ASÍ FUE CO­MO FRI­DA LI­BE­RÓ A FLO­RA MARTÍNEZ

“In­ter­pre­tar a Fri­da fue co­mo en­con­trar­me con mi pri­mer amor”

Publimetro Colombia - - PORTADA - LAU­RA LÓ­PEZ lau­ra.lo­[email protected]

La ac­triz vuelve al Tea­tro ABC de Bo­go­tá es­te 7 y 8 de di­ciem­bre con su mo­nó­lo­go mu­si­cal Fri­da li­bre y le con­tó a PUBLIMETRO lo que se ne­ce­si­ta para me­ter­se en la piel de la ar­tis­ta me­xi­ca­na

Fri­da li­bre ya pa­só por Es­ta­dos Uni­dos y por va­rias ciu­da­des co­lom­bia­nas, ¿có­mo ha si­do es­ta gi­ra, que ya com­ple­ta dos años?

Va muy bien, es­te año ya pa­só por mu­chos lu­ga­res, y ya el otro año vuelve a es­tar nue­va­men­te en Mia­mi, Cos­ta Ri­ca, Aru­ba, Mé­xi­co, y todo Es­ta­dos Uni­dos.

Es­te show tam­bién tie­ne mú­si­ca, ¿có­mo se eli­gie­ron esas can­cio­nes?

Sí, ese pri­mer mo­nó­lo­go que a mí me mos­tra­ron no te­nía na­da de mú­si­ca. Yo des­de siem­pre he can­ta­do con mi tío, Gus­ta­vo Martínez, y siem­pre fui fan de las ran­che­ras. Creo que fue en los en­sa­yos que em­pe­za­mos a de­cir: ‘Bueno, pe­ro qué pa­sa si acá me­te­mos La te­qui­le­ra’. Mi es­po­so es el di­rec­tor mu­si­cal de la obra, y siem­pre pen­sa­mos que las can­cio­nes se­rían con tres mú­si­cos acom­pa­ñan­do, sien­do co­mo la ban­da so­no­ra. Creo que una de las pri­me­ras fue La llo­ro­na, en el mo­men­to en que ella pier­de al hi­jo. Des­pués, es­tu­dian­do a Fri­da, me di cuen­ta de que ella siem­pre es­ta­ba can­tan­do, era aman­te de la mú­si­ca y de los ma­ria­chis, así nos di­mos cuen­ta de que es­to era el com­ple­men­to per­fec­to de la obra, por­que un mo­nó­lo­go en sí es muy di­fí­cil, pe­ro más que di­fí­cil es pe­sa­do para el pú­bli­co. El com­ple­men­to mu­si­cal es el play­list fa­vo­ri­to de Fri­da. Es­to nos lle­vó a ha­cer el ál­bum Flo­res para Fri­da, cuan­do fui­mos a Nue­va York y nos pi­die­ron las can­cio­nes que ha­bía­mos tra­du­ci­do a in­glés, nos di­je­ron que que­rían com­prar el CD. Ahí nos plan­tea­mos ha­cer­lo. Esa es otra for­ma de in­ter­pre­tar las ran­che­ras co­mo lo ha­ce ella en la obra, que es al­go muy ín­ti­mo.

¿Se iden­ti­fi­ca con Fri­da de al­gu­na ma­ne­ra?

Sí, me iden­ti­fi­co mu­cho con Fri­da. De pe­que­ña, me atraía mu­cho su fi­gu­ra, me pa­re­cía muy du­ra y muy fuer­te. Hay al­gu­nos cua­dros de ella que ins­pi­ran res­pe­to, pe­ro siem­pre me sen­tí muy atraí­da por sus dia­rios. Creo que lo que siem­pre amé más de Fri­da, era la for­ma en que ella ama­ba a Die­go. Ese amor que ella te­nía por ese hom­bre me enamo­ró. Eso es­tá muy pre­sen­te en la obra, y es al­go que no es­ta­ba en el pri­mer li­bre­to que re­ci­bí, no es­ta­ba ese amor que la hi­zo su­frir, pe­ro que tam­bién la sos­tu­vo y la hi­zo so­bre­vi­vir a tan­tas ope­ra­cio­nes y tan­tas pér­di­das. Era un amor no co­rres­pon­di­do (ri­sas), pe­ro amor al fin y al ca­bo. Tam­bién me iden­ti­fi­co con su ma­ne­ra de sos­te­ner­se a tra­vés del ar­te. Co­mo ar­tis­ta sien­to que las co­sas di­fí­ci­les las pue­do trans­for­mar y yo mis­ma me pu­lo co­mo ser hu­mano a tra­vés de lo que ha­go. La ver­dad sí me sien­to muy afín a ella (ri­sas).

