ERLENDY CUE­RO Y LA LU­CHA DE LOS AFRO CON­TRA EL SI­LEN­CIO

Les pre­sen­ta­mos una nue­va en­tre­ga de nues­tro es­pe­cial #Vo­ce­sA­Prue­ba­De­Ba­las, en el que les abri­mos nues­tras pá­gi­nas a los lí­de­res so­cia­les del país que son ame­na­za­dos por de­fen­der sus de­re­chos y los de su co­mu­ni­dad.

Publimetro Colombia - - PORTADA - NA­TA­LIA MAR­TÍ­NEZ na­ta­lia.mar­ti­[email protected]­bli­me­tro.co |COR­TE­SÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SANCHO PU­BLI­CI­DAD

Ha­blé con Erlendy y des­de el ini­cio com­pren­dí que era una mu­jer gue­rre­ra con ca­rác­ter fuer­te, pe­ro ri­sue­ña y fe­liz. Tra­ba­ja en Afro­des, la or­ga­ni­za­ción de afro­des­cen­dien­tes más gran­de del país. Es­tá ra­di­ca­da en Ca­li, pe­ro su vi­da no em­pe­zó allí. Sus amo­res y sus re­cuer­dos más emo­cio­nan­tes y más tris­tes es­tán en el puer­to, en Bue­na­ven­tu­ra.

Co­no­cí del puer­to las his­to­rias de sus ha­bi­tan­tes en el pa­ro que hi­cie­ron en 2016. El pa­ro fue tan gran­de, que el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos tu­vo que ne­go­ciar y fin­gir que le cum­plía a uno de los mu­ni­ci­pios en don­de se ha­cen más ne­go­cios mi­llo­na­rios de Co­lom­bia, pe­ro uno de los más po­bres, más aban­do­na­dos es­ta­tal­men­te.

Erlendy na­ció en Bue­na­ven­tu­ra. En me­dio de la po­bre­za que vi­vía su co­mu­ni­dad, ase­gu­ra que te­nía pa­ra vi­vir: “No te­nía que pa­gar pa­ra co­mer­me un pes­ca­do, sim­ple­men­te iba y lo pescaba. Si que­ría un ba­nano o un plá­tano, iba y lo aga­rra­ba. Ya cuan­do uno sa­le a una gran ciu­dad, es otra co­sa”, cuen­ta Erlendy, que no mues­tra tris­te­za an­te to­dos los he­chos do­lo­ro­sos de su vi­da, sino que se ríe iró­ni­ca­men­te.

Fue des­pla­za­da cuan­do los pa­ra­mi­li­ta­res ase­si­na­ron a ba­la­zos a su pa­pá a fi­na­les de los años ochen­ta. Di­ce que es­to la im­pac­tó mu­cho. Lle­gó cuan­do su pa­dre ago­ni­za­ba y se mu­rió en sus bra­zos. Ya ha­bía per­di­do a su ma­má y tu­vo que ir­se.

“No sa­bía qué era con­flic­to ar­ma­do, ni des­pla­za­mien­to. Uno no cae en cuen­ta de lo que le es­tán ha­cien­do, pe­ro hoy pue­do de­cir que sí fui víc­ti­ma del con­flic­to y des­pla­za­da por la gue­rra”, cuen­ta.

Fue víc­ti­ma de la vio­len­cia se­xual, del ma­chis­mo y de la cri­mi­na­li­dad. A los 22 años fue abu­sa­da. Tu­vo que vi­vir en Ca­li, en una me­tró­po­li gi­gan­te, en­fren­tan­do in­di­fe­ren­cia. Con dos hi­jos en bra­zos, co­no­ció el ham­bre.

“Uno aguan­ta, pe­ro no te­ner pa­ra dar­le un pan a un hi­jo, o un va­so de agua es muy du­ro. Me acuer­do que llo­ra­ba y llo­ra­ba. In­ten­té sui­ci­dar­me, de­cía: ‘Dios, ¿por qué no me lle­vas­te con mis pa­pás?, ¿por qué no me lle­vas con­ti­go y con ellos?’”. Llo­ré mu­cho, se­ña­la.

¿Has­ta cuán­do va­mos a llo­rar?

Nos reunía­mos con las co­mu­ni­da­des y llo­rá­ba­mos. Con­tá­ba­mos las his­to­rias y llo­rá­ba­mos. Un día di­je: ‘¿Has­ta cuán­do va­mos a llo­rar?, ¿has­ta cuán­do va­mos a su­frir?’”, cuen­ta Erlendy, que em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra de­jar de llo­rar y em­pe­zar a ha­cer.

En 2008 tra­ba­ja­ba en una ONG co­mo se­cre­ta­ria. El pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción, su tío, no sa­bía es­cri­bir, ella sa­bía y fue la úni­ca sa­li­da la­bo­ral que en­con­tró. Em­pe­zó a vin­cu­lar­se con el tra­ba­jo so­cial y na­ció una lí­der que lu­cha por los di­ne­ros de las víc­ti­mas, por la reivin­di­ca­ción de los de­re­chos de las co­mu­ni­da­des afro y con­tra el mi­cro­trá­fi­co. Las pri­me­ras ame­na­zas lle­ga­ron por el ma­chis­mo y, de­sa­for­tu­na­da­men­te, eso la obli­gó a em­pren­der la hui­da. Su úni­co pe­ca­do fue reivin­di­car los de­re­chos de las mu­je­res.

