CEN­TRO DE ME­DE­LLÍN CA­MI­NA CON RIT­MO

Al rit­mo del hip hop, el break­beat y las pal­mas, jó­ve­nes ve­ne­zo­la­nos rom­pen la ru­ti­na de las cien­tos de per­so­nas que a dia­rio tran­si­tan por el co­ra­zón de la ca­pi­tal an­tio­que­ña

Publimetro Medellin - - Portada - ARIADNE AGAMEZ [email protected]

El cen­tro de Me­de­llín se ha ido trans­for­man­do len­ta­men­te y ha de­ja­do, po­co a po­co, de ser ese lu­gar caó­ti­co de siem­pre y se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio ca­da vez más ama­ble. Eso se ha lo­gra­do con las in­ter­ven­cio­nes en in­fraes­truc­tu­ra, pe­ro so­bre to­do, por la for­ma co­mo las per­so­nas han em­pe­za­do a vi­vir el cen­tro.

Aho­ra, por ejem­plo, sa­lir de com­pras al fa­mo­so sec­tor de El Hue­co pue­de de­jar­lo gra­ta­men­te sor­pren­di­do. Los lo­ca­les co­mer­cia­les son muy or­ga­ni­za­dos, las ca­lles es­tán lim­pias, hay mu­cho es­pa­cio pa­ra los pea­to­nes, la ama­bi­li­dad de los co­mer­cian­tes es inigua­la­ble, y ade­más, pue­de en­con­trar­se de un mo­men­to a otro con un gru­po de bai­la­ri­nes.

La mú­si­ca em­pie­za a so­nar de ma­ne­ra sor­pre­si­va a tra­vés de un po­ten­te par­lan­te mó­vil, lo que rom­pe con el rui­do que pro­vie­ne de tan­tos lu­ga­res y que por un se­gun­do se uni­fi­ca. Los jó­ve­nes em­pie­zan a so­bre­sa­lir y aplau­den rít­mi­ca­men­te, lo­gran­do el pro­pó­si­to de lla­mar la aten­ción.

Ellos, con una son­ri­sa en los la­bios y la me­jor ac­ti­tud, ani­man a que los tran­seún­tes dis­mi­nu­yan la pri­sa con la que ca­mi­nan y se de­ten­gan pa­ra for­mar un círcu­lo a su al­re­de­dor, es en­ton­ces cuan­do em­pie­za el es­pec­tácu­lo.

Los bai­la­ri­nes

Se tra­ta de un gru­po de bai­la­ri­nes que es­tán ves­ti­dos con ca­mi­se­tas ne­gras, en el que so­bre­sa­le un sím­bo­lo de es­pa­das blan­co en el que se lee ‘Sa­mu­ráis Ve­lo­ces’, el nom­bre con el que 16 mu­cha­chos, en su ma­yo­ría ve­ne­zo­la­nos, de­ci­die­ron bau­ti­zar­se.

El show es de break dan­ce, una dan­za que for­ma par­te de la cul­tu­ra hip hop y en la que el bai­le es­tá com­pues­to por pa­sos cu­ya fuer­za, coor­di­na­ción y ve­lo­ci­dad son pro­ta­go­nis­tas, lo que les per­mi­te bai­lar so­bre un bra­zo, man­te­nien­do el equi­li­brio, o so­bre la ca­be­za.

Son 15 mi­nu­tos en los que lo­gran cap­tar la aten­ción de to­dos los que es­tán a su al­re­de­dor por la com­ple­ji­dad de su es­pec­tácu­lo y, es­pe­cial­men­te, por la ca­pa­ci­dad que tie­nen de trans­mi­tir bue­na ener­gía.

Los ini­cios

Ga­briel Eduar­do Aro­cha Gon­zá­lez es uno de sus fun­da­do­res. Na­ció en la ciu­dad de Bar­qui­si­me­to, en el no­roes­te de Ve­ne­zue­la, don­de ha­ce cer­ca de 15 años se ini­ció en el brea­king, co­mo él lo lla­ma.

