El ro­sa­do no es so­lo bo­ni­to

De có­mo el ro­sa se vol­vió co­lor de ni­ñas y de por qué aho­ra es el co­lor de la igual­dad

Publimetro Colombia - - ESTILO - EVA KIS

El ro­sa­do no fue con­si­de­ra­do co­mo ‘el co­lor de las ni­ñas’ sino has­ta 1940. Pro­ba­ble­men­te es­to sor­pren­da a cual­quie­ra que ha­ya en­tra­do a la sec­ción de ni­ñas de una tien­da de ro­pa, pe­ro no so­lía ser así. “La so­cie­dad de­ter­mi­na qué sig­ni­fi­ca el co­lor y la so­cie­dad cam­bia de opi­nión”, ex­pli­ca Va­le­rie Stee­le, di­rec­to­ra

del Mu­seo en el Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy y cu­ra­do­ra de la nue­va ex­hi­bi­ción (y li­bro) Pink: The His­tory of a Punk, Pretty, Powerful Co­lor (Ro­sa­do: la his­to­ria de un co­lor punk, bo­ni­to y po­de­ro­so).

La am­plia ex­po­si­ción mues­tra có­mo va­rias cul­tu­ras usan el ro­sa, los obs­tácu­los que en­fren­ta­ron los di­se­ña­do­res que eli­gie­ron tra­ba­jar con el co­lor, el pa­pel de los mú­si­cos des­de el punk rock has­ta ar­tis­tas del hip-hop y có­mo ha cam­bia­do su repu­tación fe­me­ni­na. Pe­ro ¿có­mo em­pe­zó to­do?

De có­mo el ro­sa se con­vir­tió en ‘el co­lor de ni­ñas’

El ro­sa no era un co­lor po­pu­lar has­ta 1700, por­que se des­va­ne­cía muy rá­pi­do. El des­cu­bri­mien­to de bra­zi­llium por los ex­plo­ra­do­res del Nue­vo Mun­do per­mi­tió a los sas­tres crear tin­tes más du­ra­de­ros, con los que en­lo­que­cie­ron a la cor­te fran­ce­sa, so­bre to­do por las te­las ro­sa­das. En aquel en­ton­ces, los hom­bres y mu­je­res no­bles se ves­tían con mu­cho de­ta­lle, co­mo di­ce Stee­le, usa­ban ves­ti­dos con to­do ti­po de vue­los, en­ca­jes y di­se­ños flo­ra­les, con un mon­tón de ro­sa (y azul pa­ra el ca­so) tan­to en la ro­pa de hom­bres co­mo de mu­je­res.

En al­gún mo­men­to, eso cam­bió. Stee­le pa­só dos años armando la ex­po­si­ción y le­yen­do to­do lo que pu­do en­con­trar en dos idio­mas so­bre el ro­sa, pe­ro no pu­do pre­ci­sar de dón­de ve­nía la idea de que el ro­sa era pa­ra las ni­ñas y el azul pa­ra los ni­ños, so­lo que se ori­gi­nó en Fran­cia.

El ro­sa­do no era un co­lor fe­me­nino en to­das par­tes

Es­te cam­bio en la cos­tum­bre fran­ce­sa no cru­zó el océano Atlán­ti­co. En Es­ta­dos Uni­dos, las tien­das se di­vi­die­ron en par­tes igua­les en­tre las que ven­dían ro­pa ro­sa­da pa­ra ni­ños o ni­ñas. En 1918, una tien­da lla­ma­da In­fants De­part­ment re­co­men­dó vestir a los ni­ños de ro­sa­do, el “co­lor más de­ci­di­do y más fuer­te”, mien­tras que las ni­ñas de­bían usar el azul, que es “más de­li­ca­do y sua­ve”.

Una ex­pli­ca­ción re­ba­ti­da vie­ne de dos pin­tu­ras de esa épo­ca: The Blue Boy, un ni­ño ves­ti­do con un ju­bón azul y pan­ta­lo­nes, y Pin­kie, una jo­ven con un ves­ti­do ro­sa. Sin em­bar­go, las tien­das sa­bían que lo im­por­tan­te era asig­nar un co­lor a ca­da gé­ne­ro pa­ra au­men­tar las ven­tas.

Pe­ro el ro­sa­do no fue acep­ta­do uni­ver­sal­men­te co­mo un tono fe­me­nino. En la In­dia, los hom­bres vis­ten de ro­sa co­mo los hom­bres en Oc­ci­den­te vis­ten de azul ma­rino. En Es­pa­ña, el fuc­sia es un co­lor tra­di­cio­nal pa­ra las ca­pas de los ma­ta­do­res. El cle­ro ca­tó­li­co en Roma lle­va ves­ti­men­tas ro­sa­das.

1950: se co­di­fi­ca el ro­sa co­mo una to­na­li­dad fe­me­ni­na

Cuan­do los hom­bres vol­vie­ron a ca­sa des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, hu­bo una in­ten­sa pre­sión so­bre las es­po­sas pa­ra que re­gre­sa­ran a sus ho­ga­res. “Ne­ce­si­ta­ban que to­dos pen­sa­ran de la ma­ne­ra co­rrec­ta”, di­ce Stee­le. “Se alen­tó a las mu­je­res a po­ner­se en con­tac­to con su la­do fe­me­nino”, agre­gó.

Eso fun­cio­nó du­ran­te un par de dé­ca­das, pe­ro lue­go el mo­vi­mien­to de con­tra­cul­tu­ra se reapro­pió del ro­sa. Los punks lo adop­ta­ron en los años 70. En la dé­ca­da del 80, cuan­do las mu­je­res se abrían ca­mino a las sa­las de jun­tas, el po­wer suit ro­sa era una ma­ne­ra de de­mos­trar que no eran so­lo imi­ta­cio­nes de hom­bres.

El ro­sa vol­vió a en­trar en el mun­do de la moda mas­cu­li­na en el si­glo XXI, de ma­ne­ra más me­mo­ra­ble cuan­do el ra­pe­ro de Har­lem Cam’ron lle­gó a la Se­ma­na de la Moda de Nue­va York de

2002 ves­ti­do con su icó­ni­co vi­són ro­sa. “Pro­vo­có un gran al­bo­ro­to”, di­ce Stee­le. “De re­pen­te, mu­chos chi­cos se em­pe­za­ron a vestir de ro­sa. Es­tá­ba­mos vien­do el ro­sa re­de­fi­ni­do co­mo un co­lor co­ol y an­dró­gino en lu­gar de un co­lor dul­ce y fe­me­nino”, ase­gu­ra Stee­le.

Por es­tos días, el ro­sa­do es el co­lor de la re­vo­lu­ción. En la In­dia, Gu­la­bi Gang aver­güen­za a los es­po­sos abu­si­vos y a los po­lí­ti­cos co­rrup­tos usan­do sa­ris fuc­sias. Y, por su­pues­to, es­tá la pren­da más em­ble­má­ti­ca de

2017: el pussy­hat, usa­do por le­gio­nes de mu­je­res que pro­tes­tan en con­tra de las po­lí­ti­cas de la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

“El ro­sa asu­me un pa­pel fe­mi­nis­ta; es­tá ad­qui­rien­do un nue­vo significado”, di­ce Stee­le. “Es­tas mu­je­res es­tán di­cien­do: ‘No pien­sas que el ro­sa es se­rio por­que es­tá aso­cia­do con las chi­cas y las mu­je­res, pe­ro lo ha­re­mos se­rio’”, concluye Stee­le.

FO­TOS: EVA KIS, COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.