­ni­za­ron y, ca­na­li­za­das en las múl­ti­ples ONG dis­pues­tas a ser par­te de la lu­cha, em­pe­za­ron a buscar ca­mi­nos pa­ra lle­gar al Con­gre­so, al Gobierno y a los vic­ti­ma­rios que ne­go­cia­ban por el fin del con­flic­to de más de 50 años.

“Que­re­mos ser pac­tan­tes, no pac­ta­das”, fue la pre­mi­sa con la que na­ció en 2013 la Cum­bre Na­cio­nal de Mu­je­res por la Paz, que ha­ce par­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ga­ran­tías, en el Con­se­jo Ase­sor de la De­fen­so­ría del Pue­blo.

Es­te gru­po fue crea­do a par­tir de la alian­za de ocho or­ga­ni­za­cio­nes, con­for­ma­das a su vez por más de 1500 pe­que­ñas ONG na­cio­na­les, en las que mu­je­res mix­tas, ét­ni­cas, cam­pe­si­nas, in­dí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes, es­tu­dian­tes y ju­ve­ni­les de to­do el país co­men­za­ron a in­ci­dir en pro­ce­sos de res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos en sus co­mu­ni­da­des y a in­tere­sar­se por to­mar pro­ta­go­nis­mo en cua­tro pro­ce­sos: cons­ti­tuir­se en co­lec­ti­vo so­cial con po­der po­lí­ti­co pa­ra ac­tuar y de­ci­dir en la cons­truc­ción de la paz con jus­ti­cia so­cial; ser pac­tan­tes y no pac­ta­das en los acuer­dos en­tre el Gobierno y las Farc; in­ci­dir en la me­sa de con­ver­sa­cio­nes y en los me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción, así como en la re­fren­da­ción, ve­ri­fi­ca­ción e im­ple­men­ta­ción del acuer­do re­la­cio­na­do con los de­re­chos de las mu­je­res.

Como par­te de es­te pro­ce­so de in­clu­sión, la cum­bre creó las Es­cue­las de For­ma­ción de Mu­je­res, que son es­pa­cios pa­ra so­cia­li­zar y brin­dar­les he­rra­mien­tas pa­ra vi­gi­lar el cum­pli­mien­to de los acuer­dos con las Farc. La úl­ti­ma de es­tas es­cue­las de for­ma­ción se desa­rro­lló en ma­yo, en Car­ta­ge­na. Ahí se bus­ca­ba que 53 mu­je­res lí­de­res, víc­ti­mas del con­flic­to y de la vio­len­cia de gé­ne­ro, re­ci­bie­ran las he­rra­mien­tas pa­ra en­ten­der los pro­ce­sos de la im­ple­men­ta­ción del pro­ce­so de paz y có­mo, des­de las co­mu­ni­da­des, se de­bía en­ten­der que di­cha im­ple­men­ta­ción era ne­ce­sa­ria, no so­lo pa­ra cum­plir con lo pac­ta­do con las Farc, sino con las mu­je­res que se han sen­ti­do do­ble­men­te víc­ti­mas.

“Cuan­do las mu­je­res en­ten­de­mos que ade­más de ser víc­ti­mas de la gue­rra como co­lom­bia­nas, tam­bién lo he­mos si­do por el he­cho de ser mu­je­res, com­pren­de­mos que so­mos do­ble­men­te víc­ti­mas y la lu­cha pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos, la paz y la re­con­ci­lia­ción se nos con­vier­te en una ban­de­ra”, cuen­ta Jo­se­fa Mo­re­lo, más co­no­ci­da en el mun­do de las or­ga­ni­za­cio­nes fe­me­ni­nas como ‘la Ma­má Gran­de’.

Y es que el mo­vi­mien­to fe­me­nino que se ha te­ji­do en el Ca­ri­be co­lom­biano se evi­den­ció en la es­cue­la de for­ma­ción. Abo­ga­das, lí­de­res po­pu­la­res, jó­ve­nes y mu­je­res de la co­mu­ni­dad tran­se­xual se reunie­ron pa­ra com­par­tir lo que las co­mu­ni­da­des de tie­rras le­ja­nas a las ur­bes han he­cho so­bre el te­ma de en­fo­que de gé­ne­ro del acuer­do de paz.

“Mu­je­res, aquí de­ba­ti­mos y nos ins­trui­mos so­bre el futuro de nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes y de los de­re­chos de la mu­jer. Es­to no es un jue­go”, afir­ma­ba con tono de aler­ta una de las mu­je­res que no pa­ró de to­mar no­ta en los dos días de la es­cue­la.

