LOS OCÉA­NOS, EN PE­LI­GRO: SO­LO EL 13% SI­GUE CO­MO ‘ZO­NA VIR­GEN’

Publimetro Colombia - - PORTADA - JOHN C. CANNON es.mon­ga­bay.com Lea la his­to­ria completa en: es.mon­ga­bay.com

Un nue­vo es­tu­dio que exa­mi­na los efec­tos de es­trés pro­vo­ca­dos por los hu­ma­nos so­bre el me­dio ma­rino mues­tra que so­lo el 13% de los océa­nos pue­de aún ser con­si­de­ra­do sil­ves­tre. Gran par­te de es­tas zo­nas se en­cuen­tran en al­ta­mar y en los po­los, me­nos del 5% es­tán pro­te­gi­das y el cam­bio cli­má­ti­co y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos po­drían ame­na­zar­las

“Sal­var es­tos lu­ga­res in­tac­tos po­dría ser una bue­na op­ción pa­ra per­mi­tir a las es­pe­cies y a la bio­di­ver­si­dad adap­tar­se y re­cu­pe­rar­se de esos im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co que no po­de­mos ges­tio­nar tan fá­cil­men­te”

Ken­dall Jo­nes, cien­tí­fi­co de la Wild­li­fe Con­ser­va­tion So­ciety

"No es­ta­mos di­cien­do que ha­ya lu­ga­res que no me­re­cen pro­tec­ción o me­di­das de con­ser­va­ción, sino que ar­gu­men­ta­mos que tam­bién es im­por­tan­te sal­var aque­llos lu­ga­res sil­ves­tres que to­da­vía fun­cio­nan co­mo si lo fue­ran”

Ken­dall Jo­nes, cien­tí­fi­co con­ser­va­cio­nis­ta

Un nue­vo es­tu­dio ha en­con­tra­do que los hu­ma­nos han aca­ba­do con la ma­yo­ría de las zo­nas vír­ge­nes de los océa­nos del mun­do.

En el pri­mer ma­pa mun­dial de los im­pac­tos de los hu­ma­nos so­bre los me­dios ma­ri­nos, un equi­po de cien­tí­fi­cos de Australia, Ca­na­dá y los Es­ta­dos Uni­dos de­mos­tró que que­dan muy po­cos rin­co­nes del mun­do que no se ha­yan vis­to afec­ta­dos por el trans­por­te marítimo, la mi­ne­ría y la pes­ca co­mer­cial. So­lo un 13% de los océa­nos del mun­do retiene eco­sis­te­mas in­tac­tos y es­tán li­bres de es­tos im­pac­tos –la de­fi­ni­ción de en­torno sil­ves­tre ma­rino, se­gún el equi­po–. Y del res­tan­te en­torno sil­ves­tre ba­jo el agua, me­nos del 5% está pro­te­gi­do.

“Sa­be­mos lo va­lio­sos y úni­cos que son los lu­ga­res en el océano que no tie­nen al­tos ni­ve­les de ac­ti­vi­dad hu­ma­na”, di­jo Ken­dall Jo­nes, un cien­tí­fi­co con­ser­va­cio­nis­ta de la Wild­li­fe Con­ser­va­tion So­ciety (So­cie­dad pa­ra la Con­ser­va­ción de la Vi­da Sil­ves­tre), en una en­tre­vis­ta. “Son el ho­gar de una am­plia va­rie­dad de se­res vi­vos, en­tre es­tos mu­chos de los ma­yo­res de­pre­da­do­res del océano”, aña­dió.

Pe­ro a di­fe­ren­cia de nues­tro co­no­ci­mien­to de có­mo ha des­apa­re­ci­do la na­tu­ra­le­za sil­ves­tre en la tie­rra, “no te­nía­mos un ma­pa mun­dial real de dón­de es­tán esas zo­nas en el océano”, di­jo Jo­nes, que es tam­bién un can­di­da­to doc­to­ral de la Uni­ver­si­dad de Queens­land en Australia.

Pa­ra desa­rro­llar ese ma­pa, Jo­nes y sus co­le­gas tra­za­ron las zo­nas de 19 “fac­to­res de es­trés” hu­ma­nos en los océa­nos del mun­do, que van des­de la pes­ca in­ten­si­va y el trans­por­te marítimo has­ta los fac­to­res te­rres­tres co­mo la es­co­rren­tía de fer­ti­li­zan­tes. Lue­go exa­mi­na­ron a fondo una re­so­lu­ción de un ki­ló­me­tro cua­dra­do (0,4 millas cua­dra­das) y es­co­gie­ron los lu­ga­res en el me­dio ma­rino que ex­hi­bían el me­nor im­pac­to com­bi­na­do. Esos lu­ga­res equi­va­lían a 54 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos (21 mi­llo­nes de millas cua­dra­das) o 13,2% del me­dio ma­rino.

El equi­po tam­bién se cen­tró en 16 áreas di­fe­ren­tes en los océa­nos y des­cu­brió in­men­sas dis­pa­ri­da­des en la dis­tri­bu­ción del en­torno sil­ves­tre ma­rino. Por ejem­plo, par­tes de los océa­nos Ín­di­co y Pa­cí­fi­co ocu­pan más de 16 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos de zo­nas sil­ves­tres. Pe­ro el área al­re­de­dor del sur de Áfri­ca tie­ne me­nos de 2000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de zo­nas sil­ves­tres.

Jo­nes di­jo que los in­ves­ti­ga­do­res que­rían que es­ta par­te del aná­li­sis ayu­da­ra a iden­ti­fi­car “la me­jor de las me­jo­res” zo­nas sil­ves­tres que que­dan en es­tas áreas co­mo ob­je­ti­vos po­ten­cia­les pa­ra la con­ser­va­ción.