Hay mu­chas vio­len­cias

Re­cuer­da con un tono de sor­pre­sa y asom­bro, có­mo uno de los es­po­sos de las mu­je­res con las que em­pe­zó a tra­ba­jar, la per­si­guió con un cu­chi­llo por las ca­lles, por­que “era una ma­la in­fluen­cia pa­ra su mu­jer”. Re­cuer­da que sa­car a las mu­je­res del ma­chis­mo, le ha cos­ta­do mu­cho mie­do.

Tam­bién vi­vió el do­lor de la vio­len­cia eco­nó­mi­ca. La po­bre­za co­mo for­ma de vic­ti­mi­za­ción; el anal­fa­be­tis­mo co­mo se­gre­ga­ción... Vi­vió la vio­len­cia ur­ba­na, que no es la mis­ma ru­ral, pe­ro que gol­pea a los mis­mos: a los po­bres. Co­no­ció la vio­len­cia se­xual y se to­pó con la vio­len­cia ét­ni­ca y la dis­cri­mi­na­ción a los ne­gros.

“Ele­gí ser ne­gra... ¡más ne­gra!”: Erlendy

No sa­bía que era ne­gra. Es ra­ro, pe­ro la reali­dad es que des­cu­brí que era ne­gra cuan­do ya era adul­ta. En una reunión una lí­der de Afro­des me de­cía her­ma­na. Yo no en­ten­día por qué si no éra­mos de la mis­ma co­mu­ni­dad. Ha­bla­mos so­bre nues­tra co­mi­da, so­bre nues­tros ri­tos, nues­tra cul­tu­ra, nues­tra mú­si­ca y di­je: ‘Yo soy ne­gra’”, cuen­ta Erlendy, que em­pe­zó a reivin­di­car­se en su et­nia.

Se en­con­tró con jui­cios de­fi­ni­ti­vos so­bre su ra­za. Se en­con­tró con per­so­nas que le di­je­ron que no pa­re­cía ne­gra, por­que “era bo­ni­ti­ca”, por­que era or­de­na­da, por­que era “lim­pia”...

“Yo de­cía que mi fa­mi­lia era ne­gra y a mí me pa­re­ce bo­ni­ta. Que los ne­gros no so­mos co­chi­nos, que los ne­gros so­mos or­de­na­dos e in­te­li­gen­tes. ¡Yo que­ría ser más ne­gra!”, cuen­ta Erlendy, que se apro­pió de los tur­ban­tes y co­no­ció la his­to­ria de su ra­za.

“Es­te pue­blo su­fre de am­ne­sia. No nos acor­da­mos de na­da y una de las co­sas que no te­ne­mos muy pre­sen­te es la es­cla­vi­tud en Co­lom­bia. Fui a Es­ta­dos Uni­dos, es­tu­dié y vol­ví mu­cho más cons­cien­te de mis an­ces­tros, de su his­to­ria, con la men­te abier­ta”, apun­ta Erlendy, quien ase­gu­ra que las ame­na­zas lle­gan de to­dos la­dos, has­ta de los pro­pios li­de­raz­gos.

Si Erlendy no ha­ce da­ño, ¿por qué la ame­na­zan?

A mo­do de de­nun­cia, se­ña­la que ha­ce cua­tro me­ses una lí­der so­cial aten­tó con­tra ella. La en­vi­dia y el re­ce­lo por so­bre­sa­lir em­pe­zó a ju­gar en con­tra de los lí­de­res.

“Me han ame­na­za­do con men­sa­jes de tex­to, con pan­fle­tos, me per­si­guie­ron. Ha­ce cua­tro me­ses bus­ca­ron si­ca­rios pa­ra ma­tar­me, una lí­der so­cial. Y es­to es du­ro de de­cir, pe­ro mu­chas ame­na­zas, ¡Dios mío!, (sus­pi­ra), vie­nen de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, por­que es­toy re­cla­man­do di­ne­ros que se sue­len per­der”, cuen­ta Erlendy, quien ase­gu­ra que no tie­ne mie­do.

Ven­cer al mie­do rom­pien­do el si­len­cio

Mu­chos lí­de­res pre­fie­ren no ser me­diá­ti­cos. Pre­fie­ren ca­llar y no vol­ver­se ob­je­ti­vos. Pa­ra Erlendy, la res­pues­ta es la opues­ta. “No le ten­go mie­do a rom­per el si­len­cio. Si no ha­bla­mos, so­mos blan­co fá­cil. Si nos que­da­mos ca­lla­dos na­die es­cu­cha nues­tra voz y es más fá­cil ma­tar­nos. Un lí­der so­lo es una muer­te se­gu­ra, si nos uni­mos, so­mos mu­chas vo­ces a prue­ba de ba­las, se­ña­la Erlendy con son­ri­sa y es­pe­ran­za.

“Me ves­tía con co­lo­res, usa­ba tur­ban­tes, me ha­cía tren­zas y es­cu­cha­ba cu­rru­lao por­que que­ría ser más ne­gra”

Erlendy Cue­ro

|COR­TE­SÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SANCHO PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.