Si las llan­tas de su ca­rro tie­nen es­tos cin­co sín­to­mas, es ho­ra de cam­biar­las

Hay va­rias re­co­men­da­cio­nes que pue­de se­guir al mo­men­to de com­prar las llan­tas de su vehícu­lo y ha­cer­les man­te­ni­mien­to

Publimetro Colombia - - ESPECIAL -

¿Se acuer­da de lo que sin­tió cuan­do fue a es­co­ger su ca­rro? Lo mi­ró de­te­ni­da­men­te, eli­gió el co­lor que le gus­ta­ba, el que le pa­re­cía más có­mo­do y se lo lle­vó. Si le re­sul­tó gra­ti­fi­can­te ha­cer esa elec­ción, tam­bién de­be­ría sen­tir lo mis­mo a la ho­ra de ele­gir las llan­tas.

Las llan­tas del ca­rro son co­mo unos bue­nos za­pa­tos: de­ben cal­zar bien, por eso hay que to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ele­gir­las ade­cua­da­men­te e iden­ti­fi­car cuán­do es ho­ra de cam­biar­las. Sin em­bar­go, es­te fac­tor a ve­ces se pa­sa por al­to, lo que pro­vo­ca que el ca­rro no fre­ne ade­cua­da­men­te y el con­duc­tor, así co­mo los pa­sa­je­ros, pa­sen a en­gro­sar la lis­ta de los 11.027 ac­ci­den­tes en vías lo­ca­les, que se pre­sen­ta­ron en 2017 tan so­lo en Bo­go­tá.

An­tes que na­da, ten­ga en cuen­ta que pa­ra ele­gir una llan­ta no pue­de es­ca­ti­mar en gas­tos. Sí, sa­be­mos que en el mer­ca­do se en­cuen­tran al­gu­nas a pre­cios muy eco­nó­mi­cos, pe­ro nosotros re­co­men­da­mos ase­so­rar­se bien so­bre la ca­pa­ci­dad de fre­na­do, la ad­he­ren­cia al sue­lo en cur­vas o pi­so mo­ja­do y, cla­ro, la du­ra­ción.

Por ejem­plo, exis­ten mar­cas con­fia­bles co­mo Mi­che­lin, que tie­nen un re­co­no­ci­mien­to importante, pues ofre­cen

mu­cha se­gu­ri­dad, al ser unas de las me­jo­res del mer­ca­do. Ten­ga en cuen­ta que las llan­tas fun­cio­nan muy bien en

con­di­cio­nes nor­ma­les, pe­ro se po­nen a prue­ba cuan­do hay cam­bios en el cli­ma o es­tán en te­rre­nos que no se tran­si­tan ha­bi­tual­men­te.

Pa­gar me­nos pue­de sig­ni­fi­car un gas­to gran­de en el fu­tu­ro. Y es que hay que de­jar cla­ro que las llan­tas con ma­yor du­ra­ción con­tri­bu­yen con el aho­rro del com­bus­ti­ble y la se­gu­ri­dad.

Eso sí, cui­dar de las llan­tas de­pen­de de us­ted y la re­co­men­da­ción es que lue­go de cin­co años de uso lo me­jor es que las re­vi­se un pro­fe­sio­nal pa­ra ase­gu­rar­se de que con­ser­va sus pro­pie­da­des. Tam­bién hay que es­tar pen­dien­te, por lo me­nos una vez al mes, de la pre­sión de in­fla­do que ten­gan los neu­má­ti­cos, y es re­co­men­da­ble usar los más nue­vos o con me­nos des­gas­te en el eje tra­se­ro, ya que en una si­tua­ción de ries­go se tie­ne con­trol del eje de­lan­te­ro, pe­ro del tra­se­ro se de­pen­de de la con­di­ción de las llan­tas.

Se­gu­ra­men­te si si­gue es­tos con­se­jos no su­fri­rá por las llan­tas de su vehícu­lo y re­co­rre­rá to­das las vías sin mie­do. No hay na­da me­jor que dis­fru­tar el pa­seo con unas bue­nas llan­tas.

{{CREDIT|PHOTO CREDIT}}

Por su se­gu­ri­dad, es me­jor te­ner unas llan­tas de bue­na calidad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.