VO­CES A PRUE­BA DE BA­LAS: ELLA ES MARTA LÓPEZ

A pe­sar del ase­si­na­to de su her­ma­na, el de su so­brino y la per­se­cu­ción que ha vi­vi­do, ase­gu­ra que se­gui­rá lu­chan­do por la edu­ca­ción y los de­re­chos hu­ma­nos

Publimetro Colombia - - FRONT PAGE - NA­TA­LIA MAR­TÍ­NEZ na­ta­lia.mar­ti­[email protected]­bli­me­tro.co

Ha­ce ape­nas tres días, el re­la­tor es­pe­cial de la ONU, Mi­chel Forst ase­gu­ró que la si­tua­ción de los lí­de­res so­cia­les en nues­tro país “es ho­rri­ble”. Con es­te ad­je­ti­vo, se­ña­ló que a los lí­de­res sí los ma­tan sis­te­má­ti­ca­men­te y que hay que po­ner el ojo en la de­fen­sa de los ame­na­za­dos.

Forst ase­gu­ró que hay “un pa­trón de ata­que con­tra los de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos”, una con­clu­sión a la que lle­gó tras re­co­rrer el país des­de el pa­sa­do 20 de no­viem­bre.

Se­gún ci­fras ofi­cia­les, 343 lí­de­res so­cia­les han si­do ase­si­na­dos en el país en­tre 2017 y 2018... Pe­ro la ci­fra va­ría se­gún quién la di­ga y la reali­dad es que no to­das las muer­tes ofi­cia­das por la Fuer­za Pú­bli­ca son re­gis­tra­das. No to­das las muer­tes de lí­de­res son do­cu­men­ta­das. Mu­chas ve­ces, la reali­dad es que el le­ga­do de los lí­de­res se des­va­ne­ce en el tiem­po lue­go de su muer­te y los gri­tos de sus fa­mi­lias pa­re­cen mu­dos.

En otros ca­sos, son las fa­mi­lias las que re­co­gen los lla­ma­dos, las lu­chas del que mue­re y na­cen nue­vos li­de­raz­gos, a prue­ba de ba­las.

Es­ta es la se­gun­da en­tre­ga del es­pe­cial Vo­ces a prue­ba de ba­las, en alian­za con la Or­ga­ni­za­ción So­mos De­fen­so­res que quie­re vi­si­bi­li­zar a 11 lí­de­res y li­de­re­sas so­cia­les, y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, que han vi­vi­do la gue­rra, pe­ro no quie­ren que su voz se apa­gue y se pier­da en la vio­len­cia.

La se­gun­da pro­ta­go­nis­ta es Marta López, una mu­jer de ori­gen cam­pe­sino que en­tre­gó su vi­da a la edu­ca­ción y a los ni­ños. Al cam­bio so­cial.

“Mi nom­bre es Marta López Gui­sao. Soy de ori­gen cam­pe­sino. Mi ca­mino co­mo lí­der so­cial y de­fen­so­ra de de­re­chos hu­ma­nos em­pe­zó des­de muy jo­ven, en el mu­ni­ci­pio de Apar­ta­dó (An­tio­quia). Allí em­pe­cé en la jun­ta de ac­ción co­mu­nal y co­mo pro­fe­so­ra vo­lun­ta­ria de 150 ni­ños y ni­ñas que no te­nían ga­ran­ti­za­do es­te de­re­cho”, se­ña­la la pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria.

En tiem­pos en los que la vio­len­cia arre­cia­ba en el Ura­bá An­tio­que­ño por las cau­sas pa­ra­mi­li­ta­res, na­ció una lí­der que más allá de to­mar­se las pla­zas pú­bli­cas pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca, de­ci­dió creer en la edu­ca­ción de los más pe­que­ños co­mo el ca­mino pa­ra cam­biar su reali­dad.

Su sue­ño era fun­dar una es­cue­la. Lo hi­zo a pe­sar del aban­dono es­ta­tal y em­pe­zó a tra­ba­jar con com­pa­ñe­ras de su co­le­gio con las que dic­ta­ba cla­ses en ve­re­das.

Re­cuer­da que fue en 1992 el pri­mer aten­ta­do con­tra su vi­da y el día que le cam­bió la pers­pec­ti­va de lo que era ser de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos en es­te país.

“Lle­ga­ron a ase­si­nar al pre­si­den­te de la Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal. A mí me apun­ta­ron con un ar­ma y me sal­vé por­que el pre­si­den­te su­pli­có que no me hi­cie­ran na­da. A él lo ase­si­na­ron. A mí y a mi fa­mi­lia, to­das ha­cía­mos tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio, nos des­pla­za­ron. Tu­vi­mos que sa­lir pa­ra Me­de­llín”, re­cuer­da Marta.

Vi­vió en un ba­rrio de in­va­sión y ase­gu­ra que se vol­vió el ob­je­ti­vo de os­cu­ros per­so­na­jes, pe­ro lo­gró le­van­tar a la co­mu­ni­dad pa­ra em­pe­zar a cons­truir y me­jo­rar la vi­da de sus ve­ci­nos.

