CO­LOM­BIA, TO­DO UN PA­RAÍ­SO PA­RA EL AVISTAMIENTO DE AVES

El avistamiento de aves va más allá de ser un hobby o ac­ti­vi­dad de es­pe­cia­lis­tas, y mues­tra el po­ten­cial tu­rís­ti­co del país en áreas le­jos de lo tra­di­cio­nal

Publimetro Colombia - - PORTADA - LUZ LANCHEROS luz.lancheros@publimetro.co

“Se han con­ver­ti­do en pá­ja­ros que vue­lan al­to, tan al­to don­de na­die los pue­de to­car, li­bres de to­do hu­mano del do­lor y el llan­to”, can­ta Li Sau­met en Pá­ja­ros, una de las can­cio­nes más es­pi­ri­tua­les de Bom­ba Es­té­reo. Y esa mis­ma sen­sa­ción, que tan­tos aman­tes de la ob­ser­va­ción de pá­ja­ros en to­do el mun­do no sa­ben có­mo des­cri­bir, es la que se vi­ve al ob­ser­var en medio de mi­les de can­tos y de in­fi­ni­tos to­nos de ver­de a pá­ja­ros so­li­ta­rios co­mo el ba­rran­que­ro y sus to­nos de azul, o los car­de­na­les y su ro­jo fu­rio­so, en­tre mu­chos otros. Esa po­de­ro­sa ma­jes­tuo­si­dad y sin­gu­la­ri­dad de las mi­les de es­pe­cies que hay en Co­lom­bia (país nú­me­ro uno en es­pe­cies de aves) atraen a mi­les de tu­ris­tas a Cal­das y a su Pai­sa­je Cul­tu­ral Ca­fe­te­ro. Allí pue­den aden­trar­se en esos bos­ques de­li­ran­tes gar­cia­mar­quia­nos y en los exu­be­ran­tes pai­sa­jes cir­cun­dan­tes a Ma­ni­za­les, en los que mu­chos de ellos po­drán che­quear nom­bres de su lis­ta de es­pe­cies y otros se en­con­tra­rán por pri­me­ra vez con una ac­ti­vi­dad que va más allá de los re­co­rri­dos tra­di­cio­na­les por la zo­na y que brin­dan ex­pe­rien­cias úni­cas con la in­creí­ble na­tu­ra­le­za de la re­gión.

Y es que ver pá­ja­ros no es so­lo un hobby que ha cre­ci­do mun­dial­men­te en los úl­ti­mos años ni es so­lo co­sa de es­pe­cia­lis­tas. Co­mo se cons­ta­tó en la VIII Fe­ria de Aves de Su­da­mé­ri­ca, va­rios or­ni­tó­lo­gos, cien­tí­fi­cos, fo­tó­gra­fos y afi­cio­na­dos (ca­si mil per­so­nas) se reunie­ron en el Re­cin­to del Pen­sa­mien­to, en Ma­ni­za­les, pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­to y ha­cer sa­li­das don­de pu­die­ron ver es­pe­cies que son úni­cas en la re­gión y el país. Mu­chos de ellos tie­nen orí­ge­nes fas­ci­nan­tes e in­vier­ten en su pa­sión to­do lo que pue­den, co­mo la fa­mi­lia Rodríguez As­to­rino, de Ar­gen­ti­na, que lle­va en es­to más de 12 años y to­dos sus in­te­gran­tes son fo­tó­gra­fos. “In­cor­po­ra­mos la fo­to­gra­fía pa­ra iden­ti­fi­car las dis­tin­tas es­pe­cies y la tec­no­lo­gía nos da una ima­gen pa­ra iden­ti­fi­car lo que he­mos avis­ta­do. He­mos he­cho un es­fuer­zo pa­ra es­tar acá y pa­ra to­dos,

Co­lom­bia es una de las me­cas de los pa­ja­re­ros don­de hay más va­rie­dad de aves. Em­pe­za­mos a aho­rrar ha­ce más de un año. To­más, el más chi­co, ar­mó una al­can­cía y pu­so fotos de aves re­cor­ta­das de acá de Co­lom­bia. Tam­bién ven­dió co­mi­das en su uni­ver­si­dad y mi hi­ja lo hi­zo con las ar­te­sa­nías”, ex­pli­ca el ca­be­za de fa­mi­lia. “Es­to es nues­tra vi­da. Hay emo­cio­nes que la ra­zón no com­pren­de. Una pa­sión no tie­ne ex­pli­ca­ción, es una for­ma de vi­da nues­tra”, ex­pli­ca. Ellos com­bi­nan su pa­sión con su pro­fe­sión, así co­mo lo ha­ce el uru­gua­yo Juan Cu­las­so, in­vi­den­te, que se ha con­ver­ti­do en ex­per­to por re­co­no­cer los mi­les de can­tos de pá­ja­ros al­re­de­dor del mun­do. Co­men­zó ob­ser­van­do aves co­mo un jue­go, a los sie­te u ocho años, con una en­ci­clo­pe­dia y lue­go en el cam­po. To­tal­men­te au­to­di­dac­ta, re­co­no­ce so­lo por su so­ni­do a mi­les de aves, me­mo­ri­zan­do su can­to y apren­dién­do­los. “La­men­ta­ble­men­te, en La­ti­noa­mé­ri­ca te dis­cri­mi­nan en la edu­ca­ción por te­ner al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. To­qué mu­cho el piano y la mú­si­ca ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal. Uno tie­ne que en­tre­nar to­do el tiem­po y así es co­mo se cons­tru­ye al­go”, afir­ma Cu­las­so, quien ha es­ta­do des­de la An­tár­ti­da has­ta el nor­te de Es­ta­dos Uni­dos re­co­no­cien­do es­pe­cies de aves por su so­ni­do, quien da con­fe­ren­cias y tra­ba­ja en tec­no­lo­gía ac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas cie­gas.

