MA­NO­LO CAR­DO­NA SE ME­TE EN LA PIEL DE RUBIROSA

El ac­tor co­lom­biano es pro­ta­go­nis­ta y ges­tor de una nue­va se­rie de Cla­ro Vi­deo, que cuen­ta con un gran elen­co en­tre los que se des­ta­can Ca­ro­li­na Gue­rra, Da­mián Al­cá­zar y Ana Se­rra­di­lla

Publimetro Colombia - - FRONT PAGE - LI­ZETH CA­DE­NA li­zeth.ca­de­[email protected]­bli­me­tro.co

Ha­ce al­gu­nos días Cla­ro Vi­deo es­tre­nó su nue­va pro­duc­ción, Rubirosa, una se­rie de 12 ca­pí­tu­los que cen­tra su tra­ma en la vi­da de Por­fi­rio Rubirosa, el fa­mo­so play­boy do­mi­ni­cano, co­di­cia­do por las mu­je­res, y quién ade­más vi­vió de ma­ne­ra cer­ca­na la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo. Se­rá el ac­tor Ma­no­lo Car­do­na quien le da­rá vi­da al po­li­fa­cé­ti­co hom­bre y su par­ti­cu­lar for­ma de vi­vir. PU­BLI­ME­TRO ha­bló con él acer­ca de es­ta se­rie que pro­me­te trans­por­tar a los es­pec­ta­do­res por di­fe­ren­tes años, paí­ses y mo­men­tos im­por­tan­tes de la his­to­ria mun­dial y latinoamericana.

¿Có­mo po­dría de­fi­nir a Por­fi­rio Rubirosa?

Un per­so­na­je muy in­tere­san­te y mítico del si­glo XX. Mu­chas mu­je­res mo­rían por él, pe­ro al mis­mo tiem­po, era tan par­ti­cu­lar e in­te­li­gen­te, que po­día te­ner una re­la­ción muy cer­ca­na con Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo, el gran dic­ta­dor del Ca­ri­be, que es­tu­vo 30 años en el po­der de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Tan­to así que él ter­mi­na ca­sa­do con una de sus hi­jas, con Flor de Oro Tru­ji­llo. Di­cen que él era es­pía de Tru­ji­llo, mien­tras que otros ase­gu­ran que más bien era es­pía del FBI y que tra­ba­ja­ba pa­ra la re­sis­ten­cia.

Mu­chos es­pec­ta­do­res que han es­pe­ra­do es­ta se­rie se pre­gun­tan, ¿a qué se re­fie­ren cuan­do ha­blan de un via­je por di­fe­ren­tes años?

Lo que la gen­te se va a en­con­trar en es­ta se­rie es sus­pen­so, aven­tu­ra, ac­ción, ro­man­ce, gla­mour,y ade­más, con­ta­mos 50 años de his­to­ria. Va­mos des­de

1914 con la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, has­ta más o me­nos

1965, don­de van a pa­sar por la Fran­cia de los años 20, por la Nue­va York de los 40, por la Ale­ma­nia na­zi, por la Ar­gen­ti­na de Pe­rón y por la Cu­ba de Fi­del Castro.

Sin du­da, es la gran apues­ta del año de Cla­ro Vi­deo, y pue­do de­cir, sin te­mor a equi­vo­car­me y con to­da la hu­mil­dad del mun­do, que es una de las me­jo­res pro­duc­cio­nes del año en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Pe­ro su par­ti­ci­pa­ción en es­ta se­rie va más allá de ser el pro­ta­go­nis­ta y co­mien­za cuan­do co­no­ce la vi­da de Rubirosa...

La pri­me­ra vez que yo me en­con­tré con Rubirosa es­ta­ba en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha­cien­do una vi­si­ta. Eso fue ha­ce unos seis o sie­te años y un ami­go me con­tó de es­te per­so­na­je y re­cuer­do que no po­día creer to­da la exis­ten­cia de es­te hom­bre. Y lo úni­co que pen­sa­ba cuan­do oía acer­ca de su vi­da, era por qué na­die ha­bía he­cho una pro­duc­ción so­bre él. Y es que pa­ra mí es el Fo­rrest Gump la­tino, por­que es­tu­vo en una gran can­ti­dad de even­tos im­por­tan­tes del si­glo pa­sa­do y na­die lo sa­be, y lo hi­zo de una ma­ne­ra pro­ta­gó­ni­ca. Fue en­ton­ces cuan­do nos pu­si­mos a la ta­rea de in­ves­ti­gar más y lle­var es­te pro­yec­to a la pan­ta­lla. Con­tra­ta­mos a los es­cri­to­res, di­rec­to­res, elen­co y to­do el equi­po que ha­ce par­te de es­ta aven­tu­ra.