El es­tu­dio, pu­bli­ca­do el 23 de ju­lio de 2018 en la re­vis­ta

Cu­rrent Bio­logy, des­ta­ca la sin­gu­la­ri­dad –pe­ro no la au­sen­cia to­tal– del en­torno sil­ves­tre ma­rino cer­ca de po­bla­cio­nes con al­ta den­si­dad hu­ma­na y las zo­nas cos­te­ras. Tam­bién en es­tos lu­ga­res es don­de se en­cuen­tran mu­chas áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das. Aún po­drían al­ber­gar es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción o eco­sis­te­mas ame­na­za­dos, co­mo los arre­ci­fes de co­ral, di­jo Jo­nes, pe­ro muy po­cos pue­den ser aún con­si­de­ra­das zo­nas sil­ves­tres.

“No es­ta­mos di­cien­do que ha­ya lu­ga­res que no me­re­cen pro­tec­ción o me­di­das de con­ser­va­ción, sino que ar­gu­men­ta­mos que tam­bién es im­por­tan­te sal­var aque­llos lu­ga­res sil­ves­tres que to­da­vía fun­cio­nan co­mo si lo fue­ran”, di­jo.

Las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de en­torno sil­ves­tre apa­re­cen en los po­los y en al­ta­mar. De he­cho, el desafío de atra­ve­sar el hie­lo ma­rino al­re­de­dor de la An­tár­ti­ca y el Ár­ti­co y las in­men­sas dis­tan­cias que se de­ben via­jar pa­ra lle­gar a pun­tos dis­tan­tes en el mar abier­to han pro­te­gi­do es­tas zo­nas.

Pe­ro Jo­nes di­jo que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos es­ta­ban per­mi­tien­do a los hu­ma­nos aden­trar­se más a fondo en los océa­nos en bus­ca de pes­ca­do. Y el cam­bio cli­má­ti­co está de­rri­tien­do los hie­los ma­ri­nos, lo que abre nue­vas par­tes del Ár­ti­co, en su día inac­ce­si­ble, a la pes­ca y la mi­ne­ría en bus­ca de re­cur­sos na­tu­ra­les. Esas ame­na­zas in­mi­nen­tes al en­torno sil­ves­tre ma­rino su­gie­ren que pue­de que ne­ce­si­te­mos cam­biar el rum­bo en la pro­tec­ción de es­tos lu­ga­res, di­jo Jo­nes.

Lo com­pa­ró a los di­fe­ren­tes en­fo­ques en la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria: “En es­te mo­men­to, es­ta­mos gas­tan­do to­do nues­tro di­ne­ro en ci­ru­gía car­día­ca de urgencia sin nin­gu­na me­di­da pre­ven­ti­va de sa­lud”, di­jo, “por lo que so­lo es­ta­mos tra­ba­jan­do en la sa­la de emer­gen­cia”.

“Es­ta­mos di­cien­do que tam­bién de­be­ría­mos ir al otro ex­tre­mo del es­pec­tro y sal­var es­tos lu­ga­res an­tes de que al­can­cen esa fa­se”.

Eso re­que­ri­rá coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, ya que im­pli­ca que di­fe­ren­tes paí­ses tra­ba­jen jun­tos pa­ra pro­te­ger par­tes del océano que es­tán fue­ra de una úni­ca ju­ris­dic­ción, se­gún Jo­nes.

Las or­ga­ni­za­cio­nes que ad­mi­nis­tran las pes­que­rías pa­ra las re­gio­nes del pla­ne­ta, en vez de paí­ses in­di­vi­dua­les, po­drían tra­ba­jar jun­tas pa­ra li­mi­tar la pes­ca co­mer­cial en las zo­nas sil­ves­tres.

Jo­nes di­jo que otro pro­ble­ma es que más de la mi­tad de to­da la pes­ca en al­ta­mar está sub­ven­cio­na­da.

“El go­bierno fi­nan­cia es­tos bar­cos pa­ra que va­yan y pes­quen en lu­ga­res muy re­mo­tos, al­go que de otra ma­ne­ra no se­ría po­si­ble”, di­jo Jo­nes.

Los au­to­res apun­tan que las Na­cio­nes Uni­das es­tán re­fi­nan­do los de­ta­lles pa­ra el ‘Acuer­do de Pa­rís pa­ra los Océa­nos’. El pac­to ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te está orien­ta­do a pro­te­ger la bio­di­ver­si­dad mun­dial en mar abier­to, y Jo­nes di­jo que es­pe­ra­ban que es­tu­vie­se listo pa­ra ser fir­ma­do en el 2020.

Acuerdos de es­ta mag­ni­tud po­drían ayu­dar a ha­cer fren­te a pre­sio­nes so­bre las que los hu­ma­nos tie­nen me­nos con­trol, co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, y man­te­ner es­tas zo­nas sil­ves­tres co­mo re­fu­gios esen­cia­les en el fu­tu­ro.

“Los es­tu­dios han mos­tra­do que los lu­ga­res in­tac­tos con ba­jos ni­ve­les de im­pac­to hu­mano pue­den ser más re­sis­ten­tes al cam­bio cli­má­ti­co o la es­co­rren­tía te­rres­tre”, di­jo Jo­nes. “Sal­var es­tos lu­ga­res in­tac­tos po­dría ser una bue­na op­ción pa­ra per­mi­tir a las es­pe­cies y a la bio­di­ver­si­dad adap­tar­se y re­cu­pe­rar­se de esos im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co que no po­de­mos ges­tio­nar tan fá­cil­men­te”.

Ba­lle­na jo­ro­ba­da.

Vis­ta aé­rea de la Gran Ba­rre­ra de Co­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.