Mi­cro­wed­dings: la li­ber­tad pa­ra ca­sar­se

Chao a las bo­das fas­tuo­sas y ho­la a las ce­re­mo­nias más ín­ti­mas

Publimetro Colombia - - PLUS - LUZ LANCHEROS luz.lancheros@publimetro.co

En la vi­da to­do cues­ta: na­cer, mo­rir­se e in­clu­so ca­sar­se. De he­cho, pa­ra ser fe­li­ces y co­mer per­di­ces en Es­ta­dos Uni­dos, en pro­me­dio se de­ben in­ver­tir más de 90 mi­llo­nes de pe­sos (y por ba­ra­to que sal­ga el even­to), se­gún el por­tal The Knot, que hi­zo un es­tu­dio de bo­das con 13.000 even­tos en EE. UU. Por eso, pa­ra los que or­ga­ni­zan los “fe­li­ces pa­ra siem­pre”, ca­sar­se es un ne­go­cia­zo que re­pre­sen­tó, tan so­lo en 2016, 210.000 mi­llo­nes de pe­sos en ga­nan­cias, se­gún un re­por­te de la con­sul­to­ría Ibi­sWorld. Ves­ti­do, pas­tel, DJ, fo­tó­gra­fo, co­mi­da, pei­na­do, ma­qui­lla­je, de­co­ra­ción… to­do es un uni­ver­so ex­qui­si­ta­men­te pla­nea­do pa­ra el gus­to de los con­tra­yen­tes. Y así se co­bra, sin con­tar el es­trés tan in­men­so que hay a la ho­ra de ha­cer to­do pa­ra que lo dis­fru­ten otros.

Pe­ro aho­ra mu­chos es­tán di­cien­do bas­ta. No so­lo por­que no se ca­san tan­to, sino por­que no hay di­ne­ro. Es una ge­ne­ra­ción más com­pro­me­ti­da fi­nan­cie­ra­men­te y más cen­tra­da en lo ex­pe­rien­cial. De he­cho, Ibi­sWorld mues­tra que los ré­di­tos pa­ra los wed­ding plan­ners van a ba­jar pa­ra 2021. Pe­ro pa­ra eso ya tam­bién hay ne­go­cio y adap­ta­ción: aho­ra exis­ten las mi­cro­wed­dings o mi­cro­bo­das, en las que lo per­so­na­li­za­do y adap­ta­do pre­do­mi­nan por en­ci­ma de lo fas­tuo­so. En­ton­ces, en el au­ge de la era de la eco­no­mía com­par­ti­da, si ha­bla­mos de bo­das, ve­mos en lo DIY (Do It Your­self, haz­lo tu mis­mo) don­de pre­do­mi­na lo dis­tin­to. Ca­sar­se en un bos­que, ha­cer ellos el cá­te­rin. Pin­te­rest co­mo pun­to de apro­xi­ma­ción pa­ra ins­pi­rar­se en com­prar o ren­tar un ves­ti­do. Hay me­nos in­vi­ta­dos. La de­co­ra­ción pue­de ser com­pra­da No­ta dis­po­ni­ble en au­dio, es­ca­nean­do es­te có­di­go QR. Uti­li­ce la apli­ca­ción Ige­tax

en Etsy y si uno quie­re ca­sar­se co­mo Darth Va­der, pue­de ha­cer­lo. Las bo­das, al fin y al ca­bo, se aco­mo­dan al gus­to de sus pro­ta­go­nis­tas.