Cuan­do co­no­ce la vi­da de es­te hom­bre, ¿qué es lo pri­me­ro que le lla­ma la aten­ción?

Es el pen­sa­mien­to que tie­ne de la vi­da, es de­cir, él vi­vió su vi­da co­mo si ca­da día fue­ra el úl­ti­mo, ba­jo dos pre­mi­sas: ser fe­liz y ha­cer lo que qui­sie­ra, es­tu­vie­ra bien o mal vis­to por la so­cie­dad. Y era un per­so­na­je que ha­cía de to­do y sin te­mor, fue ca­za­dor de te­so­ros, es­tu­vo ca­sa­do con las dos mu­je­res más ri­cas y be­llas de su épo­ca. Tam­bién tu­vo aman­tes co­mo Evi­ta Pe­rón, Ma­rilyn Mon­roe y Gre­ta Gar­bo. Y no so­lo eso, tam­bién lo­gró que varios hom­bres lo ama­ran, y to­do por el mis­te­rio que ron­da­ba su exis­ten­cia.

Fue un hom­bre in­vo­lu­cra­do en mu­chos te­mas, no so­la­men­te bue­nos, tam­bién ma­los. A él se le acu­só de la muer­te de uno de los opo­si­to­res del ré­gi­men de Tru­ji­llo en Nue­va York, es­tu­vo de em­ba­ja­dor en la Ale­ma­nia na­zi, tam­bién lo fue en la Cu­ba de Fi­del. En fin, lo que cuen­te siem­pre va a ser po­co de la vi­da de es­te per­so­na­je.

¿Quié­nes lo acom­pa­ña­rán fren­te a la pan­ta­lla?

El elen­co es im­pre­sio­nan­te y, sin du­da, de­bo des­ta­car la par­ti­ci­pa­ción de Ca­ro­li­na Gue­rra quien se­rá Flor de Oro. Tam­bién es­ta­rá Mar­ga­ri­ta Mu­ñoz, que es la aman­te de Tru­ji­llo, y ha­blan­do del res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca se en­cuen­tra Da­mián Al­cá­zar, pa­ra mí uno de los me­jo­res ac­to­res del mun­do y quien in­ter­pre­ta­rá a Tru­ji­llo, Ana Se­rra­di­lla, Lud­wi­ka Paleta, Tes­sa Ia, Ga­brie­la de la Garza, Na­ta­lia Varela... En fin, hay un sin­nú­me­ro de ac­to­res y ac­tri­ces que ha­cen que es­ta se­rie sea es­pec­ta­cu­lar y con un ta­len­to in­me­jo­ra­ble.

Co­mo ac­to­res y equi­po, ¿có­mo fue via­jar por 50 años de his­to­ria?

To­do el tiem­po era un re­to. Pa­ra ar­te, por­que te­nía que estar cam­bian­do las épo­cas, pa­ra maquillaje, por­que de­bían trans­for­mar­me a mí y al res­to, y pa­ra los ac­to­res, por­que más allá de lo fí­si­co, te­nía­mos que pen­sar que, 50 años des­pués, la per­so­na­li­dad no iba a ser la mis­ma. No era lo mis­mo el Rubirosa de los 20, que el de los 40, y pa­ra eso de­bes sa­ber con exac­ti­tud quién eres, de dón­de vie­nes y pa­ra dón­de vas.

“Pue­do de­cir, sin te­mor a equi­vo­car­me y con to­da la hu­mil­dad del mun­do, que es una de las me­jo­res pro­duc­cio­nes del año en La­ti­noa­mé­ri­ca”

Ma­no­lo Car­do­na

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.