“To­do em­pe­zó en 2001, cuan­do fui a una fies­ta en el ba­rrio y vi a un mu­cha­cho que hi­zo unas vuel­tas en el pi­so y en ese mo­men­to di­je: ‘¡Wow!, eso es lo me­jor. Yo quie­ro bai­lar así’. Así que me pu­se en con­tac­to con él y co­men­cé a bai­lar”, co­men­tó Ga­briel.

Al po­co tiem­po, Ga­briel creó su pro­pia agru­pa­ción lla­ma­da Black and Whi­te, que con­ta­ba con 10 in­te­gran­tes y con quie­nes lo­gró apren­der más del brea­king.

“En esa épo­ca no ha­bía fa­ci­li­dad pa­ra en­trar a in­ter­net, así que es­te es­ti­lo de bai­le no era co­no­ci­do. Sin em­bar­go, a tra­vés de un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo en un ca­nal que se lla­ma­ba Ra­dio Ca­ra­cas Te­le­vi­sión, vi­mos a gen­te bai­lan­do brea­king y es­cu­cha­mos que se en­con­tra­ban en la pla­za los Pró­ce­res, en Ca­ra­cas, los fi­nes de se­ma­na. Así que nos lan­za­mos el via­je de cin­co ho­ras has­ta la ca­pi­tal pa­ra pre­sen­tar­nos, co­no­cer­los y de esa ma­ne­ra in­vo­lu­crar­nos más. Fue co­mo co­no­ci­mos más gen­te, apren­di­mos mu­cho y la mo­vi­da hip hop fue aga­rran­do más fuer­za”, co­men­tó.

Pa­ra­le­la­men­te a que Ga­briel pro­fun­di­za­ba su pa­sión por es­te gé­ne­ro, tam­bién es­tu­dia­ba en la uni­ver­si­dad In­ge­nie­ría en Se­gu­ri­dad In­dus­trial. Fue uno de los po­cos

“Acá mu­chas per­so­nas nos han di­cho que han pa­sa­do co­sas ma­las con al­gu­nos pai­sa­nos nues­tros, pe­ro no­so­tros que­re­mos ser la par­te bue­na de los ve­ne­zo­la­nos que es­tán en Me­de­llín” Ga­briel Eduar­do Aro­cha Gon­zá­lez, co­fun­da­dor de los Sa­mu­ráis Ve­lo­ces

de su gru­po que tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo.

En 2009, se or­ga­ni­za­ron co­mo agru­pa­ción y en­via­ron un vi­deo a una com­pe­ten­cia en Opor­to, Por­tu­gal. En ese even­to par­ti­ci­pa­ron bai­la­ri­nes de di­fe­ren­tes gru­pos de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca, por lo que fue un gran apren­di­za­je.

“No­so­tros, con nues­tros pro­pios re­cur­sos, ha­cien­do ven­ti­cas, tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes co­sas, reuni­mos lo de nues­tros pa­sa­jes. Nos fui­mos a Eu­ro­pa co­mo mo­chi­le­ros, lle­ga­mos, hi­ci­mos una cla­si­fi­ca­to­ria y pa­sa­mos de pri­me­ros. Nos to­có el día del even­to con­tra uno de los fa­vo­ri­tos que era Fran­cia y les ga­na­mos, pe­ro lue­go nos to­có con­tra Ru­sia y per­di­mos, co­mo si fue­ra en oc­ta­vos de fi­nal”, re­cor­dó.

Ese via­je les abrió el es­pec­tro y, co­mo di­ce, “de­ja­mos de ser los mu­cha­chi­tos que so­lo bai­la­ban en un car­tón” y em­pe­za­ron a ver el gé­ne­ro co­mo el ar­te del brea­king, lo que los for­ta­le­ció.

Lle­ga­da a Co­lom­bia

En 2013, Ga­briel ga­nó una com­pe­ten­cia in­di­vi­dual de Red Bull y fue la pri­me­ra vez que lle­gó a Co­lom­bia. Des­pués de esa ex­pe­rien­cia creó una fun­da­ción lla­ma­da RBM, con la que a tra­vés del brea­king lo­gró im­pac­tar y ayu­dar a di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles de su país.

“No­so­tros lle­vá­ba­mos el bai­le a to­da la co­mu­ni­dad y a los di­fe­ren­tes ba­rrios pa­ra res-

|FE­LI­PE ALAR­CÓN - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.