“Hay factores de to­do ti­po, aun­que aún pre­va­le­cen las bo­das con bas­tan­tes in­vi­ta­dos. Di­ría que se dan dos ti­pos de si­tua­cio­nes: los no­vios que de­ci­den ha­cer una bo­da ín­ti­ma y pe­que­ña y los que una vez rea­li­za­da es­ta bo­da, rea­li­zan de to­das ma­ne­ras una fies­ta más nu­me­ro­sa. Pa­ra que es­to su­ce­da in­flu­yen factores co­mo el di­ne­ro o el de­seo de in­ver­tir el cos­to de la bo­da en una lu­na de miel más “ex­pe­rien­cial”, tam­bién su­ce­de que la gen­te no se quie­re in­vo­lu­crar en una fies­ta y lo que ello im­pli­ca, o sim­ple­men­te por­que a ve­ces no les gus­ta el for­ma­lis­mo que un even­to co­mo una bo­da im­pli­ca, pues por más re­la­ja­do que sea, es­ta tie­ne cier­tos pro­to­co­los”, ex­pli­ca a PUBLIMETRO el wed­ding plan­ner y ex­per­to en bo­das Ju­lián Po­sa­da, quien tam­bién afir­ma que una bo­da “pe­que­ña” es re­la­ti­va: “Ha­bría que de­fi­nir que es pe­que­ño. Por ejem­plo, hay bo­das de 20 per­so­nas, a ellas asis­ten so­lo las fa­mi­lias, padrinos e ín­ti­mos ami­gos. Tam­bién de 80 o 100 per­so­nas, si las fa­mi­lias y ami­gos son un po­co más nu­me­ro­sos, en la ac­tua­li­dad los pro­to­co­los no ne­ce­sa­ria­men­te los dic­ta el ta­ma­ño de la ce­le­bra­ción, más bien los dic­ta el ca­rác­ter de la pa­re­ja y su es­ti­lo de vi­da, des­de ahí se de­ri­va la se­lec­ción del lu­gar, el am­bien­te, la co­mi­da, la mú­si­ca y la de­co­ra­ción”, afir­ma.

Sin em­bar­go, Po­sa­da in­di­ca que hay una ten­den­cia a ha­cer las co­sas me­nos tra­di­cio­na­les y más cer­ca­nas ha­cia lo na­tu­ral. Las pla­yas y los pai­sa­jes des­pla­za­ron a la ca­pi­lla y al juzgado, por­que se bus­ca ha­cer de es­te even­to al­go me­mo­ra­ble, so­bre to­do pa­ra quie­nes lo pro­ta­go­ni­zan. Los bos­ques, el cam­po y el ver­de son una cons­tan­te. “Hoy hay un enor­me de­seo por ca­sar­se al ai­re li­bre y ha­cer bo­das más bohe­mias (por lo me­nos las pa­re­jas que tra­ba­jan con­mi­go así lo ma­ni­fies­tan), hay una in­ten­ción por des­po­jar el even­to de ex­ce­sos de for­ma­lis­mos y ser más cer­ca­nos a la vi­da real”, en­fa­ti­za. “Las pa­re­jas en ge­ne­ral quie­ren en­con­trar lu­ga­res que les cuen­ten his­to­rias, lu­ga­res en los cua­les pue­dan cons­truir una na­rra­ti­va y unas ex­pe­rien­cias creí­bles”.

¿Ca­sar­se a lo gran­de o ca­sar­se en pe­que­ño? Hoy to­do es vá­li­do. Lo importante, co­mo di­ce el di­cho po­pu­lar, es que la fies­ta no sea pa­ra que otros va­yan a co­mer y a cri­ti­car, sino pa­ra que to­dos go­cen y sea siem­pre un gran re­cuer­do.

mu­chas pá­gi­nas de in­ter­net tie­nen sec­cio­nes de bo­das que van des­de el ves­ti­do clá­si­co has­ta uno de más ten­den­cia. Pue­den con­se­guir to­do des­de Asos, Mod­cloth, Etsy… Vin­ta­ge, etc. Lo que hay son op­cio­nes.

bos­ques, pla­yas, ca­sas. Lo ideal es per­so­na­li­zar la bo­da de sus sue­ños.

des­de el píc­nic por par­te de los in­vi­ta­dos, has­ta co­mi­da me­nos fas­tuo­sa y más ca­se­ra, o in­clu­so cup­ca­kes, to­do se va­le. Lo ideal es pa­sar­la bien.

flo­res, mo­ti­vos geeks co­mo Star Wars o Mar­vel. De­pen­de de lo que se quie­ra.

DJ, con­jun­to in­vi­ta­do, mú­si­ca en vi­vo, to­do es­tá abier­to de­pen­dien­do del pre­su­pues­to y la ex­pe­rien­cia.

“Las pa­re­jas en ge­ne­ral quie­ren en­con­trar lu­ga­res que les cuen­ten his­to­rias, lu­ga­res en los cua­les pue­dan cons­truir una na­rra­ti­va y unas ex­pe­rien­cias creí­bles”

Ju­lián Po­sa­da, wed­ding plan­ner y ex­per­to en bo­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.