EL CAM­PEÓN ES

La fi­nal me­nos es­pe­ra­da de to­das des­pier­ta el in­te­rés del pla­ne­ta. La po­de­ro­sa Fran­cia sue­ña con re­pe­tir tí­tu­lo des­pués de 20 años, mien­tras que los croa­tas, con la sim­pa­tía de to­dos los neu­tra­les, va por una ges­ta pa­ra la his­to­ria

Publimetro Colombia - - PORTADA -

En Mos­cú se re­suel­ve el enig­ma. Fran­cia va por su se­gun­da co­pa lue­go de 20 años de su úni­co tí­tu­lo. Croa­cia, la se­lec­ción que se ga­nó la sim­pa­tía del mundo, bus­ca­rá es­cri­bir una de las pá­gi­nas más épi­cas del fút­bol en el es­ta­dio Luzh­ni­kí, el do­min­go a las 10:00 a.m.

“Las fi­na­les son pa­ra ga­nar­las y to­da­vía no hemos su­pe­ra­do la que per­di­mos en la Eu­ro­co­pa. Esa de­rro­ta es­tá to­da­vía ahí” Di­dier Des­champs, téc­ni­co de Fran­cia

“No es fá­cil ju­gar con­tra Fran­cia. Con­fío en nosotros. ¿Por qué no va­mos a ser los nue­vos cam­peo­nes?” Zlat­ko Da­lić, téc­ni­co de Croa­cia

Si Nos­tra­da­mus vi­vie­ra, tam­po­co le hu­bie­ra ati­na­do. Fue el Mun­dial más dis­pa­ra­ta­do de la his­to­ria, con fra­ca­sos es­tre­pi­to­sos de Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña, en­tre otros; tam­po­co asis­tie­ron las his­tó­ri­cas Ita­lia y Ho­lan­da, lo mis- mo que la cam­peo­na de Amé­ri­ca, Chi­le. Nin­gu­na de las ‘po­llas’ pre­vias pre­di­jo una par­te del cua­dro de la muer­te y otra en la que es­ta­ba pa­ra cual­quie­ra.

Ese cual­quie­ra fue Croa­cia. La se­lec­ción que cae sim­pá­ti­ca des­de su ves­ti­men­ta, o su ma­ne­ra co­rrec­ta de ser, pe­ro con ca­rác­ter. Tam­bién en­ter­ne­ce que sea un país del es­te de Eu­ro­pa, con ape­nas cua­tro mi­llo­nes y me­dio de ha­bi­tan­tes.

Pe­ro los croa­tas no son so­lo una his­to­ria bo­ni­ta. En sus fi­las lle­vó a va­rias de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del fút­bol mun­dial, li­de­ra­dos por Lu­ka Mo­drić e Ivan Ra­ki­tić, dos fut­bo­lis­tas que bri­llan en el Real Ma­drid y el Bar­ce­lo­na.

A su la­do, los co­ra­ju­dos Ma­rio Man­džu­kić y An­te Re­bić, quie­nes di­si­mu­la­ron su fal­ta de téc­ni­ca con ex­ce­so de ac­ti­tud. Mis­ma si­tua­ción del de­fen­sor cen­tral Do­ma­goj Vi­da, quien fue la ban­de­ra de la ga­rra de un pue­blo su­fri­do, que por años es­cu­chó los es­truen­dos de las bom­bas en la gue­rra de los Balcanes y hoy la úni­ca his­te­ria que se es­cu­cha en las ca­lles de Za­greb es el es­ta­lli­do ca­da vez que los aje­dre­za­dos con­vier­ten gol.

A Ru­sia no lle­ga­ron en las me­jo­res con­di­cio­nes. Ha­cían par­te de los ca­ba­llos ne­gros, ese lo­te jun­to a Bélgica, Uru­guay, In­gla­te­rra y tal vez Co­lom­bia, ca­pa­ces de dar el gran gol­pe que hoy Croa­cia

es­tá a un pa­so de dar.