Y los te­mas eran se­rios, la re­cons­truc­ción del pro­ce­so de paz, lo que es­ta­ban pi­dien­do las mu­je­res y lo que se que­dó por fue­ra. “Cuan­do uno des­co­no­ce el acuer­do, no tie­ne có­mo de­fen­der­lo. Cuan­do no sa­be­mos nues­tros de­re­chos, no te­ne­mos las he­rra­mien­tas pa­ra pe­lear por ellos, pe­ro lo más im­por­tan­te es que si no co­no­ce­mos nues­tras di­fe­ren­cias, nues­tras par­ti­cu­la­ri­da­des y lo que nos ha­ce úni­cas, per­de­mos la opor­tu­ni­dad de cons­truir un país di­fe­ren­te, ba­sa­do en las opor­tu­ni­da­des de ale­jar al ma­chis­mo y la in­di­fe­ren­cia con las mu­je­res”, cuen­ta Yohan­dra Iriar­te, abo­ga­da car­ta­ge­ne­ra de 22 años que ha­ce par­te de los mo­vi­mien­tos des­de los nue­ve años.

Lo que sue­na como un se­mi­na­rio co­mún se con­vir­tió en la po­si­bi­li­dad pa­ra que mu­je­res afro, tran­se­xua­les e in­dí­ge­nas com­par­tie­ran saberes cul­tu­ra­les, como el ar­ma­do de un tur­ban­te, sím­bo­lo ca­rac­te­rís­ti­co de sus et­nias. ‘La Ma­má Gran­de’ les ar­ma los tur­ban­tes a to­das, quie­nes fe­li­ces sa­len a to­mar­se sel­fies. Cuan­do se le pre­gun­ta si sien­te que es­to es apro­pia­ción cul­tu­ral, son­ríe y ase­gu­ra que lo im­por­tan­te es que las re­co­noz­can por lo bo­ni­to y no por las ci­ca­tri­ces de la gue­rra, y bien que lo sa­ben. La ta­lle­ris­ta, quien las mo­de­ra­ba pa­ra que apren­die­ran so­bre la im­ple­men­ta­ción y el men­sa­je pa­ra las co­mu­ni­da­des fe­mi­nis­tas de la Cos­ta, re­la­ta que la ri­que­za de la es­cue­la ra­di­ca en que to­das que­dan aler­ta con res­pec­to al acuer­do. “Las mu­je­res de­ben ser quie­nes ve­ri­fi­quen que los

“Cuan­do uno des­co­no­ce el acuer­do de paz, no tie­ne có­mo de­fen­der­lo”

Jo­se­fa Mo­re­lo, lí­der so­cial y de­fen­so­ra de de­re­chos hu­ma­nos

acuer­dos se cum­plan, por­que de al­gu­na ma­ne­ra, así cons­tru­yen paz en sus te­rri­to­rios”, se­ña­la Alis­son Be­tan­court.

Y eso es fi­nal­men­te lo que es­pe­ran las mu­je­res: “Es­tos es­pa­cios sir­ven pa­ra po­ner­le los ojos fe­me­ni­nos a la im­ple­men­ta­ción de la paz, pa­ra que no nos ha­gan ‘co­ne­jo’ y que las mu­je­res po­da­mos se­guir lu­chan­do por nues­tros de­re­chos, pe­ro des­de un apa­ra­to es­ta­tal for­ta­le­ci­do que nos res­pal­de, en­mar­ca­das en lo que con­se­gui­mos, con el fin de que se ter­mi­ne esa ho­rri­ble gue­rra de la que fui­mos víc­ti­mas di­rec­tas”, se­ña­la Yohan­dra.

Las es­cue­las for­man mu­je­res de to­das las eda­des, de to­das las ex­trac­cio­nes so­cia­les y mues­tran las ver­da­de­ras lu­chas fe­mi­nis­tas que han trans­for­ma­do las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en torno a to­das las ma­dres, hi­jas, abue­las del país, y bus­can que el Gobierno y las Farc cum­plan, en­mar­ca­dos en la de­fen­sa y el cui­da­do de los de­re­chos del gé­ne­ro que ha de­mos­tra­do que no es el dé­bil, sino igual de fuer­te e im­pe­tuo­so.

 ?? |CORTESÍA ??
|CORTESÍA
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia