Re­ta a Holly­wood en ‘Over­board’ EU­GE­NIO DER­BEZ

PUBLIMETRO ha­bló con el ac­tor me­xi­cano so­bre es­ta nue­va co­me­dia (Amor a la de­ri­va, en es­pa­ñol), en la cual no so­lo es pro­ta­go­nis­ta jun­to a Ana Fa­ris, sino tam­bién pro­duc­tor

Publimetro Colombia - - CULTURA - LAU­RA LÓ­PEZ lau­ra.lo­pez@publimetro.co

En la ver­sión ori­gi­nal de Amor a la de­ri­va, Over­board, es­tre­na­da en 1987, Gol­die Hawn in­ter­pre­ta a una mi­llo­na­ria pre­ten­cio­sa que, tras re­ci­bir un gol­pe, su­fre de am­ne­sia y ter­mi­na enamo­rán­do­se de un car­pin­te­ro, in­ter­pre­ta­do por Kurt Rus­sell, quien tra­ba­ja­ba pa­ra ella e in­ven­ta una his­to­ria pa­ra ha­cer­se pa­sar por su es­po­so.

En es­ta ver­sión, la tra­ma se cen­tra en un play­boy me­xi­cano, mul­ti­mi­llo­na­rio y egoís­ta quien, tras caer­se de su ya­te, que­da am­né­si­co. Así que aho­ra es Fa­ris la que se apro­pia del rol de Rus­sell, pe­ro en es­te ca­so no de car­pin­te­ro con tres hi­jos, sino una ma­dre sol­te­ra con tres hi­jas, es­tu­dian­do pa­ra con­ver­tir­se en en­fer­me­ra. El ac­tor me­xi­cano y Ana Fa­ris en­car­nan a los pro­ta­go­nis­tas de es­ta co­me­dia, que ya se en­cuen­tra en sa­las de ci­ne.

El cam­bio de ro­les en­tre la ver­sión del 87, di­ri­gi­da por Gary Mars­hall (Pretty Wo­man), y es­ta nue­va ver­sión di­ri­gi­da por Bren­dan Fer­gu­son (pro­duc­tor de How I Met Your Mot­her), se da gra­cias a que Der­bez desea mos­trar­le al pú­bli­co que exis­ten la­ti­noa­me­ri­ca­nos de to­das las cla­ses so­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos, y no so­lo hu­mil­des tra­ba­ja­do­res co­mo los que nor­mal­men­te se re­pre­sen­tan en Holly­wood.

Es­tá de vuel­ta con es­ta co­me­dia, ¿qué nos pue­de con­tar?

¿Qué pue­do de­cir? Es una pe­lí­cu­la muy di­ver­ti­da, es un re­ma­ke de la ori­gi­nal que se hi­zo en el 87 con Gol­die Hawn, pe­ro con un to­que la­tino que la ha­ce más fres­ca y que se co­nec­ta más con nues­tra cul­tu­ra. Creo que le di­mos al cla­vo por­que es una pe­lí­cu­la que te ha­ce reír y te to­ca el co­ra­zón; al­gu­nos ríen y al­gu­nos llo­ran. De­ja un men­sa­je muy lin­do y es una pe­lí­cu­la fa­mi­liar. Hay muy po­cas que son pa­ra to­da la fa­mi­lia, es pa­ra ni­ños, ado­les­cen­tes, abue­li­tos, en fin. Es una pe­lí­cu­la que ya su­peró ré­cords en Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­so los de No se acep­tan de­vo­lu­cio­nes, que no pen­sa­mos que los fué­ra­mos a rom­per. En Mé­xi­co, igual, es que el voz a voz que ha te­ni­do la pe­lí­cu­la ha si­do ma­ra­vi­llo­so.

Us­ted par­ti­ci­pó tam­bién en la pro­duc­ción de es­ta cin­ta, ¿có­mo in­flu­yó pa­ra dar­le ese gi­ro de per­so­na­jes a la his­to­ria?

Mi­ra, fue muy com­pli­ca­do por­que cuan­do lle­ga­mos con la idea a los es­tu­dios, ellos no que­rían. Pa­ra ellos no se po­día mo­di­fi­car un clá­si­co por­que en Es­ta­dos Uni­dos es una pe­lí­cu­la de cul­to y no que­rían cam­bios drás­ti­cos, pe­ro yo les ex­pli­ca­ba lo importante que era pa­ra los la­ti­nos ver­nos re­pre­sen­ta­dos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te en la pan­ta­lla. ¿Te di­go? Yo es­ta­ba har­to de que siem­pre me ofre­cían pa­pe­les de nar­co­tra­fi­can­te, cri­mi­nal o pan­di­lle­ro en to­das las pe­lí­cu­las holly­woo­den­ses. Siem­pre nos re­pre­sen­tan así en las pe­lí­cu­las de Es­ta­dos Uni­dos. Ca­da vez que hay que in­ter­pre­tar a un nar­co­tra­fi­can­te, lla­man a un la­tino. Y yo de­cía: ‘Hay que cam­biar eso en Holly­wood’. Aho­ra que es­toy pu­dien­do pro­du­cir y no so­la­men­te ac­tuar, ca­da vez que me to­ca tra­to de rom­per con eso y ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. De ahí sur­gió la idea de cam­biar los ro­les, di­je: “¿Por qué no vol­tea­mos; aho­ra que el mi­llo­na­rio sea el la­tino y la grin­ga sea la que lim­pie los pi­sos?”. Fi­nal­men­te lo en­ten­die­ron en los es­tu­dios y eso ha si­do, yo creo, una de las co­sas que más le gus­ta a la gen­te cuan­do va a ver la pe­lí­cu­la, ver que se es­tán rom­pien­do los es­te­reo­ti­pos.

Y es que ade­más tu­vo una coprotagonista que fue cla­ve pa­ra te­ner ese em­pal­me…

Fí­ja­te que yo ha­bía vis­to a Ana Fa­ris en pe­lí­cu­las y se me ha­cía maravillosa, se me ha­cía que te­nía un es­ti­lo muy fres­co, muy di­fe­ren­te. Des­de un prin­ci­pio te­nía­mos ga­nas de que fue­ra ella, apar­te, se pa­re­ce mu­chí­si­mo a Gol­die Hawn. Afor­tu­na­da­men­te, la con­se­gui­mos. Lue­go com­ple­ta­mos el re­par­to con Eva Lon­go­ria, una gran co­me­dian­te tam­bién. Por el la­do me­xi­cano es­tán Omar Chaparro, Adrián Uribe y Ma­ria­na Tre­vi­ño, así que por am­bos la­dos te­ne­mos un elen­co ma­ra­vi­llo­so con acen­to la­tino, así nos co­nec­ta­mos con am­bas au­dien­cias del con­ti­nen­te.

¿Có­mo hi­zo pa­ra aco­plar su hu­mor la­tino al in­glés?

¡Uy! Qué bueno que to­ques el te­ma, por­que ha si­do com­pli­ca­dí­si­mo, no sa­bes cuán­to. Pa­ra mí ha sig­ni­fi­ca­do te­ner que rein­ven­tar­me por­que ac­tuar en otro idio­ma es di­fí­cil, in­có­mo­do. Te sien­tes di­fe­ren­te, sien­tes co­mo si fue­ras otra per­so­na. Ha si­do una cur­va de apren­di­za­je muy du­ra. Es cam­biar, in­clu­so, mi es­ti­lo de ac­tua­ción por­que he he­cho co­sas co­mo La fa­mi­lia P.Lu­che que es muy ab­sur­da, to­do es so­bre­ac­tua­do. Y aquí en Es­ta­dos Uni­dos to­do es con­te­ni­do, muy me­di­do y real y tra­tan de que no so­bre­ac­túes. Yo ju­ga­ba mu­cho con las pa­la­bras y aho­ra, pues no po­día ha­cer­lo. Es muy di­fí­cil, pe­ro afor­tu­na­da­men­te se lo­gró, y bueno, ya pa­sa­mos la prue­ba de fue­go que fue Es­ta­dos Uni­dos, don­de a la pe­lí­cu­la le es­tá yen­do in­creí­ble. Yo es­pe­ro que en Co­lom­bia pase lo mis­mo.

En el pa­sa­do us­ted ha di­cho que le gus­ta­ría in­ter­pre­tar a un vi­llano, ¿cuál qui­sie­ra ser?

Aho­ri­ta voy a ser uno, pe­ro por ejem­plo, a mí me ha­bría en­can­ta­do ser una ver­sión de el gua­són en Bat­man, so­bre to­do en pe­lí­cu­las de ac­ción.

¿Y qué nos pue­de ade­lan­tar de su pró­xi­ma pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor?

Pues, es una pe­lí­cu­la muy ex­tra­ña, un po­qui­to di­fe­ren­te a lo que me han vis­to ha­cer, pe­ro creo que les va a gus­tar mu­cho. Es una pe­lí­cu­la que tie­ne mu­cho hu­mor, pe­ro no es a lo que es­tán acos­tum­bra­dos a ver en mí. Es una pe­lí­cu­la mu­cho más con­te­ni­da, con un men­sa­je más pro­fun­do en el que se ha­bla de có­mo la vi­da te co­nec­ta y que to­do lo que su­ce­de no es ca­sua­li­dad, sino que es­tás co­nec­ta­do con el mundo en­te­ro de una ma­ne­ra u otra. To­do lo que pa­sa es por al­go, y na­da es coin­ci­den­cia. Ca­da co­sa que nos pa­sa es pa­ra guiar­nos por un ca­mino, es una co­sa muy in­tere­san­te, pe­ro ya les pla­ti­ca­ré más en su mo­men­to.

“Yo es­ta­ba har­to de que siem­pre me ofre­cían pa­pe­les de nar­co­tra­fi­can­te, cri­mi­nal o pan­di­lle­ro en to­das las pe­lí­cu­las holly­woo­den­ses. Ca­da vez que hay que in­ter­pre­tar a un nar­co­tra­fi­can­te, lla­man a un la­tino. Hay que cam­biar eso en Holly­wood”

Eu­ge­nio Der­bez

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.