La mo­da ‘im­per­fec­ta’ e la era de la per­fec­ción FASHION UNRAVELED

La nue­va ex­po­si­ción del Mu­seo del FIT mues­tra por qué la ro­pa cuen­ta una his­to­ria cuan­do es usa­da

Publimetro Colombia - - MODA Y ESTILO - LUZ LANCHEROS luz.lancheros@publimetro.co

En un mun­do don­de el au­ge de la no­ve­dad ha­ce que la gen­te com­pre fast fashion en ni­ve­les es­can­da­lo­sos (se con­su­men 80 bi­llo­nes de pie­zas glo­bal­men­te ca­da año) y en don­de la ro­pa lím­pi­da y ca­si plás­ti­ca do­mi­na en las edi­to­ria­les, lo tra­ji­na­do, usa­do, re­ci­cla­do se tra­ta de im­po­ner co­mo un stop an­te el fre­ne­sí de la no­ve­dad y el áni­mo in­ce­san­te de la mo­da por fan­ta­sías in­ma­cu­la­das. Por­que la ro­pa, so­lo cuan­do es usa­da y re­con­tex­tua­li­za­da, pue­de con­tar una his­to­ria po­de­ro­sa y esta fue la pre­mi­sa que el Fashion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy usó pa­ra su ex­po­si­ción Fashion Unraveled, don­de ve­mos que in­clu­so la ro­pa he­cha tri­zas di­ce mu­cho de su his­to­ria y de la mo­da en el con­tex­to hu­mano. PUBLIMETRO ha­bló con su cu­ra­do­ra, Co­lleen Hill, so­bre el va­lor y re­le­van­cia con­tem­po­rá­nea de la ro­pa ‘im­per­fec­ta’ en una in­dus­tria que ha ven­di­do per­fec­ción y plas­ti­ci­dad por dé­ca­das.

¿Por qué es re­le­van­te ha­cer, en es­tos días, una ex­po­si­ción so­bre la im­per­fec­ción de la mo­da?

Des­de la dé­ca­da pa­sa­da, los asis­ten­tes a los mu­seos se han fa­mi­lia­ri­za­do con las ex­hi­bi­cio­nes de mo­da y es­tas se han vuel­to muy po­pu­la­res. Las mo­das pre­sen­ta­das son ejem­plos prís­ti­nos de un pe­rio­do de tiem­po, el tra­ba­jo de un crea­dor o un te­ma en par­ti­cu­lar. Si un ob­je­to mues­tra sig­nos de des­gas­te, a me­nu­do es­te se ca­mu­fla me­dian­te una ilu­mi­na­ción in­te­li­gen­te o co­lo­ca­ción den­tro de la ex­po­si­ción. Es­te én­fa­sis en la per­fec­ción pa­sa por al­to una de las cosas más im­por­tan­tes so­bre la ro­pa: que es­tá des­ti­na­da a ser usa­da. A me­di­da que los vi­si­tan­tes del mu­seo se fa­mi­lia­ri­cen con la mo­da, creo que es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra una mi­ra­da más per­so­nal y de­trás de es­ce­na en la ex­hi­bi­ción. Las co­lec­cio­nes de mo­da de los mu­seos tien­den a te­ner mu­chas pren­das con de­fec­tos vi­si­bles, y me gus­ta la idea de apro­piar­se de la his­to­ria de una pren­da en lu­gar de dis­fra­zar­la.

¿Có­mo ma­ne­jó el con­cep­to de im­per­fec­ción cuan­do tie­ne múl­ti­ples án­gu­los, por ejem­plo, en el cuer­po o los es­tán­da­res de la in­dus­tria de la mo­da?

Mi apro­xi­ma­ción es­ta­ba ba­sa­da es­tric­ta­men­te en la ca­li­dad ma­te­rial de las pie­zas. Es­tu­dié sig­nos de uso, re­mien­dos, al­te­ra­cio­nes y readap­ta­cio­nes. Al­gu­nas im­per­fec­cio­nes.