De es­ta ma­ne­ra, el fes­ti­val (que tu­vo dos años de pre­pa­ra­ción gra­cias a Co­tel­co, en unión con el Go­bierno Na­cio­nal y otras ins­ti­tu­cio­nes) quie­re con­so­li­dar a Cal­das co­mo un lu­gar en don­de el eco­tu­ris­mo y la con­ser­va­ción son más que pa­la­bras rim­bom­ban­tes. Con guías y cien­tí­fi­cos lo­ca­les, y con lu­ga­res dis­pues­tos pa­ra el avistamiento, co­mo la fin­ca La Ro­me­lia (en­tre mu­chos otros), el avis­ta­dor y el tu­ris­ta que co­mien­za de ce­ro pue­den de­di­car­se a ha­cer un re­co­rri­do im­pac­tan­te don­de se pue­den ver to­do ti­po de aves mien­tras se aden­tran en los bos­ques y sem­bra­díos de la re­gión. Ac­tual­men­te hay 25 lu­ga­res de ob­ser­va­ción pro­por­cio­na­dos por la Red de Avi­tu­ris­mo de Cal­das.

Co­mo en un cua­dro de Fri­da

La pin­to­ra me­xi­ca­na al­gu­na vez se re­tra­tó des­can­san­do pa­ra siem­pre ro­dea­da de en­re­da­de­ras, co­mo si de un sue­ño su­rreal se tra­ta­ra. En la zo­na cir­cun­dan­te a Ma­ni­za­les ese sue­ño es una reali­dad: en Ti­na­mú, eco­ho­tel y una de las dos re­ser­vas de pá­ja­ros del de­par­ta­men­to (la otra es la de Río Blan­co), se pue­de dor­mir en­tre ár­bo­les don­de re­vo­lo­tean co­li­bríes y con­tem­plar la quie­tud en medio

de pá­ja­ros de to­do ti­po. Cons­trui­da ha­ce cin­co años por Mau­ri­cio Lon­do­ño, es­ta re­ser­va si­gue los prin­ci­pios del eco­tu­ris­mo sos­te­ni­ble: tie­ne po­cas ha­bi­ta­cio­nes, no apro­ve­cha las tem­po­ra­das y se en­car­ga del sos­te­ni­mien­to del eco­sis­te­ma pri­vi­le­gia­do en el que se ubi­ca. De es­ta ma­ne­ra, el tu­ris­ta pue­de go­zar de la gastronomía au­tén­ti­ca y pro­pia de la re­gión, mien­tras ve co­mer a pá­ja­ros co­mo ba­rran­que­ros o azulejos en pro­fun­da quie­tud y tran­qui­li­dad. Y eso es, en úl­ti­mas, lo que ha atraí­do a mi­les de tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

“La paz ha atraí­do a los tu­ris­tas y han in­cre­men­ta­do su pre­sen­cia en Co­lom­bia”, afir­ma Lon­do­ño. En es­to coin­ci­dió el primer fun­da­dor de la fe­ria de avistamiento de aves en Gran Bre­ta­ña, Tim Ap­ple­ton: “An­tes, la gen­te te­mía ve­nir aquí por el te­rro­ris­mo y por la si­tua­ción ac­tual. Aho­ra, mo­ti­va­dos por lu­ga­res co­mo Cos­ta Ri­ca, vie­nen aquí pa­ra ob­ser­var aves pro­pias de la re­gión”, le ex­pli­có a PUBLIMETRO.

Co­lom­bia es un pa­raí­so de pá­ja­ros. Uno en don­de has­ta aho­ra es­tá re­des­cu­brien­do su pro­pia ri­que­za y sí, esos pai­sa­jes y esos can­tos que tan­to se han in­mor­ta­li­za­do en can­cio­nes y li­bros. Y que, co­mo afir­man mu­chos ob­ser­va­do­res, no­va­tos y ex­per­tos, va más allá de lo que pue­den des­cri­bir a pri­me­ra im­pre­sión to­dos los sen­ti­dos.

“Es­to es nues­tra vi­da. Hay emo­cio­nes que la ra­zón no com­pren­de. Una pa­sión no tie­ne ex­pli­ca­ción, es una for­ma de vi­da nues­tra” Fa­mi­lia Rodríguez As­to­rino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.