VO­CES A PRUE­BA DE BA­LAS: LA HIS­TO­RIA DE MART­HA LU­CÍA

Mart­ha Lu­cía Ro­jas es una li­de­re­sa so­cial de La Te­bai­da, Quin­dío, y ha de­di­ca­do su vi­da a de­fen­der los de­re­chos de su co­mu­ni­dad. Por su la­bor ha si­do vic­ti­mi­za­da en va­rias opor­tu­ni­da­des y aho­ra quie­re que co­noz­ca­mos su his­to­ria

Publimetro Colombia - - PORTADA - ES­PE­RAN­ZA ARIAS es­pe­ran­[email protected]

A es­ta mu­jer na­da la ha de­te­ni­do en su vi­da y en su pro­pó­si­to de ha­cer de su co­mu­ni­dad un lu­gar me­jor. Por eso lle­va seis años lu­chan­do y pro­te­gien­do su vi­da de aque­llos que quie­ren si­len­ciar­la.

Es­ta lí­der fue víc­ti­ma de aten­ta­dos en su ca­sa, víc­ti­ma de vio­len­cia se­xual y ata­ca­da bru­tal­men­te con áci­do en sus ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res. Tu­vo que sa­lir del país por un tiem­po para pro­te­ger su vi­da y la de su fa­mi­lia.

PUBLIMETRO, en aso­cia­ción con So­mos De­fen­so­res y San­cho, con­ta­rán su his­to­ria, que es a prue­ba de ba­las.

La lu­cha de Mart­ha em­pe­zó en 2012, cuan­do fue ele­gi­da co­mo pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal (JAC) del mu­ni­ci­pio de La Te­bai­da, Quin­dío. Ella na­ció en Ar­me­nia, pe­ro por te­ner una pro­pie­dad en ese mu­ni­ci­pio, de­ci­dió pro­bar suer­te ahí y echar raí­ces jun­to a su fa­mi­lia.

“Mi li­de­raz­go em­pe­zó el 29 de ju­nio 2012 en com­pa­ñía de mi com­pa­ñe­ro Él­gar Al­va­ra­do, tam­bién lí­der co­mu­nal. Jun­tos lo­gra­mos sa­car 10 equi­pos de fút­bol con ni­ños de ocho, nue­ve y diez años, re­cu­pe­ra­mos polideportivos, lo­gra­mos la pa­vi­men­ta­ción de an­de­nes y ca­lles y alum­bra­dos pú­bli­cos para nues­tra co­mu­ni­dad. Por eso re­ci­bi­mos múl­ti­ples tor­tu­ras”, nos con­tó.

Cuan­do fue nom­bra­da pre­si­den­ta de la JAC su lu­cha se cen­tró en los más jó­ve­nes de la po­bla­ción. “Nues­tro pro­pó­si­to era res­ca­tar a los ni­ños que es­ta­ban en la dro­ga­dic­ción y re­cu­pe­rar un po­li­de­por­ti­vo que es­ta­ba in­va­di­do con car­ga­men­tos de yu­ca y plá­tano, pe­ro eso era una fa­cha­da, por­que en reali­dad ahí es­con­dían dro­gas y ar­mas”, con­tó.

El día que la JAC des­cu­brió lo que su­ce­día en el po­li­de­por­ti­vo las au­to­ri­da­des hi­cie­ron un alla­na­mien­to en el lu­gar, pe­ro no hu­bo cap­tu­ra­dos y, por lo tan­to, no su­pie­ron a quién per­te­ne­cía.

Ame­na­zas y ata­ques

Des­pués de es­te he­cho llegaron las ame­na­zas. “Les ti­ra­ron pie­dras a las ven­ta­nas de mi ca­sa, me­tie­ron un pan­fle­to por de­ba­jo de la puer­ta, me em­pe­za­ron a lla­mar y man­dar men­sa­jes de tex­to, has­ta que un día me di­je­ron que te­nía 24 ho­ras para sa­lir del pue­blo y re­nun­ciar a la JAC”, re­cor­dó.

Así que ese día de­ci­dió ir­se de su ca­sa, jun­to a sus hi­jos y su es­po­so, rumbo a Na­ri­ño. Pe­ro las co­sas no fun­cio­na­ron. “Allá no con­se­gui­mos tra­ba­jo, así que nos re­gre­sa­mos a Ar­me­nia”.

La fa­mi­lia de Mart­ha Ro­jas de­ci­dió tra­ba­jar en el cam­po y vi­vir de las plan­ta­cio­nes de ca­fé. Un día le pi­dió a su hi­ja que fue­ra al mer­ca­do a com­prar ali­men­tos para la se­ma­na, sin pen­sar que “unos ti­pos” la iden­ti­fi­ca­rían. Ese día apu­ña­la­ron a su hi­ja y la obli­ga­ron a con­fe­sar dón­de vi­vían.

Al po­co tiem­po va­rios su­je­tos apro­ve­cha­ron que Mart­ha ca­mi­na­ba sola por una zo­na re­ti­ra­da para gol­pear­la y vio­lar­la. “Al día si­guien­te me des­per­té in­cons­cien­te y fui a la De­fen­so­ría del Pue­blo para que me ayu­da­ran. En Me­di­ci­na Le­gal me hi­cie­ron to­dos los exá­me­nes para pro­bar la vio­la­ción y pu­se la de­nun­cia. Pe­ro la Fis­ca­lía no hi­zo na­da”, di­jo.

