Su co­ra­zón ha­bla, ¡es­cú­che­lo!

Mu­chas ve­ces los sín­to­mas, que son men­sa­jes del co­ra­zón, se con­fun­den con otras en­fer­me­da­des o mo­les­tias mí­ni­mas y por es­to las per­so­nas no con­sul­tan al mé­di­co

Publimetro Medellin - - Contenido Patrocinado - |PUBLIMETRO

Si cuan­do sa­le a ca­mi­nar, a tro­tar o al su­bir es­ca­le­ras sien­te que se que­da sin ai­re, de­be en­cen­der las alar­mas. ¡Su co­ra­zón le es­tá ha­blan­do! #Es­cu­cha­tu­co­ra­zón­co­lom­bia.

Mu­chas ve­ces las per­so­nas con­fun­den que­dar­se sin ai­re con en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y ne­ta­men­te pul­mo­na­res. A ve­ces creen que es por­que les va a dar gri­pa o por otro ti­po de cir­cuns­tan­cias, pe­ro po­cas ve­ces son cons­cien­tes de que se tra­ta del co­ra­zón, del ór­gano más im­por­tan­te del cuer­po.

Cla­ra Inés Sal­da­rria­ga, es­pe­cia­lis­ta en car­dio­lo­gía de la Clí­ni­ca Car­dio­vid, ex­pli­có que sen­tir que se que­da sin ai­re es uno de los prin­ci­pa­les sín­to­mas de la en­fer­me­dad co­no­ci­da co­mo in­su­fi­cien­cia car­dia­ca. Una en­fer­me­dad crónica y de­ge­ne­ra­ti­va, en la que el co­ra­zón es in­ca­paz de bom­bear con efi­cien­cia la can­ti­dad de san­gre ne­ce­sa­ria pa­ra su­plir las ne­ce­si­da­des de oxí­geno y nu­trien­tes al cuer­po.

“La in­su­fi­cien­cia car­dia­ca es una en­fer­me­dad en la que el co­ra­zón se vuel­ve dé­bil y cuan­do es­to su­ce­de no es ca­paz de ha­cer las fun­cio­nes que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra que tra­ba­jen to­dos los de­más ór­ga­nos en el cuer­po”, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

Sal­da­rria­ga des­ta­có que las per­so­nas ade­más de sen­tir que se que­dan sin ai­re, tam­bién sien­ten mu­cho can­san­cio cuan­do rea­li­zan al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca tan sim­ple co­mo ca­mi­nar.

“Cuan­do el co­ra­zón es­tá dé­bil se acu­mu­la lí­qui­do en los pul­mo­nes, en las pier­nas, en el ab­do­men, y es cuan­do se pre­sen­ta hin­cha­zón en otras par­tes del cuer­po”, agre­gó.

Las aler­tas del co­ra­zón

Ade­más de la di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar lue­go de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, tam­bién se de­be es­tar aten­to si cuan­do se va a acos­tar en las no­ches sien­te que se que­da sin ai­re.

“Cuan­do las per­so­nas tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar al acos­tar­se a dor­mir y ne­ce­si­tan mu­chas al­moha­das con las que que­dan ca­si sen­ta­dos pa­ra no sen­tir­se aho­ga­dos, esa es una aler­ta”, in­di­có la car­dió­lo­ga.

La doc­to­ra fue en­fá­ti­ca al de­cir que el diag­nós­ti­co di­fe­ren­cial más gran­de con es­tos sín­to­mas es que ra­ra vez los pa­cien­tes pul­mo­na­res tie­nen di­fi­cul­tad en las no­ches cuan­do se acues­tan a dor­mir y sien­ten que re­quie­ren mu­chas al­moha­das.

Por lo an­te­rior, es­ta sen­sa­ción es una de las que re­pre­sen­tan una ma­yor cer­te­za de que la per­so­na pue­de es­tar pre­sen­tan­do una in­su­fi­cien­cia car­dia­ca.

Se pue­de pre­ve­nir

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, la in­su­fi­cien­cia car­dia­ca es la cau­sa nú­me­ro uno de muer­te en el país y en el mun­do, que su­ce­de prin­ci­pal­men­te por des­co­no­ci­mien­to de las aler­tas y por­que las per­so­nas no le pres­tan la su­fi­cien­te aten­ción al co­ra­zón.

“Lo más im­por­tan­te de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res es que ca­si el 50% de las cau­sas que en­fer­man al co­ra­zón se pue­den pre­ve­nir con un buen es­ti­lo de vi­da, ac­ti­vi­dad fí­si­ca y al te­ner bue­nos há­bi­tos”, di­jo la car­dió­lo­ga.

Las vi­si­tas al mé­di­co

Aun­que la doc­to­ra es en­fá­ti­ca al de­cir que el co­ra­zón se de­be vi­gi­lar des­de siem­pre, sí re­co­mien­da que las per­so­nas des­de los 40 años se reali­cen con­tro­les de la pre­sión ar­te­rial y de co­les­te­rol, por­que es a par­tir de esa edad que se dis­pa­ra la fre­cuen­cia de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. “A las per­so­nas hay que de­cir­les que si son diag­nos­ti­ca­das con una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar no se pue­den lle­nar de de­s­es­pe­ran­za, por­que ac­tual­men­te el tra­ta­mien­to ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo. En es­te mo­men­to te­ne­mos nue­vos me­di­ca­men­tos, te­ne­mos mar­ca­pa­sos que ha­cen que el co­ra­zón se vuel­va más efi­cien­te y has­ta exis­te la po­si­bi­li­dad de un tras­plan­te de co­ra­zón si el pa­cien­te es­tá en edad de ha­cer­lo”, pun­tua­li­zó la es­pe­cia­lis­ta.

Ma­ña­na 29 de sep­tiem­bre, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ce­le­bra el Día Mun­dial del Co­ra­zón, una fe­cha pa­ra ge­ne­rar cons­cien­cia y po­der dar­les la im­por­tan­cia a los men­sa­jes que en­vía el co­ra­zón. Enwww. cam­bian­do vi­das la.com/es­cu­cha­tu­co­ra­zon po­drá en­con­trar la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta pa­ra to­mar de­ci­sio­nes sa­lu­da­bles y te­ner el con­trol desuco ra­zón .# Es­cu­cha tu co­ra­zón co­lom­bia.

|FOTOLIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.