Por otro la­do, al­gu­nos de­fec­tos son tan evi­den­tes que un ob­je­to de es­te ti­po no se­ría ser se­lec­cio­na­do pa­ra su ex­hi­bi­ción. La par­te fi­nal de la ex­po­si­ción, de­di­ca­da a la mo­da am­plia­men­te y de­cons­trui­da, mues­tra có­mo esos “de­fec­tos” se con­vir­tie­ron en una par­te in­ten­cio­nal e in­clu­so desea­ble del lé­xi­co de la mo­da du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Si bien los con­cep­tos de in­clu­sión (ex­clu­sión y per­fec­ción) e im­per­fec­ción que ex­plo­ro en esta ex­po­si­ción se su­per­po­nen con otros seg­men­tos de la in­dus­tria de la mo­da, que­ría man­te­ner un cla­ro en­fo­que en los ob­je­tos y las his­to­rias que cuen­tan.

¿Có­mo fue el pro­ce­so cu­ra­to­rial y qué ele­men­tos tu­vo en cuen­ta pa­ra es­co­ger las pie­zas de la ex­hi­bi­ción?

Di­vi­dí la ex­hi­bi­ción en cin­co te­mas prin­ci­pa­les (De­trás de las Cos­tu­ras, Re­men­da­do y Al­te­ra­do, Reu­ti­li­za­do, Sin ter­mi­nar y Tra­ji­na­do/ De­cons­trui­do) pron­ta­men­te en el pro­ce­so cu­ra­to­rial y es­to me lle­vó a bus­car los me­jo­res ob­je­tos que en­ca­ja­ran en ca­da des­crip­ción. Yo que­ría que ca­da pren­da con­ta­ra una his­to­ria dis­tin­ta en la ex­hi­bi­ción. Por ejem­plo, ten­go un ves­ti­do del si­glo XIX que fue al­te­ra­do pa­ra ser ves­tua­rio de tea­tro, que es, de he­cho, un ti­po muy co­mún de trans­for­ma­ción pa­ra co­lec­cio­nes de mu­seo. Tam­bién me gus­tó la idea de se­lec­cio­nar ob­je­tos que tie­nen cam­bios su­ti­les, co­mo un tra­je de 1760 que da­ta de 1730 o un Schia­pa­re­lli con­ser­va­do me­ticu­losa­men­te, ocul­tan­do el he­cho de que al­gu­na vez su­frió gran­des al­te­ra­cio­nes.

En el ca­so de las pren­das re­uti­li­za­das, mi ob­je­ti­vo era crear pa­re­jas o agru­pa­cio­nes de ro­pa que tu­vie­ran al­go en co­mún, in­clu­so si eran de épo­cas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, el ves­ti­do 2018 de Mi­mi Pro­ber, he­cho con re­ta­zos de en­ca­je an­ti­guo, se mues­tra al la­do de una ca­pa de 1890 de la Ca­sa de Worth que se rehi­zo con en­ca­jes del si­glo XVIII.

¿Cuá­les son las pie­zas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de la ex­po­si­ción y por qué?

Es­pe­ro que to­das las pie­zas se­lec­cio­na­das sean sig­ni­fi­ca­ti­vas en su pro­pio mo­do, pe­ro es­toy es­pe­cial­men­te a fa­vor de aque­llas que mues­tran un pro­ce­so de­trás de la es­ce­na. Por ejem­plo, in­cluí un en­sam­ble de los tar­díos 1970 que tie­ne un ves­ti­do de Hals­ton y una cha­que­ta de Thea Por­ter. Co­mo cu­ra­do­ra, nun­ca me li­mi­ta­ré a de­ci­dir si en­sam­blo es­tas pie­zas por­que me gus­ta có­mo se ven. En es­te ca­so, sin em­bar­go, sa­be­mos que Hal­son su­gi­rió que su ves­ti­do se usa­ra con la cha­que­ta de Por­ter, por lo que me sen­tí có­mo­do em­pa­re­ján­do­los y ex­pli­can­do esta his­to­ria. Tam­bién que­ría des­ta­car la ex­pe­rien­cia de los con­ser­va­do­res en la ex­po­si­ción. Por na­tu­ra­le­za, el tra­ba­jo de los con­ser­va­do­res tien­de a ser in­vi­si­ble y, co­mo tal, a me­nu­do no re­ci­ben su­fi­cien­te cré­di­to por su tra­ba­jo. La ex­po­si­ción in­clu­ye un par de za­pa­tos de

“Por na­tu­ra­le­za, el tra­ba­jo de los con­ser­va­do­res tien­de a ser in­vi­si­ble y, co­mo tal, a me­nu­do no re­ci­ben su­fi­cien­te cré­di­to por su tra­ba­jo”

