Do­ce muer­tos y 25 he­ri­dos de­jó un ti­ro­teo en Ca­li­for­nia, EE. UU.

El he­cho ocu­rrió en un bar de Thou­sand Oaks, cer­ca de Los Án­ge­les; el ata­can­te se sui­ci­dó

Publimetro Colombia - - MUNDO -

Un ti­ro­teo ocu­rri­do po­co an­tes de la me­dia­no­che en un bar de Thou­sand Oaks (Ca­li­for­nia, EE. UU.), a unos 55 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Los Án­ge­les, se sal­dó con 12 muer­tos, en­tre ellos un po­li­cía, y 25 he­ri­dos, ade­más del sui­ci­dio del ata­can­te, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ian Da­vid Long.

El in­ci­den­te se pro­du­jo en torno a las 11:20 ho­ra lo­cal, en el Bor­der­li­ne Bar & Grill, don­de el pre­sun­to au­tor, en­ca­pu­cha­do y ves­ti­do com­ple­ta­men­te de ne­gro, abrió fue­go en pri­me­ra ins­tan­cia con­tra el por­te­ro, en­tró en el lo­cal y des­car­gó con­tra más em­plea­dos, an­tes de dis­pa­rar in­dis­cri­mi­na­da­men­te den­tro del club, ex­pli­có el she­riff del con­da­do de Ven­tu­ra, Geoff Dean, a los me­dios.

En el bar se ce­le­bra­ba una fies­ta ju­ve­nil a la que acu­die­ron cen­te­na­res de per­so­nas. Su pá­gi­na web se­ña­la que las no­ches de los miér­co­les se ce­le­bran las de­no­mi­na­das Co­lle­ge Country Nights.

Se­gún tes­ti­gos, se es­cu­cha­ron va­rios dis­pa­ros en el in­te­rior del lo­cal, lo que pro­vo­có el pá­ni­co y que mu­chos de los clien­tes se aba­lan­za­ran a la sa­li­da mien­tras otros bus­ca­ban re­fu­gio.

Ade­más, va­rios de los pre­sen­tes han ase­gu­ra­do que el agre­sor em­pleó bom­bas de hu­mo en el in­te­rior.

“Ti­ró gra­na­das de hu­mo por to­das par­tes. Vi có­mo apun­ta­ba por la es­pal­da a la chi­ca que es­ta­ba en la ca­ja re­gis­tra­do­ra. No pa­ra­ba de dis­pa­rar”, di­jo John Hed­ge, re­si­den­te de Moor­park, a la ca­de­na lo­cal ABC7.

De los 25 he­ri­dos, 23 son le­ves y acu­die­ron a los hos­pi­ta­les por sí mis­mos, mien­tras que otras dos per­so­nas fue­ron trans­por­ta­das en am­bu­lan­cia, in­di­có el cuer­po de bom­be­ros de Ven­tu­ra.

En­tre los fa­lle­ci­dos es­tá el “nú­me­ro dos” del she­riff del con­da­do, Ron He­lus, que fue al­can­za­do por va­rias ba­las tras acu­dir al lu­gar en res­pues­ta a la pri­me­ra lla­ma­da de emer­gen­cia. He­lus lle­va­ba 29 años tra­ba­jan­do en el cuer­po y pla­nea­ba ju­bi­lar­se en bre­ve.

Po­co des­pués, el ata­can­te, que ac­tuó so­lo, se sui­ci­dó tras ser con­fron­ta­do por la Po­li­cía, na­rró Dean, quien, cla­ra­men­te afec­ta­do por lo ocu­rri­do, de­ta­lló que Long era un ex­ma­ri­ne es­ta­dou­ni­den­se que po­si­ble­men­te su­fría de es­trés pos­trau­má­ti­co y que em­pleó en el ata­que una pis­to­la Glock de ca­li­bre 45.

El ar­ma, com­pra­da le­gal­men­te, in­cluía un dis­po­si­ti­vo que le per­mi­tió dis­pa­rar más ba­las de lo nor­mal.

Por aho­ra, se des­co­no­cen los mo­ti­vos que lle­va­ron a Long a ac­tuar de es­ta ma­ne­ra, aun­que el she­riff re­ve­ló

“Gran va­len­tía mos­tra­da por la Po­li­cía, el pri­mer agen­te en en­trar dis­pa­ró en va­rias oca­sio­nes. Ese ayu­dan­te del ‘she­riff ’ mu­rió en el hos­pi­tal”

Do­nald Trump

que se es­tá in­ves­ti­gan­do en su ca­sa en bus­ca de pis­tas.

Dean re­co­no­ció que el agre­sor ha­bía te­ni­do pro­ble­mas con la ley en el pa­sa­do, pe­ro nin­guno de gra­ve­dad.

En abril, la Po­li­cía acu­dió a su vi­vien­da pa­ra in­ves­ti­gar un in­ci­den­te y com­pro­bó que el hom­bre es­ta­ba “fu­rio­so” y ac­tua­ba de for­ma “irra­cio­nal”. En enero de 2015 fue víc­ti­ma de una agre­sión en otro bar de Thou­sand Oaks.

Long vi­vía en la zo­na de New­bury Park jun­to con su ma­dre y era víc­ti­ma de es­trés pos­trau­má­ti­co, re­la­tó uno de sus ve­ci­nos al dia­rio Los An­ge­les Ti­mes: “La ma­dre es una mu­jer muy dul­ce, pe­ro te­nía mu­chos pro­ble­mas con su hi­jo. Sé que ha­bía des­tro­za­do la ca­sa”, apun­tó Ri­chard Ber­ge, de 77 años.

En un men­sa­je en Twit­ter, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, des­ta­có la ra­pi­dez de reac­ción y la “gran va­len­tía” mos­tra­da por la Po­li­cía al en­fren­tar­se al au­tor del ti­ro­teo.

“Gran va­len­tía mos­tra­da por la Po­li­cía. La Pa­tru­lla de Ca­rre­te­ra de Ca­li­for­nia es­ta­ba en la es­ce­na de los he­chos en tres mi­nu­tos, y el pri­mer agen­te en en­trar dis­pa­ró en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Ese ayu­dan­te del she­riff mu­rió en el hos­pi­tal. Dios ben­di­ga a to­das las víc­ti­mas y fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas”, di­jo Trump en el men­sa­je.

Se tra­ta del peor ti­ro­teo ma­si­vo en EE. UU. des­de la tra­ge­dia de Par­kland (Flo­ri­da) ha­ce nue­ve me­ses, cuan­do un exa­lumno ma­tó a 17 per­so­nas en la es­cue­la se­cun­da­ria Sto­ne­man Dou­glas.

El ti­ro­teo de la pa­sa­da no­che lle­ga dos se­ma­nas des­pués de que 11 per­so­nas fa­lle­cie­ron en otro ocu­rri­do en una sinagoga de Pit­ts­burgh (Pen­sil­va­nia).

|AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.