Ha­blan­do de su ar­te, no es un se­cre­to que us­ted se ha ale­ja­do del ci­ne y la te­le­vi­sión para acer­car­se más al tea­tro, ¿por qué le apa­sio­na tan­to el tra­ba­jo en las ta­blas?

Sí, efec­ti­va­men­te. Creo que Ro­sa­rio Ti­je­ras me tra­jo un mon­tón de co­sas, pe­ro tam­bién me en­ca­si­lló de una ma­ne­ra du­rí­si­ma co­mo de sex sym­bol don­de ya le hu­yo a esos pa­pe­les que me pro­pu­sie­ron mu­cho de pros­ti­tu­ta y dro­ga­dic­ta. Ahí ya di­je, ‘no, aban­dono’ (ri­sas), apar­te que soy muy dis­tin­ta. En todo ese mun­do de dro­gas y de esa co­sa tan sór­di­da no me en­cuen­tro. Ade­más me es­ta­ba yen­do más por la mú­si­ca, con el pri­mer CD que sa­qué, y con el que nos fue muy bien, me di cuen­ta de que ha­bía otro ca­mino. Co­mo te di­je, Fri­da lle­gó por ac­ci­den­te y ya es­ta­ba ca­si que de­jan­do la ac­tua­ción, por­que so­lo me ofre­cían esos pa­pe­les, y ella lle­gó y me de­vol­vió a las ta­blas, don­de no ha­bía es­ta­do des­de que es­tu­dia­ba tea­tro, y en­con­tré que es lo más apa­sio­nan­te. Es­tar ahí, con el pú­bli­co co­nec­ta­do, y sen­tir que ríen y llo­ran es una co­sa muy po­de­ro­sa que no sé có­mo ex­pli­car­te. Tam­bién pu­de ha­cer mú­si­ca, y eso fue co­mo en­con­trar­me con mi pri­mer amor, me di cuen­ta de que no lo que­ría aban­do­nar nun­ca. Por su­pues­to, ex­tra­ño el ci­ne, pe­ro más ex­tra­ño ha­cer bue­nos per­so­na­jes. Sé que quie­ro vol­ver, pe­ro Fri­da me mos­tró el ca­mino, me mos­tró que se pue­den ha­cer per­so­na­jes con co­sas im­por­tan­tes para de­cir. Real­men­te pue­do to­car­le el co­ra­zón a la gen­te y no so­lo ser una di­va a la que no le im­por­ta na­da. Co­mo Fri­da de­cía: ‘El ce­re­bro es el múscu­lo más im­por­tan­te’. A mí me gus­ta eso, por eso ha­go lo que ha­go, lo de­más, la ver­dad, me cues­ta un po­co, to­da esa par­te su­per­fi­cial de la ac­triz es al­go que nun­ca he si­do. Los pro­duc­to­res y la in­dus­tria quie­ren vol­ver­te eso, pe­ro yo nun­ca he si­do eso ni me in­tere­sa ser­lo. Las mu­je­res so­mos mu­chí­si­mo más que eso.

Si le to­ca­ra ele­gir otro per­so­na­je co­mo Fri­da para un mo­nó­lo­go si­mi­lar, ¿cuál po­dría ser?

No creas, ya es­toy pre­pa­ran­do la nue­va obra que se­rá tam­bién así. Al­guien po­ten­te co­mo Fri­da, pe­ro muy dis­tin­to. Lo lin­do del tea­tro es eso, lo ca­ma­leó­ni­co de los per­so­na­jes. Pa­sar de ser una ase­si­na a lue­go es­tar en un con­ven­to, mos­trar mu­chos co­lo­res.

“Fri­da me de­mos­tró que sí se pue­de ha­cer per­so­na­jes con co­sas im­por­tan­tes para de­cir” Flo­ra Martínez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.