“En la ciu­dad de Me­de­llín con­ti­nuó mi tra­ba­jo de li­de­raz­go. Vi­vía en un ba­rrio que se for­mó lue­go de una re­cu­pe­ra­ción de tie­rras, por lo que no ha­bía nin­gu­na in­ver­sión del Es­ta­do. No­so­tros em­pe­za­mos a re­sol­ver nues­tras pro­pias ne­ce­si­da­des y a ga­ran­ti­zar nues­tros de­re­chos”, cuen­ta Marta.

Cons­tru­ye­ron un co­le­gio y se ads­cri­bió co­mo pro­fe­so­ra vo­lun­ta­ria, pe­ro la tragedia y la vio­len­cia con­tra la que lu­chó, se plan­tó en su pro­pia ca­sa.

“Vi­nie­ron la Ope­ra­ción Ma­ris­cal y la Ope­ra­ción Orión, don­de nos de­cla­ran ob­je­ti­vo mi­li­tar. Su fin era ase­si­nar­nos, y a to­da nues­tra fa­mi­lia, pues to­das so­mos li­de­re­sas so­cia­les y de­fen­so­ras de de­re­chos hu­ma­nos”, re­la­ta Marta.

Se fue de Me­de­llín y tra­ba­jó con las co­mu­ni­da­des del sur de Bo­lí­var “en la zo­na mi­ne­ra y en el sur por San Pa­blo. Allí en una in­cur­sión del Ejér­ci­to, con los pa­ra­mi­li­ta­res. Re­tu­vie­ron a una fa­mi­lia y cuan­do nos di­ri­gía­mos al lu­gar don­de la te­nían, en­con­tra­mos dos cam­pa­men­tos de los pa­ra­mi­li­ta­res. Re­cuer­do que nos tra­ta­ron mal y a mí me pu­sie­ron un fu­sil en la fren­te”.

Cre­yen­do que en la ca­pi­tal to­do es­ta­ría me­jor, en­con­tró que tam­bién le ha­cían se­gui­mien­tos ile­ga­les y eso la em­pu­jó a sa­lir del país y exi­liar­se por mu­chos años en el ex­tran­je­ro.

“A mi re­gre­so me fui a tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des en el Cho­có y des­pués de 15 años de ni vol­ver a Me­de­llín y al ba­rrio de don­de fui­mos des­pla­za­das ase­si­na­ron a mi her­ma­na Ruth Ali­cia López Gui­sao, el 2 de mar­zo del 2017”, re­la­ta Marta que per­dió a una her­ma­na y que ase­gu­ra que la re­gión per­dió a una a una lí­der.

Tam­bién per­dió a un so­brino de 16 años, que era coor­di­na­dor de un gru­po ju­ve­nil y de ni­ños.

La lu­cha con­ti­núa

“Den­tro de mi tra­ba­jo de lí­der so­cial y de­fen­so­ra de de­re­cho hu­ma­nos he fun­da­do tres co­le­gios. He con­for­ma­do mu­chos gru­pos de mu­je­res, so­bre to­do cam­pe­si­nas e in­dí­ge­nas. He rea­li­za­do el pri­mer en­cuen­tro de mu­je­res del sur de Bo­lí­var en el año 2006. He par­ti­ci­pa­do en los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les, he tra­ba­ja­do con las mu­je­res en de­fen­sa de sus de­re­chos, con los jó­ve­nes, y con los de la ter­ce­ra edad. He si­do ma­dre y pa­dre”, apun­ta la mu­jer que no quie­re de­jar de ha­cer lo que siem­pre ha he­cho: ayu­dar a su co­mu­ni­dad.

En los re­la­tos más du­ros, Marta ase­gu­ra que an­te la per­se­cu­ción, de­ci­dió car­gar pas­ti­llas de cia­nu­ro an­te el mie­do de ser tor­tu­ra­da. Su tra­ba­jo lo ca­ta­lo­ga co­mo “re­sis­ten­cia”. Cuen­ta que sus ver­du­gos han si­do los ‘pa­ras’, pe­ro evi­den­cia con sus pa­la­bras que el aban­dono es­ta­tal ha si­do su enemi­go. Con­tra el que lu­cha. “Mi lu­cha se­gui­rá así me per­si­gan”, con­sig­na.

Es­te es­pe­cial se ha­ce con el fin de que his­to­rias co­mo la de Martha se co­noz­can en to­do el país.

Es por eso que en ca­da ilus­tra­ción en­con­tra­rá un có­di­go QR. Es­te có­di­go po­drá ser es­ca­nea­do pa­ra es­cu­char la lu­cha de ca­da lí­der so­cial con­ta­da en su pro­pia voz.

“A mí me apun­ta­ron con un ar­ma y me sal­vé por­que el pre­si­den­te (de la JAC) su­pli­có que no me hi­cie­ran na­da. A él lo ase­si­na­ron” Marta López

|CORTESÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SAN­CHO PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.