Co­lleen Hill, cu­ra­do­ra de Fashion Unraveled en el Mu­seo del FITMu­seum

me­dia­dos del si­glo XVIII, uno de los cua­les ha si­do con­ser­va­do por ex­per­tos, mien­tras que el otro ha que­da­do en su es­ta­do ori­gi­nal, des­trui­do. Su yux­ta­po­si­ción es bas­tan­te im­pac­tan­te. Otra se­lec­ción en es­te sen­ti­do es una mues­tra de ves­ti­dos de prin­ci­pios de 1920 de Ma­de­lei­ne Vion­net, con bor­da­dos de Le­sa­ge. Aun­que los pa­ne­les que com­po­nen el ves­ti­do es­tán be­lla­men­te bor­da­dos, va­rios no se han cor­ta­do y do­bla­do. La éti­ca del mu­seo nos im­pi­de rea­li­zar al­te­ra­cio­nes per­ma­nen­tes en los ob­je­tos, por lo que los pa­ne­les

per­ma­ne­ce­rán co­mo mues­tras ca­si com­ple­tas que nun­ca se pue­den con­ver­tir en un ves­ti­do.

¿Cuál es el men­sa­je que es­tas pie­zas dan en una in­dus­tria que iró­ni­ca­men­te ven­de “per­fec­ción”?

Con­si­de­ro que la mo­da, de­li­be­ra­da­men­te tra­ji­na­da y de­cons­trui­da, ac­túa co­mo un ‘epí­lo­go’ de la ex­po­si­ción y en ella ana­li­zo có­mo al­gu­nos di­se­ña­do­res han adop­ta­do bor­des inaca­ba­dos, te­las gas­ta­das, asi­me­tría y téc­ni­cas de cons­truc­ción vi­si­bles. Tal ro­pa no con­ven­cio­nal evi­ta los es­tán­da­res tí­pi­cos de be­lle­za y pue­de ofre­cer cier­ta li­ber­tad pa­ra quien la usa. Los pri­me­ros ejem­plos de mo­da de­cons­trui­da, co­mo una ca­mi­se­ta de 1983 de Rei Ka­wa­ku­bo de Com­me des Ga­rçons, sub­ra­yan el de­sin­te­rés del di­se­ña­dor en la ro­pa pu­li­da y re­ve­la­do­ra del cuer­po que de otro mo­do do­mi­na­ría la mo­da en esa épo­ca. Otro ejem­plo: las bo­tas ta­bi de Mai­son Mar­tin Mar­gie­la de 1990, grue­sas y re­cu­bier­tas de pin­tu­ra blan­ca, es­tán des­ti­na­das a agrie­tar­se y de­te­rio­rar­se con el uso. La idea de que es­tas bo­tas sean in­tere­san­tes con el tiem­po y la edad ofre­ce un res­pi­ro de la bri­llan­te per­fec­ción de la mo­da, sin dejar de ver­se edgy y van­guar­dis­tas. Tam­bién nos re­cuer­dan la na­tu­ra­le­za efí­me­ra de la mo­da.

¿Cree que aho­ra hay un cam­bio cul­tu­ral so­bre có­mo ve­mos la im­per­fec­ción en la mo­da y có­mo es­to es ce­le­bra­do?

Aun­que la idea de apro­piar­se de la im­per­fec­ción en la mo­da no es nue­va, ha vuel­to en los úl­ti­mos años. Los jeans Le­vi’s vin­ta­ge de Ve­te­ments son un ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo la ro­pa gas­ta­da e im­per­fec­ta se ha ga­na­do un pres­ti­gio en la al­ta mo­da. A los con­su­mi­do­res pa­re­ce gus­tar­les la idea de com­prar ro­pa que sea úni­ca en su ti­po y que ten­ga una sen­sa­ción de es­tar vi­va, y es­to pa­re­ce co­rres­pon­der di­rec­ta­men­te a la ten­den­cia ha­cia una mo­da ca­da vez más ca­sual.

Tam­bién ve­mos de­li­ca­dos pro­ble­mas cul­tu­ra­les en las im­per­fec­cio­nes en la mo­da, prin­ci­pal­men­te en las pa­sa­re­las. La ten­den­cia ho­me­less chic, por ejem­plo, de la que se bur­la­ron en la pe­lí­cu­la Zoo­lan­der.

¿Cuál es la re­la­ción de es­te te­ma con el con­cep­to de la ex­hi­bi­ción?