Se­gún Mart­ha, sus vic­ti­ma­rios son las Águi­las Ne­gras y miem­bros de gru­pos de de­lin­cuen­cia co­mún. Ella pen­só que lo que le ha­bía ocu­rri­do era lo peor que le po­drían ha­cer, pe­ro es­ta­ba le­jos de ima­gi­nar lo que se­guía.

En fe­bre­ro de 2016 a Mart­ha le lan­za­ron áci­do en sus ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res y le de­ja­ron mar­cas im­bo­rra­bles en su cuer­po.

Son in­nu­me­ra­bles los ve­já­me­nes que ha te­ni­do que so­por­tar a lo lar­go de su vi­da, co­mo tor­tu­ras, el ase­si­na­to de su her­mano Luis Ro­jas y de su pa­re­ja sen­ti­men­tal Él­gar Al­va­ra­do, agre­sio­nes a sus hi­jos y per­se­cu­cio­nes. “Es tris­te sa­ber que mi com­pa­ñe­ro tu­vo que ha­ber per­di­do su vi­da para re­cu­pe­rar es­te po­li­de­por­ti­vo que es­ta­ba inun­da­do de dro­ga”, ma­ni­fes­tó.

El pa­sa­do 29 de no­viem­bre se con­me­mo­ró el Día In­ter­na­cio­nal de las De­fen­so­ras de De­re­chos Hu­ma­nos. Ese día unas 60 li­de­re­sas so­cia­les de to­da Co­lom­bia se reunie­ron en Bo­go­tá para ha­blar de la si­tua­ción ac­tual de las de­fen­so­ras y de lo di­fí­cil que se ha­ce su la­bor en Co­lom­bia.

Se­gún la ONU, 149 lí­de­res so­cia­les han si­do ase­si­na­dos en Co­lom­bia en­tre enero y oc­tu­bre de es­te año y 19 de ellos fue­ron mu­je­res. Pe­ro esos no son los úni­cos da­tos. El pro­gra­ma So­mos De­fen­so­res se­ña­la que en 2017, de

560 agre­sio­nes con­tra lí­de­res so­cia­les que se pre­sen­ta­ron,

143 fue­ron con­tra mu­je­res. Ade­más, la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das para los De­re­chos Hu­ma­nos in­di­có que du­ran­te el 2017 ca­da 26 días fue­ron ase­si­na­das 14 li­de­re­sas y se­gún la De­fen­so­ría del Pue­blo en­tre enero de 2016 y fe­bre­ro de 2018 fue­ron 40 li­de­re­sas han si­do ase­si­na­das. Es de­cir que, en pro­me­dio, ca­da 19 días una lí­der so­cial es ase­si­na­da en Co­lom­bia.

Su vi­da en la ac­tua­li­dad

Po­cos me­ses des­pués del ata­que con áci­do, con la ayu­da de So­mos De­fen­so­res, se pu­do aco­ger a un pro­gra­ma de pro­tec­ción de lí­de­res so­cia­les y sa­lió del país. Fue en­via­da a Va­len­cia, Es­pa­ña, du­ran­te un año. “Yo es­ta­ba destrozada, me la pa­sa­ba llo­ran­do todo el día y so­lo con el via­je y con la ayu­da psi­co­ló­gi­ca que re­ci­bí pu­de vol­ver a ser yo”, agre­gó.

Co­mo el pro­gra­ma de­mo­ra­ba un año, Mart­ha vol­vió al país al fi­na­li­zar 2017. Pe­ro es­ta vez de­ci­dió ir­se a vi­vir a Pal­mi­ra, Va­lle del Cau­ca.

Di­ce que ac­tual­men­te no tie­ne tra­ba­jo y que las ame­na­zas con­ti­núan. “El mes pa­sa­do me en­via­ron otro men­sa­je. Yo cam­bié de nú­me­ro y todo cuan­do re­gre­sé al país, pe­ro no sé có­mo ha­cen para vol­ver a con­se­guir­se mis nú­me­ros. Las ame­na­zas con­ti­núan”, se­ña­ló.

Sin em­bar­go, ase­gu­ra que su lu­cha si­gue. “Lu­cho por mi co­mu­ni­dad, por mi te­rri­to­rio. Lu­cho por apar­tar a ni­ños de la dro­ga­dic­ción para ma­ña­na te­ner ni­ños de bien, for­ma­dos en equi­pos de fút­bol”.

Es­te es­pe­cial se ha­ce con el fin de que his­to­rias co­mo la de Mart­ha se co­noz­can en todo el país. Di­ce So­mos De­fen­so­res que “la me­jor for­ma de pro­te­ger a los que es­tán ame­na­za­dos en es­te mo­men­to es sa­cán­do­los del ano­ni­ma­to y com­par­tien­do sus lu­chas con el mun­do”.

Es por eso que en ca­da ilus­tra­ción en­con­tra­rá un có­di­go QR que al ser es­ca­nea­do le per­mi­ti­rá es­cu­char la his­to­ria de ca­da lí­der so­cial con­ta­da en su pro­pia voz.

“Lu­cho por mi co­mu­ni­dad, por mi te­rri­to­rio. Lu­cho por apar­tar a ni­ños de la dro­ga­dic­ción para te­ner ni­ños de bien” Mart­ha Lu­cía Ro­jas, li­de­re­sa so­cial de La Te­bai­da, Quin­dío

|COR­TE­SÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SAN­CHO PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.