Pe­ro, al ta­len­to y la ga­rra ha­bía que im­preg­nar­le dis­ci­pli­na. Esa fue la ta­rea de Zlat­ko Da­lić, el entrenador que ca­yó co­mo pa­ra­cai­dis­ta en Kiev, pa­ra ju­gar­se la vi­da con­tra Ucra­nia y te­ner co­mo pre­mio un cu­po en el re­pe­cha­je, en una zo­na de la eli­mi­na­to­ria eu­ro­pea que li­de­ró Is­lan­dia. El tra­ba­jo se hi­zo y tras su­pe­rar a Gre­cia en el re­pe­cha­je, Croa­cia se ins­ta­ló en el Mun­dial.

Le­jos de aca­bar las tur­bu­len­cias, en Ru­sia

tam­bién exis­tie­ron. Sin em­bar­go, las de­ci­sio­nes for­ja­ron un gru­po uni­do, a prue­ba de ba­las. Da­lić ex­pul­só a Ni­ko­la Ka­li­nić, de­lan­te­ro del AC Mi­lan, por un ac­to de re­bel­día inusi­ta­do, a tres días del par­ti­do con­tra Ar­gen­ti­na. En Nizhny Nóv­go­rod, los bal­cá­ni­cos des­ti­ñe­ron a la Al­bi­ce­les­te con un con­tun­den­te 3-0.

To­das mie­les pa­ra Croa­cia, pe­ro el mo­men­to de su­frir es­ta­ba por lle­gar. A par­tir de los oc­ta­vos de fi­nal se vio la otra ca­ra de los croa­tas. Sin jue­go, con­fun­di­dos y pá­li­dos, los di­ri­gi­dos por Da­lić no mos­tra­ron su me­jor ver­sión con­tra Di­na­mar­ca ni con­tra Ru­sia.

Allí, na­ció un hé­roe. Da­ni­jel Su­bašić, un por­te­ro de los de me­nor car­tel en la Co­pa del Mundo, ata­jó cua­tro pe­na­les en las de­fi­ni­cio­nes e igua­ló el ré­cord que com­par­tían Ser­gio Goy­co­chea y Ha­rald Schu­ma­cher.

Le­sio­na­do en una pier­na o ex­haus­to, el guar­da­me­ta tie­ne gran par­te del pas­tel, si es que Croa­cia se co­ro­na.

Así se ins­ta­la­ron en la fi­nal de Mos­cú. El co­ra­zón su­peró a los múscu­los una vez más y en el es­ta­dio Luzh­ni­kí ha­brá una dig­na se­lec­ción croa­ta, que mi­ra­rá ca­ra a ca­ra a la po­de­ro­sa Fran­cia. Sin los ga­lo­nes de los ga­los, pe­ro con la va­len­tía de los que ha­cen his­to­ria.

Fran­cia, en­tre la opu­len­cia, la arro­gan­cia y la ex­ce­len­cia

En fren­te, Croa­cia ten­drá a la se­lec­ción más cos­to­sa del mundo. Con ese pe­so lle­gó a Ru­sia 2018 y, de a po­co, fue asu­mien­do el pa­pel de can­di­da­to.

De­cep­cio­nan­te pri­me­ra ron­da, con un fút­bol mez­quino pa­ra su­pe­rar a Aus­tra­lia; so­me­ti­do en el se­gun­do tiem­po por Pe­rú; y pac­tan­do de ma­ne­ra tá­ci­ta un em­pa­te con Di­na­mar­ca, que les con­ve­nía a am­bos, el es­plen­dor fran­cés apa­re­ció en el ma­ta-ma­ta.

En oc­ta­vos, la Ar­gen­ti­na de Leo Mes­si fue por mo­men­tos hu­mi­lla­da por la ve­lo­ci­dad fran­ce­sa y por un su­bli­me Ky­lian Mbap­pé.

Cuar­tos de fi­nal fue una cla­se de ofi­cio a la se­lec­ción más ague­rri­da de to­das: Uru­guay. Sin des­pei­nar­se, los ga­los ac­ce­die­ron a se­mi­fi­na­les pa­ra ver ca­ra a ca­ra a los Dia­blos.

Fue can­den­te, pe­ro le­jos de ser un in­fierno. Con to­dos sus re­cur­sos, Fran­cia de­mos­tró ser jus­to fi­na­lis­ta y el má­xi­mo fa­vo­ri­to a ser cam­peón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.