Mis se­lec­cio­nes pa­ra la ex­hi­bi­ción se en­fo­ca­ron en di­se­ña­do­res que ven la im­per­fec­ción pa­ra ex­plo­rar di­fe­ren­tes no­cio­nes de be­lle­za y nues­tros la­zos emo­cio­na­les ha­cia las pren­das. Es­to no sig­ni­fi­ca que ‘gla­mo­ri­ce­mos’ la po­bre­za.

¿Por qué cree que es­tos ele­men­tos de la mo­da im­per­fec­ta (so­bre to­do en la era di- gi­tal) si­guen sien­do tan im­pac­tan­tes, pe­ro a la vez gran­des hits?

No los des­cri­bi­ría así, pe­ro sí pien­so que cap­tu­ran la aten­ción y son úni­cos. La ro­pa que ma­ne­ja­mos en el con­cep­to de la ex­po­si­ción in­clu­ye mon­to­nes de tex­tu­ras e in­te­rés vi­sual y eso se ve bien a dis­tan­cia y de cer­ca. Es­tos es­ti­los se des­ta­can a me­di­da que na­ve­ga­mos en Ins­ta­gram u otros si­tios. Tam­bién me gus­ta la idea de que cier­tos es­ti­los que ma­ne­ja­mos en la ex­po­si­ción ten­gan una es­té­ti­ca DIY: si no nos po­de­mos per­mi­tir el ves­ti­do in­ge­nio­so de Jun­ya Wa­ta­na­be he­cho con jeans

vin­ta­ge, qui­zás po­da­mos crear al­go si­mi­lar pa­ra no­so­tros.

¿Có­mo es que Fashion Unraveled cuen­ta una his­to­ria en la épo­ca de la pren­da DIY y el re­ci­cla­je?

La sec­ción más gran­de de la

“Me gus­ta­ría que es­ta­blez­ca­mos co­ne­xio­nes emo­cio­na­les más fuer­tes con nues­tra ro­pa, apren­da­mos a va­lo­rar­la de nuevo y pen­se­mos más crea­ti­va­men­te so­bre có­mo po­de­mos re­uti­li­zar y reha­cer lo que ya exis­te”

Co­lleen Hill, cu­ra­do­ra de Fashion Unraveled en el Mu­seo del FITMu­seum

ex­po­si­ción es­tá de­di­ca­da a la mo­da re­uti­li­za­da: pren­das que han si­do rehe­chas a par­tir de pren­das o tex­ti­les exis­ten­tes.

Me gus­tan es­pe­cial­men­te es­tas pren­das por­que las en­cuen­tro real­men­te ins­pi­ra­do­ras y crea­ti­vas.

En el pa­sa­do, las te­las se re­uti­li­za­ban por­que eran muy va­lio­sas. Por ejem­plo, los cha­les de ca­che­mi­ra del si­glo XIX no se des­car­ta­ban una vez que pa­sa­ban de mo­da co­mo pren­das de abri­go. Es­tos her­mo­sos y cos­to­sos tro­zos de te­la fue­ron re­uti­li­za­dos de mu­chas ma­ne­ras; en la ex­po­si­ción, ten­go un ejem­plo de un chal que se rehi­zo en una ba­ta. Es­pe­ro que los vi­si­tan­tes de Fashion Unraveled pue­dan apren­der de esta men­ta­li­dad.

Me gus­ta­ría que es­ta­blez­ca­mos co­ne­xio­nes emo­cio­na­les más fuer­tes con nues­tra ro­pa, apren­da­mos a va­lo­rar­la de nuevo y pen­se­mos más crea­ti­va­men­te so­bre có­mo po­de­mos re­uti­li­zar y reha­cer lo que ya exis­te.

La ro­pa in­ter­ve­ni­da y de­cons­trui­da cuen­ta his­to­rias por sí so­la. |CORTESÍA

Za­pa­tos del si­glo XVIII que no fue­ron res­tau­ra­dos. |CORTESÍA

|CORTESÍA

|CORTESÍA

Cha­que­ta de ra­yón de Vi­vien­ne West­wood, 1991.

En­sam­ble de acrí­li­co y ny­lon, 1994. |CORTESÍA

Hay pie­zas de to­das las épo­cas has­ta los tiem­pos ac­tua­les. |CORTESÍA

Yoh­ji Ya­ma­mo­to, ves­ti­do de pri­ma­ve­ra/ ve­rano de 2000. |CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.